Para David Llorente, la situación vivida estas últimas semanas en Castilla-La Mancha ha sido presenciada por la ciudadanía “con sorpresa” y percibida por la gente “como un fracaso político colectivo y compartido” y afirma que “el intercambio de descalificaciones no va a contribuir a aportar una solución”.

Sin obviar que “el PSOE no puede seguir comportándose como si gobernase con mayoría absoluta y tiene que tener en cuenta a Podemos y nuestras propuestas”, cree que “la campaña pública de ataque desaforado que hicieron a las enmiendas que habíamos presentado no contribuyó ciertamente a facilitar el diálogo y el acuerdo”, añadiendo que “probablemente ese contexto no ayudó a que explorásemos todas las posibilidades de la negociación que, tal vez, habrían podido conducir a un acuerdo”. No obstante, afirma que “esas posibilidades todavía existen si existe voluntad política para ello”, y por eso pone de relieve la propuesta que, en este sentido, hace en el artículo que remitió a los medios de comunicación y del que tanto se está hablando, y que considera que debe ser el verdadero centro de atención de lo que se está diciendo ahora.

Explica que se trata de una propuesta con tres pasos muy claros: “El primero, abrir una ronda de renegociación partiendo de la base del acuerdo que existía para la tramitación de los presupuestos y centrándonos en aquellas enmiendas sobre las que había discrepancias y que esa renegociación se oriente a alcanzar cuatro acuerdos básicos (sobre sanidad y servicios sociales, sobre educación y cultura, sobre agricultura y medio ambiente, y sobre actuaciones de emergencia contra la violencia machista); en segundo lugar, someter a consulta de nuestra militancia (en la de Podemos) el resultado de esos acuerdos básicos y la aprobación o rechazo de los presupuestos; y por último (si el resultado fuese aprobatorio por parte de nuestra militancia), seguir un procedimiento abreviado en las Cortes para que pudiesen agilizarse los tiempos”, detalla.

David subraya que “es importante que las decisiones en Podemos sean transparentes y consecuentes con una argumentación previa y que respondan a nuestros principios de democracia participativa” y por eso asegura que sería “conveniente” que una decisión de esta relevancia supusiera “convocar una consulta a la militancia”.

“Seguir polarizando la situación no va a contribuir a nada”

En la mañana de este mismo miércoles, 19 de abril, el portavoz del , , (a preguntas de los periodistas presentes) se ha referido precisamente a esta propuesta del diputado de Podemos y el propio Hernando ha manifestado, preguntado sobre si el Ejecutivo regional da por sentada la prórroga presupuestaria, que ‘no descarta ningún escenario’ y que incluso volver a llevar las mismas cuentas, aceptando todas las enmiendas presentadas por Podemos, sería ‘técnica y legalmente viable’, al igual que ‘convocar nuevas elecciones’.

Preguntado sobre si ya han establecido algún contacto con Podemos, el portavoz del Gobierno autonómico lo ha negado preguntando, a su vez, ‘con cuál Podemos hablar, si con el Podemos que dice que se enteró una hora antes de la votación de que tenía que votar que no, o con el Podemos que votó que no de manera premeditada…’. Alusiones de desunión en el seno de la formación morada que lejos de apaciguarse parecen acrecentarse con el tiempo y distintos hechos.

Llorente responde que “desde el principio hemos explicado los motivos de nuestro rechazo a los presupuestos: dado que se habían rechazado determinadas enmiendas que nos parecían importantes, difícilmente cabía otra decisión que rechazar el Proyecto de ley de Presupuestos”, pero reitera que “al mismo tiempo que explicábamos estos motivos del rechazo, también tendíamos la mano al diálogo y a la posibilidad de acuerdo”.

Por eso considera que lo que él ha hecho ha sido “formular una propuesta concreta que, sencillamente, plantea que las enmiendas que presentamos se pueden traducir en cuatro acuerdos básicos sobre las áreas que he mencionado”; considera que de esa forma, “tendríamos unos presupuestos que signifiquen mayores avances y beneficios para la mayoría social”, que esa posibilidad existe y que el intercambio de descalificaciones (repite) y el seguir polarizando la situación “no va a contribuir a nada”.

Recuerda el compromiso de Podemos con la ciudadanía de “hacer una oposición exigente pero también constructiva y, sobre todo, útil para la gente”.

