Javier Boj es un almanseño de 24 años que estudió Gestión y por la y que trabaja como administrativo en una empresa de calzado de su tierra. Dentro de su nueva responsabilidad al frente de las Juventudes Socialistas de la provincia de Albacete, señala la necesidad de hacer de ésta “una Organización mucho más horizontal, que sea capaz de atraer a todos esos jóvenes preocupados por cuestiones totalmente distintas”, desde el acceso a becas universitarias, a la creación de más oportunidades laborales, pasando por la sostenibilidad del sistema de pensiones que ha preocupar no sólo al colectivo de actuales jubilados, sino al conjunto de la sociedad; “queremos hablar de ecologismo, de feminismo, de futuro y de pensiones… creo que ahí está la dificultad de militar en una Organización política: la de convertir en importante cada uno de los aspectos que rodean al tejido social (de nuestro país y de nuestra provincia en concreto)”.

“Los socialistas estamos totalmente adscritos a la necesidad de crear las mismas oportunidades en aquellas zonas que tienden a la despoblación que en los núcleos urbanos”

Boj señala que no son las mismas preocupaciones las que tiene un joven que pueda vivir en una capital de provincia o una gran ciudad que el lo hace en un ámbito más rural. “Tenemos un problema grave en esta cuestión; desde hace décadas, no es algo de hoy (aunque sí está mucho más acentuado), los jóvenes tienden a ir a los núcleos urbanos donde las capacidades de crear empleo y las oportunidades son mayores, y éste es uno de los puntos donde radica nuestra mayor diferencia con respecto a otras fuerzas políticas: los socialistas estamos totalmente adscritos a la necesidad de crear las mismas oportunidades en aquellas zonas que tienden a la despoblación que en los núcleos urbanos, y ésta es una diferencia muy grande que hay que tomar en cuenta”.

Y es que, fundamentalmente esos jóvenes nacidos más alejados de los territorios urbanos (y, por ende, de sus oportunidades), “tenemos la dificultad de acceder a las grandes empresas, o a aquellos centros educativos (como las Universidades) que tienen aparejadas otras oportunidades (como las prácticas, las bolsas de empleo, etc.)… y sí que es cierto que los jóvenes de municipios mucho más pequeños tienen el problema de que dependen de su capacidad de movilizarse: cuando se habla de ‘movilidad laboral’ es puro ‘exilio’, es coger un billete de tren o de avión sin saber si hay retorno o no… ésa diferencia entre un joven de La Manchuela o un joven de , , o Albacete es muy grande y supone, en muchas ocasiones, salir de tu hogar, de tu casa, de tu entorno familiar y de amistades y buscar el hacerte a ti mismo”, reitera.

“Desde hace ocho años estamos teniendo un giro muy conservador, muy liberal y, ante el problema de un Gobierno desaparecido en el Estado, los jóvenes somos los que más tenemos que perder (porque somos quienes todavía no hemos conseguido nada)”

Además de la horizontalidad en la Organización, desde la propia Provincial del de Albacete (encarnada en Santiago Cabañero) se desea fomentar una cada vez mayor participación e implicación de los jóvenes en las decisiones de partido a través de la escucha activa de esa savia nueva y de sus aportaciones, desmarcándose del discurso ‘de arriba abajo’ al que se podía estar más acostumbrados.

“Sí, esto es ‘una lucha’ no ya sólo dentro del , sino dentro de la sociedad en su conjunto –señala Javier-; se habla de que los jóvenes son el futuro… yo creo que el futuro es hoy, y tenemos que partir de esa premisa: si no se escucha a los jóvenes de hoy, al final seremos los jóvenes de hoy (con más canas) quienes empecemos a hablar en el futuro de qué opinan los jóvenes….”.

El secretario general provincial de las Juventudes Socialistas en Albacete afirma que actualmente las principales preocupaciones o reivindicaciones de los jóvenes radican en dos cuestiones: “El empleo joven (tenemos jóvenes, universitarios o no, preocupados por el acceso al empleo); la dificultad para la emancipación (jóvenes que, incluso trabajando, se encuentran con la dificultad de pagar alquileres de 500 o 600 euros mensuales)”, por lo que indica que “desde hace ocho años estamos teniendo un giro muy conservador, muy liberal y, ante el problema de un Gobierno desaparecido en el Estado, los jóvenes somos los que más tenemos que perder (porque somos quienes todavía no hemos conseguido nada)”.

Asegura, por todo esto, que “hay que abrir corrientes, hay que abrir mesas, hay que unir a todos los escalafones de las organizaciones de izquierdas, para que se cree un debate claro sobre qué es lo que queremos hacer y cuál es el modelo de país que queremos; lo que falta hoy es un proyecto claro de qué modelo de país queremos, no tenemos una hoja de ruta definida ni un mensaje de hacia dónde vamos; eso es lo que le falta al y lo que creo que tiene el Partido Socialista de los jóvenes, de los que no estamos tan ‘contaminados’ por la dirección que se ha tomado en los últimos años en la política (tanto nacional como municipal)”.

