Carmen se convertía, el 13 de junio de 2016, en la primera mujer que ostenta el Decanato de la , una circunstancia que, valora muy positivamente y satisfecha de “que seamos cada vez más las mujeres que podemos demostrar que nuestro trabajo está ahí, como los resultados, que se pueden valorar igual que los de un hombre”.

“Partimos de una base muy buena pero nunca puedes estar parado porque siempre hay muchos cambios en la sociedad a los que hay que adaptarse”

Muchos han sido los cambios que ha ido viviendo la en general (y esta Facultad, emblemática, en particular): la implantación de Planes de Estudios, reformas de esos Planes, el paso de Licenciatura a Grado, la introducción de Másteres y de Títulos Propios, el ofertar una formación a los alumnos cada vez de más de calidad y diferenciada en grupos más reducidos… Muchos pasos adelante tras los que se abren nuevos retos a conquistar.

“Tenemos que seguir trabajando; partimos de una base muy buena pero nunca puedes estar parado porque siempre hay muchos cambios en la sociedad a los que hay que adaptarse” indica, asegurando que “la Facultad siempre ha pretendido ser un referente a nivel regional e incluso nacional y ofrecer una calidad muy buena en los estudios a los alumnos y completando su formación con ciclos de cine, con actividades que les puedan atraer y les den otras capacidades y competencias… y, ahora que la Universidad está planteándose un Plan Estratégico con el horizonte 2020, es el momento de ir pensando también que nuestra Universidad es muy buena y necesita ofrecer otros Grados y otros estudios que se están demandando (y que quizá es también el momento de dar una vuelta en lo que nosotros ofrecemos en nuestra Facultad”…”.

En este sentido, apunta que “por ejemplo, dentro de nuestros estudios de Administración y Dirección de Empresas, está claro que la demanda de las empresas avanza cada vez más a formación con nuevas tecnologías, con tratamiento de datos… de modo que tendremos que adaptarnos y ofrecer algo a nuestros estudiantes para atender a lo que van a demandar las empresas”.

Todos los Títulos que ofrece la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales ya están acreditados por la ANECA

La Facultad de Económicas de Albacete fue piloto en el proceso de evaluación de la ANECA, convirtiéndose en referencia dentro de la UCLM y también como primer Título de Economía que se acreditaba a nivel nacional, algo que ha llevó a muchas Facultades a ponerse en contacto con ésta para hacerles partícipes de su experiencia.

Un proceso que posteriormente se ha dado también en el caso de la Titulación de Administración y Dirección de Empresas, cuyo proceso de evaluación por parte de la ANECA comenzó apenas unos meses después de la llegada de Carmen Córcoles al Decanato de la Facultad.

“Contábamos con el reto de ver cómo estaba funcionando la Titulación en todos los Campus -ya que se ofrece en todos los que componen la UCLM- y qué opinaba desde fuera la Agencia de Acreditación; salió todo muy bien y, en principio, en la Facultad todos los Títulos (los dos de Grado y los Másteres que tenemos) ya están acreditados por la ANECA, con lo cual seguimos trabajando para que cuando llegue la siguiente evaluación, estemos preparados para ella”, dice.

“Según el último análisis de la , los estudios de Economía y se encuentran entre las cinco Titulaciones con mayor grado de inserción laboral, y eso ayuda a que los alumnos sigan demandando esas Titulaciones”

A nivel de matriculaciones, Carmen comenta que “la evolución en nuestro número de alumnos ha seguido una tendencia más o menos constante: tenemos Administración y Dirección de Empresas, Economía y el doble Grado de Economía y Derecho (además de los Másteres) y, más o menos, el número de alumnos se ha ido manteniendo en unas cifras similares en los últimos años, de modo que estamos muy contentos porque, además, son unas Titulaciones que tienen bastante demanda en el mercado de trabajo: de hecho, según el último análisis de la Fundación Everis, los estudios de Economía y Empresa se encuentran entre las cinco Titulaciones con mayor grado de inserción laboral, y eso ayuda a que los alumnos sigan demandando esas Titulaciones”.

