Situación actual de los autónomos

A pesar de los importantes logros que ha conseguido el autónomo en los últimos años, lo cierto es que en estos momentos sigue siendo una de las grandes víctimas de la crisis económica. Prueba de ello es que durante el pasado año, 1.500 autónomos cerraron sus negocios diariamente a nivel nacional.

Según apuntaba el presidente nacional de la Organización de Profesionales y Autónomos, OPA, Camilo Abiétar, durante la entrevista concedida al Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca, esta tendencia se ha mantenido durante el primer trimestre de 2010, produciéndose un cambio en la balanza a partir del mes de marzo, con una clara estabilización en las bajas y un incremento en las altas de los autónomos.

A pesar de esto, el dato más significativo para Abiétar será el que se obtenga del mes de septiembre a la hora de comprobar si la recuperación ha sido real o si sólo es el resultado del “boom” del verano. En su opinión, si los datos fueran negativos “no habrá recuperación hasta marzo o abril de 2011”.

En lo que respecta a Castilla-La Mancha, Camilo Abiétar señalaba que es una de las regiones que más autónomos ha perdido con la crisis económica, siendo Albacete la provincia más castigada.

Según explicaba, en el resto de provincias el descenso en el porcentaje de autónomos ha sido muy bajo, mientras que en Albacete, donde se encuentra la mayor concentración empresarial, se ha producido una situación preocupante con 4.000 autónomos menos desde el pasado año 2009 hasta la actualidad, destacando importantes pérdidas a consecuencia de la competencia desleal procedente de China en la cuchillería y el calzado, sin olvidar el daño que ha sufrido el sector de la construcción.

En la actualidad, la hostelería es el único sector donde crece el número de autónomos, sin embargo, con la entrada en vigor de la nueva Ley Antitabaco, Abiétar considera que se producirá una “catástrofe económica”, con lamentables pérdidas en todos los bares y restaurantes del País.

Teniendo en cuenta que “los autónomos son el motor de la economía” y que “en estos momentos viven en una continua incertidumbre”, Abiétar ha asegurado que “la economía española está lejos de recuperarse totalmente”.

En este sentido apuntaba que el ritmo económico que tenía España hace tres años “nosotros a lo mejor ni lo vemos”, aunque si hablamos de una recuperación en la que se empiecen a generar puestos de trabajo y a reactivarse la economía empresarial y el espíritu emprendedor, el presidente de la OPA estima que todavía tendremos que esperar de tres a cuatro años.

A pesar de la situación tan complicada en la que se encuentran los autónomos, desde el Gobierno central han anunciado la retirada de 425 euros de la Reforma Laboral a los autónomos que cesen su actividad al considerar que “no es un subsidio universal”, según las propias palabras del Ministro de Trabajo, . En este sentido, Camilo Abiétar señalaba que “el hecho de que nos retiren una ayuda de la que no hemos disfrutado y que además no soluciona los problemas de este colectivo, no es algo que nos preocupe en exceso”.

El presidente nacional de la OPA recordaba que los principales problemas de los autónomos son mucho más complejos, destacando la falta de liquidez y los elevados riesgos a los que deben exponerse a la hora de solicitar un crédito. Por este motivo, reclamaba al Gobierno de la Nación que tome cuanto antes las medidas que sean necesarias y que se ponga de acuerdo con la Banca para conseguir que estas ayudas lleguen lo antes posible a este colectivo. “Como no llegue la ayuda financiera a las empresas, difícilmente se va a reactivar la economía en España”, añadía.

Líneas de Crédito del ICO

Camilo Abiétar lamentaba que a pesar de que llevan más de un año y medio trabajando desde la OPA para que el Gobierno obligue a las entidades financieras a facilitar a los autónomos el acceso a los créditos del , ICO, a fecha de hoy no se ha producido ningún avance importante.

Además, desde esta Organización están manteniendo diversas reuniones con diferentes entidades financieras e incluso han firmado convenios de colaboración con interesantes ventajas para sus asociados, sin embargo para Camilo Abiétar “esta no es la solución”.

En su opinión, los autónomos deben recibir el dinero que procede de los préstamos del ICO con las condiciones especiales que estaban establecidas por el Gobierno porque “lo que no se puede permitir es que la Banca tenga la última palabra, mientras que los autónomos están atados de pies y manos”.

