Considera de inicio (y no es para menos) que los resultados “han sido muy gratificantes” para todo el Partido Popular y, en especial, para él (que, según lo expresado por los ciudadanos a través de sus votos en las urnas el pasado 26-J, volverá a ser diputado en representación de la provincia de Albacete en el Congreso, al que optaba como número dos en la lista confeccionada por su Partido para tales comicios).

Francisco Molinero asegura que el Partido Popular tiene “un electorado muy fiel” y valora que los españoles hayan optado “por una postura moderada y un proyecto serio y fiable, como el de ”, momento que aprovecha también para poner en valor “los grandes resultados que ha conseguido Mª en Castilla-La Mancha, 19 puntos por encima del en Albacete por ejemplo, y eso es mérito de ella también que se ha dejado la piel, como el resto del equipo”.

“Ha sido tal la confianza que ha depositado la gente en nosotros, que no podemos darle la espalda, nos vamos a dejar la piel trabajando”.

Aunque los Populares salían a ganar las Elecciones y, como mínimo, igualar los resultados del 20-D tal y como ellos mismos nos explicaron en las diferentes entrevistas y encuentros que pudimos compartir con varios de ellos en pre campaña y campaña, confiaban en mejorar las cifras de entonces, pero seguramente no del modo tan claro en que sucedió.

“La realidad en la que nos movíamos nos decía que podíamos subir pero, siendo sinceros… no tanto como ocurrió” nos cuenta, recordando detalles “muy positivos” que vivió esta campaña por primera vez: “Ha sido la primera campaña en la que he acudido a los invasores como es tradicional y mucha gente se me ha acercado al stand del PP a pedirme el sobre con el voto; y ahí empecé a reflexionar sobre si sería posible lograr la ilusión que teníamos de subir, y así fue, la subida ha sido mayúscula”.

Y es que el PP ha logrado ascender en 14 escaños con respecto a aquel 20 de diciembre, pasando de 123 a 137 y convirtiéndose en la única Formación política que logra subir en lugar de descender en apoyos, y Molinero nos asegura que esto es algo que les mueve para seguir trabajando: “Ha sido tal la confianza que ha depositado la gente en nosotros, que no podemos darle la espalda, nos vamos a dejar la piel trabajando y yo lo haré por la provincia sin dejar de lado el interés general del país”, dice.

“Uno de los grandes problemas que tiene la política española es que siguen manteniéndose aún las diferencias rencorosas ideológicas del año ’36 en algunos Partidos”

Otra de las grandes conclusiones que se pueden extraer del 26-J es que ni una sola de las encuestas previas arrojó datos siquiera parecidos a lo que fue la realidad. El candidato número 2 del PP al Congreso por Albacete señala, como su valoración sobre esto, que “los españoles son mucho más inteligentes que todas las encuestas y que toda la prensa; creo que el voto lo tenían decidido desde el primer momento y que cuando la gente vio el veto sin fundamento que tanto el PSOE como Ciudadanos habían establecido al PP y a Mariano Rajoy tras el 20 de diciembre, penalizó a esos Partidos; esa actitud fue mortal de necesidad para esas Fuerzas políticas, porque no se puede vetar al Partido que gana, eso va contra el sentido común”, afirma.

Tras los resultados de este 26 de junio, el camino a seguir es el mismo que el que debió ser entonces según los Populares, pero fortalecido por el incremento de apoyo ciudadano en forma de votos: “El Partido Popular es que debe gobernar porque así lo ha elegido la gente, y extiende la mano y da ese paso, pidiendo hablar y pactar; hay que establecer en común lo que hacer (excepto en puntos que son cuestiones de política ideológica del Partido Popular)”, apunta.

Asegura que iniciativas como llevar a cabo un pacto en materia de Servicios Sociales, o de Educación, etc. no serían un obstáculo porque el PP estaría dispuesto a llegar a acuerdos para ello. Francisco Molinero subraya al hilo de esto que “uno de los grandes problemas que tiene la política española es que siguen manteniéndose aún las diferencias rencorosas ideológicas del año ’36 en algunos Partidos; en vez de primer el interés general del país, prima el interés personal o el de Partido; y lo peor de todo es el rencor, decir ‘yo no puedo apoyar a la derecha’, o ‘yo no puedo apoyar a la izquierda’, ‘estos son unos rojos’ o ‘estos son unos fachas’… Me parece que hablar en esos términos en el siglo XXI denota que se es muy imbécil, y lo digo con mayúsculas” explica, contrariado.

Está convencido de que eso tiene que erradicarse y convertirnos en un país capaz de hacer lo que se hace en Europa: “Los Partidos más importantes, los Partidos estables que dan seguridad al ciudadano y que quieren el bien de la gente, se han de sentar a hablar por el interés general; parece que somos el único país de Europa en el que el Partido Socialista y el Partido Popular no pueden gobernar juntos, y es increíble, esto tiene que cambiar”.

