Cristina Maestre asegura, ya de inicio, que la perspectiva de estos cinco días transcurridos tras las Generales del 26-J deja en el PSOE la sensación de que “eran unas Elecciones muy complicadas para nosotros, porque prácticamente todo el mundo quería disputar nuestro espacio electoral”, pero pone en valor el hecho de que “aunque algunos vaticinaban que iba a haber un ‘sorpasso’ de Podemos al Partido Socialista, se ha puesto una vez más de manifiesto que no es así, que sigue siendo el Partido de referencia para los votantes de izquierdas y sigue estando fuerte y teniendo profundas raíces”.

Dicho esto, Maestre también deja claro que desde el PSOE no pueden decir que sea un buen resultado electoral: “No estamos satisfechos porque podía haber sido mejor, y nos tiene que servir también de acicate (ya con perspectiva) para trabajar con más intensidad con el objetivo de recuperar la confianza de los ciudadanos que, además, siguen diciéndonos que nos tienen en cuenta, que seguimos siendo un Partido referente pero que tenemos mucho que trabajar para recuperar plenamente su confianza”, señala.

“Sí ponemos en valor haber resistido porque hemos tenido que pelear contra todos los elementos: los medios de comunicación, los encuestadores, la opinión pública y la opinión publicada”

Para la portavoz del PSOE en Castilla-La Mancha, las claves de la campaña se han basado “en la estrategia de polarización que, bajo nuestro punto de vista, ha puesto en marcha el y que le compraron los grandes grupos de comunicación de este país”.

Incide en que esa estrategia de polarización “consistía en decir que sólo había dos opciones: o el Partido Popular (a pesar de ser un Partido inmerso en numerosos casos de corrupción, que no ha cumplido las promesas electorales, que ha recortado y que ha cercenado muchos derechos y servicios a los ciudadanos), o ‘unos nuevos’ que han llegado y han demostrado una tremenda irresponsabilidad, que son un Partido sumamente inconsistente y que puede generar inestabilidad en nuestro país”.

Maestre asegura que “esa estrategia de polarización, de una forma muy meditada y estudiada, ninguneaba las posibilidades del Partido Socialista y, en cierta medida, ha tenido su impacto porque un día sí y otro también los medios de comunicación (amparados por unas encuestas que han demostrado no dar ‘pie con bola’) decían que, efectivamente, o era Podemos o era el Partido Popular, y yo creo que en ese sentido les ha beneficiado a la hora de movilizar el voto del miedo; ha sido una estrategia que, insisto, ha sido estudiada, que se ha utilizado y que le ha venido bien al Partido Popular”.

En ese contexto, afirma que “el Partido Socialista tenía, por un lado, que defender su espacio electoral (de izquierda desde la socialdemocracia) poniendo en valor todo lo que ha hecho durante décadas en el país (el Estado del Bienestar, las becas, la Educación, la Sanidad…) y asumiendo los errores que también ha tenido; por otro lado, también teníamos que pelear con uñas y dientes frente a un Partido que se ha travestido (Podemos, que primero decía que no era ni de izquierdas ni de derechas, luego insultaba a los de Izquierda Unida diciendo que eran ‘el pitufo gruñón’ para pasar a unirse a ella, luego decían que eran socialdemócratas…); a Podemos se les veía totalmente cambiantes y eso generaba muchísimas dudas e incertidumbre en la población y ha hecho que se movilice muchísimo voto de la derecha; por eso, luchando contra todos esos frentes, sí ponemos en valor haber resistido porque hemos tenido que pelear contra todos los elementos: los medios de comunicación, los encuestadores, la opinión pública y la opinión publicada”, reitera.

Un camino que califica de “complicado” y en el que el PSOE ha perdido otros 5 diputados, razón por la que repite que no van a sacar pecho “ante unos resultados que, obviamente, no son positivos”.

