El secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-la Mancha, José Luis Gil, comienza comentándonos que “ha sido un verano atípico: hemos tenido una actividad intensa en julio y agosto (de hecho, en muchos casos, no ha habido vacaciones para mucha gente de Comisiones Obreras y, quien habla, lleva incorporado casi desde primeros de agosto); ha habido pocas vacaciones porque la necesidades así lo demandan, no es una cuestión distinta”.

Al hilo de esto, señala que “nosotros hemos venido planteando desde hace ya algún tiempo que lo primero son las personas, y creo que el Gobierno que se ha elegido hace apenas unos meses debía y tenía la ‘obligación’ moral, ética y política de atender a las personas, y por eso hemos hecho tanto hincapié en las propuestas que veníamos reclamando y, por eso, se abre paso finalmente el Plan de Empleo (que creo que es una necesidad muy urgente para muchísima gente, de hecho, en Castilla-la Mancha hay más de 120.000 personas sin cobertura…); por tanto ha sido un verano atípico pero, en todo caso, quien peor lo está pasando es la gente que no tiene nada a final de mes, y de ahí que crea que está bien empleado este tiempo del mes de julio y agosto”, reitera.

“El Plan de Empleo regional es necesario, demandado por CC.OO. desde hace muchísimo tiempo, rechazado de manera sistemática por el Gobierno anterior e imprescindible para muchísima gente que no tiene absolutamente nada”

Del recientemente presentado ‘Plan Extraordinario por el Empleo en Castilla-la Mancha’ afirma que “es necesario, demandado por Comisiones Obreras desde hace muchísimo tiempo, rechazado de manera sistemática por el Gobierno anterior e imprescindible para muchísima gente que no tiene absolutamente nada, por tanto, es ‘nuestro Plan’, yo reconozco la ‘paternidad’ compartida con mucha gente y con el Gobierno, fundamentalmente, que ha sido sensible a esa necesidad (es obvio, si no, no habría Plan) pero, desde luego, dar una respuesta a la gente que ha sido víctima de la crisis que, además, ha sido maltratada por el Gobierno anterior y que requiere del Estado de Derecho en forma de respuesta en tanto que esa situación laboral se va resolviendo… pues es una ‘obligación’ que no entiendo cómo el Gobierno anterior no fue capaz de ver ni a la que responder”.

De ahí que considere que “el mes de julio y el mes de agosto, este Plan que se pondrá en marcha espero que cuanto antes, en septiembre, cuando el desarrollo normativo lo permita, será esa respuesta extraordinaria, lógicamente, porque hay que operar en el sistema económico y empresarial de Castilla-la Mancha para que se genere empleo estable y de calidad pero, en tanto que eso ocurre, la gente que no tiene nada tiene una respuesta del conjunto, y eso es lo que hemos planteado al Gobierno y que el Gobierno, con buen criterio, ha aceptado poniéndose, además, al frente de la manifestación; yo creo que eso es positivo y tiene que permitirnos abordar otras cosas que también son muy importantes para Castilla-la Mancha pero, en este caso, lo primero son las personas y la gente que no tiene nada (y, en especial la gente que, como bien sabes, ha perdido todo en estos cuatro años de Gobierno anterior, cuatro años de crisis durísima para muchas personas que requieren que quienes tienen una situación más ‘normalizada’ den una respuesta a ese momento excepcional)”.

“Los agentes sociales no solo hemos planteado una serie de exigencias al Gobierno recientemente elegido (que apenas lleva dos meses, todo hay que recordarlo) sino que también nos hemos comprometido con la solución del problema”

En cuanto a la participación de los agentes sociales en la redacción y preparación del Plan, José Luis Gil apunta que “nosotros no solamente hemos planteado una serie de exigencias al Gobierno recientemente elegido (que apenas lleva dos meses, todo hay que recordarlo) sino que también nos hemos comprometido con la solución del problema y, por tanto, hemos aportado nuestra visión de lo que había que hacer dentro del Plan de Empleo (con los jóvenes también y con los mayores de 55 años) para que, de una manera urgente, se diera respuesta a situaciones extremas que estamos viviendo; hemos participado desde el principio hasta el final y yo creo que es muy importante que, ese Plan de Empleo (para la gente que no tiene nada) dure seis meses de contrato a jornada completa, garantice (al menos) el salario mínimo interprofesional y que, además, los Ayuntamientos y Diputaciones se sumen a este tipo de actuaciones; creo que eso va a permitir a alguna gente tener una salida inmediata razonable, en algunos casos unirlo a subsidio (en tanto que encuentran un empleo estable y de calidad) y, en cualquier caso, sacarlos de una situación de extrema necesidad (que es lo que ahora mismo ocurre en la región)”, señala.

El secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-la Mancha reitera que “no hay que olvidar que tenemos 120.000 personas en cuyas casas, a final de mes, no entra ni un solo euro, y esto es un tema que no admite demora ni retrasos: no hay meses de verano, no hay vacaciones, no hay julio ni agosto, sólo una necesidad que hay que abordar y a la que hay dar respuesta; yo confío en que en estos próximos días seguiremos hablando con el Gobierno (lógicamente) para ese desarrollo normativo que permita que se pueda poner en marcha todo el aparato administrativo para que esa actuación se pueda llevar a cabo con garantías para todos y que, además, las prioridades de la gente que peor lo pasa sean las primeras que reciban la atención del conjunto”.

“Éste es un Plan excepcional para una situación de extrema gravedad, de extrema necesidad”

Asegura que “éste es un Plan excepcional para una situación de extrema gravedad, de extrema necesidad; es un ‘Plan de Choque’, una restitución de renta de la gente que no tiene nada para que pueda vivir con cierta dignidad en tanto que encuentra empleo; es para eso este Plan, no para otra cosa; hay que tomar medidas en el plano económico que permitan generar empleo estable y de calidad y que no sean un ‘Plan de Choque’ como del que hablamos, sino que se conviertan en medidas estructurales que permitan cambios en el sistema productivo que permitan, a su vez, generar empleo en cantidad y en calidad suficiente para que los parados que hay en Castilla-la Mancha sean un mal recuerdo: tenemos una de las tasas de desempleo más altas de todo el país, y eso requiere actuaciones de los Gobiernos y de las Patronales, así como de los sindicatos y trabajadores, que somos corresponsables de exigir medidas que sean aplicables y viables; ahora tenemos que ir a lo central, a lo nuclear pero, desde luego, antes de eso hay que darle a la gente una respuesta para que pueda comer, estamos hablando de eso en algunos casos: de que la gente pueda comer”.

“No se puede salir de la crisis dejando a los jóvenes fuera, es imposible”

Según José Luis Gil, el papel que ahora debe desempeñar el empresariado, el tejido económico de Castilla-la Mancha, para que este Plan de Empleo sea un éxito es el de “comprometerse con Castilla-la Mancha y con la gente de Castilla-la Mancha, creo que eso es suficiente”.

Dicho esto, apunta que “hay medidas en el Plan que, desde el punto de vista empresarial, pueden ser atractivas; estamos hablando de un Plan que tiene un marcado carácter social que, además, pivota fundamentalmente en los Ayuntamientos y fundamentalmente para parados de larga duración; pero también hay una parte importante relacionada con los jóvenes (que, lamentablemente, de una manera masiva y demasiado amplia se ven obligados a emigrar de Castilla-la Mancha a otras regiones o a otros países), y ahí hay una serie de iniciativas que se plantean en el Plan para que las empresas de Castilla-la Mancha den una salida a los jóvenes (que es capital humano y, además, muy bien formado) para que el valor añadido que tiene esa formación se quede en la región y no se vaya fuera; ahí hay una posibilidad de que los empresarios, con las subvenciones adecuadas (que creo que, además, están medidas y que son justas en este caso) puedan contratar a jóvenes que se queden en su ciudad, en su pueblo, en su provincia, en su región… para que las cosas empiecen a ir mejor y que los jóvenes también puedan tener una posibilidad”.

En este sentido señala que “no se puede salir de la crisis dejando a los jóvenes fuera, es imposible, y por tanto eso también va recogido en el Plan de actuación (aunque es verdad que tiene una prioridad, si me permiten, ‘de segundo nivel’ en comparación con la gente que no puede comer a final de mes, esto se entiende con claridad)”, subraya.

