Liderazgo mundial del Grupo Eurocopter

El Grupo franco-germano-español Eurocopter es una división de EADS (European Aeronautic Defense and Space Company), líder mundial en el sector aeroespacial de defensa y servicios conexos. Creado en 1992, en la actualidad emplea aproximadamente a más de 15.000 personas.

En el entorno europeo, Eurocopter se ha convertido en la primera empresa de aeronáutica totalmente integrada con un total de seis plantas principales de desarrollo y producción distribuidas en tres países: Marignane y La Courneuve, en Francia; Donauwörth y Ottobrunn, en Alemania; y Albacete y Cuatro Vientos, en España.

En 2008, Eurocopter confirmó su posición número uno a nivel mundial en la fabricación de helicópteros para los mercados civil, militar y de servicios públicos, con un volumen de ventas de 4.500 millones de euros, con pedidos superiores a los 700 helicópteros y una cuota de mercado del 53% en los sectores civil y de servicios públicos.

Los productos del Grupo Eurocopter representan el 30% de la flota mundial de helicópteros. Su fuerte presencia mundial está asegurada por 18 filiales situadas en los cinco continentes y una extensa red de distribuidores, agentes autorizados y centros de mantenimiento.

Actualmente, hay en funcionamiento más de 10.000 helicópteros de Eurocopter en 140 países con un total de 2.800 clientes, ofreciendo la gama más amplia de aparatos civiles y militares que existen en estos momentos.

Albacete: la mejor elección de Eurocopter

En marzo de 2007, la filial española cambia su sede de Cuatro Vientos (Madrid) a Albacete, y más concretamente al Parque Aeronaútico y Logístico, revolucionando el de-sarrollo y crecimiento del sector aeronáutico de nuestra ciudad y, por extensión, de Castilla-La Mancha.

Según explicaba el consejero delegado de Eurocopter España, Juan Carlos Martínez, el cambio de sede viene motivado porque las dimensiones de las instalaciones madrileñas no permitían atender las demandas de la empresa en su nueva etapa.

El cambio de ubicación de la filial española va cobrando forma hasta que en mayo de 2005 el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anuncia en el Debate del Estado de la Nación que la nueva planta de Eurocopter España estaría ubicada en Albacete.

Un compromiso que se hizo efectivo en tiempo récord, ya que en menos de dos años la factoría albaceteña estaba plenamente operativa.

“Creo que fue una decisión acertada porque es muy complicado encontrar apoyo institucional similar al que estamos teniendo en Albacete y Castilla-La Mancha para un proyecto de este tipo que reúne todos los requisitos para ser un éxito en el futuro”, añadía Juan Carlos Martínez.

La cercanía que mantiene la factoría de Eurocopter en Albacete con la Maestranza y la Base Aérea de Los LLanos fue determinante a la hora de escoger nuestra ciudad como sede española de la compañía. Según apuntaba el directivo, “la Maestranza de Albacete es un centro histórico de mantenimiento de aeronaves en el que hemos confiado desde un principio para la puesta en marcha y mantenimiento de la actividad de Eurocopter España, y en relación a la Base Aérea, la unión es tan estrecha que incluso compartimos pista”.

Nuestra red de comunicaciones, la existencia del único aeropuerto civil de Castilla-La Mancha, la oferta de suelo industrial, el Parque Científico y Tecnológico, vinculado a la Universidad regional, y un tejido industrial y social fuerte y unido, fueron otros de los motivos que llevaron a elegir Albacete entre el resto de aspirantes para ubicar la nueva sede de Eurocopter España.

No hay que olvidar que Albacete competía con ciudades tan importantes y fuertes como Madrid, Barcelona, Zaragoza o lugares de Andalucía para hacerse con la producción de Eurocopter España.

