Tal y como nos cuenta el director técnico del (ITAP), éste afronta cada cita con Expovicaman con la inquietud de preparar “algún evento y alguna charla relacionada con los principales cultivos que se están plantando en la provincia, ya que es muy interesante para los agricultores toda esa información que damos y, por lo tanto, tienen bastante acogida esas charlas que nosotros en Expovicaman venimos ofreciendo”.

Además de esas citas que salpican el programa de actividades que preparan al detalle desde el Instituto, el ITAP dispone de stand en la propia Feria Agrícola y Ganadera de Castilla-La Mancha donde, igualmente, ofrecen “toda la información que se recoge de todas las investigaciones que se han desarrollado a lo largo del año, a través de boletines que están disponibles en este stand para ir dándoles también por esta vía respuesta a los agricultores que pasen por aquí”, nos explica.

De cara a este XXXVIII de la Feria, De la Cruz relata que “en los últimos años, el cambio que está habiendo en el panorama agrícola de la región (donde se están imponiendo los leñosos) ha hecho que tuviéramos muy claro sobre qué cultivos teníamos que dirigir las charlas que teníamos que organizar en el marco de la Feria y que fueran de interés”; no obstante, admite que “siempre cuesta ofrecer unas charlas acordes a las necesidades de los agricultores porque buscamos traer a personal cualificado que pueda dar una formación que les sea de interés”.

ITAP, un asesoramiento que da frutos

El director técnico del ITAP explica algunas de las principales labores que realizan desde el Instituto a lo largo de los años (desde su creación, en 1986): “Es fundamental el asesoramiento que ofrecemos a los agricultores –indica-; por ejemplo, se ha reducido bastante el tema del aporte de agua gracias al servicio que tenemos de asesoramiento a riegos en el ITAP donde los agricultores han seguido esas recomendaciones que íbamos dando y se han obtenido mayores producciones con menor aporte de agua (y, en otros casos, con el mismo que se venía haciendo desde hace tiempo)”.

También nos cuenta que el ITAP ha sido una constante “en la mejora de variedades, en la adaptación de ciertos cultivos a nuestra provincia (también a nivel regional, por supuesto); y ahora estamos dando respuesta precisamente a esos leñosos con una colección de variedades que tenemos en nuestro campo de experimentación en Las Tiesas, e intentamos publicar esos resultados para que la gente que esté interesada en esos nuevos cultivos sepa qué rendimientos tiene que esperar, cómo se adaptan, necesidades de riesgo, etc.”.

Como con todas las nuevas experiencias o posibilidades, es crucial convencer a quienes han de dar el paso de ponerlas en marcha. También sucede a los protagonistas de nuestro sector primario. “Al agricultor hay que convencerlo –explica Fernando De la Cruz- y, a veces, cuesta mucho… pero sí que, en ese aspecto, el agricultor de la provincia está muy tecnificado, muy avanzado en las nuevas tecnologías y sí que nos escucha e intenta recoger todas aquellas recomendaciones que le damos; lógicamente, nosotros tenemos también al apoyo de instituciones como la UCLM a nivel regional, con la Junta de Comunidades y, entre todos, sí que realizamos y llegamos a esa transferencia para que calen en el campo todas las investigaciones que se están haciendo y, al final, las pueden utilizar de una manera productiva los agricultores”.

Fernando de la Cruz: “El agua es la base del desarrollo de los cultivos en la provincia”

Fernando De la Cruz nos cuenta que la del agua es “una problemática importante porque el agua vertebra el territorio, es desarrollo, y en la agricultura es fundamental; con los ‘cambios’ que ahora mismo se están produciendo en el clima en todas las tierras de secano es difícil sacar un rendimiento, tenemos que tender al regadío, por lo que claro que hay una preocupación en el sector por el tema del agua respecto a que cada vez escasea más”, explica.

Nos sitúa en esos años de sequía que estamos arrastrando y advierte que, “aunque haya una primavera lluviosa, en el acuífero estamos en pre-alerta”, realidad que subraya la importancia del tema del agua, “la base del desarrollo de los cultivos en la provincia”.

Fernando Mañas: “Se espera que, de aquí a unos años, Albacete se convierta en una de las zonas de España donde más almendra se produzca (tanto en cantidad como en calidad)”

De la Cruz nos hablaba de ese auge de los leñosos que se está produciendo en nuestra provincia y de la vocación del ITAP de hacer presentes en Expovicaman esos temas que toman relevancia en nuestro sector. Atendiendo a ambas cuestiones, de cara a esta XXXVIII edición, el ITAP (junto con la Diputación de Albacete, AELMO –-a y Mercados- y la ) organizan, este 25 de mayo, la I Lonja Nacional de la Almendra en ésta Feria Agrícola y Ganadera de Castilla-La Mancha.

