Reyes Estévez encarna la ‘cabeza visible’ de una Consejería que lo tenía especialmente complicado ya desde la hora de la toma de posesión e inicio de la actividad del nuevo Gobierno (fundamentalmente, por cuestión de agenda). Nos referimos a la de Educación, Cultura y Deportes que, por aquel momento, se encontraba con la ‘urgencia’ de comenzar a trabajar a dos meses vista (aproximadamente) del comienzo del curso académico.

Hoy visita nuestras instalaciones para conversar con nosotros sobre varias cuestiones relacionadas con su nueva responsabilidad como consejera de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-la Mancha y, precisamente, comenzamos hablando de aquellos primeros días de trabajo con la ‘presión’ añadida del, entonces, inminente comienzo de un nuevo curso escolar.

“Había que poner en marcha el curso y también el ‘equipo’ de la Consejería (que tenía que integrarse por personas que estuvieran capacitadas para desempeñar esta función a lo largo de cuatro años”. Asegura que el curso escolar debía arrancar “con normalidad” y subraya, por ejemplo, que les faltó información en torno a muchas cuestiones determinantes para ello: “Echamos en falta esa información a la hora de planificar el curso para el año siguiente; incluso antes de llegar tuvimos que tomar la decisión de urgir al director general a que aplicara la norma, y eso supuso recuperar cien profesores que se hubieran perdido; después también decidimos que eran una urgencia las escuelas rurales, los libros de texto, los comedores… es cierto que, cuando uno mira hacia atrás, da la sensación de que han sido pocos días para todas las medidas que se han tomado, pero había que tomarlas: el curso comenzaba el 1 de septiembre y, en Educación, cuando las cosas se hacen bien tiene que haber sensación de normalidad, por eso ha sido complicado e intenso, pero creo que hemos llegado y que el curso ha comenzado bien”, explica.

“Cuando llegamos al Gobierno, en la Consejería de Educación nos encontramos faltos de información; no teníamos datos que eran fundamentales que no teníamos para comenzar a trabajar”

Sobre esos primeros días de gestión en el ámbito educativo y sobre el estado en que el nuevo Gobierno se encontró el mismo tras el cambio de Ejecutivo, Estévez recuerda que “estábamos un poco faltos de información porque, aunque sí hubo traspaso de poderes y me reuní con quien ahora es secretario de Estado de Educación, había datos fundamentales que no teníamos para comenzar: cuántos alumnos estaba previsto que estuvieran en las aulas, cuántos profesores, cuántas aulas, qué Centros, los comedores escolares, el transporte escolar (y los acompañantes en éste)… era una información muy básica que echamos en falta, con lo cual, en primer lugar tuvimos que hacer esa labor de diagnóstico y de evaluación para, a partir de ahí, ir tomando las decisiones, y eso es lo que más tiempo nos llevó”.

Recuerda, por ejemplo, que al preguntar por quién era el Jede de Servicio de Plurilingüismo, los propios profesionales le dijeron que no habían tenido, ejemplo de situaciones que encontró al llegar a la Consejería y que define como “un caos” en algunos aspectos.

Asegura que lo que ha notado tras estos cuatro años “es la falta de oficio; hay competencias (como la Sanidad y la propia Educación) en las que es especialmente importante saber de qué está uno hablando; realmente encuentras que, a nivel académico, se había puesto en marcha un desarrollo curricular en el mes de junio cuando ya apenas los profesores estaban ya en las aulas… esa falta mínima de información a docentes, alumnos y padres provoca situaciones que, cuando me he reunido con consejeros de otras Comunidades, era complicando hacer entender; ya no es sólo tema de planificación, sino de algo tan básico como la información” explica, “era un poco caótico, con algo de falta de control o de gestión; no lo tacharía de una cuestión de mala voluntad… sino de ‘abandono’, simplemente llegó un momento en el que nadie tomó decisiones y, claro, eso en los meses de junio y julio… es determinante en este ámbito”.

Primeras medidas del nuevo Gobierno en el ámbito Educativo regional

Regresa mentalmente al momento en el que el presidente García-Page decidió nombrarla como Consejera de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-la Mancha: “Yo soy una persona que trata de tener siempre claros sus principios, tenía establecido cuál era el objetivo que quería que la Consejería tomase y, siendo docente, ese objetivo, ese principio, tenía que ser el alumno; a partir de ahí, vino todo lo demás”.

Subraya que “la decisión en torno a las escuelas rurales fue la primera porque tenía que serlo a la hora de planificar… y entendíamos que no tenía que ser una imposición sino que había que estudiarlo con las familias, y creo que la medida fue muy provechosa y muy bien acogida porque nosotros planteamos la posibilidad y, en veinte municipios, las familias optaron por poner en marcha en esos pueblos sus escuelas”.