Productos fabricados por Eurocopter España

Eurocopter España lleva a cabo en Albacete todas las actividades relativas a los helicópteros, desde el desarrollo de nuevos productos al soporte de las aeronaves en servicio en nuestro país. De este modo, desarrolla actividades de ingeniería, fabricación, modernización, entrega y apoyo logístico, así como de comercialización, dirección de programas y soporte al producto de los helicópteros españoles.

Entre los productos fabricados por la factoría albaceteña de Eurocopter destaca la línea de montaje, casi en su totalidad, del helicóptero EC-135 para las distintas versiones policial, sanitaria y de defensa. Además, está involucrada en el desarrollo de programas avanzados, como son el nuevo helicóptero de combate Tigre del Ejército de Tierra español y el nuevo helicóptero de transporte táctico NH90. Modelos que podrían estar en pleno funcionamiento a finales de 2011, principios de 2012.

Juan Carlos Martínez se convierte en 2008 en el primer español que dirige Eurocopter España

El pasado año 2008, el consejo de administración de Eurocopter España nombró oficialmente a Juan Carlos Martínez nuevo consejero delegado de la filial española de la división de helicópteros del consorcio aeroespacial EADS, en sustitución del francés Françoise Guisolphe, quien permanecerá en el consejo de administración de la empresa hasta su jubilación.

De este modo, Juan Carlos Martínez se convierte en el primer español que dirige Eurocopter España, desde su creación en el año 2000.

Ingeniero aeronáutico, economista y diplomado en Negocios Internacionales por la Universidad de Los Angeles (California), Martínez ha estado vinculado a la industria aeronáutica desde el pasado año 1985.

Ex vicepresidente ejecutivo de Programas militares en Airbus y, hasta junio de 2007, responsable del A-400M, el avión de transporte militar que el consorcio está desarrollando en Sevilla, comenzó a trabajar en Cádiz, en la Factoría CASA, la primera compañía del sector aeronáutico español, y ha trabajado en proyectos de desarrollo de aviones comerciales y militares en Estados Unidos, Francia y España.

El directivo se incorporó a Eurocopter a finales de 2007 para comenzar a familiarizarse con todos los productos, procesos y la organización de la empresa.

Dos años después, Juan Carlos Martínez destaca la importancia que ha supuesto en su carrera profesional haber sido nombrado consejero delegado de Eurocopter España. “Estoy muy satisfecho, con muchos retos por delante, y con la esperanza de poder contribuir al éxito de la empresa”, añadía.

Línea de montaje del helicóptero EC-135

El 22 de julio de 2008 tenía lugar en la factoría albaceteña de Eurocopter el primer vuelo de un helicóptero EC-135 “made in Albacete”, fabricado en la línea de montaje final de estas instalaciones. Un helicóptero destinado a la Unidad Militar de Emergencias (UME), bimotor, cuyo modelo está considerado en la actualidad todo un referente mundial para misiones de emergencias sanitarias, polivalentes y policiales.

Según explicaba Tiago Reis, el responsable de la línea de producción del helicóptero EC-135, en la factoría de Albacete se está trabajando en las versiones policial, sanitaria y de defensa, contando con una línea de montaje gemela a la que se realiza en Alemania.

En ambas factorías se fabrica el mismo modelo, con la particularidad de que el cono de cola se fabrica sólo en Albacete, tanto para España como para la línea alemana.

A excepción de la Estación I de la línea de producción del EC-135, en la factoría de Albacete se realiza el resto del proceso de componentes de este modelo de helicóptero. “Nosotros recibimos la estructura completa de Alemania, en la que ya está incluida la parte metálica realizada previamente en Italia. Tareas que corresponden a la Estación I”, señalaba Tiago Reis.

De este modo, en las instalaciones de Albacete se trabaja a partir de la Estación II, correspondiente a las modificaciones estructurales y los componentes básicos del helicóptero.

