Es a partir de los 12 años cuando los niños y niñas comienzan a tomar las primeras nociones de toreo en la de Albacete por la que cada temporada pasan alrededor de 40 alumnos.

A partir de ese momento aprenden todo lo relacionado con la suerte de la tauromaquia (toreo de salón, los tercios de la lidia, colocación en la Plaza…) en las clases artísticas impartidas por los profesores y toreros y ; conocen los encastes y los reglamentos en las clases teóricas de la mano la profesora , y cuentan con una hora a la semana de preparación física a cargo de .

Escuela de valores

Pero el objetivo de la Escuela Taurina de Albacete va mucho más allá de formar futuras figuras del toreo: “Pretendemos que los chavales se lleven los valores que están en desuso en la sociedad como el sacrificio, el compañerismo o el respeto. También queremos enseñarles los valores de la tauromaquia no sólo en el ruedo sino también para sentarse en el tendido”, señalan los profesores de la Escuela Taurina, Sergio Martínez y Gonzalo González.

Es por ello que, tal y como explican uno de los requisitos imprescindibles para poder tomar clases en la Escuela Taurina de Albacete es que los niños y niñas estén matriculados en colegios y cursando estudios. Por ello realizan un seguimiento escolar junto con los padres y profesores de los centros educativos que, en varias ocasiones, han resaltado el respecto y los valores que los alumnos toman en la Escuela Taurina.

Sergio Martínez: “De lo que más orgullosos nos sentimos es del alto nivel académico que ahora mismo hay en la Escuela Taurina”

“Cuando vemos que algún alumno se distrae con las notas, intentamos ponerle remedio”, explica Gonzalo González, recordando el caso de cuatro alumnos de la Escuela Taurina que se habían planteado abandonar los estudios y gracias a su vocación por continuar formándose en ella, han conseguido encauzarse de nuevo estudiando ciclos de Formación Profesional.

Como explica el profesor y torero Sergio Martínez, “de lo que más orgullosos nos sentimos es del alto nivel académico que ahora mismo hay en la Escuela Taurina y de ver cómo se respetan el compañerismo que hay, y de todos los valores de sacrifico y de afición”.

Además, señala que gracias a la Escuela Taurina, a la empresa, a las subvenciones del Ayuntamiento y Diputación de Albacete “tenemos la suerte de que los chicos pueden torear al tener grandes cualidades”.

Futuras promesas

, , y han sido los últimos alumnos de la Escuela Taurina de Albacete que han debutado como novilleros sin caballo durante este 2019, como ya lo hiciera el año anterior .

Todos ellos han participado en una u otra medida en los cerca de 100 festejos que la Escuela ha desarrollado esta temporada que ha finalizado con una novillada en Trévelez (Granada) en la que participaró Alejandro Peñaranda, que este año se ha proclamado triunfador de numerosos certámenes, al igual que ha ocurrido con .

“Creemos que la Escuela Taurina de Albacete está en una posición bastante buena frente a otras escuelas”, señala el profesor, Sergio Martínez, destacando además que “estamos muy contentos ya que durante esta temporada ha habido muy buenos resultados, hay chavales con unas condiciones muy buenas”.

Escuela Taurina que también cuenta con el apoyo de figuras albaceteñas como o , tal y como señala el profesor, Sergio Martínez, implicados en que las jóvenes promesas puedan participar en novilladas y festejos y en ayudarlos con sus entrenamientos.

Pedro Monteagudo, alumno de la Escuela Taurina de Albacete: “Siento que tengo que vivir de esto y no imagino una vida sin este mundo”

Alumnos como el albaceteño Pedro Monteagudo que, con 18 años, ha debutado este 2019 como novillero en San Pedro.

La afición le llega desde pequeño ya que en su familia siempre se ha respirado el mundo taurino. La amistad que su abuelo tiene con el Maestro hizo que se animara a formarse como torero en la Escuela Taurina de Albacete, actividad que compagina con sus estudios de FP en Administración ya que es consciente de que “los estudios son lo primero ante una profesión tan complicada”.

Pedro Monteagudo aspira a ser figura del toreo aunque tiene claro que “es algo muy difícil, una profesión para valientes que sólo lo pueden conseguir quienes se esfuerzan” aunque destaca que, en caso de no poder llegar a serlo, sería banderillero o mozo de espadas: “siento que tengo que vivir de esto y no imagino una vida sin este mundo, yo me levanto, duermo y sueño con el toro”.