El Estatuto del Trabajador Autónomo ha supuesto un antes y un después en la historia de este colectivo

Han pasado ya tres años desde la entrada en vigor del Estatuto del Trabajador Autónomo, cuyo primer borrador fue presentado por la OPA hace ya 16 años. Uno de los aspectos más relevantes que contempla es la posibilidad de poder cobrar una prestación por desempleo a partir de noviembre de 2011. Para Camilo Abiétar, “el 12 de octubre de 2007, con la entrada en vigor de este Estatuto, marcó un antes y un después en la vida de los autónomos, contando con el marco jurídico y social que durante tantos años se nos ha negado”.

En este sentido, hacía referencia a la reciente aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2011, destacando la incorporación de una partida destinada a la prestación por cese de actividad de los autónomos. Un hito histórico que por fin se ha reflejado en las cuentas del Gobierno tras la entrada en vigor, el pasado mes de agosto, de la Ley de Prestación por Cese de Actividad que permite el desarrollo de un sistema específico de protección social para los autónomos que tengan que cerrar sus negocios. “No entendíamos cómo en pleno siglo XXI, un autónomo no tuviese prestación por desempleo ni gozara de las mejoras sociales de las que disfrutan otros colectivos”, añadía.

Además de hacer efectivo el “paro de los autónomos”, en dicho Estatuto se les concede voz propia por primera vez en la historia de este país a través de la creación del Consejo Estatal del Trabajador Autónomo que, aunque su puesta en marcha estaba prevista para este año, verá la luz a principios de 2011.

Dependiente del , este órgano consultivo les permitirá estar presentes en todos los temas concernientes al trabajador autónomo. Hasta la fecha, sólo tres organizaciones, OPA, ATA y , han superado con éxito los criterios objetivos establecidos por el Gobierno central.

Compensación de deudas con la Administración

En medio de la preocupante situación que atraviesan los autónomos, llegan buenas noticias.

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó el siete de septiembre por unanimidad una proposición no de ley que emplaza al Gobierno a establecer un procedimiento que permita la compensación de deudas tributarias pendientes de pago por PYMES y autónomos, con deudas reconocidas y pendientes de cobro, por cualquier concepto, procedente de la Administración General del Estado.

La iniciativa, propuesta por el Grupo Popular, fue aprobada en los términos de una enmienda transaccional pactada con los Grupos Parlamentarios Mixto, de Esquerra Republicana- Izquierda Unida- Iniciativa per Catalunya els Verds y Grupo Vasco (PNV).

Con esta iniciativa, el Congreso pide al Gobierno que, mientras no se establezca este procedimiento, el contribuyente pueda compensar automáticamente su saldo deudor y acreedor con la Administración General del Estado.

Para todo ello, pide instrumentar en el plazo de un mes la nueva línea de crédito ICO- morosidad prevista en la Disposición Adicional cuarta de la Ley 15/2010, de 5 de julio, con el fin de facilitar que el Instituto de Crédito Oficial otorgue liquidez a las empresas y a los autónomos con créditos pendientes con las Entidades Locales.

Según el presidente nacional de OPA, Camilo Abiétar, “las deudas de la Administración contraídas con los empresarios han llevado al cierre de muchos negocios”.

El esperado “paro de los autónomos”

Camilo Abiétar hacía referencia a la aprobación en el Congreso de los Diputados, por unanimidad, el pasado mes de mayo de este año, del proyecto de Ley que regula la Prestación por Cese de Actividad de los autónomos, ampliando de seis a doce meses el tiempo de prestación de aquellos que tengan que solicitar la ayuda, una vez legitimen el cierre de sus negocios por cese de actividad.

Una ampliación que tendrá un coste añadido para el bolsillo del autónomo, teniendo en cuenta que pasará de cotizar de un 1,7 a un 2,2% para garantizar la prestación en un futuro, es decir, que será financiada por los propios trabajadores a través de su base de cotización a la Seguridad Social.

Camilo Abiétar explicaba que para poder disfrutar del tan esperado “paro” de los autónomos, deberán cotizar por contingencias profesionales y accidente laboral. Además, tendrán que estar afiliados al RETA y en situación de alta, haber cotizado los últimos doce meses anteriores al cese de actividad de forma continuada, acreditando la disponibilidad para reincorporarse al mercado de trabajo, sin olvidar que debe estar al corriente de pago a la Seguridad Social y no haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a pensión de jubilación.

Esta Ley, que se contemplaba como una disposición adicional del Estatuto del Trabajador Autónomo, entrará en vigor el próximo 6 de noviembre tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado el pasado 6 de agosto, por lo que los autónomos podrán comenzar a cobrar una prestación por desempleo en noviembre de 2011, de dos a doce meses según su periodo de cotización. Sin duda, un paso decisivo para equiparar los derechos del autónomo y del trabajador por cuenta ajena.

