A un hombre de Universidad como él es inevitable (y necesario) preguntarle por cómo está viendo lo que está sucediendo en torno al caso del Máster (o no Máster) de la presidenta de la Comunidad de , Cristina Cifuentes (y la posible repercusión que esto pueda acabar teniendo en la confianza de la ciudadanía hacia la en general).

José asegura que “es algo lamentable desde muchos puntos de vista, no sólo desde lo que implica a la señora Cifuentes y a las trampas que (tanto ella como, parece ser, bastante gente en su partido) ha hecho para ‘engordar’ artificial y fraudulentamente sus currículums, sino porque implica también a la propia Universidad”.

“La señora Cifuentes sigue mintiendo y mintiendo en una carrera hacia adelante completamente surrealista y que creo que no hace más que sembrar cada vez más dudas sobre algo de lo que yo creo que, en el fondo, ya no tiene nadie dudas: que el (tanto en nuestra tierra como en el conjunto de España) juega siempre con las cartas marcadas”

No obstante, asegura no creer “que esto tenga que manchar el nombre de la Universidad (y, mucho menos, de la Universidad Pública); ni el nombre de los estudiantes y de las personas que, como yo mismo (que tengo carrera universitaria) hemos transitado por nuestras Licenciaturas, nuestros Grados, nuestros Masters o nuestros Doctorados con completa normalidad, estudiando y cumpliendo las reglas del juego para obtener unas certificaciones que nos hicieran mejorar en nuestros puestos de trabajo, que nos abrieran nuevas posibilidades…”.

Por eso incide en esperar “que esto no manche el nombre de la Universidad, no creo que lo merezca”, pero aprovecha para señalar que lo sucedido “dice muchísimo de la señora Cifuentes en este caso, que no sólo ha hecho trampas a lo largo de ese Máster, sino que sigue mintiendo y mintiendo en una carrera hacia adelante completamente surrealista y que creo que no hace más que sembrar cada vez más dudas sobre algo de lo que yo creo que, en el fondo, ya no tiene nadie dudas: que el Partido Popular (tanto en nuestra tierra como en el conjunto de España) juega siempre con las cartas marcadas; creo que ya está bien y creo que las instituciones (ni universitarias ni políticas) se merecen un partido así porque los que estamos en la vida pública tenemos que, al menos, intentar ser ejemplares”, reitera.

“Ojalá esta temporada un poco oscura y con demasiadas sombras pase pronto y podamos normalizar la situación, y que tengamos la UCLM que nos merecemos y que creo que todo el mundo quiere”

Sin dejar de hablar de Universidad, cambiamos de foco y de territorio y conversamos sobre la situación de la UCLM y la tensa relación que parece vivirse entre ésta y el en los últimos meses.

“Lo ideal sería que finalmente encontráramos una solución digna y, además, pactada y negociada, donde nadie haga trampas; yo llevo veinte años vinculado a la y la considero ‘mi casa’ y, por lo tanto, soy una de las personas que más interés tiene en que la casa esté no sólo ordenada, sino en buen funcionamiento porque es una entidad muy importante para nuestra región”, introduce.

Es consciente de que ha habido últimamente “muchos tiras y afloja, dimes y diretes, también muchas cuestiones que aún siguen sin esclarecerse respecto a la financiación de la Universidad y a qué se ha destinado el dinero, y por eso nosotros en las Cortes de C-LM pedimos una auditoría de la que estamos esperando los resultados”.

García Molina afirma que “en algunos puntos, desde hace más de dos años, al propio equipo rectoral le he estado pidiendo un Plan Estratégico y un Contrato-Programa que debía estar en la mesa desde hace mucho tiempo (porque, además, era una promesa electoral del propio Rector); todo eso ha llegado y se ha precipitado de una forma que no es la más aconsejable ni, seguramente, se han hecho las cosas como se deberían hacer”.

Por eso señalar esperar, “por el bien de la Universidad” y el de todos, “que se rindan las cuentas, que se nos comunique oficialmente cómo ha ido todo y que podamos salir de este atasco para que la propia Comunidad Universitaria (en colaboración con el Gobierno de la región y con las ciudades en las que están los Campus) podamos realizar un Plan Estratégico que conecte definitivamente la Universidad con la sociedad castellano-manchega, con sus sectores estratégicos y que tenga un efecto multiplicador, que sea también un foco de Investigación que haga que la región crezca (que es una de las funciones esenciales de la Universidad)”.

