Este mismo martes, 22 de septiembre, era uno de los participantes del Foro Empresarial de CEOE Cepyme Guadalajara y hoy, el presidente de Cepyme a nivel nacional, don Antonio Garamendi conversa con La Cerca. De las conclusiones que ha extraído de dicho foro empresarial, destaca “una noticia positiva: que, afortunadamente, estamos empezando a ver un horizonte diferente al que hemos tenido en los últimos años; estamos viendo (además, como ‘alumnos aventajados’ en ) cómo vamos a crecer este ejercicio por encima del 3% (se calcula el 3’3%) y vamos a crear del orden de 495.000 puestos de trabajo”.

Señala, como otro dato importante que “con las reformas, el año pasado (con crecimiento del 2%, el 2’4%) se crearon más de 300.000 empleos, cosa impensable antes de esas reformas (antes, con crecimientos menores al 2% era imposible crear empleo); según apuntan los economistas, al ritmo que vamos, entre este año y el que viene (con toda seguridad) generaremos un millón de puestos de trabajo; eso indica que las cosas empiezan a mejorar y que el futuro (aunque para algunos de nosotros, especialmente las pequeñas empresas, será más lento) empieza a ser más halagüeño”.

”Tenemos que saber que el mundo que nos viene es diferente al anterior pero, afortunadamente, creo que nos estamos preparando para ello”.

De esta crisis tan aguda que se ha padecido y de la que, como apunta, empezamos a salir, Garamendi extrae varias conclusiones, “las más inteligentes serían para no volver a caer en el error de cosas que hemos hecho mal”.

En este sentido, señala que “tenemos que cambiar el modelo productivo, tenemos que aplicar I+D+i en el sector de la empresa, tenemos que tender hacia la internacionalización (de hecho, parte de ese ‘milagro’ español se debe a que ahora exportan del orden de 150.000 empresas mientras venían haciéndolo 100.000); tenemos que darnos cuenta de que estamos en un mundo globalizado en el que hay que aprender a hablar en más idiomas, a coordinarnos y acompañarnos de más gente creando más colaboraciones, a estar mejor formados… es decir, tenemos que saber que el mundo que nos viene es diferente al anterior pero, afortunadamente, creo que nos estamos preparando para ello”.

Morosidad por parte de grandes empresas a PYMES: “Es triste, pero en España parece que es como un hecho cultural que alguien te deba dinero y no pase nada y pasee por la calle sin darle vergüenza”

Mucho se ha lamentado durante estos duros años de crisis el sector empresarial (sobre todo el de las pequeñas y medianas empresas) de problemas como el retraso en los pagos (también por parte de la Administración) y la dificultad de que fluya el crédito desde las entidades financieras.

Sobre ello, el presidente de Cepyme explica que “desde el punto de vista de la financiación, ésta ha mejorado (este año, en el orden de un 8%), concretamente, el año pasado las operaciones fueron del orden de ciento cincuenta mil millones de euros (también es verdad que antes de la crisis eran del orden de trescientos cincuenta mil millones…) pero, dicho eso, no deja de ser menos cierto que tanto el Estado como las empresas y las familias estábamos excesivamente ‘apalancados’ (que es el famoso déficit del que hablamos muchas veces); las empresas nos hemos ido, poco a poco, ‘desapalancando’ (y tenemos que tendiendo a tener socios, a buscar sociedad de garantía recíproca, etc.)”.

Destaca que “el problema que hay, sobre todo en la pequeña empresa y en la mediana (pero especialmente en la pequeña), es el efecto de la morosidad: la mayoría de los créditos que van a estas empresas son para paliar la morosidad, porque tanto las Administraciones públicas como las grandes empresas se aprovechan de ‘los más chicos’ para estar en una posición mucho más privilegiada”.

