Exministra de Medio Ambiente, exembajadora de España ante la OCDE y militante socialista. ¿Cómo afronta alguien, cuyo recorrido está tan unido al del PSOE y que ahora es una integrante más de sus bases, estar a cuatro días no ya de ‘unas primarias’, sino de ‘estas primarias’?

Cristina Narbona tiene claro que, a estas alturas, todo militante tiene claro que “estamos ante una encrucijada que puede (según lo que resulte de la votación) llevarnos hacia un modelo de Partido Socialista o hacia otro modelo y que, por tanto, no sólo nos jugamos un liderazgo sino también una forma de entender la socialdemocracia y una forma de funcionamiento del Partido Socialista”.

A las puertas ya de esta cita que ha sido tan demandada durante tanto tiempo por mucha gente, mirar atrás y contemplar estos nueve meses transcurridos tras aquel que precipitó los acontecimientos cuyo desenlace llegará el 21 de mayo es, desde el seno del PSOE, contemplar un periodo convulso que Cristina Narbona califica como algo “completamente inédito”.

Recuerda cómo ella fue en su día presidenta de una Comisión Gestora en cuando dimitió y el presidente Zapatero le pidió que presidiera ese órgano: “Entonces trabajamos de forma muy intensa pero, en dos meses, terminamos nuestra tarea, porque una Comisión Gestora (que, por cierto, no está contemplada en nuestros estatutos a nivel federal) lo que tiene que hacer a nivel local es simplemente gestionar el traspaso de una Comisión Ejecutiva saliente a una entrante; y esto ha sido… realmente ‘un parto’: nueve meses”, señala.

presenta su proyecto para el PSOE a cuatro días de las primarias, lo que Narbona entiende como “una manifestación muy clara de cómo considera esta candidata que debe tenerse en cuenta o no la opinión de los militantes”

Por más actual, comentamos con Narbona ese proyecto o documento que Susana Díaz ha presentado esta misma mañana y en el que reúne algunas de sus propuestas para el PSOE que pretende liderar. Para empezar le preguntamos cómo juzga que un candidato (a liderar cualquier ‘cosa’) presente su hoja de ruta a cuatro días de que haya que votar.

“Creo que es una manifestación muy clara de cómo considera esta candidata que debe tenerse en cuenta o no la opinión de los militantes”, introduce. Narbona contrapone cómo su ‘equipo’, el que conforma la candidatura encabezada por Pedro Sánchez, presentó “hace casi tres meses” su documento ‘Por una Nueva Socialdemocracia’ para el que, subraya, durante mucho tiempo han recibido “miles de sugerencias a través de la red y de muchos encuentros directos que han hecho que el documento se haya enriquecido por participativo” por lo que incide en que “no podrá ser el documento que hoy, a tan poco tiempo de la consulta de las primarias, ha presentado Susana Díaz en lo que me parece que, repito, es una falta de respeto a la militancia y de desprecio por las formas de participación que algunos creemos que tienen que mejorar, nunca retroceder”.

“Nosotros defendemos un sistema de becas públicas y no de préstamos a devolver…”

Ya en el análisis de ese documento, explicamos que, por ejemplo, propone un crédito gratuito de hasta 24.000 euros para que los jóvenes puedan formarse o emprender (a devolver, sin intereses, durante su vida laboral en un periodo de entre 10 y 20 años mediante declaración de Renta); que el primer año de Universidad sea gratis (y que los sucesivos lo sigan siendo si los alumnos van aprobando todas las asignaturas); que los niños de 0 a 3 años tengan educación sin costes; una ley que regule las competencias de la ; y propone una reforma de la Constitución (entre otras medidas). Grandes rasgos sobre los que Cristina Narbona se pronuncia.

“Son fórmulas parecidas que se han propuesto a última hora (porque ni siquiera estaban en el documento que se estaba publicando) y que responden a una fórmula que ha fracasado en otras partes del mundo (como Chile)” señala, donde asegura que la medida ha llevado “al endeudamiento a las familias y a penurias económicas a los estudiantes”. Defiende que el proyecto de Pedro Sánchez defiende “un sistema de becas públicas y no de préstamos a devolver (entre otras cosas, con unos importes que hacen creer más que se está pensando en una Universidad privada más que en una pública”.