“El PSOE es el único partido que va a ofrecer alternativas; aquí se ve en Castilla-La Mancha, se está viendo en la Diputación, donde no se está viendo es en un Estado cuyo Gobierno está totalmente ausente de la creación de oportunidades”

En ese sentido de la participación más directa de los jóvenes en la toma de decisiones, Javier Boj subraya “la gran suerte de tener una de las Ejecutivas Provinciales más jóvenes que se recuerdan a nivel del Partido Socialista” y añade el hecho de que existen en la provincia unas Juventudes que siguen esa línea: “Estamos reciclándonos hacia esa orientación, hacia modernizar lo que es la izquierda desde un punto de vista mucho más propio del siglo XXI que de esa izquierda del siglo XX; creo que la izquierda está en proceso de modernización, y considero que los problemas de hoy nos van a hacer mucho más fuertes mañana”.

Consciente de que, quien menos y quien más, ya ha “arrancado el motor” de cara a los comicios de 2019, Javier es claro: “El PSOE es el único partido que va a ofrecer alternativas; aquí se ve en Castilla-La Mancha, se está viendo en la Diputación, donde no se está viendo es en un Estado cuyo Gobierno está totalmente ausente de la creación de oportunidades”.

“Creo que está calando un mensaje que aleja al votante de una ideología y la transforma en meros eslóganes momentáneos”

Sobre el auge electoral que parece estar protagonizando Ciudadanos en las encuestas y sondeos que van saliendo a la luz, Javier no hace ningún tipo de rodeo: “Aunque las encuestas son encuestas y sólo sirven para determinar cuál es la tendencia, obviamente yo sí que estoy preocupado porque creo que está calando un mensaje que aleja al votante de una ideología y la transforma en meros eslóganes momentáneos” señala, aludiendo “vaivenes absolutos” en el programa de Ciudadanos y su actitud de apoyo en determinadas cuestiones al con respecto al documento que, en su día, la formación naranja rubricó para posibilitar el intento de investidura que protagonizó .

“Mientas nosotros tenemos la sensación de que el camino es hallar un camino y una alternativa que ilusione a la gente, parece que la tendencia es hacia un líder político en concreto, con sus vaivenes y un programa no claro, que apuntaba al liberalismo, luego a la socialdemocracia, que apoya al PP aunque tenga Gobiernos de corrupción, que no se encarga de construir nueva savia sino en reponer al siguiente… y creo que tenemos un problema grave; yo no estoy de acuerdo en que la izquierda esté ausente, sino en que tenemos la obligación de recuperar un mensaje que ilusione porque desde 2010 no existe ni una medida moderna ni una iniciativa clara y, ante esto, creo que Ciudadanos tampoco ha aportado nada nuevo a la mesa, se ha beneficiado de que todavía no ha gobernado, pero algunos sí que podemos recordarle que pese a que no ha gobernado, ha convergido en Europa con fuerzas de extrema derecha, y estamos preocupados”, reitera.

No obstante, señala que hay tiempo suficiente hasta las Generales, y que el próximo año las municipales y autonómicas se convertirán en fundamentales para recepcionar el voto, valiéndose del trabajo hecho “en regiones como la nuestra”, si bien subraya que “tenemos que trabajar mucho para convertir la política en un escenario en el que prime la ideología y un plan de acción frente al oportunismo y la política arrojadiza”.

“Ninguna de las derechas (ni la naranja ni la azul) tienen la capacidad de solucionar el debate en la agenda pública y es un partido nacionalista, el PNV, el que está marcando el ritmo, el que te dice si te aprueba o no los presupuestos, el que te dice si tienes que retirar o no el artículo 155 de Cataluña…y esto es muy peligroso”

Javier es de los que piensan que, en la esfera nacional (por ejemplo, mediáticamente) no se usa la misma ‘vara de medir’ con todos los líderes políticos: “Es más, se intenta invisibilizar y eclipsar totalmente cualquier actuación de un partido de izquierdas, progresista, o las iniciativas populares; por el contrario, se prima cualquier noticia del populista de turno de Ciudadanos o del Partido Popular” afirma.