“Confío en que la Patronal regional entienda el nuevo momento que se vive en Castilla-la Mancha y esté a la altura”

Al preguntarle por las perspectivas de diálogo y consenso que ve en lo que a la relación con la Patronal se refiere de cara a este nuevo curso político, Gil apunta que confía en “que la Patronal entienda el nuevo momento que se vive en Castilla-la Mancha y esté a la altura, eso significa que la negociación colectiva se abra camino de forma razonable, que haya incrementos salariales que permitan que el consumo se recupere y que se haga justicia con la bajada sistemática de salarios que los trabajadores han sufrido en los últimos siete años… eso es una actitud responsable de la Patronal: si no hay capacidad de compra de los trabajadores, no hay capacidad para producir nada, y ésa es una espiral en la que ha entrado la Patronal hace ya algún tiempo y de la que no es capaz de salir”.

En este sentido, afirma que “la solución no está en el exterior, y hay que recordar que en Castilla-la Mancha, aunque han subido las exportaciones (que es verdad que ha sido así), no todas las empresas (lamentablemente) tienen acceso a exportaciones, sino que tienen que tener un mercado interno ‘potente’, y eso sólo se hace si el consumo se recupera, y si no se da un tirón importante a la negociación colectiva, es prácticamente imposible que esto sea así”.

Apunta que “además de eso, creo que hay que abrir espacios donde se pueda hablar de temas estructurales: del sistema financiero en Castilla-la Mancha, de política fiscal, de política industrial (que es básico), de infraestructuras… de todos esos elementos que contribuyen a un dinamismo de la economía (y, por tanto, de las empresas) para que, las que están, se mantengan y sean fuertes y para que seamos capaces de traer nuevas inversiones de empresas a Castilla-la Mancha; y espero que en esa apuesta estratégica también contemos con la Patronal regional, porque es de recibo que esto sea así”, sugiere.

“Si de este Plan (como de otros) se hace lucha partidaria, pues habrá dificultades”

Sobre la implicación que, espera, jueguen los diferentes Ayuntamientos y Diputaciones de la región con respecto a este Plan de Empleo a la hora de apoyarlo (o no), el secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-la Mancha asegura que “si los alcaldes de cualquier municipio, sean del Partido que sean, ponen como prioridad los intereses de sus vecinos, no habrá ningún tipo de dificultad porque ellos conocen mejor nadie las necesidades de la gente, de su pueblo o de su ciudad, con lo cual, por ese lado no tengo ningún tipo de ‘temor’; ahora bien, si de este Plan (como de otros) se hace lucha partidaria, pues habrá dificultades”.

Dicho esto, reitera confiar “en el buen juicio de los alcaldes, y en que van a beneficiar a las gentes de sus localidades haciendo aquello que hemos convenido todos; yo creo que este Plan tiene sentido, que es coherente y que, especialmente, tiene destinatarios concretos y que todo el mundo conoce; ningún alcalde puede ser ajeno a eso, creo que además hay localidades con índices de paro muy muy preocupantes, y este Plan va a suavizar la situación desde el punto de vista social y va a hacer justicia (que es de lo que se trata); por tanto, los alcaldes y concejales de cualquier municipio de la región tienen que apostar decididamente por este Plan (incluso ser insistentes para que se amplíe durante más tiempo), y quiero pensar que eso es lo que va a ocurrir y que no habrá comportamientos ‘mezquinos’ ni comportamientos políticamente despreciables”, afirma.

“La Reforma Laboral que ha impuesto el a nivel nacional ha masacrado las relaciones laborales y ha producido un daño irreparable”

Fundamentalmente y como explica, este Plan es una ‘medida de choque’ para jóvenes y parados de larga duración (especialmente mayores de 55 años) a la hora de facilitarles su incorporación al mercado laboral pero, ¿al menos en la agenda de CC.OO. está plantear próximamente iniciativas enfocadas a mejorar las condiciones de trabajo de quienes tienen un empleo (porque, por ejemplo, la realidad plasma que los salarios vuelven a caer: el sueldo medio ha bajado un 0,6% y suma un recorte del 13% tras la reforma laboral…)?