En cuanto al asunto de los comedores escolares, afirma que el Gobierno tenía una preocupación especial pero añade que ha habido que adaptarse “porque la Administración educativa contempla los comedores escolares en periodo lectivo y, al mismo tiempo, los Centros son propiedad del Ayuntamiento hasta que no es periodo lectivo, con lo cual hemos tenido que conciliar esas dos competencias sin vulnerar los derechos de ninguna, y lo hemos hecho con una fórmula de la que estamos muy orgullosos con la que aportamos becas a las familias que lo necesitan (que ya son más de 7.000 en la región) en periodo lectivo, y también en Navidades los Ayuntamientos que tengan comedor escolar se van a poder acoger a esta medida”.

También asegura que la de los libros de texto “ha sido una medida muy importante porque es importante que haya un alumno, un docente, un aula… pero sin materiales curriculares, sin libros, es imposible llevar a cabo la Educación (y hay muchas familias que no podían tener acceso a ellos); hablar de accesibilidad en el acceso es referirse a que un alumno esté bien alimentado y con sus libros y su profesor”, señala.

Ya más próximos al inicio del curso, recuerda la decisión “de que los maestros se incorporaran ya el 1 de septiembre en lugar de esperar al 9 porque, que se incorporasen el mismo día que los alumnos creaba un desbarajuste increíble… era decir que empezaban las clases pero la realidad no era así; incorporándose ya el 1 de septiembre han podido organizarse, coordinarse, distribuir los horarios y las tutorías… ésa también creo que ha sido una medida importante”.

Ante el problema que surgió con las Artes Escénicas: “Nos estábamos debatiendo entre dejar de pagar a los profesores o asumir esa deuda que habían dejado los anteriores gestores”

Uno de los problemas más acuciantes que se encontró el nuevo Equipo de Gobierno en esta Consejería fue el relacionado con las Artes Escénicas de cara al otoño, y a ello se refiere Estévez: “De propia mano de quienes dejaban la gestión se nos informó que no había dinero para esa partida… así lo entendimos, pero nosotros pensábamos que habría de alguna otra partida para destinarlo a ese fin; no contábamos con que, aparte de eso, había 77 millones pendientes de pago (33 venían del año anterior); la única deuda que nos encontramos no era la de Artes Escénicas: había otras; es cierto que se iba acercando el momento y veíamos que no íbamos a tener posibilidad de atender ese pago que estaba firmado pero sin cuantía económica destinada a ese fin, y no somos capaces de ‘hacer magia’ porque nos estábamos debatiendo entre dejar de pagar a los profesores o asumir esa deuda que habían dejado los anteriores gestores”.

Continúa explicando que “llegado el momento (y en colaboración con la Consejería de Hacienda) pudimos tomar la decisión de aplazar a 2016 el pago a los Ayuntamientos y, así, permitir que familias que dependían de esas actuaciones en este trimestre pudieran trabajar en los diferentes teatros de la región, con lo cual, encantados con esa decisión también”.

“Es necesario disminuir la ratio en el aula para que sea mayor la atención individualizada”

Hablando de la pérdida de docentes que se ha dado en la región en los últimos años, la consejera apunta que “han sido 5.500 profesores menos en cuatro años y, pensando en el alumno, eso ha supuesto que se han cerrado más de 880 aulas y la atención se ha hecho muchísimo menos personalizada y adecuada a lo que requieren estos tiempos”.

Señala que, ante eso, han optado “por la reducción de ratio en niveles de Infantil y de la E.S.O., por abrir ciclos de Formación Profesional Básica, por abrir escuelas rurales… eso nos ha permitido que 404 profesores más se incorporen, lo que ha sido un primer esfuerzo importante del Gobierno (sin ni siquiera nuestro propio presupuesto)”.

Al hilo de esto y de cara al futuro, apunta que “ahora hay una Mesa por el acuerdo y recuperación de derechos sociales centralizada en lo que se refiere al tema funcionarial pero, desde el punto de vista educativo, es necesario que se incorporen más profesores para que revierta en el alumnado: es necesario disminuir la ratio en el aula para que sea mayor la atención individualizada, y también para permitir la correcta atención a los alumnos con necesidades educativas especiales o para dar respuesta a la necesidad del aprendizaje de idiomas… y todo eso requiere de una mayor atención individualizada, que se hace con menos alumnos y más profesores; como ha anunciado el presidente, el próximo año habrá una Oferta de Empleo Público para maestros, y no sólo vamos a lograr que haya un mayor número de docentes por aula, sino que haya una consolidación y estabilidad en la plantilla, con docentes que sean también de nuestra región”.

“Da la sensación de que hemos llegado a tocar suelo con esta la LOMCE y nos hemos dado cuenta que es necesario un acuerdo de mínimos, pero que garantice la estabilidad de cara al futuro de los alumnos”

Reyes Estévez ha insistido en varias ocasiones en la idea de que el Gobierno nacional ‘está improvisando’ con la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa y, de hecho, la pretensión del PSOE de cara a las Generales como propuesta (si llega al Gobierno de España) pasa por la derogación de la LOMCE y su sustitución por una creada desde el consenso.