“Ojalá esta temporada un poco oscura y con demasiadas sombras pase pronto y podamos normalizar la situación, y que tengamos la UCLM que nos merecemos y que creo que todo el mundo quiere”, zanja este tema.

“Esto no se puede consentir por más tiempo, porque va a llegar un momento en el que no nos vamos a poder pelear por el recurso del agua porque es que no vamos a tener agua por la que pelearnos”

También hablamos de la problemática del agua y, especialmente, de las sensibilidades que nuevamente se han despertado tras el último trasvase de agua desde el Tajo al Segura que el acaba de aprobar.

“Creo que ha llegado un momento en que esta cuestión del Trasvase se está convirtiendo, aparte de en un negocio (que sabemos desde hace mucho tiempo que lo es), casi en lo que estamos denominando un ‘genocidio ambiental’”, asegura con rotundidad.

Lamenta que tras una “sequía tremenda”, cuando se consigue (gracias a las lluvias) vuelvan a tener un alivio que ni siquiera los ha recuperado totalmente, el “no haya tardado ni un día en decretar un nuevo trasvase dando muestras claramente de que no va a permitir que los caudales (que ya nos parecen escasos) ni siquiera se recuperen… y, mucho menos, los ambientales”.

Frente a esta problemática, considera que “hay que tomar medidas en dos ámbitos”. Explica que, primero, a nivel regional “deberíamos tener una unanimidad por parte de los partidos político y que no hubiera ningún tipo de dudas de que todos quieren una solución y, por tanto, deberíamos empezar a plasmar un gran acuerdo en el tema del agua (que, además, se tendría que traducir en nuestro Estatuto de Autonomía, que era una de las cuestiones que hemos estado planteando)”.

Pero, consciente de que la solución sólo va a llegar cuando haya un acuerdo nacional, García Molina indica que “ese acuerdo, este el momento, no ha llegado nunca (ni con el PSOE ni con el PP), por lo tanto, se hace difícil esperar que si siguen gobernando los mismos la solución sea distinta”.

Aboga por la necesidad de que haya “una Agencia Nacional del Agua independiente, que fuera la que con criterios de sostenibilidad y de solidaridad, gestionase en agua del conjunto del país y, por último, que aprovechase recursos en los que se ha invertido muchísimo dinero público (como son las desaladoras que se hicieron en el levante) y que están allí paradas”.

“Lo que no puede ser, es que el negocio del agua siga enriqueciendo a algunos en detrimento de nuestra tierra (tanto en el tema ambiental como en el regadío de nuestros campos y en el desarrollo integral de nuestra región); esto no se puede consentir por más tiempo, por todas estas cuestiones y porque va a llegar un momento en el que no nos vamos a poder pelear por el recurso del agua porque es que no vamos a tener agua por la que pelearnos”.

“Nosotros vamos a concluir la legislatura dejando en ella ese sello en el que la Renta Básica Garantizada sea una realidad en Castilla-La Mancha”

Queda algo más de un año para la cita con las urnas que, a nivel autonómico y municipal, tendrá lugar en 2019. Todavía bastante tiempo pero, no obstante, muchos hablan ya en ‘clave electoral’, y le preguntamos al vicepresidente segundo de C-LM (y secretario general de Podemos en la región) si esto puede ser negativo para la región porque se dejarían ‘de lado’ cuestiones que son muy importantes de afrontar.

“Cuando entramos en el Gobierno, nosotros lo hicimos para poder gestionar directamente algunas de las políticas que para nosotros eran esenciales en nuestra región (básicamente, en cuanto a participación ciudadana, al ensanchamiento de nuestra democracia y, fundamentalmente, sobre la Ley Integral de Garantías Ciudadanas que tiene que implementar la renta garantizada en C-LM para que nadie en nuestra región carezca de hogar no de suministros energéticos)”, explica.

Ésas son, por tanto, las “prioridades absolutas” para Podemos, si bien García Molina asume que conforme se van acercando unas elecciones (aunque aún falte más de un año) “todo el mundo parece que empieza a poner el ojo más en eso que en las políticas de verdad”. Él asegura que ambas cosas “no son incompatibles” y entiende “que se hable de las elecciones, de confluencias, de cálculos electorales…” pero no entendería “que ese debate opaque el debate que creo que le interesa más a la gente: si la sanidad y la educación siguen mejorando, si vamos a tener más oportunidades de empleo; si vamos a poder disfrutar de una renta garantizada como un derecho que no deje a nadie en esta región atrás…”, subraya.

Dos debates distintos que, reitera, “han de saber convivir”, mientras recalca que Podemos va a acabar la legislatura “esperando que se aprueben esas leyes y dejando en ella ese sello en el que la Renta Básica Garantizada sea una realidad en Castilla-La Mancha”.