“La Reforma Laboral que ha impuesto el Gobierno del Partido Popular a nivel nacional ha masacrado las relaciones laborales y ha producido un daño irreparable, por eso tiene que ser reversible esa Reforma Laboral y hay que cambiar la manera de relacionarnos entre trabajadores y empresarios”, introduce.

José Luis Gil reitera que “hay una serie de actuaciones de carácter más estructural que hay que abordar, y yo creo que hay un elemento central, capital, donde se tiene que hacer justicia y donde, además, se discuten las relaciones laborales: es el convenio colectivo, que tiene una fuerza muy importante y al que debemos darle un sentido más general y reforzarlo, pero también como Patronal; considero que ahí la Patronal se equivoca cuando no apuesta por el convenio colectivo porque yo creo que le permite competir más y mejor, evitar tentaciones de economía sumergida y que no haya competencia desleal entre las empresas; además, los trabajadores bien pagados y bien formados serían mucho más productivos y su empresa, por tanto, tendría un mercado mucho más abierto; esto es una constante y, si esto no se entiende y se va solamente al beneficio rápido, sin inversión a medio y largo plazo y sin formación de los trabajadores, estamos condenados a una economía subsidiaria y a una economía sin posibilidades; por tanto yo creo que en ese sentido la negociación colectiva es un instrumento capital al que hay que dar más importancia y más espacio, junto a esas otras medidas estructurales que es necesario abordar”, concluye.

Les invitamos a escuchar al completo, si lo desean, esta entrevista concedida por José Luis Gil, secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-la Mancha. Pueden hacerlo mediante el archivo de audio que acompaña a este texto. Gil: “Los alcaldes de cualquier municipio de la región tienen que apostar decididamente por este Plan de Empleo”

El secretario general de CC.OO: en C-LM afirma querer pensar “que eso es lo que va a ocurrir y que no habrá comportamientos ‘mezquinos’ ni políticamente despreciables” en torno a la medida según ‘el color’ de Ayuntamientos y Diputaciones

Desde el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca seguimos contrastando las primeras impresiones que despierta el ‘Plan Extraordinario por el Empleo en Castilla-la Mancha’ que la semana pasada presentaba el Gobierno autonómico y que pronto se articulará normativamente para la inminente puesta en marcha de su desarrollo beneficiando a unos 60.000 personas (fundamentalmente jóvenes y desempleados de larga duración, especialmente, mayores de 55 años). En esta ocasión conversamos de ello con el secretario general del sindicato Comisiones Obreras en la región, José Luis Gil, como uno de los ‘agentes sociales’ que ha tenido participación en la redacción de este ambicioso Plan (y que la seguirá teniendo durante su posterior aplicación). Pueden escuchar al completo esta entrevista que le hemos realizado vía telefónica mediante el archivo de audio que acompaña a este texto.

El secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-la Mancha, José Luis Gil, comienza comentándonos que “ha sido un verano atípico: hemos tenido una actividad intensa en julio y agosto (de hecho, en muchos casos, no ha habido vacaciones para mucha gente de Comisiones Obreras y, quien habla, lleva incorporado casi desde primeros de agosto); ha habido pocas vacaciones porque la necesidades así lo demandan, no es una cuestión distinta”.

Al hilo de esto, señala que “nosotros hemos venido planteando desde hace ya algún tiempo que lo primero son las personas, y creo que el Gobierno que se ha elegido hace apenas unos meses debía y tenía la ‘obligación’ moral, ética y política de atender a las personas, y por eso hemos hecho tanto hincapié en las propuestas que veníamos reclamando y, por eso, se abre paso finalmente el Plan de Empleo (que creo que es una necesidad muy urgente para muchísima gente, de hecho, en Castilla-la Mancha hay más de 120.000 personas sin cobertura…); por tanto ha sido un verano atípico pero, en todo caso, quien peor lo está pasando es la gente que no tiene nada a final de mes, y de ahí que crea que está bien empleado este tiempo del mes de julio y agosto”, reitera.

