Se cumple su primer año y medio al frente de la UNED de Albacete

Éste año y medio que Carmen Ruiz lleva al frente del en Albacete dejan en ella “una gran satisfacción”. Comienza contándonos que ha disfrutado en este tiempo porque, a nivel profesional, ha podido “desarrollar algunas facetas que no había podido desarrollar hasta ahora dentro de mi formación académica” y, a nivel personal, ha podido “conocer a mucha gente que merece la pena”.

En este tiempo, se ha sorprendido por…

Lo que más le ha sorprendido encontrarse aquí, aquello que destaca especialmente, es “fundamentalmente, la gente; la dedicación (muchas veces vocacional) de la gente que está implicada en la UNED: tutores, el propio PAS (Personal de Administración y Servicios donde hay personas que, en algunos casos, están desde que se creó la UNED aquí en Albacete y para las que ésta es su casa); toda esa gente es lo que más me ha llamado la atención”.

Al hilo de esto, señala que “precisamente una de las ventajas que tiene la UNED son los Centros Asociados, que hacen que sea una Universidad a Distancia pero en la que el alumno encuentra contacto personal (semanal o incluso diario, si lo desea) con sus tutores, con gente; por eso nosotros hablamos de modalidad de ‘semipresencial’, porque hay un contacto que es importante”.

Pone un ejemplo en la gente que se va, “los alumnos egresados, que mantienen ese recuerdo de esas personas que están aquí y que les han apoyado y a los que incluso siguen viniendo a visitar con el paso de los años”.

Estado de implantación de Titulaciones y evolución del número de alumnos

La implantación de Titulaciones está completada, tal y como explica la directora del Centro Asociado de la UNED en Albacete: “Los Grados están todos implantados -concreta- y, además, en Albacete, ofertamos todos; en ese sentido, está completamente consolidado ya el cambio; ahora no sabemos lo que pueda suceder en torno a esa propuesta que se ha planteado del famoso ‘modelo 3+2’ del Ministro Wert, ni qué modificaciones supondrá (en la , no sólo en la UNED) pero, de momento, hasta lo que hay, está perfectamente consolidado”.

En cuanto a la evolución del número de alumnos, afirma que “nosotros, concretamente el , ha ido evolucionando todos los años de forma positiva; este año hemos superado los 3.700 alumnos: el Grado ha aumentado algo menos (pero también lo ha hecho) y, sobre todo, el CUID (el a Distancia) ha crecido exponencialmente, así que en eso no podemos quejarnos; en general, en otros Centros Asociados, más o menos el número se ha mantenido”.

Señala que “la Universidad Nacional de Educación a Distancia es una alternativa muy bien recibida en épocas de crisis; cuando no puedes irte a estudiar fuera y no están tus estudios en tu provincia, una opción muy buena es la UNED”.

La subida de Tasas en la Universidad presencial, ¿ha podido influir?

Sobre si también ha podido incidir en estos números positivos la subida de Tasas en la Universidad presencial, Carmen considera que “seguramente sí; la UNED mantiene unos Precios Públicos ‘al límite’, no es una Universidad ‘cara’ y, además, no conlleva otros gastos adicionales (como puede ser una residencia o incluso el desplazamiento); hay gente que si no puede asistir a clase tiene, vía on line, un tutor continuamente (tanto de aquí, del Centro Asociado, como de la sede central de ), lo que también puede generar un ahorro en esos estudios; yo creo que sí, que la crisis ha favorecido el hecho de que crezcamos pero, de todos modos, siempre ha sido una Universidad con un volumen muy grande de alumnos (también porque hay gente que necesita trabajar y, en esos casos, en una Universidad presencial es más difícil poder seguir las clases y el ritmo de vida universitario, mientras que aquí existe una flexibilidad muy grande para esa gente que trabaja (y que, precisamente, es uno de nuestros ‘públicos objetivo’) y precisa compaginar su vida laboral y familiar con el desarrollo de sus estudios universitarios”.

¿Qué opina de la propuesta del ‘Modelo 3+2’ del ex ministro Wert?

Sobre esa propuesta del cambio al ‘modelo 3+2’ que hace algunos meses hacía el ya ex ministro de Educación, , Carmen explica que “un cambio de esas características da igual que sea una Universidad a distancia o presencial, realmente ahí no veo diferencias (y lo digo desde el conocimiento de ambas por mi experiencia de muchos años como profesora en una Universidad presencial); personalmente, desde mi perspectiva como docente (ya no como directora de un Centro Asociado) no creo que sea exactamente el momento”.

