El Trabajo Decente pretende conseguir un empleo en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana”, siendo uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por las Naciones Unidas en la Agenda 2030.

A pesar de ello, actualmente existen 300 millones de trabajadores que, a pesar de trabajar, no salen de la situación de pobreza extrema, y 800 millones de personas se encuentran en la denominada “pobreza moderada”. De ellos, concretamente el 13% de trabajadores en España, salen de casa cada día a trabajar y no consiguen salir de la pobreza.

Una situación que, según ha afirmado el director de la en España (OIT), Joaquín Nieto, “se puede solucionar ya que hay capacidad suficiente”. En este sentido ha destacado que medidas como la subida del Salario Mínimo Interprofesional que se han puesto en marcha en España “han ayudado mucho a reducir la pobreza”.

Aun así, el director de en España señala que para acabar finalmente con la pobreza y conseguir el trabajo decente, “hace falta voluntad política, instrumentos para que la negociación colectiva se extienda, libertad sindical, organizaciones empresariales representativas y acuerdos para implantar salarios dignos”.

También se hace necesario que los Estados promuevan protección social y trabajen por eliminar la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres.

“Si se eliminara la brecha salarial de las mujeres (que en es del 20% y en España es algo menor, del 17%), ayudaría muchísimo. Cuando analizas la situación de pobreza hay más mujeres pobres trabajadoras que hombres trabajadores pobres. Los trabajadores pobres tienen un contrato a tiempo parcial que debería ser a tiempo completo. En España estamos hablando de 3 millones de trabajadores que trabajan a tiempo parcial, de los que más de 2 millones son mujeres, por eso la pobreza está ‘feminizada’. Muchas veces el contrato a tiempo parcial encubre una realidad que es que se está trabajando a tiempo completo. Otras veces hay quien tiene que encadenar trabajos a tiempo parcial cuando, organizando mejor las cosas, esa persona podría estar trabajando a tiempo completo”, ha destacado el director de la Oficina de la OIT en España.

En definitiva, Joaquín Nieto ha incidido en que, para paliar esta situación, “hace falta que haya una recuperación social porque todavía la sociedad está dañada por la , pero hay recuperación económica, ¿por qué no hay recuperación social al mismo nivel?”.

La OIT en España recomienda no volver a aplicar “políticas de austeridad extrema que han sido tan dañinas”, en caso de una nueva crisis económica

Esto ocurre en países como España, el tercer país de Europa (sólo por detrás de Grecia y Rumanía) que cuenta con más trabajadores pobres.

En este sentido, Joaquín Nieto ha afirmado que esta situación se ha dado al aplicar políticas de austeridad y medidas que han contribuido a la proliferación de contratos parciales o a mantener la temporalidad elevada. Así, ha señalado que “sólo en los últimos tiempos” se han empezado a abordar medidas como la subida del SMI o un Plan de acción para convertir los contratos indebidamente parciales a completos y los indebidamente temporales por indefinidos. “Si estas acciones triunfan se mejorará la situación y va a caer la pobreza”, ha destacado.

Por otro lado, Joaquín Nieto ha recordado que España está obligada a reducir la pobreza en un 50%, según establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por las Naciones Unidas. Una tarea para la que desde la OIT se ponen a disposición del gobierno de España, de las organizaciones empresariales y sindicatos para conseguirlo juntos . “Tenemos ideas y recomendaciones, se puede reducir la pobreza al 50% y más”, ha destacado Joaquín Nieto, al tiempo que confiesa que la desaceleración económica y la ralentización en la creación de puestos de trabajo “podría entorpecer las cosas”.

En este sentido, ha recordado las distintas políticas que los países de y Estados Unidos pusieron en marcha para responder a la crisis económica “que golpeó duramente por igual tanto a EEUU como a Europa”.

“Mientas EEUU respondió con políticas anti-cíclicas, Europa respondió con una austeridad extrema y eso no ha tenido consecuencias buenas al menos en países como Portugal, España, Grecia e Italia”, ha destacado. Por ello, desde la Organización Internacional del Trabajo en España recomiendan ante el horizonte de una nueva crisis, en primer lugar: solucionar las guerras comerciales que existen y fortalecer la economía interior de los países para que no dependan tanto del exterior. En este sentido, Nieto afirma que “si se consigue despejar la crisis, en un plazo razonable se puede conseguir avanzar en el trabajo decente en España y en reducir la pobreza”.