Señala, en este sentido, que “a pesar de todas estas disputas y enfrentamientos, resulta que España es el país que más crece, el que más está exportando, el que más empleo está creando… imaginemos lo que podría ser si estos dos Partidos se pusiesen de acuerdo: España sería una auténtica potencia a nivel europeo”, por eso pide a todos los implicados ‘dejarse de tonterías’ y mirar por el bien común.

“El ‘Brexit’ quizá llevó a los votantes a una mayor reflexión y a ver que no se puede votar con venganza o rencor”

Francisco Molinero no oculta que es más que probable que el planteamiento que hizo de la campaña Unidos Podemos (y, sobre todo, controversias creadas en torno a la ideología ‘reinante’ en la Formación) ha podido beneficiar al Partido Popular. Considera que la formación de Iglesias emitió discursos que terminaron por “espantar a la gente” (también con medidas que considera “más propias del siglo XIX” y con cuestiones imposibles).

Sobre la influencia que ha tenido el denominado ‘Brexit’, esa decisión de los ciudadanos de Reino Unido de dejar y que expresaron mediante un referéndum apenas dos días antes de nuestras Generales, Francisco Molinero considera que este hecho sí pudo hacer que los votantes reflexionasen más sobre su voto y no votar “por instinto”, sino por lo que era mejor para cada ciudadano y para su familia: “Creo que eso nos ha servido para darnos cuenta de que no se puede votar por venganza o rencor, sino analizando cuáles son los programas que más interesan a uno (porque en Reino Unido hemos visto cómo mucha gente que votó a la ligera creyendo que eso no saldría, está arrepintiéndose de ver lo que ha sucedido)”.

Molinero asegura no tener nada contra Podemos, pero sí que está convencido de que las ideas que tienen no son las mejores para España: “Yo jamás voy a votar a un sistema comunista, porque ya tengo cierta edad y conozco y he estudiado la situación de esos países que han pasado por esos Gobiernos y cómo han terminado… Jamás de los jamases voy a votar a un sistema que te quita la libertad” dice, añadiendo que al margen de esa cuestión puramente ideológica, sí que ve que tienen ciertas propuestas (por ejemplo en materia social) que sí se podrían dialogar y estudiar y que serían susceptibles de acuerdos en nuestro país.

“Lo ideal sería una coalición porque es lo mejor para España; una coalición en la que el PSOE ponga también sus propias condiciones; se trata de hablar y pactar, llegar a acuerdos”

En materia de negociaciones que puedan dar lugar a la formación de Gobierno en España, Francisco Molinero muestra su deseo de que “el Partido Socialista recapacite, porque tiene muy buenos políticos y tiene gente muy sensata en su seno, y creo que de alguna manera van a ‘forzar’ a a llegar a un acuerdo con el Partido Popular”.

En este sentido, señala que “lo ideal sería una coalición porque es lo mejor para España; una coalición en la que el PSOE ponga también sus propias condiciones, no hay ningún problema; se trata de hablar y pactar, llegar a acuerdos”.

Otra opción que se baraja no sería la de un Gobierno en coalición, sino la de un mero apoyo para la investidura (ya sea con voto a favor o mediante abstención) tras el que sería el Partido Popular el que tendría que asumir el papel de gobernar en solitario. Sobre ello, Francisco Molinero considera que es otra posibilidad, si bien apunta algo que se plantea a partir de ella: “Ese Gobierno en minoría, si no va respaldado por dos o tres puntos fundamentales (por ejemplo, la aprobación de los presupuestos)… ¿para qué?”.

Molinero insiste en la opción de la coalición, e incide en explicar que en ningún caso ésta pasaría porque el PSOE tuviera que decir ‘sí’ a todas las propuestas del Partido Popular: “Una coalición consiste en establecer cuáles son los puntos fundamentales en los que se ha de partir desde el acuerdo (los presupuestos, la unidad de España, etc.) y luego habrá asuntos donde no estaremos de acuerdo, que son proyectos de ley, y en los que el PSOE puede ejercer su oposición perfectamente”, explica.

Lo que considera que el Partido Popular no debe aceptar es “un Gobierno en minoría donde no haya acuerdo ni para sacar adelante los presupuestos ni otras cuestiones importantes y en el que ‘al día siguiente’ te encuentres con proyectos de ley que te vayan a derogar todo lo que ha hecho, porque entonces… ¿para qué?, eso sería una pantomima de Gobierno”, reitera.

“Cada vez que Rivera o Sánchez dicen que no quieren negociar con Rajoy, fortalecen más la posición de éste en el Partido Popular, nos convence de que es el candidato ideal y de que debe ser el presidente del Gobierno; lo apoyaremos hasta el final, aunque eso nos cueste ser el hazmerreír en Europa con unas terceras Elecciones”

En cuanto a la posición de y Ciudadanos, tras repetir que ‘si no hay cambio y regeneración en las políticas y en las personas no apoyarán a un Gobierno en el que no confían y que se quedarán en la oposición’, Francisco Molinero defiende que en el PP nadie es quién para hablar de qué líderes debe o no tener otro Partido, y pide el mismo respeto para su formación (y su líder).

