Asegura, tras unos meses ya como vicepresidente segundo del de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que “la entrada de Podemos en el Gobierno está siendo normal” y señala que hay muchos elementos de la política regional que unen a su formación con el y en los que ya estaban “de acuerdo”, quedando certificados en su momento “en un acuerdo de investidura que finalmente no pudo ser pero que fue uno de los motivos que hizo que finalmente consignáramos ese acuerdo para que Podemos estuviera en el con el fin de agilizar, llevara adelante y garantizar algunas políticas que en el fondo compartimos ambas formaciones políticas”.

Sobre lo que cree que Podemos ha aportado a la acción de Gobierno en la región, señala, por ejemplo, “que se agilicen algunos procesos y procedimientos que tienen que ver, por un lado, con la participación ciudadana y, por otro, con la implementación del ‘Plan Podemos’ que queremos que se convierta en una Ley”, y precisamente sobre ese Plan de Garantías Ciudadanas señala la importancia de haber logrado que, de cara a 2018, se incremente la partida presupuestaria consignada en casi 24 millones de euros (hasta alcanzar los 143), fundamental si se tiene en cuenta que “desafortunadamente, los datos de pobreza en nuestra región no han parado de crecer y creemos que, más allá de que hay que tener políticas en otros sectores, hay que atender la política de intentar que la gente que peor lo ha pasado con la crisis pueda tener ‘un colchón’ hasta que pueda rehacer con normalidad su vida”.

Afirma creer que “en estos apenas tres meses intensos de trabajo, hemos avanzado en muchas cosas” y que eso tendrá traducción “antes de que acabe 2017 tanto en legislaciones que estaban paradas como en la puesta en marcha de ese mismo Plan que va a atender por un lado a la gente que más lo necesita pero que también va a tener cambios en la gestión de las políticas públicas y, en concreto, de las políticas sociales”.

García Molina responde a quienes tacha de “vaciadas de contenido” las áreas que Podemos gestiona en el que “ésas son afirmaciones, primero, muy gruesas y, segundo, que faltan a la verdad”

Podemos Castilla-La Mancha encarna, a día de hoy, tanto la Vicepresidencia Segunda del Gobierno autonómico (en la persona del propio García Molina) como la Consejería de Coordinación del Plan de Garantías afanándose en cuestiones como las que ha adelantado y pese a lo que, no obstante, siguen llegando voces (especialmente, desde el regional) que aseguran que esas dos áreas están “vaciadas de contenido”, algo contra lo que lucha García Molina con argumentos:

“Creo que ésas son afirmaciones, primero, muy gruesas y, segundo, que faltan a la verdad; el otro día pudimos explicar en sede parlamentaria la labor que voy a llevar a cabo como vicepresidente en todo lo que tiene que ver con la participación ciudadana (que habrá quien no le dé valor, caso del Partido Popular, pero que nosotros entendemos como un derecho constitucional, reconocido en el artículo 4 del Estatuto de Autonomía); la participación es poder estar presente en las propuestas, en las deliberaciones y también en la toma de decisiones de asuntos que son esenciales para la vida de la gente en el día a día, y por eso nosotros, dentro del trabajo que estamos haciendo desde la vicepresidencia, lo que vamos a hacer es ir a por una Ley de Participación mucho más ambiciosa y mucho más moderna y poner todos los canales para que la gente que así lo desea pueda proponer, pueda debatir y pueda decidir en todos los ámbitos de relevancia de la vida”, explica.

Sobre la tarea de la Consejería de Coordinación del Plan Integral de Garantías, José García Molina defiende que “estamos tratando cosas tan importantes como la vivienda, la garantía de suministros energéticos para que nadie pase frío en esta región; cuando estamos tratando de implementar una renta básica garantizada en Castilla-La Mancha que haga que la gente que (por el motivo que sea) no puede acceder a un salario, tenga al menos la posibilidad de tener ‘un colchón’ de la Administración para que nadie en esta región se quede atrás… Si eso es no tener contenidos y si eso no es trabajar con la gente y para la gente… pues no sé lo que es entonces”, reitera.

“Si las mejoras se negocian de manera honesta y garantista y con afán de llegar a acuerdos, no tiene que haber ningún problema para que los presupuestos 2018 sean una realidad lo antes posible”

Recientemente se presentaba públicamente en Castilla-La Mancha el anteproyecto de Ley de Presupuestos regionales para 2018 y ya García Molina manifestaba en su momento la disposición de su formación para que las cuentas públicas ‘lleguen lo antes posible’ y para que la negociación sea ‘lo más ágil, leal y honesta posible’… Palabras de las que se desprende, por tanto, que queda trabajo hasta que esas cuentas tengan su apoyo firme y que, por tanto, éste no puede darse aún por hecho.

“El grueso de las cuestiones se ha podido trabajar desde el propio Gobierno, en este co-gobierno de Podemos y el PSOE y, por lo tanto, las líneas centrales de los presupuestos están hechas, pero sería faltar al trabajo parlamentario de las Cortes anticipar desde el Gobierno lo que tiene que pasar; ese proyecto ahora se remitirá a las Cortes y los parlamentarios de los tres Grupos (del Partido Popular, del Partido Socialista y de Podemos) tendrán que hacer su trabajo, que es ver si todavía ese proyecto puede ser mejor, si podemos perfilar algunos aspectos que quizá no se han tenido en cuenta; nuestra disposición desde luego es que salga hacia adelante pero, primero respetando el trabajo parlamentario de todos los Grupos y, segundo, atendiendo a que esas mejoras se puedan materializar”, señala.

Reitera su idea de que “si esas mejoras se negocian de manera honesta y garantista y con afán de llegar a acuerdos, no tiene que haber ningún problema para que los presupuestos sean una realidad lo antes posible”.