El EC-135 puede tener hasta 3.000 tipos de configuraciones diferentes, según las exigencias del cliente, por lo que en esta estación se realizan, además de los componentes básicos del helicóptero, aquellas modificaciones estructurales más importantes. Un proceso que comienza en la Estación II y que continúa en la III y IV de la línea de montaje.

Según señalaba Tiago Reis, este año han cambiado el proceso de producción, asemejándolo a la automoción. De este modo, en el mismo día todos los helicópteros pasan a la estación siguiente, teniendo así el mismo ciclo de producción. Un proceso que se realiza durante 25 días, nueve veces al año, para poder sacar una producción anual de 8 helicópteros EC-135.

En 2010 estaba previsto construir 10 helicópteros, pero con la crisis la cifra se mantendrá en los 8 actuales. La factoría albaceteña cuenta con una estructura preparada para sacar entre 15 y 30 helicópteros al año, aunque para ello es necesario incrementar el número de contratos realizados. El siguiente paso es la Estación eléctrica, donde entran todos los cables eléctricos del helicóptero. Según explicaba, “todos los helicópteros tienen una configuración diferente, según los gustos del cliente, y pueden llevar un cableado de 15 kilómetros”.

Cuando termina la instalación eléctrica, se verefican continuidades y la integridad de los cables, a través de un gran ordenador. En cinco días se puede probar todo el sistema eléctrico del helicóptero, y cuando sale de la factoría está garantizado que funciona, según los planos, a la perfección y con total seguridad. “Si este proceso se tuviera que realizar de manera manual podría tardar cerca de cinco años”, añadía Tiago Reis.

En la Estación mecánica se realiza la personalización del cono de cola, instalando todos los opcionales del cliente. Los motores que pueden adaptarse al EC-135 son dos: uno europeo y otro americano. Ambos se preparan en un taller específico denominado “Engine and Gear Box Workshop”, donde se les acoplan todos los elementos que configuran este modelo para el EC-135. Cuando se terminan motores y trasmisión, se monta todo lo relativo al cono de cola que queda pendiente como pueden ser los mandos de vuelo.

En la siguiente Estación empiezan las pruebas en tierra, el gran test. Trabajan de manera conjunta el equipo de aviónica y de mecánica, con potencia hidráulica y eléctrica para probar todos los sistemas del aparato. Dos fases que están intercaladas por la Estación de pintura.

Un trabajo que en la actualidad se encarga a empresas externas y que a partir de la primavera de 2010 se realizará también en la factoría de Albacete, gracias a los nuevos talleres de pintura, reduciéndose considerablemente el ciclo de producción.

Cuando el helicóptero ya está pintado, en la siguiente Estación de la cadena de montaje se realizan las pruebas de aquellos elementos que sólo se pueden incorporar después de pintar. A partir de este momento, el helicóptero ya estaría listo para pasar a la línea de vuelo: la última Estación.

Es la estación con más responsabilidad porque tiene que enfrentarse a pruebas e inspecciones exhaustivas. La primera inspección la realiza el departamento de calidad de Eurocopter para poder liberar el helicóptero para el primer rodaje. La aeronave rueda en tierra sin despegar y queda preparada para salir a vuelo. Un trabajo que dura aproximadamente tres días.

La siguiente inspección de calidad es para liberar el helicóptero para vuelo. En 8 horas se prueba lo mismo que se ha comprobado en tierra, pero en el aire.

Luego se presenta la documentación relativa al proyecto a la entidad pertinente y entonces le conceden el certificado de aerovilidad para el helicóptero, para que se convierta en una aeronave legal.

Trámites que desde este verano se pueden realizar en el nuevo Centro de entrega de helicópteros de la factoría albaceteña, el más moderno de los tres que Eurocopter tiene en el mundo.

En la línea de montaje del EC-135 trabajan en Albacete un total de 40 personas, repartidas en seis equipos, formados por 30 personas, con sus correspondientes responsables de Estación, que son los que trabajan en la línea de montaje de manera directa. También hay un equipo formado por cinco personas de preparación de trabajo, más otras cinco en el departamento de material. Un responsable de producción, de ingeniería de producción y de materiales.