En este sentido, explica que “con respecto a la Administración, se ha ido superando a cuenta del conocido como Pago a Proveedores (que, afortunadamente, ha liberado muchos recursos y ha puesto en orden las cosas desde el punto de vista de lo público) pero, desde el punto de vista de la gran empresa… la realidad es que por mucha ley que tengamos, hoy por hoy no se están cumpliendo esos plazos; es triste, pero en España parece que es como un hecho cultural que alguien te deba dinero y no pase nada y pasee por la calle sin darle vergüenza, y es un tema auténticamente grave y una lacra que, desde luego, desde Cepyme perseguimos porque nos parece clave para la recuperación de la economía y, especialmente, de las pequeñas empresas”.

“Muchas veces se habla de la reforma laboral en términos negativos, y nosotros tenemos que decir que gracias a esa reforma han sobrevivido un montón de empresas que, de otro modo, habrían cerrado”

Le preguntamos qué circunstancias han de darse aún para que esa recuperación que, explica, ya se vislumbra en términos macroeconómicos llegue también al ámbito de las pequeñas y medianas empresas de nuestro país. Antonio Garamendi comenta que “nosotros hemos sido los primeros en salir ‘del banquete’ de la economía cuando las cosas van mal y, tristemente, vamos a ser los últimos en entrar cuando van bien… de hecho, en este momento, la mitad de las PYMES españolas están en pérdidas y el 75% compensan pérdidas de otros ejercicios; pero, dicho eso, hay que manifestar que todas las reformas que se han ido haciendo (en general) eran muy necesarias y han permitido que las PYMES se puedan recuperar”.

Al hilo de esto, señala que “muchas veces se habla de la reforma laboral en términos negativos, y nosotros tenemos que decir que gracias a esa reforma han sobrevivido un montón de empresas que, de otro modo, habrían cerrado; hay que mantener esas reformas y, con nuestro trabajo y nuestro empeño, ir poco a poco ganando esas cuotas de mercado y esos escenarios que son globales”.

A las puertas de unas Elecciones Generales en España (y sobre esa reforma laboral a la que aludía) algunas Formaciones políticas ya han manifestado sin intención de derogarla en sus primeras acciones (de llegar al Gobierno). Garamendi comenta, sobre esto, que “sí, hablan de derogarlas, pero todavía no sé muy bien cuáles son las medidas que aplicarían… habría que evaluarlo”.

Insiste en que “si no hubiera existido la reforma laboral, muchas empresas habrían cerrado y, si se cambiase esa reforma, la realidad es que el empresario se retraería de contratar más gente”; no obstante, añade que “los Partidos políticos tienen toda la capacidad de ofrecer a los ciudadanos sus diferentes alternativas, y nosotros como Cepyme lo que sí vamos a hacer antes de esas Generales es hablar con todos y cada uno de los Partidos políticos para plantearles de una forma terriblemente cordial cuáles son nuestras propuestas y qué es lo que nosotros pensamos que es mejor para nuestro país”.

Planes de Empleo desde la Administración: “Todo lo que sea favorecer la creación de empleo a mí me parece bien”, pero…

Le preguntamos su valoración sobre iniciativas que, desde la Administración, están naciendo orientadas a fomentar la creación de empleo (caso del Plan de Empleo anunciado por el , sobre todo para jóvenes y parados de larga duración mayores de 55 años), y el presidente de Cepyme señala que “está claro que el principal problema que tenemos en España es el paro, y lo primero en esta vida son las personas, es indudable; dicho eso, todo lo que sea favorecer la creación de empleo a mí me parece bien”.

Concreta que “en el caso del empleo privado, lo que es necesario para que se generen puestos de trabajo es que haya unas condiciones de flexibilidad y estables, de estabilidad política y de responsabilidad para que los empresarios nos sintamos a gusto para contratar, y muchas veces la mejor manera de que nos sintamos a gusto es que nos regulen poco; no conozco exactamente cuáles son las medidas que ha implementado el Gobierno de Castilla-la Mancha (supongo que serán con la mejor buena voluntad), pero lo que sí pido en cualquier caso es que no se dé un exceso de regulación que es el que muchas veces nos ahoga”.