En cuanto a los Másteres, Carmen nos cuenta que en la Facultad siempre han intentado “tener alguno vinculado a la rama de consultoría, a la rama de (de hecho, estos funcionan muy bien y tienen demanda), y alguno otro Master sobre temas de crecimiento económico, desarrollo sostenible para alumnos de Economía… una formación algo distinta a la que se ofrece en esos otros Másteres; siempre insistimos en aquellas ramas que vemos que tienen más demanda por parte de las empresas, de la sociedad y de las instituciones (por ejemplo, el sector energético, nuevas tecnologías…), se va intentado entrar en todo ese tipo de cosas aunque nos gustaría profundizar aún más diseñando algo un poco más específico en ese sentido no sé si a nivel de Grado… ya lo veremos cuando se tenga ese Plan Estratégico de la Universidad”, avanza.

Desde la UCLM se ha hecho un gran esfuerzo (y en ello se continúa) para intentar crear interrelaciones cada vez más estrechas con el tejido empresarial a fin de, precisamente, adaptar en la medida de lo posible los planes de estudios de los alumnos a esa formación que las empresas requieren para la que será la futura inserción laboral de los egresados.

“En nuestra Facultad tenemos mucha relación con las empresas, tenemos muchos alumnos haciendo prácticas en empresas y están muy contentos (tanto ellos como las empresas) porque ven que así quizá cubren aquello a lo que no se puede llegar del mismo modo a través de la formación en las aulas” nos cuenta Carmen, que concreta que el año pasado, el número de alumnos en prácticas que tuvieron en la Facultad rondó los 280 (“unos 200 de Grado y unos 80 de los Másteres”).

“La relación con las empresas es grande y yo creo que es muy positivo que exista esa interrelación porque así ellas nos dicen (y vemos nosotros también) qué es lo que necesitan y cómo los alumnos están allí para que nosotros, luego, podamos adaptarnos un poco a lo que demandan y, al mismo tiempo, las propias empresas ven también cómo están preparados los futuros trabajadores”, añade.

Un estilo de formación diferente para un alumnado en continua transformación

Trabajar ya desde el aula pensando esa futura inserción laboral del alumnado se hace ahora más fácil, tal y como nos comenta Carmen, “gracias precisamente a la creación de grupos más reducidos y ofertando otro tipo de actividades que no clases propiamente dichas; de esa forma, intentamos ‘cubrir’ de alguna forma todo eso que los estudiantes van a necesitar después en el mercado de trabajo; es fundamental la parte teórica que damos en las distintas asignaturas pero buscamos completarla también con el mayor número de situaciones prácticas que podemos”.

Así se aprenden otras cosas también importantes para ese futuro, como a trabajar en equipo o a exponer sus actividades en público, cuestiones en las que ahora los alumnos “están avanzando más y desde el principio, lo que facilita ese tipo de cualidades que luego tienen que tener cuando llegan a una empresa por ejemplo”.

Sobre si el hecho de que ya existan asignaturas relacionadas con la Economía en etapas educativas previas a la universitaria se ha dejado notar ya en las aulas de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Carmen nos cuenta que “hay de todo” y que si bien hay años en los que parece que el alumnado llega algo más ‘perdido’ en esta materia, otras veces sí se percibe un cierto bagaje de conocimientos iniciales sobre ella; el hecho de que sea relativamente reciente la implantación de estas asignaturas en edades más tempranas hace pensar a Córcoles que seguramente ese mayor volumen de conocimientos e inquietudes iniciales sobre Economía se verá más claramente en años venideros.

Donde sí que los alumnos se muestran ya más motivados es, por ejemplo, a la hora de implicarse precisamente en las prácticas en las empresas: “En el Plan de Estudios de nuestro Grado ellos tienen unas prácticas obligatorias (es el único centro de nuestra Universidad que las tiene en Administración y Dirección de Empresas), pero cuando acaban ese periodo tienen la posibilidad de hacer prácticas voluntarias hacia las que muestran bastante interés quizá porque sienten que así están como más cercanos al mundo de la empresa”, relata.