Pone como ejemplo que “ahora mismo el Congreso está totalmente ‘secuestrado’ porque cualquier iniciativa que se quiera llevar a debate parlamentario, entre Ciudadanos y el PP pueden neutralizarla, y así nos encontramos con plataformas populares que presentan Iniciativas Legislativas (como pueden ser la de los afectados por la hipoteca) pero que se quedan ahí porque Ciudadanos y el PP tienen completamente ‘secuestrado’ el Congreso; y ahora se añade que ninguna de las derechas (ni la naranja ni la azul) tienen la capacidad de solucionar el debate en la agenda pública y es un partido nacionalista, el PNV, el que está marcando el ritmo, el que te dice si te aprueba o no los presupuestos, el que te dice si tienes que retirar o no el artículo 155 de Cataluña… y esto es muy peligroso porque si un grupo parlamentario minoritario termina marcando cuáles son los ritmos de la política nacional, nos vamos a encontrar con unos presupuestos que abandonen a Comunidades y provincias como la nuestra y que mejoren la situación de territorios que tienen una calidad de vida mucho mejor que la nuestra (como el País Vasco)”.

“Es el momento adecuado para que aquellas personas que tengan un compromiso con la sociedad, den un paso adelante y luchen por cambiar lo que no consideran justo”

Javier Boj nos cuenta que llegó a la política “totalmente solo”, sin nadie en su entorno que se hubiera acercado antes tan directamente a este ámbito; mientras a sus amigos y amigas les gustaba pasar su tiempo libre haciendo deporte o escuchando música, él lo hacía viendo noticias sobre política; estudiaba su carrera universitaria cuando se endurecieron los requisitos para acceder a una beca, lo que afectó a muchos jóvenes de su entorno, y en ese momento decidió que él quería formar parte de la vida pública para trabajar por cambiar las cosas, para ayudar.

Asegura que es “un joven como otro cualquiera” al que le gusta ir al cine y quedar con sus amigos, pero que destina a la política su tiempo libre cuando la jornada laboral concluye en su día. Nos cuenta que ha llegado a la política pensando que puede ofrecerle él a ella y no viceversa y, consciente de que “el nivel de la política en los últimos años ha descendido muchísimo, se está ennegreciendo y a veces casi avergüenza”, asegura que es el momento adecuado para que “aquellas personas que tengan un compromiso con la sociedad, den un paso adelante y luchen por cambiar lo que no consideran justo”.

“El Partido Socialista es el que ha levantado todos los pilares del Estado del Bienestar; no tengo ningún inconveniente en reconocer los errores del PSOE; pero que tenemos esa experiencia, ese camino en el cual somos el único partido que ha traído algo positivo a este país… eso desde luego; no hay otro”

Al preguntarle ‘por qué en el PSOE’, Javier Boj lo tiene claro: “El Partido Socialista es el que ha levantado todos los pilares del Estado del Bienestar; somos un partido feminista mucho antes del 8 de marzo de este año, no nos hemos subido al carro (y hemos recibido críticas, pero hemos sido feministas desde hace mucho tiempo); el PSOE ha construido la Educación, ha ido alfabetizando a una sociedad que era eminentemente agrícola; puso en marcha el sistema de pensiones; ha sido el partido político que acabó con (ahora se está hablando del fin de ETA, pero fue Zapatero el presidente del Gobierno que acabó con ETA)… Todo esto a mí me hacía, necesariamente, militar en el Partido Socialista”.

No obstante, admite que también ha habido problemas y señala que en el PSOE siempre hay que plantearse nuevos objetivos, no conformarse y querer más pasos en ese camino de transformaciones sociales. “El PSOE tiene que ser valiente –dice, sobre los errores que también se dieron en determinados momentos económicamente adversos-; tiene que aceptar (por ejemplo) que aquellas primera reforma laboral que plantea no era la solución; a día de hoy, que el Partido Socialista volviese supondría también acabar seguramente con aquellos errores que se cometieron, y no tengo ningún inconveniente en plantear los errores del Partido Socialista; pero que tenemos esa experiencia, ese camino en el cual somos el único partido que ha traído algo positivo a este país… eso desde luego; no hay otro”.

“La forma en que vivimos es la forma en la que podemos convencer a los demás de que no todos somos iguales”

Javier Boj es plenamente consciente de la desafección que existe hacia la vida pública; es consciente de que los jóvenes de hoy han nacido en mejores condiciones de las que disfrutaron padres y abuelos, pero señala que lo que hay que plantear ahora es “si queremos que también nuestros hijos puedan vivir mejor que nosotros”, porque considera que “sólo partiendo de este principio es como se va a recuperar la participación en la esfera pública; hago un llamamiento total a la participación, creo que un punto de inflexión en la política de este país ha sido el movimiento , y creo que era necesario” subraya, afirmando que le gustaría que eso no se quedara ahí.

“O se forma parte activa de la ‘lucha’ para cambiar las cosas, o es aceptar una derrota y rendirte” concluye Boj, resistiéndose a que se diga en la calle por más tiempo aquello de que ‘todos los políticos son iguales…’: “Hay que enseñar (y con ejemplos humanos) que esto no es así, y la forma en que vivimos es la forma en la que podemos convencer a los demás de que no todos somos iguales”.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista al secretario general provincial de Juventudes Socialistas de Albacete, Javier Boj, a través del vídeo que acompaña a esta versión escrita de la misma.