“Quien gane estas primarias tiene que hacer un enorme esfuerzo de integración y de lealtad, y esa lealtad hay que pedirla también a quienes pierdan, porque uno de los principales problemas que hemos tenido durante los últimos años ha sido la absoluta falta de lealtad hacia el secretario general”

Al margen ya de esta ‘novedad’ que nos traía el miércoles sobre la candidatura de Díaz, todavía resuenan los ecos de ese interesante debate que se producía este lunes entre los tres candidatos (y tras el que muchos han coincidido en valorar que se demostró que se vislumbra un PSOE irreconciliable tras estas primarias). No obstante, Cristina Narbona afirmó en una entrevista realizada no hace demasiado tiempo (en marzo) que no veía riesgos de escisión en el Partido Socialista… ¿Hoy día se reafirma en esa posición?

“Cuando hablamos de ‘escisión’ hablamos de ruptura, y creo que eso no se va a producir -reitera-; otra cosa es que, quien gane estas elecciones primarias tiene, sin ninguna duda, que hacer un enorme esfuerzo de integración y de lealtad, y esa lealtad hay que pedirla también a quienes pierdan estas primarias porque uno de los principales problemas que hemos tenido durante los últimos años ha sido la absoluta falta de lealtad hacia el secretario general, Pedro Sánchez, por parte no sólo de Susana Díaz, y de una manera muy continuada, socavando la imagen del Partido Socialista”.

Incide muy especialmente en que “esto es algo que no debería volverse a repetir nunca más”, cuestión por la que considera también muy importante que se acepten “algunas ‘reglas del juego’ dentro del funcionamiento de nuestro modelo de partido que nosotros pusimos encima de la mesa hace, como digo, casi tres meses, y algunas de esas medidas veo que han sido recogidas en el documento de Susana Díaz (que ha tenido, sin duda, tiempo para ver qué ofrecían los otros dos candidatos)”.

En este sentido se refiere, por ejemplo, a que haya “una Comisión de Garantías, una Oficina Ética o como queramos denominarlo que, realmente, responda a una garantía de que las normas del partido se están cumpliendo; no se cumplieron en el famoso Comité Federal de infausta memoria pero, cara al futuro, una de las cuestiones que deberíamos evitar es que esas Comisiones de Garantías o de Ética estén formadas por personas que le deben a alguien algún puesto orgánico o institucional… y por eso nosotros planteamos que estén formadas por personas absolutamente independientes”.

“Hoy es más claro que nunca que la abstención del PSOE era completamente innecesaria puesto que vemos cómo va a sacar adelante sus presupuestos con una mayoría que (como en su día decía Pedro Sánchez) existe en el

Frente a quienes han criticado y critican que la de Pedro Sánchez haya sido denominada incluso por él mismo como ‘la candidatura de la militancia’, Narbona es clara: “Nosotros pensamos que los militantes no querían que gobernara Rajoy; de hecho, cuando nos presentamos a las elecciones lo que ofrecíamos era una alternativa a Rajoy, y por eso nuestra opinión es que la inmensa mayoría de la militancia no ha aceptado de buen grado ni ha entendido (incluso se ha sentido humillada) la decisión de la abstención”.

Una abstención sobre la que, además, apunta que “hoy es más claro que nunca que era completamente innecesaria puesto que vemos cómo Rajoy va a sacar adelante sus presupuestos con una mayoría que (como en su día decía Pedro Sánchez) existe en el Congreso de los Diputados y que Rajoy hubiera podido perseguir (y obtener) sin necesidad de plantear la exigencia de una abstención completamente gratuita al Partido Socialista Obrero Español”.

“No ha habido mayor ‘volantazo’ reciente en el Partido Socialista que el de cambiar de esa posición que ofrecimos en campaña a nuestros potenciales votantes, a la entrega gratuita de una abstención a Rajoy

El ‘No es No’ se convirtió, en campaña electoral y tras ella, en el eje central de la postura socialista liderada por Pedro Sánchez, una convicción que acabó llevándole a la dimisión cuando la opción de la abstención socialista dejó de ser un rumor velado y se articuló finalmente, primero en palabras y, finalmente, en hechos. No obstante, son muchos los que le reprochan haber “dado bandazos”, algo que la propia Díaz le recriminó en varias ocasiones durante el debate del pasado lunes en la sede socialista de la madrileña calle Ferraz.