En dicha jornada, las diferentes mesas nacionales que cotizan almendra se unen en una única mesa nacional para debatir las cotizaciones. Además de esa mesa, se celebrarán tres charlas: una sobre la comercialización de este producto, otra referente a las enfermedades de cuarentena del cultivo y una tercera sobre el panorama varietal de las plantaciones.

Como técnico del Servicio de Investigación y Asesoramiento en Cultivos Leñosos (SIAL) –ITAP, Fernando Mañas nos cuenta sobre esa cita con la I Lonja Nacional de la Almendra que vivirá Expovicaman que “es un hecho significativo que nos indica la importancia que está adquiriendo el sector de la almendra en nuestra provincia”.

Detalla que “en los últimos tres años, se han plantado en Albacete unas 25.000 hectáreas, una cifra que habla por sí sola; y se espera que, de aquí a unos años, Albacete se convierta en una de las zonas de España donde más almendra se produzca (tanto en cantidad como en calidad)”.

El almendro y su evolución: del último recurso para terrenos ‘marginales’ a colonizador de tierras mucho más fértiles y de mayor calidad

Como análisis del escenario que ha llevado a nuestros agricultores a provocar ese auge de los cultivos leñosos, Mañas nos explica que “el agricultor está soportando unos vaivenes, unas subidas y bajadas, en otros tipos de productos agrarios; debido a eso, ahora mismo la cierta estabilidad que están adquiriendo productos (como puede ser el pistachero) es una especie de refugio… No vamos a decir que estos cultivos vengan a solucionar los problemas que tenemos, pero sí que están adquiriendo muchísima importancia por esa seguridad que se tiene en los precios y también por las pocas necesidades hídricas que tienen (pocas necesidades hídricas que nos pueden dar unas producciones bastante aceptable); eso es principalmente lo que está haciendo que muchos agricultores se estén interesando por estos cultivos”.

Los cultivos leñosos que, históricamente, han tenido representación en la provincia de Albacete han sido “el viñedo, el olivo y el almendro”, si bien Mañas incide en que “últimamente se está hablando también de lo que es el nogal”. Subraya que “en el almendro se está produciendo un cambio muy significativo porque si nosotros antes estábamos acostumbrados a verlo en terrenos marginales (prácticamente los terrenos que no valían para otro tipo de cultivo se destinaban al almendro con variedades tradicionales muy sensibles a las heladas primaverales), hoy en día ya se está cambiando muchísimo el punto de vista de los agricultores: el almendro está colonizando terrenos mucho más fértiles, de más calidad, se está apostando por nuevas variedades y nuevos modelos productivos”.

Al hilo de esto último, el responsable del SIAL-ITAP nos detalla que “las producciones medias que nosotros teníamos del almendro hace unos años podrían ser de unos 150-200 kilos por hectárea de almendra grano; hoy en día, ya hay plantaciones que están por encima de los 1.500-2.000 kilos de almendra grano por hectárea, y eso es un hecho que nos indica el cambio técnico que está habiendo en el sector de la almendra”.

Con respecto al pistacho, Mañas comenta que “hay muchos agricultores que son reticentes porque es un cultivo realmente muy novedoso (desde el punto de vista de su tradición)”, pero asegura que “ya está habiendo plantaciones que están adquiriendo producciones bastante significativas”. A pesar de que indica que “España tiene muy poco peso específico en el mercado internacional del pistacho”, también afirma que “sí que es cierto que poco a poco nos vamos a ir haciendo un hueco (no tanto ya por la producción, sino por la calidad)”. En este sentido, asegura que “en cuanto a calidad, el pistacho de Castilla-La Mancha es uno de los mejores que hay”.

También en la almendra Mañas indica que podemos hablar de bastante calidad debido a nuestro sistema de cultivo: “El principal país productor de almendra (EE.UU. --) produce prácticamente del 80% al 85% de la almendra, y nosotros ahora mismo estamos en un 5% de la almendra; apostamos por la calidad porque nosotros no podemos copiar el modelo productivo de Estados Unidos… Y la calidad consiste en conseguir partidas homogéneas con unas buenas características organolépticas; además, hay muchísimas plantaciones que se adaptan muy bien al modelo ecológico, lo que supone un valor añadido a la almendra española con respecto a la norteamericana”, destaca.