No obstante, igual que ahí se muestran receptivos, Carmen tampoco obvia que hay otras cuestiones en la que predisposición no es tanta… “Intentar tirar de ellos y hacerles charlas interesantes, seminarios atractivos, participar en clase… y todo ese tipo de cosas sí se nota que les cuesta más y que, como ellos dicen, van más ‘al corto plazo, a aprobar y poco más…”, sonríe.

En lo que sí que hay sensibilidad es a la hora de llevar hasta la clase diferentes cuestiones de la actualidad que, en determinado momento, suscitan un cierto debate social: “Sí que intentamos, en la medida de lo posible, tratar todos esos temas, incluso hay veces en las que si lo consideramos especialmente relevante, montamos algunas charlas con personas expertas para analizar todas esas cuestiones que buscamos que lleguen al aula porque creemos que es importante para los alumnos”.

“Yo creo que el Plan de Estrategia es necesario y que se van a intentar poner todos los medios para que lo que salga de ahí sea lo más beneficioso para las distintas ciudades de Castilla-La Mancha y para la región en general”

A nivel general, la Universidad de Castilla-La Mancha sigue, como en los últimos años, inevitablemente ligada al recurrente ya ‘debate’ en torno al presupuesto que se le otorga desde el Gobierno regional. Tras los años más duros de la crisis en los que la UCLM sufrió los recortes presupuestarios mayores de todo el país, la recuperación es lenta y costosa y las necesidades han ido cambiando al mismo tiempo que las complicaciones se han ido dejando notar también en el propio ambiente de la institución docente.

“Sí que afecta; por ejemplo, cuando a finales del año pasado se nos trasladaba la preocupación de la Universidad porque no hay dinero suficiente y no se pueden hacer cosas que crees que debes hacer… Sin el dinero suficiente no se pueden hacer cosas que son básicas, de modo que eso preocupa y el malestar en los colectivos se nota porque te da como miedo ir hacia atrás: tú estás muy contento por cómo funciona la Universidad, por lo que ha crecido, por la situación en la que estamos en estos momentos… y tienes la sensación de que cualquier parón y cualquier cosa que se deje de hacer te hará retroceder… por eso hay un poco de miedo”, señala.

en que es el momento “de luchar un poco y de hacer ver a la sociedad y a todos que es necesario ir en este sentido; ahora la Universidad planteará otras Titulaciones que creemos que pueden ser atractivas para la región y para todos porque se trata, en definitiva, de ir avanzando a nivel regional y nacional como nos interese”.

Con ese objetivo, ya está en marcha un que elabore ese Plan que ha sido una de las exigencias del para poner en marcha ese ansiado contrato-programa que asegure una financiación adecuada y suficiente a la Universidad a futuro.

“Yo creo que es necesario y que se van a intentar poner todos los medios para que lo que salga de ahí sea lo más beneficioso para las distintas ciudades de Castilla-La Mancha y para la región en general; se está hablando en la línea de introducir algunas Titulaciones que es momento de que ya estén en Castilla-La Mancha y no están, buscando un poco la especialización por Campus para evitar que tengamos lo mismo en distintos sitios porque ahora es momento de ofrecer distintas cosas que no pueden estar en todos los sitios y de coordinar en ese sentido lo mejor para lo que necesita la región (y acorde a la demanda de nuestros jóvenes)”, avanza.

En el caso del Campus de Albacete, señala la idea de que “esté un poco especializado (porque funciona muy bien) en el área de la salud, y por esa vía van a ir algunas propuestas; como además, en el Campus de Albacete tenemos varias ingenierías y algunas Titulaciones de Ciencias Sociales (como las nuestras) con bastante atractivo, creo que mejorando y retocando ciertas cosas para poder ofrecer lo que nos están demandando la verdad es que considero que puede quedar un diseño bastante adecuado”. Un proceso en el que tiene claro que “hay que ceder y pensar en todos”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista a la decana de la , Carmen Córcoles, a través del vídeo que acompaña a este texto.