Por el contrario, si finalmente se produce una recesión económica y una crisis, “no hay que caer en el error en el que se cayó la otra vez y hay que pensárselo mucho antes de volver a aplicar políticas de austeridad extrema que han sido tan dañinas”, ha indicado Joaquín Nieto.

Colaboración entre países para afrontar situaciones de inestabilidad económica

El director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo en España, ha resaltado también la necesidad de que los países actúen de una forma coordinada en situaciones de crisis o ralentización económica.

“España sola no podrá y será necesario fortalecer todo el pilar social europeo. Algo de eso ya se estaba pensando antes de las últimas elecciones europeas porque se había detectado que, en vez de haber una convergencia entre los diferentes países, estaba habiendo una divergencia por las políticas de austeridad y la falta de mecanismos que fortalecieran la Europa social, y eso no puede seguir así”, ha destacado Joaquín Nieto.

En este punto, señala la apuesta de la nueva Comisión Europea por aprovechar la transición energética para hacer frente al cambio climático “como una oportunidad enorme” para remodelar y fortalecer los sistemas productivos, así como para crear nuevos puestos de trabajo. Una oportunidad que también “sería una buena ayuda para que España supere sus problemas sociales”, como ha asegurado Nieto.

La revolución tecnológica en el mercado laboral supondrá el cambio de modelo de trabajo y creará puestos de empleo en sectores como el de cuidados

En cuanto a la revolución tecnológica y sus efectos en el mercado laboral, el director de la Oficina de la OIT en España ha señalado que, “una sociedad de transformación no es una sociedad donde las máquinas sustituyan los empleos y se quede sin trabajo, sino que es una sociedad en la que cambian los empleos”. En este sentido recuerda que con cada revolución que se ha dado, “ha habido más empleos”.

“Hoy hay en el mundo 3.300 millones de trabajadores, nunca ha habido tantos, (aunque 200 millones buscan un empleo y no lo encuentran), y hay una tasa de paro estructural del 5% que es muy indeseable a nivel mundial. No está en peligro el número de trabajadores sino el que la transición se haga bien o mal y cientos de millones de trabajadores se queden en la cuneta porque la convivencia no sería posible y, por tanto, la paz tampoco”, ha destacado el director de la Oficina de la OIT en España.

Por otro lado, ha señalado que “para poder hacer la transformación digital que necesitan todos los países, incluido España, es necesario un sistema educativo diferente y mucho más potente que acompañe a las personas a lo largo de toda la vida laboral”, ha destacado Joaquín Nieto, destacando que la revolución tecnológica supondrá la creación de nuevos empleos por ejemplo en el sector de los cuidados.

“El mundo de los cuidados va a cambiar. Se van a necesitar muchas más personas para atender a las personas mayores que viven cada vez más años”. En este sentido, desde la OIT señalan que “hay que pensar en remunerar los trabajos del sector de los cuidados que actualmente no son remunerados” y son desempeñados principalmente por mujeres que “han dicho basta” y se están incorporando con fuerza al mundo laboral y de emprendimiento.

Nieto: “El futuro puede ser más prometedor si las autoridades y la sociedad civil se ponen en marcha”

Por último, Joaquín Nieto ha lanzado un mensaje de esperanza afirmando que “el futuro puede ser más prometedor si las autoridades y la sociedad civil se ponen en marcha”.

“La exclusión social no está justificada y la pobreza tampoco. Hay suficiente riqueza y capacidad para hacerlo”, aunque advierte que el desarrollo que se produzca debe ser respetuoso desde el punto de vista medioambiental.

“Si se hacen las cosas con criterios de sostenibilidad ambiental, hay riqueza suficiente, nadie tiene que sufrir situación de exclusión social y pobreza y todo el mundo tiene derecho a un trabajo decente”, ha concluido el director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo en España, Joaquín Nieto.