Helicópteros modelos NH-90 y Tigre

Según explicaba el consejero delegado de Eurocopter España, Juan Carlos Martínez, aunque ya se está trabajando en las líneas de montaje del NH-90 y del helicóptero de combate Tigre, la actividad se incrementará durante el año que viene para poder ver helicópteros montados a principios de 2011. Sin embargo, no estarán en pleno funcionamiento y volando hasta finales de ese año, principios de 2012.

El hecho de que estas líneas de montaje presenten un nivel de desarrollo diferente e inferior al del helicóptero EC-135 exige muchas más pruebas y vuelos de desarrollo. Además, entre el NH-90 y el Tigre también existen diferencias en el desarrollo, ya que la línea de montaje del helicóptero de combate militar está más adelantada que la del aparato de transporte táctico.

De hecho, en la factoría de Albacete ya han empezado el montaje de los dos primeros aparatos Tigre. Modelos de muy alta tecnología que requieren de un proceso muy complejo y que, por motivos de seguridad, se realizan siguiendo un protocolo muy estricto.

Según explicaba el responsable de taller del helicóptero de transporte táctico NH-90, Matthew Alan Hinds, en la actualidad las cabinas llegan montadas a la factoría albaceteña y la tarea que realizan consiste en un equipado de este modelo antes de que se lleve a cabo el montaje final del helicóptero en los distintos países. Una realidad que cambiará muy pronto, ya que esta previsto que el próximo año se empiecen a fabricar las cabinas en Albacete, con el objetivo de conseguir en un futuro una línea de montaje más completa tanto para el NH-90 como para los helicópteros de combate Tigre.

Los Ministerios de Defensa y del Interior representan el 90% de los contratos de Eurocopter España

El Ministerio de Defensa es el principal cliente de Eurocopter España, seguido del Ministerio del Interior. Según explicaba Juan Carlos Martínez, Defensa compra todos los helicópteros Tigre y NH-90, y además realiza importantes pedidos para los EC-135.

Por su parte, el Ministerio del Interior es también un gran cliente que realiza pedidos de helicópteros EC-135, al tiempo que realiza un importante esfuerzo de renovación en su flota. Dispone de un total de 86 helicópteros, de los cuales 23 corresponden a la DGT, 40 a la Guardia Civil y 20 a la Policía Nacional, realizando en estos momentos tareas de mantenimiento. “El objetivo que perseguimos desde Eurocopter es que algún día toda la flota de helicópteros del Ministerio del Interior sean EC-135”, apuntaba Juan Carlos Martínez.

En conjunto, ambos Ministerios suponen el 90% de la actividad desarrollada por Eurocopter España. En relación al volumen de pedidos registrados por el Grupo, los encargos militares son superiores a los civiles. Martínez explicaba que los helicópteros militares son cada vez más sofisticados y cambian continuamente en función de las misiones. “No son sólo elementos de ataque o agresión sino de defensa, protección y salvamento, cumpliendo una función esencial para asegurar la seguridad y la supervivencia de las tropas”, añadía el consejero delegado de Eurocopter España.

La crisis económica en el sector aeronáutico

La crisis económica que está afectando a todos los ámbitos de la sociedad también se ha instalado en el sector aeronáutico. En el caso de Eurocopter España, según explicaba su consejero delegado, Juan Carlos Martínez, está provocando un importante descenso en el número de contratos de pedidos civiles, así como en los presupuestos militares.

Los pedidos de helicópteros ligeros, de los que la empresa depende en gran medida a corto plazo, son los que se están viendo más afectados por esta coyuntura económica.

Sin embargo, la permanencia de Eurocopter España está más que asegurada, ya que en materia de Seguridad y Defensa los pedidos de helicópteros seguirán produciéndose al tratarse de elementos imprescindibles para el desa-rrollo del trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como del Ejército español.