“Precisamente una de las grandes fortalezas de Pedro Sánchez fue su coherencia, el hecho de que él ha mantenido la palabra dada a los militantes y a los votantes al negase a la abstención ante Rajoy”, señala Narbona que, como el propio Sánchez argumentaba en ese mismo debate, afirma que “no ha habido mayor ‘volantazo’ reciente en el Partido Socialista que el de cambiar de esa posición que ofrecimos en campaña a nuestros potenciales votantes, a la entrega gratuita de una abstención a Rajoy; no ha habido mayor cambio de criterio que ése”.

“Yo creo que la mayoría de los militantes que han avalado a y que sienten simpatía por esa candidatura no quieren que gane estas primarias Susana Díaz”

También se ha hablado mucho desde el pasado lunes del papel que el también candidato Patxi López jugó en ese debate y hay quienes claramente señalan que tuvo una actitud especialmente dura con Pedro Sánchez ¿Cómo interpreta Cristina Narbona esa posición que mantiene Patxi López (quien, por otra parte, ha manifestado en reiteradas ocasiones que llegará hasta el final, aunque incluso entre quienes le han venido apoyando ya haya quien le ha ‘dejado’ y aconsejado que se una al proyecto de Sánchez…).

“Yo creo que la mayoría de los militantes que han avalado a Patxi López y que sienten simpatía por esa candidatura no quieren que gane estas primarias Susana Díaz; creo que la base de potenciales votantes de Patxi López no son potenciales votantes de Susana Díaz” afirma.

Y por esta cuestión precisamente explica que le llamó especialmente la atención la actitud que en ocasiones demostró López hacia Sánchez cuando, además, éste le reiteró su oferta de convergencia, de integración: “Fue bastante llamativo que, ante la reiteración de esta oferta y ante el hecho de que Pedro señalara que muchas de las propuestas que Patxi había hecho (en concreto sobre el modelo de partido y sobre algunas leyes) nosotros las habíamos incorporado a nuestro programa, Patxi tuviera una respuesta completamente injustificada diciendo poco menos que nuestra candidatura había ‘copiado’ las propuestas de Patxi (cuando nuestro documento salió un mes antes que el suyo…)”, apunta.

“Partimos de una reflexión autocrítica de cómo la socialdemocracia ha ido perdiendo su identidad frente a sus potenciales votantes y lo que queremos ofrecer es nuestros valores de siempre pero en el mundo que nos toca vivir y mirando hacia el futuro”

También entre los reproches que se le hacen al que, hasta ahora, fuera el último secretario general del PSOE está el de que ‘quiere borrar la historia del Partido Socialista’. Sobre esto, Narbona asegura que no lo cree así y señala que “cuando se va a los actos en apoyo a Pedro Sánchez uno puede ver la cantidad de militantes históricos que tenemos con nosotros, militantes que se sienten reconocidos en un candidato que insiste en la defensa de los valores que siempre han definido al socialismo”.

Valores como la lucha contra las desigualdades, la libertad, la fraternidad… cuestiones que, en definitiva, asegura que “en el PSOE tenemos que ser capaces de reforzar en un contexto que ha cambiado mucho, lo que significa que no podemos seguir ofreciendo las ‘recetas’ del pasado cuando la sociedad a nuestro alrededor ha cambiado tanto y cuando han aparecido nuevos desafíos que no existían hace unos años (de cambio climático, de terrorismo internacional, de ciber-seguridad, de aumento desmedido de las desigualdades a escala mundial…)”.

Y Cristina subraya que respecto de todas esas cuestiones, el documento que lidera Sánchez “es el único que hace una lectura autocrítica de cómo la socialdemocracia desde los años ’80 ha ido perdiendo su papel en las sociedades europeas, difuminándose, porque ha terminado por hacer las políticas económicas de la derecha; cuando en algún momento se ha dicho ‘PP y PSOE, lo mismo es’, en gran medida existían razones para que se nos reclamara un cambio profundo”.