Detalla, al respecto, que “los nuevos Títulos de Grados han tenido que pasar por un proceso de la ANECA (la Agencia Nacional de Acreditación) que es muy serio y que, de alguna forma, sirve de ‘validación’ de dichas Titulaciones, y es un proceso largo que luego tiene que, por así decirlo, revalidarse; y estamos ahora en esa revalidación de todos los Títulos, de todos los Grados de todas las Universidades… entonces, cuando todavía no sabes los resultados de algo, cambiarlo o modificarlo no lo veo del todo adecuado; no sabemos si es malo o no, pero primero vamos a ver cómo ha funcionado el modelo de los cuatro años porque a lo mejor ese análisis sí dejaría ver que un ‘3+2’ sería bueno en determinadas Titulaciones, puede ser, pero primero creo que deberíamos ver cómo ha ido esta experiencia (porque la Universidad española siempre ha sido de Licenciaturas de cinco años o de Diplomaturas de tres, realmente casi estamos hablando de lo mismo que había antes…); creo que a partir del estudio de esa experiencia podremos ver si es conveniente que, en determinadas Titulaciones, se haga el ‘3+2’, o el ‘4+1’, o el ‘4+2’, lo que sea, la combinación numérica me da igual, pero considera que al menos deberíamos esperar a ver cómo ha sido el resultado”, reitera.

El ‘Modelo 3+2’, ¿supondría ahorro económico como dijo Wert?

Partiendo de la escalofriante cifra que recientemente se publicaba en los medios de comunicación de 86.000 universitarios que, aproximadamente, han tenido que dejar de serlo (muchos de ellos, por cuestiones económicas desde al año 2011), el propio ex ministro Wert manifestaba en su momento que esa propuesta de cambio al ‘modelo 3+2’ conllevaría un ahorro económico a muchos estudiantes o sus familias.

Sobre esto, la directora del Centro Asociado de la UNED en Albacete considera que “las matrículas de Máster (dentro de que son Precios Públicos) tienen Tasas más elevadas que las de Grado; entonces, ahorro… si con tres años tienes tu Título de Grado y te quedas ahí pues sí es un ahorro (porque te has ahorrado un año, sí) pero hoy en día todos quieren hacer formación de Postgrado y, si al final ,a hacen y, en lugar de un año van a ser dos años… en realidad no hay tal ahorro; es cierto que no es obligatorio porque el Título de Grado (sea de tres, cinco o cuatro) te faculta para trabajar en la mayoría de las Titulaciones, pero también es cierto que hay algunas en las que se exige ese Máster para poder ejercer (por ejemplo, el Master en Práctica Jurídica lo necesitan los abogados para poder ejercer, o el Máster de Secundaria para poder ejercer de profesor de Educación Secundaria, etc.), por tanto, hay algunos Máster que si no queda más remedio que hacerlos para ejercer una determinada profesión, con lo que realmente ahorro… pues yo no lo veo tan claro”, explica.

¿Le ha sorprendido la salida de Wert del ?

Sobre el reciente cambio al frente del Ministerio de Educación, con Íñigo Méndez de sustituyendo a José Ignacio Wert, Carmen Ruiz afirma que es algo que no le ha sorprendido y considera que se trata de un ya ex ministro que se ha desgastado a sí mismo, “se han puesto sobre la mesa demasiadas cosas y se han abierto muchos frentes (gente que estaba a favor, gente que estaba en contra…), yo entiendo que es un desgaste fuerte; a nivel personal, a lo que no le encuentro mucho sentido es a que, a pocos meses de unas Elecciones, un cambio así… lo lógico es que lo que está, si es lo que quieres, siga avanzando; pero dejarlo todo ‘sobre la mesa’ de alguna manera… no le encuentro mucho sentido; pero… no me ha sorprendido, realmente no me ha sorprendido”, repite.

El mayor ‘valor social’ de la UNED

Para Carmen, el mayor valor social que aporta la UNED radica “en las posibilidades, las puertas que abre a la sociedad (en nuestro caso, a la provincia de Albacete), ofreciendo formación a gente que no puede desarrollarla de manera presencial por diversas cuestiones no sólo profesionales sino también personales (por ejemplo, madres con hijos); ofrecemos un servicio que permite esa flexibilidad para acceder a la formación y, además, con una seriedad y un rigor que no todas las Universidades (digo a distancia u on line) pueden ofrecer porque tenemos más de cuarenta años de experiencia, contamos con una red muy grande a nivel nacional e internacional (con Centros Asociados en todas las provincias del país incluyendo las islas y en muchos países de y ); tenemos una tecnología muy avanzada y un prestigio muy grande en cuanto a la formación que de aquí se obtiene”.