El problema, según Juan Carlos Martínez, es que con la crisis los presupuestos militares han descendido considerablemente, así como las cantidades destinadas a actividades de mantenimiento de las aeronaves.

Una crisis que en el caso de la factoría albaceteña de Eurocopter está afectando a la producción del EC-135 para Defensa, así como al mantenimiento.

Por este motivo, desde Eurocopter se ha puesto en marcha un Plan para luchar contra la crisis basado en cuatro ejes: la reducción de costes, la mejora de los procesos y procedimientos de la empresa, así como el mantenimiento de la actividad en inversión en nuevos helicópteros y un estudio organizativo para “seguir haciendo esencialmente el mismo trabajo, pero mejor”, según apuntaba Martínez.

En relación al compromiso adoptado por Eurocopter España el día de su inauguración en Albacete en el anunciaban la creación de 700 puestos de trabajo en la factoría albaceteña en el horizonte de 2010, Juan Carlos Martínez señalaba que en estos momentos, a consecuencia de la crisis, esta meta no está asegurada al cien por cien, aunque seguirán trabajando y esforzándose para alcanzar este objetivo.

En su opinión, para incrementar el número de trabajadores en Albacete es necesario contar con un cambio fundamental en el ritmo de negocio. “Necesitamos mucha ayuda institucional para seguir creciendo, con importantes esfuerzos extra en los contratos y en el mantenimiento”, añadía.

El nuevo Centro de entrega de helicópteros de Albacete es el más moderno del Grupo Eurocopter

El pasado mes de julio, Eurocopter inauguraba en la factoría de Albacete un nuevo Centro de entrega de helicópteros, el tercero de la compañía en Europa, junto a los de Marignan (Francia) y Danauwöerth (Alemania).

El objetivo que se persigue con estas nuevas instalaciones no es otro que centralizar todas las entregas de helicópteros de Eurocopter España en una misma ubicación, ya que anteriormente se repartían entre las instalaciones albaceteñas y madrileñas de Cuatro Vientos, ofreciendo así importantes ventajas a los clientes.

De este modo, gracias a este Centro, el cliente podrá recoger el helicóptero y repasar toda la documentación en un mismo lugar, otorgándole una mayor comodidad, seguridad y garantía al proceso, teniendo en cuenta que el mismo suele durar entre una o dos semanas.

Con una inversión de más de 11 millones de euros para su contrucción, el nuevo Centro de entrega de helicópteros está preparado para realizar todas las revisiones técnicas de los aparatos vendidos por la factoría de Albacete. Según apuntaba Juan Carlos Martínez, “es un capital importante a la hora de reivindicar Albacete como centro de entrega de helicópteros”. La primera entrega realizada desde este centro tuvo lugar el mismo día de la inauguración. Un helicóptero EC-135 utilizado en misiones de vigilancia y regulación de tráfico por carretera para la Dirección General de Tráfico.

La importancia de llamarse Eurocopter

Para Juan Carlos Martínez “la decisión de situar una empresa de alta tecnología en Albacete ha sido muy importante, ya que aporta un elevado nivel a la producción de calidad. Un valor añadido que se traduce inevitablemente en una fuerte capacidad a la hora de atraer nuevas empresas”.

En su opinión, Eurocopter España es una empresa tractora que está consiguiendo que crezca el nivel de la ciudad y su actividad económica, con un multiplicador mayor del que pueda tener en sí la propia empresa, creando un polo aeronáutico que ya está sirviendo de imán para el resto de empresas del sector.

Sin duda, Eurocopter se ha convertido en una de las mejores cartas de presentación a la hora de vender la imagen de Albacete al resto del mundo y atraer nuevas empresas. Prueba de ello es la reciente inauguración, en el Parque Aeronáutico y Logístico de la ciudad, de la fábrica de turbinas de helicópteros ITH, encargada de realizar todas las tareas de mantenimiento y montaje de motores de Eurocopter.