Esta norma contempla una prestación económica directa y personal para aquellos trabajadores autónomos que se vean obligados a cesar su actividad profesional de manera involuntaria. Para poder acreditar esta situación, entre otros requisitos, debe demostrar pérdidas económicas superiores al 30% de sus ingresos durante un año en su actividad, o de dos con pérdidas superiores al 20%, así como ejecuciones judiciales tendentes al cobro de deudas reconocidas por los órganos judiciales que comporten, al menos, el 40% de los ingresos en el ejercicio económico anterior.

La cantidad que le quedará al autónomo, se calculará en función a la Base de Cotización que pague cada trabajador.

Por este motivo, Camilo Abiétar recomienda que coticen lo máximo que puedan y nunca por el mínimo. “No podemos pretender tener las mismas prestaciones sociales que un trabajador por cuenta ajena, pagando casi la mitad”, añadía.

El proyecto contempla tres tipos diferentes de prestaciones: seis meses para los autónomos que hayan cotizado menos de 43 meses; de ocho para los que hayan cumplido entre 43 y 48 meses; y de un año para los que hayan cotizado más de 48 meses.

Además, los autónomos de entre 60 y 64 años podrán optar a un año de prestación con una cotización mínima de 43 meses, y de 8 meses por una cotización de 30 meses. En este sentido, el autónomo que cese su actividad percibirá el 70% de su Base de Cotización, situando la mensualidad a recibir en un tramo que oscila entre 589 y los 1.397 euros.

Reformas fiscales

Abiétar explicaba que desde la OPA están trabajando en una Ley de Garantía de Cobro gracias a la cual los autónomos tendrán garantizado el cobro de los servicios prestados en tiempo y forma razonables. Una medida que se está reclamando desde todos los sectores empresariales para acabar con la situación actual. En relación a las liquidaciones de IVA, el presidente nacional de OPA señalaba que “nosotros no podemos ser recaudadores de Hacienda”, añadiendo que “a quien hay que perseguir y presionar es al deudor y no a quien debe pagar esas liquidaciones”.

En estos momentos, los empresarios están obligados a pagar el IVA de las facturas emitidas, a pesar de que el cliente no las haya pagado todavía, teniendo que recurrir en la mayoría de los casos a financiación ajena para poder pagar este impuesto que han facturado pero no cobrado.

En relación a los porcentajes que las empresas deben pagar por sus beneficios (Impuesto Sobre Sociedades) desde el ejercicio 2010, los tipos que se barajan en España se sitúan en la media impositiva europea, teniendo que abonar las PYMES con, por ejemplo, tres trabajadores, casi la misma cantidad porcentual que las grandes empresas.

Ante estas y otras situaciones de carácter tributario, Abiétar considera que “la fiscalidad en nuestro país necesita de una reforma en profundidad de manera urgente”. Aunque se podría barajar la posibilidad de cambiar los tipos impositivos para las empresas por tramos, sostiene que se trata de un problema tan complejo que necesita de una reforma fiscal en profundidad para mejorar la situación de las empresas. En la misma línea, denunciaba la nueva subida del IVA al considerar que es “excesiva” y que “no está la situación económica como para gravar a las empresas por su facturación”.

“Los autónomos deben cotizar por el máximo que puedan para tener en el futuro una pensión digna”

A pesar de que se han dado importantes pasos para conseguir una equiparación efectiva entre el autónomo y el trabajador por cuenta ajena, lo cierto es que todavía queda mucho camino por recorrer. Un claro ejemplo lo encontramos en la jubilación.

En la actualidad, salvo contadas excepciones que se contemplan en la Ley 20/2007, los autónomos no pueden prejubilarse antes de los 65 años, tan sólo al llegar a esta edad y con un mínimo de cotización a la Seguridad Social de 35 años.

Además, la pensión de jubilación para este colectivo es un 45,2% inferior a la de los trabajadores por cuenta ajena, quienes cobran una media de 1.100 euros mensuales, frente a los 602 de los autónomos, según la , ATA.

Ante esta situación, Camilo Abiétar apuntaba que está llevando a cabo una importante tarea de sensibilización para concienciar a los autónomos (sujetos al Régimen Especial del Trabajador Autónomo - RETA - de la Seguridad Social) de la necesidad de cotizar por el máximo que puedan para poder tener en el futuro una pensión digna y en condiciones, al considerar que “si cotizan por el mínimo, les quedarán una paga mínima”.

El presidente nacional de la OPA señalaba que además están trabajando para que la jubilación anticipada sea optativa para el autónomo, al igual que ocurre con otros colectivos sujetos al Régimen General de la Seguridad Social.