“El Plan de Empleo regional es necesario, demandado por CC.OO. desde hace muchísimo tiempo, rechazado de manera sistemática por el Gobierno anterior e imprescindible para muchísima gente que no tiene absolutamente nada”

Del recientemente presentado ‘Plan Extraordinario por el Empleo en Castilla-la Mancha’ afirma que “es necesario, demandado por Comisiones Obreras desde hace muchísimo tiempo, rechazado de manera sistemática por el Gobierno anterior e imprescindible para muchísima gente que no tiene absolutamente nada, por tanto, es ‘nuestro Plan’, yo reconozco la ‘paternidad’ compartida con mucha gente y con el Gobierno, fundamentalmente, que ha sido sensible a esa necesidad (es obvio, si no, no habría Plan) pero, desde luego, dar una respuesta a la gente que ha sido víctima de la crisis que, además, ha sido maltratada por el Gobierno anterior y que requiere del Estado de Derecho en forma de respuesta en tanto que esa situación laboral se va resolviendo… pues es una ‘obligación’ que no entiendo cómo el Gobierno anterior no fue capaz de ver ni a la que responder”.

De ahí que considere que “el mes de julio y el mes de agosto, este Plan que se pondrá en marcha espero que cuanto antes, en septiembre, cuando el desarrollo normativo lo permita, será esa respuesta extraordinaria, lógicamente, porque hay que operar en el sistema económico y empresarial de Castilla-la Mancha para que se genere empleo estable y de calidad pero, en tanto que eso ocurre, la gente que no tiene nada tiene una respuesta del conjunto, y eso es lo que hemos planteado al Gobierno y que el Gobierno, con buen criterio, ha aceptado poniéndose, además, al frente de la manifestación; yo creo que eso es positivo y tiene que permitirnos abordar otras cosas que también son muy importantes para Castilla-la Mancha pero, en este caso, lo primero son las personas y la gente que no tiene nada (y, en especial la gente que, como bien sabes, ha perdido todo en estos cuatro años de Gobierno anterior, cuatro años de crisis durísima para muchas personas que requieren que quienes tienen una situación más ‘normalizada’ den una respuesta a ese momento excepcional)”.

“Los agentes sociales no solo hemos planteado una serie de exigencias al Gobierno recientemente elegido (que apenas lleva dos meses, todo hay que recordarlo) sino que también nos hemos comprometido con la solución del problema”

En cuanto a la participación de los agentes sociales en la redacción y preparación del Plan, José Luis Gil apunta que “nosotros no solamente hemos planteado una serie de exigencias al Gobierno recientemente elegido (que apenas lleva dos meses, todo hay que recordarlo) sino que también nos hemos comprometido con la solución del problema y, por tanto, hemos aportado nuestra visión de lo que había que hacer dentro del Plan de Empleo (con los jóvenes también y con los mayores de 55 años) para que, de una manera urgente, se diera respuesta a situaciones extremas que estamos viviendo; hemos participado desde el principio hasta el final y yo creo que es muy importante que, ese Plan de Empleo (para la gente que no tiene nada) dure seis meses de contrato a jornada completa, garantice (al menos) el salario mínimo interprofesional y que, además, los Ayuntamientos y Diputaciones se sumen a este tipo de actuaciones; creo que eso va a permitir a alguna gente tener una salida inmediata razonable, en algunos casos unirlo a subsidio (en tanto que encuentran un empleo estable y de calidad) y, en cualquier caso, sacarlos de una situación de extrema necesidad (que es lo que ahora mismo ocurre en la región)”, señala.

El secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-la Mancha reitera que “no hay que olvidar que tenemos 120.000 personas en cuyas casas, a final de mes, no entra ni un solo euro, y esto es un tema que no admite demora ni retrasos: no hay meses de verano, no hay vacaciones, no hay julio ni agosto, sólo una necesidad que hay que abordar y a la que hay dar respuesta; yo confío en que en estos próximos días seguiremos hablando con el Gobierno (lógicamente) para ese desarrollo normativo que permita que se pueda poner en marcha todo el aparato administrativo para que esa actuación se pueda llevar a cabo con garantías para todos y que, además, las prioridades de la gente que peor lo pasa sean las primeras que reciban la atención del conjunto”.