Considera que “es algo infantil y ‘de patio de recreo’ que haya líderes que en lugar de preocuparse por los programas y las políticas se preocupen por las personas que encabezan los Partidos; me parece una inmadurez tanto por parte del señor Rivera como por parte del señor Sánchez; no entendemos el porqué de ese veto a Mariano Rajoy, ni lo entendemos ni lo vamos a aceptar nunca: cada vez que el señor Rivera o el señor Sánchez dicen que no quieren negociar con el señor Mariano Rajoy, fortalecen más la posición del señor Rajoy en el Partido Popular, nos convence de que es el candidato ideal y de que debe ser el presidente del Gobierno; lo apoyaremos hasta el final, aunque eso nos cueste ser el hazmerreír en Europa con unas terceras Elecciones” dice con total rotundidad.

Frente a esa actitud que considera “una absurdez” contra la figura de Rajoy desde otras Formaciones, recuerda los datos de las propias Elecciones y el hecho de que es el único candidato que ha logrado incrementar su apoyo, e insiste en que cada Partido elige quién cree que es su mejor líder, y que el resto deben respetar esa elección al igual que se respeta la suya en cada caso.

“La clave está ahora en el Partido Socialista”

A diferencia de lo que consideró mejor tras las Elecciones del 20 de diciembre, esta vez (según lo que apuntan fuentes del propio Partido cercanas a Mariano Rajoy) el candidato Popular a la presidencia del Gobierno sí parece que se va a someter a una sesión de investidura (previsiblemente en los últimos días de julio), independientemente de que para entonces cuente o no con los apoyos suficientes para ser presidente.

Considera, en primer lugar, que (a tenor de lo que han arrojado los resultados de este 26-J) los ciudadanos no han penalizado a Rajoy su decisión de declinar entonces la petición del intentar formar Gobierno y, por el contrario, sí ha penalizado a quienes dieron el paso de acordar (entonces, PSOE y Ciudadanos). “Se ha demostrado que la estrategia que utilizó Mariano Rajoy era la adecuada; no tenía los apoyos y no quiso montar ningún ‘teatrillo’ como hicieron ellos (sabiendo que no podían gobernar sin el Partido más votado porque, de otra forma, gobernar con siete Partidos sólo puede llevar de alguna manera a la desunión y la destrucción de España)”, apunta.

Pero, a diferencia de aquella vez, en esta ocasión sí parece que Rajoy aceptaría someterse a una investidura aunque no contase con apoyos suficientes en esas fechas; y, sobre este cambio de estrategia o de opinión preguntamos a Francisco Molinero, que asegura que se debe a que “ya se siente estimulado por los españoles, porque subir como ha subido 14 escaños y que el 33% de los votos hayan sido para el PP es un gran estímulo porque de alguna forma los españoles han querido decirle que, sea como sea, se presente y se arriesgue a todo; se va a presentar, claro que lo hará, presentará su candidatura con su programa y con sus cuestiones, y con la mano abierta para negociar (tal y como ha afirmado)”, repite.

Además, señala que “la clave está ahora en el Partido Socialista, en que diga ‘vale, que gobierne’, y gobernaremos; pero si vuelve la intransigencia, si vuelve a hacerse un veto… terminaremos como terminamos la otra vez, en otras Elecciones, y ‘que Dios nos pille confesados’…’, porque a mí me daría vergüenza tener que presentarme delante de mis paisanos y de mis amigos diciendo que no se ha podido conseguir esto y que estoy aquí otra vez con otras Generales…”.

Y Francisco Molinero acaba esta conversación como la comenzó: agradeciendo el apoyo de los votantes al PP y a su persona y también felicitando y poniendo en valor a Mª Dolores Cospedal por el “espectacular” resultado que con tanto trabajo ha conseguido para el Partido Popular en Castilla-La Mancha (más del 42% de los votos, la tercera región del país que más ampliamente ha apoyado al PP este 26-J): “Ella lo ha hecho muy pero que muy bien, ha trabajado muchísimo y los resultados la han recompensado; lamentablemente, García-page ha fracasado en Castilla-La Mancha, y aprovecharía para decirle que, de la misma manera que llama la atención al señor Pedro Sánchez respecto a los pactos con Podemos… que se aplique la lección; él no puede criticar a Pedro Sánchez su acercamiento a Podemos y, por otro lado, pactar con Podemos, y García-Page fue el primero que no ha permitido que la lista más votada gobernase en Castilla-La Mancha”, concluye.

Les invitamos a visionar al completo esta entrevista con el candidato nº2 del Partido Popular al Congreso por Albacete, Francisco Molinero, en la que hace un profundo análisis de los resultados electorales y del camino que debería recorrerse a partir de ahora. Si lo desean, pueden hacerlo mediante el vídeo que acompaña a este texto.