“Creo (y me parece positivo) que la gente joven está con ganas de trabajar y con ganas de hacer cosas”

Le planteamos que la (OCDE) ha destacado que España tiene la mayor tasa de jóvenes trabajando de forma involuntaria en empleos a tiempo parcial de los países miembros, ya que prefieren aceptar “cualquier trabajo” que no tenerlo. Antonio Garamendi asegura que un hecho como éste se ve desde Cepyme “exactamente igual que lo ve cualquier ciudadano, porque hay veces que parece que los empresarios somos ‘los malvados de la película’ o los que tenemos que, realmente, solucionar ciertos problemas, y la verdad es que se genera empleo como consecuencia de que una empresa va funcionando”.

Manifiesta que “la realidad que vivimos es la que tenemos y es evidente que la tenemos que mejorar; dicho eso, sí creo (y me parece positivo) que la gente joven está con ganas de trabajar y con ganas de hacer cosas”.

Al hilo de esto, pide que no olvidemos “que ha habido 350.000 empresarios que se han quedado ‘en la calle’, que tenían hipotecada su casa y se han quedado sin ella, que no tienen paro… y tenemos que tener claro el concepto de la ‘empleabilidad’: hemos de saber cómo manejarnos, cómo acceder y cómo estar en el día a día; por tanto, yo querría ver como positivo (dentro de lo que es esa noticia) el saber que hay mucha gente que está con ganas, es muy importante”, reitera.

La ‘cooperación’, imprescindible para la internacionalización de nuestras PYMES

El reto de la Internacionalización de nuestras empresas es, tal y como apunta el presidente de Cepyme, “un reto complicado porque, efectivamente, todo el mundo sabemos que esto ya no es como era (y después de la crisis, menos) y que hoy es lo mismo vender en o en que en la o en ; la diferencia es que una gran empresa tiene mucha capacidad para acceder a esos mercados (tener gente allí, disponer de socios, etc.) y una PYME lo tiene muy difícil”.

Por eso asegura que “hay que articular (ahí sí lo público tiene que ‘mojarse’) sistemas de cooperación público-privada y potenciar cooperación privado-privada (entre grandes empresas y pequeñas, empresas tractoras, o incluso entre pequeñas)”.

“La salida de Cataluña de España, de Europa y del Euro (porque es así) sería una catástrofe para España y para Cataluña”

En otro orden de asuntos, concluimos hablando sobre cómo el país mira (cuando menos, con expectación) lo que pueda ocurrir este próximo día 27 de septiembre en Cataluña (mientras crecen los mensajes de qué podría suceder en distintos frentes en un escenario diferente al actual…); a nivel empresarial, ¿qué supondría una Cataluña ajena a España (y una España sin Cataluña.

Antonio Garamendi afirma que “España es una de las Naciones más antiguas de Europa y Cataluña es una parte importantísima de España” y recuerda que “para que cualquier decisión sea legítima, una parte no puede tomar una decisión sobre el todo”.

Dicho esto, señala que “la salida de Cataluña de España, de Europa y del Euro (porque es así) sería una catástrofe para España y para Cataluña; creo que es prácticamente inviable”.

Señala que “aquí se debe trabajar siempre con el Estado de Derecho, con la ley y con las normas que nos hemos dado; hay una cosa que se llama ‘diálogo’, trabajo político, y ahí es donde tienen que estar los políticos: trabajando y dándonos estabilidad”.

En este sentido, considera que “para que seamos competitivos, el futuro pasa por ir cediendo soberanía española hacia Europa; es sorprendente venir a España y encontrarte con que aquí estamos recorriendo un camino exactamente inverso a lo que está marcando el futuro y el presente en el mundo”.

“Yo lo que espero es que la gente se calme, porque se ha tensionado una sociedad, y es muy difícil (una vez tensionada) ver cómo volvemos a recuperar esa calma (que es fundamental)”, concluye.

Les invitamos a escuchar la interesante conversación vía telefónica que desde el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca hemos mantenido con el presidente de Cepyme, don Antonio Garamendi. Pueden hacerlo al completo, si lo desean, mediante el archivo de audio que acompaña a este texto.