¿Cómo ha afrontado la UNED las dificultades económicas pasadas?

Después de los momentos complicados económicamente en la UNED con los que el anterior director del Centro Asociado de Albacete cerró su capítulo al frente del mismo, Carmen explica ahora que “malos momentos hemos pasado, claro que sí, como todas las instituciones y todas las empresas; los Centros Asociados, en general, son entes públicos que dependen de otras instituciones públicas y se ha notado, ha habido momentos bastante críticos”.

Señala que “en el año y medio que llevo aquí hemos tratado de ajustarnos; es cierto que en algunas ocasiones ha habido retrasos, pero sabes que ese dinero está ahí, que antes o después llega, que antes de final de año llega, y eso te da también tranquilidad… ha habido momentos muy duros pero no me ha quitado el sueño porque sé que está y las instituciones financieras también saben que eso está ahí, confían en que antes o después ese dinero va a estar y, en ese sentido, también hemos recibido apoyo bastante bueno por su parte, adelantándonos el dinero; incluso la Diputación de Albacete en momentos críticos ha adelantado su aportación porque, quizá, otra que tenía que haber llegado antes lo ha hecho después… yo lo que he hecho es que ‘he jugado’ (entre comillas) con esa periodicidad que tenía establecida el Centro para que nos fuesen haciendo las aportaciones cuando podían y no cuando en teoría ‘tocaba’, y hemos llegado a ahorrar también: con un poco de austeridad aquí en el Centro, controlando ciertos gastos que si te sientas y lo analizas te muestran que se puede ahorrar un poquito aquí, otro poquito allá… eso incluso nos ha facilitado ahorrar, lo que nos ha permitido poner en marcha ciertas actividades de extensión universitaria (que hacía tiempo que no se hacían), hemos podido organizar cursos, jornadas, incluso pintar -sonríe- la puerta principal (que llevaba, no sé, quince años desde que está este Centro sin pintarse)”.

No obstante, reitera que “sí es cierto que lo hemos pasado mal, como todas las instituciones, pero bueno… hemos salido a flote y, antes o después, cada aportación ha llegado en ejercicio; es cuestión algunas veces de hacer un poco de ‘encaje de bolillos’ con el dinero, y ya está; yo soy economista y se supone que de eso tengo que saber un poquito… ha habido momentos malos, pero hemos echado para adelante, además, en el equipo que tengo aquí estamos muy compenetrados y hemos conseguido salir a flote; también hemos tenido algunas deudas o algún retraso nosotros en algún pago, o algún proveedor al que hemos tenido que pagar más tarde… pero bueno, cuando tenemos dinero, pues hacemos ‘remesas’ y vamos pagando a los proveedores y, más o menos, nos vamos manteniendo”.

¿Has cambiado el ‘perfil’ del alumno ‘tipo’ de la UNED?

Sobre si se ha producido algún cambio en el ‘perfil’ del ‘alumno tipo’ de la UNED, la directora del Centro Asociado de Albacete explica que “sí, se ha rejuvenecido, han comenzado a entrar más jóvenes; tradicionalmente, la Titulación que aquí en Albacete tenía ‘el grueso’ de juventud (18-19 años, recién terminada la PAEG) ha sido Psicología (porque no hay en toda Castilla-la Mancha, y es lógico ese ‘éxito’), pero la verdad es que ahora vas por los pasillos y ves gente en otras Titulaciones también joven, la media de edad ha bajado, se nota en eso, en que ya o es sólo esa persona ya adulta, que trabaja, que tiene familia, sino también gente que acaba de terminar el Bachiller y que decide que la UNED es una muy buena opción también para estudiar”.

Dicho esto, subraya que “realmente, no nos hacemos la competencia entre la UCLM y la UNED (Y conozco las dos) porque el perfil del alumno es completamente diferente, ni mejor ni peor, es distinto, de modo que no nos hacemos la competencia porque, seguramente los jóvenes que vienen aquí lo hacen porque en la presencial no podrían cursar sus estudios, sería difícil que en algún caso fueran alumnos de la presencial; por tanto, no somos competencia, pero sí que es cierto que está variando el perfil (sobre todo, en cuanto a edad)”.