Sobre esto, la consejera manifiesta que “preguntes a quien preguntes, los integrantes de la Comunidad Educativa insisten en que tiene que haber un acuerdo; de alguna manera, da la sensación de que hemos llegado a tocar suelo con esta ley y nos hemos dado cuenta que es necesario un acuerdo de mínimos, pero que garantice la estabilidad de cara al futuro de los alumnos; hemos ido ‘dando bandazos’ y se ha llegado a situaciones incomprensibles (como, por ejemplo, que los alumnos que están ahora en 2º de FP básica, con la LOMCE, no van a titular: concluirán sus estudios y no tendrán título, o sólo podrán continuar por la Formación Profesional)” comenta, entre otras muestras que considera graves, como “la evaluación externa que se tendrá que hacer ya en 2016 en 6º de Primaria” y que, asegura, “es absurda y no tiene sentido”.

En este sentido, Estévez abogue por “una nueva ley o nuevo planteamiento educativo que nazca del consenso para no caer en los mismos errores”.

Medidas contra el paro juvenil

Refiriéndose a los jóvenes que no tienen ya que, por edad, no tienen ya que estar escolarizados (tras poner sobre la mesa el grave problema de paro juvenil que se da en Castilla-la Mancha), la consejera explica que “el planteamiento desde mi Consejería va en tres sentidos: lograr que en la FP la oferta realmente encaje con la demanda (estamos haciendo una evaluación de la Formación Profesional y vemos que hay ciclos formativos que se ofertan y no son requeridos, y otros que son muy demandados y que sin embargo no tienen oferta…); por otro lado, están los jóvenes que ahora estudian en las Facultades y que (como he podido comprobar hablando con muchos de ellos) ya dan por sentado que tienen que irse de Castilla-la Mancha… eso es realmente ‘triste’, y el presidente ha decidido que ya este mismo año haya una Oferta de Empleo Público importante en la región y, en lo que a mí se refiere, empleo para maestros de Educación Infantil y Primaria, para que no se nos vayan quienes finalicen este año; por último, tenemos un interesante planteamiento desde la Universidad a través de másteres con empresas (con becas pre o post doctorales) para que, en el tema de la Investigación, permanezcan ahí y que, quienes se han ido, retornen”.

“Nosotros queremos que la Universidad forme parte y se sienta parte de la Consejería”

En cuanto a la Universidad y tras los duros recortes que ésta ha sufrido en los últimos años a nivel presupuestario desde el Gobierno regional (la mayor reducción en una Universidad pública en toda España), Estévez adelanta que “nosotros queremos que la Universidad forme parte y se sienta parte de la Consejería; es cierto que la autonomía de cátedra es competencia de la Universidad, pero nosotros nos ponemos a su lado para lo que necesiten, queremos que se sientan respaldados por el Gobierno”.

En este sentido, refiere que “para nosotros, la UCLM es ‘nuestra Universidad’ y el vínculo que queremos tener con ella ha de ser el mismo que existe con cualquier otro Instituto de Educación Secundaria Obligatoria o con cualquier Escuela Infantil; nos ponemos a disposición de ellos desde la financiación pero no queremos que el coste económico sea un impedimento o un obstáculo para que haya graduados en la Universidad; por lo que estamos viendo, lo están haciendo muy bien porque con los recursos que han tenido… realmente le han sacado un muy buen rendimiento”, señala.

¿Serán factibles los dos nuevos colegios en las zonas de expansión de Albacete?: “Pido un poco de calma y vamos a ver si somos capaces de llegar a eso, pero soy consciente de la necesidad”

Rápidamente conversamos, antes de culminar esta entrevista, por la necesidad de que construyan dos nuevos colegios en sendas áreas de expansión de Albacete (que, por ejemplo, el alcalde transmitió al propio García-Page en un encuentro). Preguntada sobre si, a lo largo de esta legislatura, será factible ver retomado ese proyecto que quedó paralizado hace cuatro años, Reyes Estévez explica que “sabemos de esa necesidad también por boca del delegado de la Junta y del director provincial de Educación, Cultura y Deportes; mi visión tiene que ser regional, y en estos momentos me preocupan mucho las más de 160 aulas prefabricadas que tenemos en Castilla-la Mancha; desde que soy consejera se nos han caído tres techos, un suelo… Estamos poniendo en marcha un Plan urgente de mantenimiento de instalaciones, de modo que vamos a atajar en primer lugar lo que es urgente para que no haya problemas mayores, pero es cierto que sabemos de esa necesidad… pido un poco de calma y vamos a ver si somos capaces de llegar a eso, pero soy consciente de la necesidad”, concluye.

Pueden visionar al completo, si lo desean, la entrevista a la consejera de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-la Mancha (Reyes Estévez) a través del vídeo que acompaña a este texto.