Desde su faceta como Doctora en Ciencias Económicas, Narbona incide en que ese documento que ella comparte “exige una reorientación radical de la política económica de manera que el objetivo radical no sea el incremento del Producto Interior Bruto porque éste puede aumentar al mismo tiempo que aumentan las desigualdades, la corrupción, el deterioro ambiental, la pérdida de calidad democrática… El PIB es un indicador que tiene el valor que tiene, pero a lo que nosotros aspiramos es a una política económica progresista basada en una reforma fiscal realmente justa y equitativa, que incorpore la ecología como un vector absolutamente necesario y que garantice un progreso mucho más seguro y más justo”.

Explica que, para ello, parten “de una reflexión autocrítica de cómo la socialdemocracia ha ido perdiendo su identidad frente a sus potenciales votantes y lo que queremos ofrecer es los valores de siempre pero ene l mundo que nos toca vivir y mirando hacia el futuro”.

ganó las elecciones de 2008 con 11 millones de españoles dándonos su confianza; en las siguientes (2011) con Rubalcaba, perdimos nada más y nada menos que el 33% de nuestros votos, 4’3 millones de votantes; ése fue el momento del declive drástico”

Tal y como narra el también exministro y socialista Josep Borrell en su libro ‘Los Idus de octubre’ (que, precisamente presentó también en Albacete hace muy pocos días), esa ‘crisis de la socialdemocracia’ no es algo que se esté dando sólo en nuestro país ni apunta a una cuestión de líderes, sino que se puede observar fácilmente como sus efectos han llegado prácticamente a toda Europa (donde actualmente son apenas dos los países que en estos momentos están gobernados por fuerzas de la izquierda). ¿En qué momento o por qué circunstancias cree Cristina Narbona que comenzó la crisis en el caso del Partido Socialista en España?

Señala que “los datos de las elecciones están ahí; las de 2008 las ganó, con gran éxito, José Luis Rodríguez Zapatero con 11 millones de españoles dándonos su confianza; en las siguientes (2011) con Rubalcaba, perdimos nada más y nada menos que el 33% de nuestros votos, 4’3 millones de votantes; ése fue el momento del declive drástico”.

Para ella, la razón de que eso sucediera fue “que en el PSOE no estábamos respondiendo a los problemas que generaba la crisis económica y financiera sobre la inmensa mayoría de los ciudadanos de España; no dimos la respuesta adecuada en los casos de desahucios, ni con las preferentes, ni a la hora de reformar la Constitución para garantizar los compromisos hacia sin tener en cuenta toda la carga de recortes hacia los sectores más vulnerables… No hubo, por lo tanto, medidas que hicieran comprender a los ciudadanos si, efectivamente, no había otras opciones; y ahí hubo una quiebra tremenda de confianza”.

Al hilo de este ‘diagnóstico’ que realiza, Cristina alude a que “cuando Susana Díaz nos dice que Pedro Sánchez es un perdedor, nunca empieza la historia por el momento en el que esa caída drástica afecta al Partido Socialista porque después, efectivamente, Pedro Sánchez ha competido con dos partidos que no estaban en liza en las elecciones de 2011 cuando Rubalcaba obtuvo 4’3 millones de votos menos que Zapatero cuatro años antes”.

Junto a esto, añade que “la propia Susana Díaz ha obtenido en Andalucía los peores resultados que ha obtenido nunca el Partido Socialista en esa Comunidad, luego yo creo que hay un problema que es general y que nos tiene que obligar a una reflexión sobre una sociedad mucho más plural donde hay que entenderse con muchas formaciones políticas diferentes (algunas de ellas que ni existían en la época de las mayorías absolutas); considero que la etapa de las mayorías absolutas y de preponderancia del bipartidismo ha pasado”.

Dicho esto, recuerda que (como también recoge el libro de Josep Borrell) “cuando miramos alrededor, nos encontramos con que los partidos socialdemócratas que se han aliado con la derecha o que han hecho políticas de derechas han perdido de manera drástica la confianza de sus electores; en el caso contrario está Portugal, donde hay un Gobierno socialista que tiene el apoyo de las fuerzas de izquierda y que está consiguiendo cumplir con las exigencias de cumplimiento de déficit de la Unión Europea y, al mismo tiempo, está mejorando las condiciones de vida de los más desfavorecidos”.

