Varios han sido los premios que ha recibido Esteban Berlanga (actualmente, primer bailarín de la ) con motivo de su profesión (por ejemplo, en 2006 fue primer premio de danza de Castilla-La Mancha; en 2008 estuvo nominado al premio ‘Classical Male Spotlight’ de los ‘Critics’ Circle National Dance Awards’; en 2009, estuvo nominado como ‘Emerging Dancer’ y también a la Interpretación Clásica Destacada Masculina de los ‘National Dance Awards’; en 2010 logró la nominación a los Benois de la Danza de y en 2011, de nuevo a la Interpretación Clásica Destacada Masculina de los National Dance Awards).

‘Acostumbrado’ a este tipo de reconocimientos, este joven pero grandísimo artista ha recogido este 9 de noviembre de 2016 (en los actos de celebración con motivo del 641 aniversario del Día de la Ciudad de Albacete) un reconocimiento muy especial: el de su tierra y sus paisanos. Así lo decidió el Ayuntamiento mediante un acuerdo en Junta de Portavoces (que, posteriormente, fue ratificado en el Pleno municipal ordinario del mes de octubre).

“¿Acostumbrado? A estos momentos creo que no me acostumbro todavía… -sonríe Esteben-; lo que sí estoy es muy agradecido a poder optar a este reconocimiento que viene de toda la ciudad de Albacete, y eso es algo muy importante para mí; lo siento como ‘un chute de energía’ para poder seguir en mi carrera e intentar cosechar más éxitos”.

Lejos de lo que suele ocurrir, la juventud se ha ganado en esta ocasión (y por méritos propios) la justicia de recibir un reconocimiento como éste (de los que, quizá en demasiadas ocasiones, suelen estar ‘vetados’ a personalidades de más edad): “Las cosas llegan cuando llegan -nos dice, tímidamente-; y la verdad es que estoy muy agradecido”.

“Siempre hay sueños nuevos, metas nuevas…”

Para nadie es un secreto lo que nos confirma: “Mi vida es la danza; soy albaceteño y me ‘escapo’ hasta aquí cuando puedo… ahora, trabajando en Madrid, me resulta más fácil pero, aun así, no tengo el tiempo suficiente como para estar más por aquí, disfrutar de la ciudad, de mi gente…”.

Actualmente, Esteban Berlanga es el primer bailarín de la Compañía Nacional de Danza en Madrid. Pero fueron las paredes y espejos del de Música y quienes, cuando 9 años, disfrutaron de sus primeros movimientos y piruetas bajo la instrucción Chon López.

Con 16 años se trasladó al Real Conservatorio Profesional de Danza de Madrid, justo antes de unirse al cuerpo de baile Europa Danse en 2003. Después de ganar ese primer premio de danza de Castilla-La Mancha en 2006, formó parte del de , donde fue promocionado a primer artista de la compañía en 2007, a solista dos años más tarde y a primer solista en enero del 2012.

No obstante, Esteban asegura no haber cumplido, ni mucho menos, todos sus sueños en lo profesional…

“Siempre hay sueños nuevos, metas nuevas… Evidentemente sí he cumplido un sueño, que era el de poder bailar profesionalmente y dedicarme a ello sin tener que tener un segundo trabajo para poder sobrevivir; pero, evidentemente, te haces ilusiones con muchas cosas: con ballets que todavía no has bailado, con trabajar con gente a la que todavía no conoces personalmente… son muchas cosas que hacen que siempre haya un ‘sueño extra’ ahí, escondido…”, dice.

“Estoy convencido de que no hay que tirar nunca la toalla”

Nos cuenta que el camino que le ha llevado hasta este momento profesional en su vida “ha tenido de todo”; recuerda momentos “muy duros, porque la carrera lo requiere” pero señala que “es algo muy agradecido porque, si tienes suerte y te va bien… el momento del escenario es una maravilla, te da mucho”.

Quizás mucha gente no confiara en que aquel niño nacido en Motilleja que soñó llegar a ser un gran bailarín, llegaría a conseguir lo que él ya tan joven ha logrado. Por eso no duda a animar a todos aquellos chicos y chicas con alguna ilusión de ‘llegar a’…

“Creo que a veces tenemos muy claro lo que queremos y se complica por lo que sea… pero estoy convencido de que no hay que tirar la toalla, que no hay que dejar de luchar sino seguir ahí, ‘a saco’, persiguiendo cualquier tipo de sueño o de meta que podamos tener, porque luego aparecen muchas salidas”, afirma.

Nos cuenta cómo, en el ámbito de la danza, ha conocido a mucha gente que ha querido ser bailarín o bailarina y expresarse bailando en los escenarios y que, por circunstancias diferentes, no han podido llegar a serlo directamente… “pero se han acabado dedicando a otras actividades relacionadas con esto (a la docencia, a la fisioterapia, a ser coreógrafos…), de modo que siguen relacionados con la danza aunque no sea directamente como bailarines”, ejemplo que traslada a otras profesiones para concluir que “siempre hay que seguir luchando e ir a por todas”.

-Si lo desean, pueden escuchar las impresiones del bailarín Esteban Berlanga (tras recoger el reconocimiento de Albacete con motivo del Día de la Ciudad 2016) mediante el vídeo que acompaña a este texto._