“Éste es un Plan excepcional para una situación de extrema gravedad, de extrema necesidad”

Asegura que “éste es un Plan excepcional para una situación de extrema gravedad, de extrema necesidad; es un ‘Plan de Choque’, una restitución de renta de la gente que no tiene nada para que pueda vivir con cierta dignidad en tanto que encuentra empleo; es para eso este Plan, no para otra cosa; hay que tomar medidas en el plano económico que permitan generar empleo estable y de calidad y que no sean un ‘Plan de Choque’ como del que hablamos, sino que se conviertan en medidas estructurales que permitan cambios en el sistema productivo que permitan, a su vez, generar empleo en cantidad y en calidad suficiente para que los parados que hay en Castilla-la Mancha sean un mal recuerdo: tenemos una de las tasas de desempleo más altas de todo el país, y eso requiere actuaciones de los Gobiernos y de las Patronales, así como de los sindicatos y trabajadores, que somos corresponsables de exigir medidas que sean aplicables y viables; ahora tenemos que ir a lo central, a lo nuclear pero, desde luego, antes de eso hay que darle a la gente una respuesta para que pueda comer, estamos hablando de eso en algunos casos: de que la gente pueda comer”.

“No se puede salir de la crisis dejando a los jóvenes fuera, es imposible”

Según José Luis Gil, el papel que ahora debe desempeñar el empresariado, el tejido económico de Castilla-la Mancha, para que este Plan de Empleo sea un éxito es el de “comprometerse con Castilla-la Mancha y con la gente de Castilla-la Mancha, creo que eso es suficiente”.

Dicho esto, apunta que “hay medidas en el Plan que, desde el punto de vista empresarial, pueden ser atractivas; estamos hablando de un Plan que tiene un marcado carácter social que, además, pivota fundamentalmente en los Ayuntamientos y fundamentalmente para parados de larga duración; pero también hay una parte importante relacionada con los jóvenes (que, lamentablemente, de una manera masiva y demasiado amplia se ven obligados a emigrar de Castilla-la Mancha a otras regiones o a otros países), y ahí hay una serie de iniciativas que se plantean en el Plan para que las empresas de Castilla-la Mancha den una salida a los jóvenes (que es capital humano y, además, muy bien formado) para que el valor añadido que tiene esa formación se quede en la región y no se vaya fuera; ahí hay una posibilidad de que los empresarios, con las subvenciones adecuadas (que creo que, además, están medidas y que son justas en este caso) puedan contratar a jóvenes que se queden en su ciudad, en su pueblo, en su provincia, en su región… para que las cosas empiecen a ir mejor y que los jóvenes también puedan tener una posibilidad”.

En este sentido señala que “no se puede salir de la crisis dejando a los jóvenes fuera, es imposible, y por tanto eso también va recogido en el Plan de actuación (aunque es verdad que tiene una prioridad, si me permiten, ‘de segundo nivel’ en comparación con la gente que no puede comer a final de mes, esto se entiende con claridad)”, subraya.

“Confío en que la Patronal regional entienda el nuevo momento que se vive en Castilla-la Mancha y esté a la altura”

Al preguntarle por las perspectivas de diálogo y consenso que ve en lo que a la relación con la Patronal se refiere de cara a este nuevo curso político, Gil apunta que confía en “que la Patronal entienda el nuevo momento que se vive en Castilla-la Mancha y esté a la altura, eso significa que la negociación colectiva se abra camino de forma razonable, que haya incrementos salariales que permitan que el consumo se recupere y que se haga justicia con la bajada sistemática de salarios que los trabajadores han sufrido en los últimos siete años… eso es una actitud responsable de la Patronal: si no hay capacidad de compra de los trabajadores, no hay capacidad para producir nada, y ésa es una espiral en la que ha entrado la Patronal hace ya algún tiempo y de la que no es capaz de salir”.

En este sentido, afirma que “la solución no está en el exterior, y hay que recordar que en Castilla-la Mancha, aunque han subido las exportaciones (que es verdad que ha sido así), no todas las empresas (lamentablemente) tienen acceso a exportaciones, sino que tienen que tener un mercado interno ‘potente’, y eso sólo se hace si el consumo se recupera, y si no se da un tirón importante a la negociación colectiva, es prácticamente imposible que esto sea así”.

Apunta que “además de eso, creo que hay que abrir espacios donde se pueda hablar de temas estructurales: del sistema financiero en Castilla-la Mancha, de política fiscal, de política industrial (que es básico), de infraestructuras… de todos esos elementos que contribuyen a un dinamismo de la economía (y, por tanto, de las empresas) para que, las que están, se mantengan y sean fuertes y para que seamos capaces de traer nuevas inversiones de empresas a Castilla-la Mancha; y espero que en esa apuesta estratégica también contemos con la Patronal regional, porque es de recibo que esto sea así”, sugiere.