“En Podemos creemos en dejar que la gente hable y se exprese porque ése es el fundamento de nuestra democracia, pero sabiendo que nosotros queremos una Cataluña en España”

Sobre la controversia creada en torno a la definición de ‘Podemos’ que toda la situación en Cataluña ha desencadenado en los diferentes discursos, el secretario general de la formación en Castilla-La Mancha considera que “ha habido mucha opinión pública y publicada muy interesada y, sobre todo, me genera mucha tristeza que se ha faltado a la verdad”.

Al hilo de esto, afirma que “Podemos ha sido muy claro y nuestra posición con respecto a Cataluña ha sido muy clara siempre, y quien ha dicho otra cosa yo creo que lo que estaba intentado era enmarañar o enmascarar la realidad”. Con rotundidad, asegura una vez más: “Nosotros no queremos la independencia de Cataluña, no somos independentistas, ni mucho menos, pero sí es verdad que en nuestra forma de entender la política hemos pensado siempre que la democracia no sólo hay que practicarla sino que además hay que ensancharla, y que cuando llegan cuestiones que son esenciales para la vida de la gente, la gente tiene que poder dar su opinión y expresarse”.

Defiende, por tanto, que en Podemos siempre se aboga por “consultarle a la gente qué es lo que quiere hacer”; señala, por otra parte, que “cuando se llega a este ‘choque de trenes’ interesando entre los Partidos que sostienen tanto al como al de Cataluña (el Partido Popular y la , respectivamente que, seguramente, tienen muchas cosas que ocultar y que estaban interesados en este ‘choque de trenes’), que unos lo que propongan sea una declaración unilateral de independencia y otros lo que propongan sea la aplicación del artículo 155 (y, de alguna manera, suspender la autonomía)… creo que había otras alternativas, y es lo que hemos defendido: alternativas de diálogo, alternativas políticas para problemas que entendemos que son políticos; otros han optado por la vía de hacer mucho ruido y por eso nos hemos encontrado en Cataluña con la situación en la que lamentablemente estamos ahora”.

De nuevo insta a “dejar que la gente hable y se exprese porque ése es el fundamento de nuestra democracia, pero sabiendo que nosotros queremos una Cataluña en España porque queremos que todos los territorios que componen este país sigan estando juntos y sabiendo convivir, pero creo que las decisiones que políticamente se han tomado (tanto desde un lado como desde el otro) en lugar de soluciones han generado más problemas”.

“Me parece que la fractura social en Cataluña ya se ha dado, que va a costar mucho que esas heridas se cierren, y que las elecciones pueden ser una parte de la solución pero, desde luego, no son la solución al completo”

Sobre si las elecciones fijadas para el 21 de diciembre en Cataluña será suficiente para frenar ese ‘choque de trenes’ al que aludía (o si, por el contrario, la fractura social generada ha sido demasiado profunda como para algo así), García Molina repite que “las instituciones y la política tienen que estar para generar soluciones, y creo que lo que se ha generado con ese uso partidista de las instituciones ha sido una fractura social que ahora mismo está muy emergente y muy efervescente… Todos sabemos que antes de todo esto el tanto por ciento de la población que en Cataluña abogaba por la independencia se podía cifrar (siendo optimistas) en un 20% y que, sin embargo ahora, la sociedad catalana está absolutamente dividida…”.

De ahí que señale que su “temor” con estas elecciones es “que el resultado se parezca demasiado al que ya tuvimos antes, y si eso pasara (que no es una opción descabellada) parece que volveríamos ‘a la casilla de salida’ y en lugar de solucionar un problema, hemos estado muchos meses generando un problema que cuando se supone que tenemos la solución, lo que hace es devolvernos al principio… por lo tanto, hay que esperar a ver qué pasa con esas elecciones, pero me parece que la fractura social ya se ha dado, que va a costar mucho que esas heridas se cierren, y que las elecciones pueden ser una parte de la solución pero, desde luego, no son la solución al completo”.

García Molina destaca que “compromiso” es la palabra que mejor define a los tres reconocidos por La Cerca en la próxima entrega de los IX Premios Solidarios por parte de este Grupo Multimedia de Comunicación

Cerramos esta conversación ‘regresando’ de nuevo a Castilla-La Mancha y, más concretamente, a Albacete, donde este viernes, 17 de noviembre, tendremos a García Molina participando en la IX edición de los Premios Solidarios que entrega esta casa, el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca.

Habrá tres galardonados: el CERMI regional, la Fundación y el cantautor flamenco Manuel Gerena (a quien el propio vicepresidente segundo del entregará el reconocimiento). ¿Qué tipo de valores destaca estos ‘ejemplos’ en distintos ámbitos en unos momentos convulsos como estos?

“Yo creo que son un acierto los tres galardones que se van a entregar y que hay una palabra que seguro que aúna a los tres: ‘compromiso’, cada uno en su ámbito” dice, destacando, por ejemplo, “el compromiso con la defensa de la libertad y los derechos que ejercieron los Abogados de Atocha hasta el punto de dejarse la vida en la lucha”, así como “la labor del CERMI, trabajando por las personas que más lo necesitan en el ámbito social, personas que por todo tipo de situaciones precisan de un apoyo extra”.

De su “amigo” Manuel Gerena, García Molina asegura que le hace especial ilusión que se le dé un premio y alaba una trayectoria que “ha aunado el arte con la lucha y el compromiso por los derechos y las libertades; su camino le avala, primero como artista, y también como persona, y me hace muchísima ilusión poder darle ese premio (además de darle un abrazo y de pasar una tarde agradable con todos vosotros)”, concluye.

Si lo desean, pueden escuchar al completo esta entrevista telefónica realizada a José García Molina, mediante al archivo de audio que acompaña a esta versión escrita de la misma.