“Explicaremos por siempre que hubo un Partido llamado Podemos que hablaba mucho de cambio pero que, a la hora de la verdad, no quiso cambio y le tendió la mano al Partido Popular para que se consolidase”

Preguntada por si se ha revivido y se ha fortalecido cierta frustración en el PSOE tras esos resultados, viendo que la gran oportunidad para ese ‘Gobierno de cambio’ estuvo tras el 20 de diciembre, Cristina Maestre asegura que “es frustrante para muchos ciudadanos que deseaban un cambio porque, especialmente a raíz del 20 de diciembre, hubo una mayoría social numérica en este país que decía que quería un cambio, y desde el Partido Socialista tenemos la conciencia tranquila de haber hecho el trabajo”.

Esto le lleva a recordar que “ sí que dio un paso adelante después de que el presidente del Gobierno en funciones, , se cruzase de brazos (a pesar de haber sido el Partido más votado), se encendiese el puro y se sentase ‘a la bartola’ diciendo el Jefe del Estado que no iba a hacer ningún tipo de movimiento para constituir Gobierno; ahí el Partido Socialista sí fue sumamente responsable y consecuente (porque sabíamos que nos iba a costar muchísimo trabajo y esfuerzo y que nos íbamos a dejar ‘pelos en la gatera’) y, sin embargo, con la voluntad y la convicción de que había que trabajar por los ciudadanos, se puso manos a la obra hablando con unos y con otros”.

Maestre lamenta que al final no pudiera ser, pero reitera que tienen la conciencia tranquila y que tal y como lo han explicado estos meses y también durante la campaña, explicarán por siempre “que hubo un Partido llamado Podemos que hablaba mucho de cambio pero que, a la hora de la verdad, no quiso cambio y le tendió la mano al Partido Popular para que se consolidase; en Podemos son tan responsables como el PP de que las cosas sigan igual y de que tengamos un Gobierno que va a seguir trabajando por recortar (así lo ha dicho por escrito a ), y por eso que les han castigado en las urnas”.

“No vamos a firmar un cheque en blanco porque no lo entenderían los ciudadanos, no lo entenderían nuestros votantes y, además, iría en contra de nuestros principios”

Ante la gran pregunta de ‘Y ahora… ¿qué?’ con respecto al periodo que se abre y (sobre todo con el fin de evitar unas terceras Elecciones) planteando hasta dónde sí y dónde no cree que debería estar dispuesto a llegar el PSOE, Maestre afirma que “el Partido Socialista ha de liderar la oposición: así lo han dicho los ciudadanos y tenemos que trabajar en coherencia con lo que ellos nos han mandatado”, si bien añade que “ahora, quien tiene que mover ficha es el Partido Popular (que es la Fuerza más votada) y Mariano Rajoy (que es el candidato más votado); por eso nosotros lo que reivindicamos es que se manifieste, que diga algo, que haga algo y no repita lo de las anteriores del 20 de diciembre cuando no hizo nada; ahora lo que tiene que hacer es tomar la iniciativa, mover ficha y, una vez que lo haga y manifieste cuáles son sus intenciones, veremos qué hace el Partido Socialista”.

Al hilo de esto, subraya que lo que sí tienen claro en el Partido es que no quieren unas terceras Elecciones “porque los ciudadanos quieren ya normalización democrática” pero también algo fundamental: “No vamos a firmar un cheque en blanco porque no lo entenderían los ciudadanos, no lo entenderían nuestros votantes y, además, iría en contra de nuestros principios; nosotros no le podemos firmar un cheque en blanco a un Partido corrupto que está imputado (y nos parece gravísimo que en pleno siglo XXI tengamos que hablar así, pero es la realidad), ¿va a asumir algún compromiso Rajoy para aniquilar esa lacra política que hay en este país? Creo que lo que tiene que hacer el candidato a revalidar la presidencia del Gobierno es decir qué es lo que ofrece al resto de los Partidos para que pueda ser presidente y, en función de lo que diga… ya veremos, desde luego que en nuestra intención no está obstruir ningún camino, pero tampoco vamos a firmar un cheque en blanco a un Partido que ha demostrado mucha merma en la calidad democrática de este país”.