“Podemos debe responder en sus procesos internos de toma de decisiones a nuestros principios de transparencia y de democracia participativa, y eso implica contar con las bases, con los círculos, con la militancia…”

Ahondamos en esa alusión que hace a la ‘polarización’ y le preguntamos en qué medida está contribuyendo a ella el propio seno de Podemos: tal y como explica, David Llorente refleja en ese escrito que remitía a los medios de comunicación su consideración sobre que una decisión como la de votar a favor o en contra el Proyecto de Ley de Presupuestos (o, en su día, la de romper el pacto de investidura que hizo presidente a García-Page) debe debatirse en el de Podemos Castilla-La Mancha y ser sometido a consulta de la Asamblea Ciudadana… No obstante, ayer en la televisión pública regional, el secretario general regional de Podemos () le reprochaba de alguna manera a Llorente que no había dicho nada al respecto en ningún momento y le preguntaba por qué esas consultas deberían haberse producido en esas ocasiones (y no cuando el año pasado sí votaron a favor los presupuestos…).

“Quien dice que el Consejo Ciudadano Autonómico es el órgano de dirección política con funciones ejecutivas en Castilla-La Mancha no soy yo, sino el documento político organizativo de Podemos Castilla-La Mancha con el que se presentó una determinada candidatura a la Dirección en su momento y que fue aprobado por la militancia, por lo tanto es cuestión de respetar esos documentos y convocar cuando corresponde al órgano de Dirección Política de Podemos Castilla-La Mancha (y quien puede hacerlo es el secretario general o una proporción de los miembros de ese órgano o de la Asamblea Ciudadana), por lo tanto es una cuestión de respeto a los documentos”, afirma.

Explica Llorente que en ese mismo documento se indica que toda decisión de importancia (como considera que lo es el hecho de apoyar o no la aprobación de los presupuestos regionales) debe someterse también a la consulta de la militancia a través de la Asamblea Ciudadana y aclara que “cuando aprobamos los presupuestos de 2016, lo hicimos porque dotaban presupuestariamente medidas incluidas en el propio acuerdo de investidura (que sí había ratificado por la militancia), como el plan de rescate ciudadano, la reforma tributaria y otras cuestiones”.

Prosigue señalando que “cuando se produjo la cancelación por nuestra parte del acuerdo de investidura, yo también publiqué un artículo en el que defendía esto mismo: que había que haber socializado previamente entre las bases la evaluación del cumplimiento o incumplimiento del acuerdo de investidura y que la cuestión se debía haber plantado también en el Consejo Ciudadano autonómico; y ahora planteo absolutamente lo mismo”.

En cualquier caso, indica Llorente que el proceso interno que va a vivir Podemos C-LM en las próximas semanas, con la Asamblea Ciudadana a la que van a concurrir diversas propuestas, puede ser una buena ocasión “para clarificar estas cuestiones”. Por su parte, dice haber apoyado siempre y seguir apoyando que “Podemos debe responder en sus procesos internos de toma de decisiones a nuestros principios de transparencia y de democracia participativa, y eso implica contar con las bases, con los círculos, con la militancia… y poner en marcha los mecanismos de participación que se contemplan en nuestros propios documentos”.

“Es posible que en ese momento crítico no se explorasen o se agotasen todas las posibilidades de la negociación, y habría sido un momento en el que podríamos haber contado con una enorme capacidad de negociación simplemente advirtiendo que si no se aceptaban esas enmiendas votábamos en contra de los presupuestos”

En otras conversaciones como ésta que estos días hemos podido mantener con dirigentes del Grupo Socialista, estos aseguran que ni David Llorente ni José García Molina dijeron en ningún momento que las enmiendas que no salieron adelante eran imprescindibles para aprobar los presupuestos y les afean que, en lugar de paralizar el proceso para negociarlas más días, votasen ‘no’ a las cuentas de manera sorprendente para ellos… ¿Por qué se actuó así desde Podemos en el último momento, cuál fue la evolución de los hechos hasta que (como Llorente dice en su artículo) una hora antes del inicio de la sesión del 7 de abril se le indica el voto negativo al Proyecto de Ley de Presupuestos para 2017 en Castilla-La Mancha?