“Aquí las decisiones las toma la militancia, y la militancia fue rotundamente clara: en un 80% dijeron que querían que estuviéramos en el Gobierno y gestionáramos nuestras políticas… creo que el debate está cerrado”

También le preguntamos por el sentir general en el seno de Podemos después de que su compañero de filas (el diputado regional, ) dijese públicamente en Cadena SER CLM que debían salir del Gobierno de Castilla-La Mancha cuanto antes.

“Eso fue una opinión de David; nosotros cuando tenemos que tomar decisiones de este tipo, las preguntamos a la militancia, y eso fue lo que hicimos, y el 80% de los inscritos e inscritas en Podemos dijeron que querían que entráramos en el Gobierno, y nosotros es lo que hacemos: obedecer lo que nos dice nuestra militancia; lo demás, son conjeturas, opiniones personales o deseos; aquí las decisiones las toma la militancia, y la militancia fue rotundamente clara, en un 80% dijeron ‘queremos estar en el Gobierno y gestionar nuestras políticas’… creo que el debate está cerrado”, manifiesta.

“El PP está destrozado, roto por dentro, desangrándose (también en votos) y, como la alternativa (o el recambio evidente) es Ciudadanos, pues ese número inmenso de votos y de diputados que por todo el conjunto del país está perdiendo el Partido Popular los está capitalizando Ciudadanos”

Sobre el auge (y creciendo) que en todas las encuestas y sondeos está tomando Ciudadanos por toda España (también en Castilla-La Mancha) García Molina señala como factor clave “la descomposición del Partido Popular”.

Dice sin rodeos que “el PP está destrozado, roto por dentro, desangrándose (también en votos) y, como la alternativa (o el recambio evidente) es Ciudadanos, pues todo ese número inmenso de votos y de diputados que por todo el conjunto del país está perdiendo el Partido Popular los está capitalizando Ciudadanos (también algunos, aunque muchos menos, del PSOE)”.

Refiere que “en algunas de las últimas encuestas que se han manejado en Castilla-La Mancha (y que yo siempre me tomo con muchísima cautela porque, sinceramente, se equivocan bastante), apuntaban que el PP se pegaba un batacazo tremendo respecto a las últimas elecciones, que el PSOE también bajaba, que nosotros nos quedábamos más o menos igual (y que, pensando en el tema de la confluencia con otras fuerzas políticas, podemos subir) y que, efectivamente, quien capitalizaba esa bajada espectacular del Partido Popular (y un poco más tenue, del PSOE) era Ciudadanos; queda un año y hay que ver si ese globo que se está hinchando tanto (creo que, en algún punto, incluso interesadamente) resiste o se pincha, eso lo sabremos en la encuesta de verdad, que son las elecciones”.

“Que la confluencia se tiene que dar, es un mandato de la Asamblea, ahora hay que ver con quién y cómo”

Sobre esas posibles confluencias (por ejemplo, con IU) a las que puede llegar Podemos en Castilla-La Mancha con esa cota electoral de 2019 en el horizonte, García Molina explica que en la consulta realizada a la militancia para preguntarle por esa posibilidad, “la gente mayoritariamente decidió que sí se debían comenzar esas conversaciones para pensar de qué manera podíamos establecer esas confluencias y con qué fuerzas”.

El secretario general de Podemos en la región indica que ahora tienen que empezar a hablar, si bien no lo toma como “una cuestión urgente” dado que están muy metido en la acción de Gobierno y esos otros objetivos del día a día.

No obstante, es claro: “Se va a dar, la confluencia se va a dar porque hay un mandato de la Asamblea, pero se tiene que ir dando con calma; yo siempre digo que esas confluencias se ven bien en la política de hechos: con aquellas gentes y organizaciones políticas con las que ya tenemos una buena sintonía (porque hemos estado colaborando en el ámbito local o en el regional), pues lo lógico es que esa colaboración se amplíe; y con los que no, tendremos que hablar para ver cuáles son nuestras coincidencias programáticas, de objetivos y de formas de entender y de practicar la política; pero, que la confluencia se tiene que dar, es un mandato de la Asamblea, ahora hay que ver con quién y cómo”, concluye.

Si lo desean, pueden escuchar al completo esta entrevista telefónica al vicepresidente segundo del y secretario general de Podemos en la región, José García Molina, mediante el archivo de audio que acompaña a esta versión escrita de la conversación sobre diversos temas de actualidad regional y nacional.