Según explicaba Juan Carlos Martínez, en los sistemas de producción aeronáutica es muy importante que las diferentes empresas del sector mantengan una determinada cercanía, compartiendo incluso, como en el caso de Albacete, la misma ubicación.

“Las empresas subcontratadas deben estar cerca del centro de producción para poder ahorrar costes y mejorar el nivel de eficiencia”, añadía el consejero delegado de Eurocopter España, Juan Carlos Martínez.

El Directivo está convencido de que la imagen que ofrecerá el Parque Aeronáutico y Logístico de Albacete será muy diferente en el horizonte de 10 años, contando para entonces con una importante cadena de producción que girará en torno a la actividad desa-rrollada por Eurocopter en la factoría albaceteña.

Invertir en I+D+i para salir reforzados de la crisis

Dos años después de inaugurarse la factoría albaceteña no queda ninguna duda de que Eurocopter España aporta valor añadido a la economía de Albacete y, por extensión, de Castilla-La Mancha, al tratarse de una industria de alta tecnología que trabaja en Investigación, Desarrollo e Innovación. Según apuntaba Juan Carlos Martínez, “toda inversión que se haga en Investigación y Desarrollo es pequeña en relación al beneficio que produce, ya que I+D es el futuro”.

En su opinión, España no será nunca más un país de bajo coste con mano de obra barata porque está luchando para convertirse en un país tecnológicamente avanzado, al igual que Alemania.

Con el objetivo de avanzar en el desarrollo aeronáutico de la región, el pasado 30 de abril de 2008 se firmaba un protocolo de colaboración para la creación de un Centro de Investigación Aeronáutica. Un proyecto en el que el Gobierno de C-LM se ha comprometido a realizar una inversión anual de seis millones de euros durante cinco años.

Aumentar la seguridad de los sistemas de vuelo, mejorar las estructuras de cada máquina o desarrollar sistemas de software innovadores, son algunas de las necesidades de la industria aeronáutica que podrá solventar este nuevo Centro que abrirá sus puertas en el Parque Científico y Tecnológico de C-LM en un futuro inmediato.

A pesar de los logros alcanzados, el consejero delegado de Eurocopter sostiene que “nos falta entender que lo que no invirtamos ahora en I+D, nos hará ir más lentos en relación al resto de países, perdiendo ventaja competitiva”.

Ante la falta de motivación y de medios de muchas empresas españolas para invertir en tecnología, Juan Carlos Martínez considera que son las instituciones públicas las que deben llegar allí donde las empresas no pueden.

La industria aeronáutica en Castilla-La Mancha

Las empresas aeronáuticas de Castilla-La Mancha suponen el 7% del volumen nacional. Nuestra industria aeronáutica representa además el 3,2% del Producto Interior Bruto, acumulando el territorio castellano-manchego un 6,1% del volumen total de empleo que se genera en España.

Una posición más que destacada dentro del panorama nacional e internacional que viene avalada por el elevado grado de desarrollo de las empresas del sector aeronáutico ubicadas en Castilla-La Mancha. El crecimiento de este sector en la región se apoya en el denominado “triángulo” formado por Illescas, Almagro y Albacete. Tres poblaciones donde se asientan las industrias aeronáuticas y auxiliares más importantes del territorio castellano-manchego.

A pesar de que estas instalaciones son anteriores a la llegada de Eurocopter España a Albacete, Juan Carlos Martínez señalaba que “con la inauguración de la factoría albaceteña se dio un paso más dentro del mundo de la aeronáutica, ya que Albacete es una de las pocas ciudades del mundo capaz de sacar de las mismas líneas de produccion, helicópteros al cielo”.

Según explicaba el consejero delegado de Eurocopter, en España sólo pueden presumir de este mérito, las regiones de Castilla-La Mancha, Madrid y Andalucía.