Llorente indica que “en un proceso de negociación debe haber unas condiciones exigentes desde el inicio, pero también creo que se debe expresar con claridad cuáles de ellas son irrenunciables o ‘líneas rojas’ y cuáles son negociables…”. Dicho esto, explica que durante el proceso de negociación “en un determinado momento la situación se polarizó y se enturbió cuando el PSOE y el Gobierno regional iniciaron una campaña de descrédito tremenda al presentar nosotros nuestras enmiendas… utilizaron algunos argumentos que eran falsos y parecía que de repente Podemos era el causante de todos los males”.

Reitera su opinión sobre que eso no contribuyó a facilitar un diálogo en un momento crítico: “Las negociaciones quedaron en suspenso; y es posible que en ese momento crítico no se explorasen o se agotasen todas las posibilidades de la negociación, y habría sido un momento en el que podríamos haber contado con una enorme capacidad de negociación simplemente advirtiendo que si no se aceptaban esas enmiendas votábamos en contra de los presupuestos”, señala.

No obstante, asume que “lo hecho, hecho está”, y retoma una vez más su convencimiento sobre que “ahora existe aún la oportunidad de retomar el diálogo y de llegar a un acuerdo; hay muchos colectivos y plataformas de la sociedad civil que apelan a que PSOE y Podemos recuperemos el diálogo y lleguemos a un entendimiento, y podríamos partir de aquello que ya habíamos acordado”. Insiste en que lo fundamental en este momento es “mirar adelante, ser propositivos y, sobre todo, resolutivos”.

“El proceso interno en Podemos va a ser una ocasión para proponer a nuestra militancia distintas opciones: si queremos que Podemos Castilla-La Mancha funcione de una determinada manera donde las cosas se deciden de una determinada manera, o si, por el contrario, apostamos realmente por una democracia participativa con criterios de transparencia y horizontalidad”

Si finalmente eso no es posible y durante todo 2017 ‘funcionan’ los presupuestos prorrogados de 2016, tampoco saldría adelante aquella ‘línea roja’ que Podemos si estableció como tal en su día para comenzar la negociación de los presupuestos: el Plan de Garantías que finalmente se dotó presupuestariamente con 120 millones de euros. Le preguntamos si perder algo así merecería la pena por el contenido de esas enmiendas que no se negociaron hasta el final.

“Es el Gobierno regional y el Grupo Socialista quienes tienen que explicar, sobre todo, por qué las enmiendas les parecen tan inasumibles; yo creo que son enmiendas que mejoran el proyecto de presupuestos y que apuestan por una mejora en muchos aspectos” indica.

las acusaciones de enfrentamiento o desunión entre los dos diputados de Podemos en C-LM por parte de diferentes sectores (que, incluso, se preguntan si tras todo esto está ese proceso antes referido que la formación morada va a vivir muy próximamente en la región), David Llorente considera que no debe vincularse la faceta institucional con el ámbito interno de un partido y señala que “el proceso de negociación de los presupuestos ha seguido un curso de muchos meses, y eso está por un lado; y por otro lado está el proceso interno que vamos a abrir en Podemos C-LM”.

No obstante, apunta nuevamente que en ese proceso interno sí se va a tener “una ocasión para proponer a nuestra militancia distintas opciones: si queremos que Podemos Castilla-La Mancha funcione de una determinada manera donde las cosas se deciden de una determinada manera, o si, por el contrario, apostamos realmente por una democracia participativa con criterios de transparencia y horizontalidad; yo creo que es fundamental que la militancia tome la palabra cuando discutimos cuestiones fundamentales”.

Finalmente, a raíz de esas palabras le planteamos si probablemente entonces lo que acabe sucediendo con los presupuestos puede estar de alguna forma ligado a lo que ocurra en ese proceso interno de Podemos en la región…

“No sé si ambas cuestiones estarán o no vinculadas o se resolverá antes una o la otra… pero insisto en que yo (y un sector importante de gente en Podemos C-LM, apostamos) por construir Podemos C-LM como una organización que no sólo reclame sino que sea ejemplo de democracia participativa”.

Si lo desean, pueden escuchar al completo esta conversación telefónica con el diputado regional y portavoz de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha, David Llorente, a través del archivo de audio que acompaña a esta versión por escrito de la misma.