Algunos de sus referentes son ‘El Juli’, Morante de la o Talavante de quienes se fija en la técnica y los movimientos para luego llevarlos a su terreno personal.

Alejandro Peñaranda, destaca “el ambiente inmejorable” que se respira en la Escuela Taurina de Albacete: “Se crea una amistad que es muy complicado hacerlo en otros ámbitos”

Como él, Alejandro Peñaranda (17 años) viaja cada lunes, miércoles y viernes desde su pueblo, (Cuenca) hasta Albacete para entrenar en la Escuela Taurina, compaginando esta actividad con su trabajo y sus estudios.

Recuerda que desde pequeño, veía los toros por televisión en compañía de su abuelo, y también que iba a la Plaza de Toros de Iniesta “vestido de corto” para hacerse fotos con los toreros. Además, recuerda que empezó a torear por casa, “con paños, trapos y toallas”, hasta que, con 14 años, decidió comenzar a dar clases en la Escuela Taurina de Albacete.

En 2018 hizo su debut como novillero sin caballos, un día que recuerda todavía con ilusión: “Ya te sientes más torero con el traje de luces, además pude cortar un rabo, mejor imposible”.

En 2019 ha protagonizado 27 novilladas. Una temporada en la que Peñaranda ha recorrido varios pueblos de la provincia de Albacete y que le ha llevado a participar en Ferias importantes como la de Guadalajara, y diferentes certámenes en los que ha quedado como triunfador.

También ha protagonizado su primera novillada en la Plaza de Toros de Albacete en , una plaza que para él (y para todos sus compañeros de profesión), supone “mucha responsabilidad ya que estás ante el público que está contigo todos los días y sentimos su apoyo”.

Se define como un torero “de valor con ciertos puntos de arte” y destaca “el valor de o de Roca Rey y la elegancia de ”, cualidades que pretende tomar como referente “para formar mi propia personalidad como torero, algo que hoy en día es importante”.

Como cualquier torero, Alejandro sueña con el día de su alternativa y señala que lo que más le gustaría lograr es “que hablaran de mí como que he sido un buen torero, que haya gente que me admire y que quiera ser como yo”.

De la Escuela Taurina de Albacete, el joven novillero destaca “el ambiente inmejorable” que se respira. “Somos todos como hermanos, nos acompañamos en las clases, en los viajes al campo. Se crea una amistad que es muy complicado hacerlo en otros ámbitos como en el fútbol ya que en el mundo del toro los compañeros se juegan la vida y no es lo mismo”.

Consciente de las dificultades por las que está pasando la tauromaquia en estos tiempos, Alejandro Peñaranda recomienda a aquellas personas que se muestran reticentes ante el mundo taurino a “que lo conozcan, que vean las ganaderías, cómo viven los toros y el respeto que se les tiene. Si lo hacen acabarán entendiendo la tauromaquia”.

Con ese objetivo, la Escuela Taurina de Albacete se encuentra abierta a todo aquel que desee comprobar el ambiente que se respira en cada una de sus clases y también en el resto de actividades que organizan como las seis clases prácticas gratuitas a lo largo del año, las dos novilladas sin caballos que se celebran en San Juan y en la Feria de Albacete, y también en las visitas guiadas que los colegios e institutos pueden solicitar en el Ayuntamiento para asistir a los entrenamientos.

La Escuela Taurina de Albacete recibirá una Mención Especial en los XIII Premios Taurinos Samueles que se entregarán el 8 de noviembre

Unos valores que la Escuela Taurina de Albacete lleva transmitiendo desde que diera sus primeros pasos en la década de los 80. Una trayectoria marcada por la tradición de toreros que gracias a ella existe en la ciudad de Albacete, motivo por el cual la Escuela Taurina recibirá el próximo 8 de noviembre una Mención Especial en los XIII Premios Taurinos Samueles.

Un reconocimiento que, según señala el profesor de la Escuela Taurina de Albacete, Sergio Martínez, supone “un orgullo ya que la Escuela es un referente a nivel mundial. Tanto Gonzalo como yo sabíamos que era un reto muy grande por el listón que dejaron , , , Antonio Rojas o , que han hecho una labor muy buena. Nosotros no nos queremos quedar atrás y queremos superarnos”.

{img:}