, una ‘aliada’ al otro lado de Los Pirineos en el objetivo de ‘reflotar’ la socialdemocracia

Sobre la respuesta que este proyecto de encontrando en otras socialdemocracias europeas que perciban igualmente esa necesidad de ‘resurgir’ y ‘reorientarse’ para reencontrarse con el que siempre fue su electorado, Cristina menciona (además de a António Costa, presidente de Portugal) a la alcaldesa de (de origen español), Anne Hidalgo. Ya intervino en un mitin reciente de Pedro Sánchez (vía videoconferencia) y, como avanza Narbona, le acompañará físicamente en el cierre de campaña que Sánchez va a realizar en antes de estas primarias.

“Anne Hidalgo dentro del socialismo francés representa, sin ninguna duda, una de las mayores esperanzas cara al futuro de esta formación, y ella apuesta por algo que hemos incorporado a nuestro documento, que es una transición ecológica de la economía; está llevando a cabo actuaciones extraordinariamente interesantes en la ciudad de París (tanto desde el punto de vista de la inclusión de los más desfavorecidos como de la participación de los ciudadanos en la propia gestión de la ciudad; en la reducción de la contaminación y de la congestión del tráfico…), es una alcaldesa modélica con prestigio a nivel internacional que en estos momentos preside la Alianza de la Ciudades Contra el Cambio Climático”, la alaba.

“Pedro jamás puso el menor inconveniente a que, por ejemplo aquí en C-LM o Aragón, el PSOE gobernara con el apoyo de Podemos, o en con el apoyo de Compromís… él, como secretario general, estuvo al lado de los ‘barones’ territoriales y, sin embargo, no obtuvo a cambio la suficiente lealtad; habría que preguntarles a los que le han ‘abandonado’ por qué lo han hecho”

Otra de las críticas que el pasado lunes Susana Díaz lanzaba a Sánchez durante el debate fue el reproche de que se haya quedado solo y que ‘grandes figuras del PSOE’ le hayan dado la espalda… ¿Considera Cristina Narbona que es esa circunstancia tan mala para la imagen del proyecto que Pedro desea impulsar, basado en la militancia…?

“Habría que preguntarles a los que le han abandonado por qué lo han hecho, porque Pedro Sánchez (a pesar de que a él le marcaron unos límites extraordinariamente restrictivos, por ejemplo, en su relación con Podemos) jamás puso el menor inconveniente a que, por ejemplo aquí en Castilla-La Mancha, el Partido Socialista gobernara con el apoyo de Podemos, o en Valencia con el apoyo de Compromís, o en Aragón con el apoyo de Podemos… él, como secretario general, estuvo al lado de los ‘barones’ territoriales y, sin embargo, no obtuvo a cambio la suficiente lealtad (como queda constancia en hemerotecas, periódicos y hasta libros que están apareciendo en estos días); es una historia de deslealtades que, insisto sería absolutamente necesario que no se volviera a repetir en el PSOE”, expresa.

“Posiblemente Pedro se fio de personas que no merecían su confianza, posiblemente no siempre escuchó a las que podían ayudarle a reforzar su liderazgo”

En la parte más autocrítica de toda balanza (y siempre necesaria), preguntamos en qué cuestiones considera Cristina que Pedro Sánchez falló en su momento.

“Él ha tenido tiempo para revisar sus comportamientos; posiblemente se fio de personas que no merecían su confianza, posiblemente no siempre escuchó a las personas que podían ayudarle a reforzar su liderazgo”, apunta.

Y retomando algo que también Borrell recoge en sus ‘Idus de octubre’, considera también que “en general ha habido una falta de sinceridad que quedó muy bien explicada por parte del presidente de la Comisión Gestora, , cuando dijo literalmente que si o se había abordado y discutido la abstención ante el Gobierno del era porque se tenía miedo de las consecuencias en cada territorio desde el punto de vista del poder orgánico; ésa es una explicación que llega ex post pero que quizá tiene muchísimo que ver con algunas de las cosas que han sucedido mientras tanto…”.