Vuelven las actividades de extensión universitaria y los cursos de verano

Carmen Ruiz apuntaba antes que ahorrar en algunas extensiones les había permitido, por ejemplo, recuperar algún tipo de actividad de extensión universitaria. Le preguntamos por esas iniciativas que se han podido poner en marcha durante el curso que acaba de concluir y explica que “hemos realizado diferentes jornadas a propuesta, sobre todo, de nuestros propios tutores (que es una de las cosas que también me propuse al llegar aquí, dinamizar el Centro); por ejemplo, de la se organizaron unas jornadas que tuvieron mucho éxito (dirigidas sobre todo a quienes ya son profesores o a estudiantes del último año del Grado de Educación); también jornadas financieras, una serie de conferencias sobre filosofía (que, además, aprovechando las tecnologías, se retransmitieron a todo el escenario nacional)”.

De cara a esta época estival, señala otro de esos retos que se había marcado, el de “recuperar (que se llevaba siete u ocho años sin tener aquí) los cursos de verano; el primero es un curso teórico-práctico sobre documentación jurídica (donde los alumnos que se matriculen van a aprender a manejar determinadas fuentes de información a través de las Redes, de Internet, para buscar documentación jurídica; luego hay otro sobre la prevención de riesgos sociales en la Red (se abordarán cuestiones como el ‘cyber-fanatismo’, el ‘cyber-acoso’… todas esas cuestiones que nos ponen en peligro en el uso de las Redes Sociales, no sólo a niños, también a adultos); el último se llama_ ‘Pensadores y Visionarios’_ y se trata de un curso de verano de filosofía sobre Oriente y Occidente (analizando tantas cosas que parece que nos separan y tantas cosas que, sin embargo, tenemos en común); en definitiva, se trata de tres cursos de verano completamente diferentes entre sí, que abarcan temáticas muy distintas, a una misma persona pueden interesarle hasta los tres cursos de verano incluso; cuando uno ‘arranca’ otra vez, cuesta más, por eso espero que la gente de Albacete y provincia (porque son presenciales) ‘despierte’ y se dé cuenta que la UNED vuelve con fuerza y con ganas de trabajar y de ofrecer cosas a la población”.

¿Qué impronta le gustaría dejar en su paso por la UNED en Albacete?

Le preguntamos cómo quiere que sea su paso por este lugar, por esta responsabilidad que ahora ostenta en la UNED de Albacete, y Carmen no duda en explicar que le gustaría que recordaran su paso por aquí “como el de una luchadora por el Centro Asociado; yo seguramente me equivocaré (cómo no, nadie es perfecto) y, de hecho, me equivoco diariamente en muchas cosas, pero si me equivoco es por mi afán de hacer las cosas bien y de luchar por este Centro; yo quiero que este Centro sea referencia en Castilla-la Mancha, en España, en todas partes: deseo que la UNED vuelva a tener en Albacete el nombre que tenía hace veinte años y que, poco a poco, se ha ido apagando quizá a la sombra de la UCLM (no sé, es una reflexión que yo hago), pero el caso es que se ha ido apagando”.

En este sentido, señala que cuando ella comenzó su Carrera en Castilla-la Mancha aún no había Universidad y la gente estudiaba aquí, en la UNED; algunos teníamos la suerte inmensa de tener familia fuera o algo de manera que podíamos estudiar (yo, por ejemplo, estuve viviendo con mis tíos en Madrid); yo tuve esa suerte inmensa, pero muchísimos de mis amigos no, no podían, de modo que estudiaron en la UNED y son unos grandes profesionales hoy en día y gente estupenda a nivel profesional y personal; la UNED entonces era una institución muy fuerte en Albacete, muy conocida y reconocida y, poco a poco, se ha ido apagando, no es que dejara de funcionar o lo hiciera peor, simplemente era como una llamita que cada vez se veía menos… los jóvenes no sabían que existía la UNED, y yo quiero que eso cambie otra vez; ésa es la impronta que quiero dejar, la de alguien que ha luchado por la UNED en Albacete, en cuerpo y alma, y que bueno… haré algo mal y me equivocaré, pero no por interés propio, sino por querer ir quizá demasiado deprisa o tener el horizonte demasiado grande”, concluye.