bien de mirar hacia el Partido Socialista porque es el Partido Popular (y Rajoy) quien tiene que ponerse a trabajar, a moverse, a hablar con la gente, a ser humilde y a ofrecer (y depende de lo que ofrezca, ya veremos si remamos o si le dejamos hacer)”

Preguntada por si tienen la sensación de que parece que eternamente ‘la pelota siempre está en el tejado del PSOE’ (sean cuales sean los resultados), la portavoz del Partido Socialista en Castilla-La Mancha es clara: “Estamos siempre en el centro de todas las batallas porque (bajo mi punto de vista) hay una obsesión por aniquilarnos: lo hacían en campaña (y antes de la campaña) con esta estrategia que he dicho antes y ellos siempre quieren mermar toda la capacidad de movilización y de crecimiento del Partido Socialista, y ya está bien”.

En este sentido, añade (refiriéndose al Partido Popular) que “ellos han ganado las Elecciones y nosotros somos demócratas y lo respetamos sin ponerlo en duda (no sé si alguno de Podemos sí lo cuestiona…) y lo que decimos es claro: ‘Venga, muévase usted, que es el candidato más votado y haga lo que tenga que hacer’… porque ya sólo faltaría que también fuéramos nosotros responsables de la investidura de Rajoy… no, ya está bien de mirar hacia el Partido Socialista porque es el Partido Popular (y Rajoy) quien tiene que ponerse a trabajar, a moverse, a hablar con la gente, a ser humilde y a ofrecer (y depende de lo que ofrezca, ya veremos si remamos o si le dejamos hacer porque, por cierto, tiene posibilidades para buscar apoyos aunque no estemos viendo movimiento alguno)”, reitera.

“La realidad es que aquí en Castilla-La Mancha cuando Cospedal pone la cara para gobernar los ciudadanos la apartan”

Por último, valorando los resultados del 26-J en Castilla-La Mancha (y frente a un PP que asegura que han servido para afianzar la figura de Mª y debilitar la de ), Cristina Maestre confiesa que esas afirmaciones hacen gracia al PSOE: “Está bien que ellos quieran ensalzar a su presidenta en Castilla-La Mancha o hacer méritos ante ella, pero lo que no pueden hacer es negar la realidad, y la realidad es que aquí en Castilla-La Mancha cuando Cospedal pone la cara para gobernar los ciudadanos la apartan; ha habido unas Elecciones autonómicas en la que la mayoría de los ciudadanos ha dicho clarísimamente que no quieren a Cospedal de presidenta”.

En este sentido, recuerda que Cospedal “es la única presidenta autonómica que no ha sido capaz de revalidar la confianza de los ciudadanos después de ganar en 2011, por lo tanto, por mucho que le quieran hacer la pelota a la jefa (porque la realidad es tozuda) lo cierto es que cuando ella ha pedido el voto para gobernar mirando a los ciudadanos de cerca en la política de proximidad, estos le dicen que no la quieren (y ahí están los resultados de las autonómicas); no sé a quién pretenden engañar desde el PP”.

Recuerda, además, que “en Castilla-La Mancha históricamente se demuestra que en las Elecciones Generales mayoritariamente gana la derecha y que, en las autonómicas, mayoritariamente ganamos los socialistas porque nuestros candidatos, en las distancias cortas, ganan la confianza de los ciudadanos; no en vano, vamos a hacer 33 años gobernando en nuestra región y no por capricho divino, sino por la voluntad democrática de los ciudadanos de Castilla-La Mancha, frente a los escasos 4 años que ha gobernado la derecha en Castilla-La Mancha… pues porque Cospedal no les ha gustado a los ciudadanos”, concluye.

Si lo desean, pueden escuchar al completo esta entrevista de análisis post-electoral de parte de Cristina Maestre (portavoz del PSOE en C-LM) a través del archivo de audio que acompaña a este texto.