Tras el 21 de mayo… “hay que confiar en la inteligencia, en la generosidad y en una visión de más largo plazo por parte de todos los dirigentes del partido”

Este martes, en una televisión de ámbito nacional el socialista decía (sobre el futuro del PSOE, una vez pasadas estas primarias) que dependía “de cómo se comporte el que pierda…”. De ganar Sánchez nuevamente el día 21 por el voto de los militantes, ¿corre el riesgo de volverse a encontrar en el escenario que en su día vivió y de ser nuevamente cuestionado?

“Hay que confiar en la inteligencia, en la generosidad y en una visión de más largo plazo por parte de todos los dirigentes del partido; Pedro Sánchez ya ha dicho que, si gana, al día va a estar al lado de alcaldes, alcaldesas, presidentes de Comunidades Autónomas… para que puedan desarrollar lo mejor posible su tarea de Gobierno y que va a dejar atrás cualquier discrepancia; yo creo que hará falta generosidad por parte de todos e, insisto, mucha lealtad, gane quien gane”, reitera.

El papel del PSOE como Grupo Parlamentario

Y, mientras tanto, mientras todo esto que hemos comentado hasta aquí hay, por ejemplo, un Podemos que perfila una Moción de Censura al Gobierno, argumentándola con los nuevos casos de corrupción que (presuntamente) le estarían afectando… Mirando más allá de ‘los muros del PSOE’, ¿qué ganas siente Narbona hay desde la militancia de ‘enfrentarse’ ya en otra posición a este tipo de cosas…?

“Yo lamento que nuestro Grupo Parlamentario no hiciera caso de la petición que formuló Pedro Sánchez hace aproximadamente un mes, cuando se dirigió tanto al presidente de la Gestora como al portavoz del Grupo Parlamentario pidiéndole que se exigiera inmediatamente la comparecencia de Rajoy en el Parlamento para que rindiera cuentas y diera explicaciones respecto de los casos de corrupción que se han venido acumulando en el Partido Popular; y la contestación fue que esa comparecencia ya tendría lugar cuando se llevaran a cabo los trabajos de una Comisión parlamentaria que, a estas horas de este día, creo que todavía no ha nacido…”, explica.

Considera que son situaciones que requieren de exigencias “muy inmediatas”, a lo que añade que, tal y como ha manifestado ya Sánchez, lo primero que éste haría de ganar el día 21 será “exigir inmediatamente la dimisión de Rajoy, porque creemos que lo que ha sucedido en el Partido Popular no puede considerarse algo ajeno a la responsabilidad política del propio Rajoy”.

¿Más ‘campaña de desprestigio’ contra Sánchez?

Ya en lo más ‘crudo’ del conflicto vivido en el PSOE meses atrás, Josep Borrell denunciaba públicamente la existencia de una ‘campaña de desprestigio’ contra Sánchez que iba desde potentes medios de comunicación a periodistas de prestigio, dirigentes, empresarios… etc. Con el editorial que El País dedicaba este martes al papel de Pedro Sánchez en el debate a tres del lunes aún fresco en la memoria, la última pregunta para Cristina es clara: ¿están ya ‘curados de espanto’ o esperan que estos ya prácticamente tres días que restan hasta las primarias traigan en este sentido alguna que otra ‘sorpresa’ final…?

Sonríe. “Nadie sabe lo que nos espera al día siguiente, ninguno podemos tener la certeza de si habrá nuevos movimientos para frenar las posibilidades de Pedro Sánchez de ser secretario general; pero nuestra sociedad es muy distinta a la de hace diez o veinte años, hoy muchos ciudadanos se enteran de lo que ocurre no porque lo lean en un periódico o lo escuchen una radio; las Redes Sociales tienen un peso impresionante y eso hace más fuertes a los ciudadanos y posiblemente algo menos fuertes a los poderes fácticos…”, concluye.

Si lo desean, les invitamos a visionar al completo esta entrevista a Cristina Narbona a través del vídeo que acompaña a esta versión por escrito de la misma.