“Si de este Plan (como de otros) se hace lucha partidaria, pues habrá dificultades”

Sobre la implicación que, espera, jueguen los diferentes Ayuntamientos y Diputaciones de la región con respecto a este Plan de Empleo a la hora de apoyarlo (o no), el secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-la Mancha asegura que “si los alcaldes de cualquier municipio, sean del Partido que sean, ponen como prioridad los intereses de sus vecinos, no habrá ningún tipo de dificultad porque ellos conocen mejor nadie las necesidades de la gente, de su pueblo o de su ciudad, con lo cual, por ese lado no tengo ningún tipo de ‘temor’; ahora bien, si de este Plan (como de otros) se hace lucha partidaria, pues habrá dificultades”.

Dicho esto, reitera confiar “en el buen juicio de los alcaldes, y en que van a beneficiar a las gentes de sus localidades haciendo aquello que hemos convenido todos; yo creo que este Plan tiene sentido, que es coherente y que, especialmente, tiene destinatarios concretos y que todo el mundo conoce; ningún alcalde puede ser ajeno a eso, creo que además hay localidades con índices de paro muy muy preocupantes, y este Plan va a suavizar la situación desde el punto de vista social y va a hacer justicia (que es de lo que se trata); por tanto, los alcaldes y concejales de cualquier municipio de la región tienen que apostar decididamente por este Plan (incluso ser insistentes para que se amplíe durante más tiempo), y quiero pensar que eso es lo que va a ocurrir y que no habrá comportamientos ‘mezquinos’ ni comportamientos políticamente despreciables”, afirma.

“La Reforma Laboral que ha impuesto el Gobierno del Partido Popular a nivel nacional ha masacrado las relaciones laborales y ha producido un daño irreparable”

Fundamentalmente y como explica, este Plan es una ‘medida de choque’ para jóvenes y parados de larga duración (especialmente mayores de 55 años) a la hora de facilitarles su incorporación al mercado laboral pero, ¿al menos en la agenda de CC.OO. está plantear próximamente iniciativas enfocadas a mejorar las condiciones de trabajo de quienes tienen un empleo (porque, por ejemplo, la realidad plasma que los salarios vuelven a caer: el sueldo medio ha bajado un 0,6% y suma un recorte del 13% tras la reforma laboral…)?

“La Reforma Laboral que ha impuesto el Gobierno del Partido Popular a nivel nacional ha masacrado las relaciones laborales y ha producido un daño irreparable, por eso tiene que ser reversible esa Reforma Laboral y hay que cambiar la manera de relacionarnos entre trabajadores y empresarios”, introduce.

José Luis Gil reitera que “hay una serie de actuaciones de carácter más estructural que hay que abordar, y yo creo que hay un elemento central, capital, donde se tiene que hacer justicia y donde, además, se discuten las relaciones laborales: es el convenio colectivo, que tiene una fuerza muy importante y al que debemos darle un sentido más general y reforzarlo, pero también como Patronal; considero que ahí la Patronal se equivoca cuando no apuesta por el convenio colectivo porque yo creo que le permite competir más y mejor, evitar tentaciones de economía sumergida y que no haya competencia desleal entre las empresas; además, los trabajadores bien pagados y bien formados serían mucho más productivos y su empresa, por tanto, tendría un mercado mucho más abierto; esto es una constante y, si esto no se entiende y se va solamente al beneficio rápido, sin inversión a medio y largo plazo y sin formación de los trabajadores, estamos condenados a una economía subsidiaria y a una economía sin posibilidades; por tanto yo creo que en ese sentido la negociación colectiva es un instrumento capital al que hay que dar más importancia y más espacio, junto a esas otras medidas estructurales que es necesario abordar”, concluye.

Les invitamos a escuchar al completo, si lo desean, esta entrevista concedida por José Luis Gil, secretario general de Comisiones Obreras en Castilla-la Mancha. Pueden hacerlo mediante el archivo de audio que acompaña a este texto.