Fernando Mañas: “Es importante que nuestros agricultores (y ahí incidimos mucho desde el ITAP) no se dejen ‘seducir’ por ciertas cifras y que se informen perfectamente de la variedad más idónea, de las necesidades de riego que tienen y del modelo productivo que mejor se adapta a su plantación”

Importante que este crecimiento exponencial (en este caso, en leñosos y, especialmente, en almendro) fruto de la inestabilidad que los agricultores sufrían en otros cultivos pueda hacerse de manera equilibrada y con ciertas garantías de estabilidad a futuro (sobre todo, en lo que respecta al propio mercado y su ‘ley’ de oferta y demanda). En el ámbito del almendro, Mañas explica que “si recordamos los precios de hace dos o tres campañas, se puso a 8-9 euros el kilo de pepita, y esto hizo que hubiera una auténtica desbandada de muchísimos agricultores a poner almendros; ahora con los precios que nosotros estamos teniendo (en torno a los 4’5-5 euros, estamos en niveles más acordes, que permiten cierta estabilidad porque, al final, los precios tan elevados lo que producen es una retracción del mercado y que se llegue a un desplome de los precios”.

Considera que “ahora mismo los precios que nosotros tenemos permiten un crecimiento del almendro y una rentabilidad de las plantaciones, pero sí que es cierto que es importante que nuestros agricultores (y ahí incidimos mucho desde el ITAP) no se dejen ‘seducir’ por ciertas cifras y que se informen perfectamente de la variedad más idónea, de las necesidades de riego que tienen y del modelo productivo que mejor se adapta a su plantación”.

En este sentido, Mañas asegura que los agricultores “se dejan asesorar”; incluso nos concreta que “en el servicio de leñosos, el 80%-90% de las consultas están relacionadas con el almendro o con el pistacho; es mucha la gente que acude a nosotros para, de alguna manera, tener nuestro punto de vista con respecto a la variedad más ideal; nosotros no podemos decir que ésta variedad es mejor que la otra, pero sí que hay variedades que se adaptan mejor a unas determinadas condiciones agroclimáticas que otras y, desde ahí, se pueden establecer unas prioridades de variedades según el modelo que cada agricultor tenga”.

Fernando de la Cruz: “La gente joven (sobre todo en temas medioambientales, ecológicos, etc.) está cada vez con mayor interés”

Dentro de las líneas de investigación del ITAP, se tienen ya proyectos relacionados precisamente con estos cultivos leñosos para ver su respuesta en cuanto al tema de fertilización, de riegos y de estrés hídrico.

De la Cruz nos detalla que tienen también “otro proyecto europeo de gestión colectiva sostenible de las actividades de los agricultores para un uso más eficiente del agua”, y subraya igualmente como importante la necesidad de reforzar, en la finca experimental del ITAP, esa línea de ensayos que en torno a los leñosos están cogiendo un peso importante en nuestro panorama provincial y regional. Todo ello, con el objetivo de “tener más datos sobre los que basarnos a la hora de seguir dando servicio y asesoramiento a nuestros agricultores”, destaca.

También el está incidiendo en la mejora de sus laboratorios (tanto de sanidad vegetal como a nivel de fertilización) donde, según explica De la Cruz, encuentran “mucha demanda” por parte de los agricultores, “cada vez más concienciados con la importancia de hacer unos ajustes y unos aportes de fertilización acordes a sus necesidades”.

Como interesante apunte a la situación del sector y a los retos y capacidades del ITAP, su director técnico nos cuenta que “la gente joven (sobre todo en temas medioambientales, ecológicos, etc.) está cada vez con mayor interés; nos gustaría que se uniera más gente joven al campo, pero es difícil porque sacar rentabilidad al campo es complicado (sobre todo, si hablamos de esa dependencia del agua), pero sí que es cierto que la gente nueva que va entrando está aplicando nuevas tecnologías, agricultura de precisión, agricultura de conservación y buscando también óptimos inputs de los cultivos en compromiso con el medio ambiente (siempre y cuando también saque esa rentabilidad que se esperaba)… y para eso, también estamos nosotros”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista sobre el Instituto Técnico Agronómico Provincial (ITAP) desde el corazón de la XXXVIII edición de Expovicaman a través del vídeo que acompaña esta versión escrita de la misma.