El toreo tiene cosas como éstas que hacen que toros de la misma ganadería que el 15 de septiembre de hace un año (Montalvo) le permitiesen salir triunfador de la Feria Taurina albaceteña, le hayan impedido esta vez que ‘el reencuentro’ con ‘la Septembrina’ evocase aquel momento (aún muy presente, por cierto, en la retina de muchos).

Puso mucha entrega y mucho pundonor el extremeño al primero de su lote, ‘Auxiliador’, del que siempre estuvo muy por encima y al que arrancó una merecida oreja a base de seriedad y de clase. Pero ‘Pelegrino’ no le permitió cuajar la tarde porque, simplemente, José Garrido no tuvo toro frente a sí. Por más que lo intentó de todas las formas posibles, manso y peligroso, el ‘ausente’ Montalvo le impidió salir por la Puerta Grande del Coso albaceteño, en el que el público esperaba entregado al torero.

“De mi lote, el primero ha sido el toro que se ha dejado, porque el otro… ha sido imposible -nos cuenta-, era un toro reservón que estaba guardándoselo todo dentro; además, se había lastimado una mano ya al inicio con el capote… ese toro no ha dejado expresar nada delante de él; pero con el primero ha habido muletazos hondos que creo que han tenido sabor… han metido a la gente en la faena y he escuchado ‘olés’ muy bonitos en el tendido”.

“Albacete es una Plaza que no es fácil, es seria y es difícil llevarte a la gente a tu terreno, pero una vez que está de tu parte… lo que quiere es verte bien y triunfar”

Asegura José Garrido que “Albacete es una Plaza que no es fácil, es seria y es difícil llevarte a la gente a tu terreno, pero una vez que está de tu parte… lo que quiere es verte bien y triunfar, y resulta maravillosa porque se entrega al cien por cien y busca eso, que triunfes”.

Y ése, el del triunfo, en un sabor que este torero ya conoce en la Plaza de Albacete, sin ir más lejos, en la Feria pasada (ya como matador) pero también antes (como novillero). En esta ocasión, aun cortando una oreja, afirma sentirse “realizado” porque ha visto al público disfrutar (y eso, siempre es positivo).

Considera que su paso por Albacete (tanto el año pasado como éste) “ha sido importante y de relevancia porque cortar cinco orejas en una Feria de segunda con la importancia y la repercusión que tiene ésta (tanto a nivel mediático como de profesionales)… no es nada fácil; el triunfo del año pasado me abrió puertas y, sobre todo, el ‘boca a boca’ era para José Garrido”.

ha marcado su temporada

Sensaciones diferentes esperan al torero en la soledad de su habitación del hotel a la vuelta de cada corrida: “Cuando hay triunfo y se sale a hombros todo es alegría, bienestar; en el caso de hoy… no existe esa ‘euforia’, sino el coraje de no haber podido redondear la tarde y, al fin y al cabo, de no haber salido a hombros que es lo que uno busca en estas Ferias: el triunfo rotundo; pero bueno, hay tardes y tardes, y orejas que valen mucho… y la de hoy, para mí personalmente, tiene valor”, confiesa.

Reciente triunfador en las Corridas Generales de Bilbao este año (donde también hiciese ya cosas muy importantes como novillero), José Garrido asegura que está siendo una temporada muy importante para él, con “tres Plazas de primera con Puerta Grande este año”. Es una realidad que, ahora mismo, se habla de Bilbao y sale su nombre, y es evidente que algo así le hace sentirse orgulloso; tanto, que afirma sin vacilar que, claramente, su temporada este año “la marca Bilbao”.

“Ahora con dos toreros nuevos y un torero de más años de alternativa se llenan las Plazas y eso es muy importante para La Fiesta: que se abran los carteles y que haya toreros nuevos que lleven gente a la Plaza”

José Garrido pertenece a esa ‘hornada’ de toreros jóvenes pero ya consolidados por los que se apostó fuerte también como novilleros siendo muy demandados por el público para completar carteles junto a figuras que, hasta hace no mucho tiempo, eran ‘sus ídolos’…

Considera que ya han pasado de ser ‘toreros jóvenes’ y ‘la renovación’ a ser “una realidad”. “Ya no hacen falta en los carteles ‘dos figuras’ y nosotros ‘para rellenar’, ahora con dos toreros nuevos y un torero de más años de alternativa se llenan las Plazas como hemos estado viendo este año, y eso es muy importante para La Fiesta: que se abran los carteles y que haya toreros nuevos que lleven gente a la Plaza”, afirma.

“Que La Fiesta se rejuvenezca por dentro es una de las principales cosas que considero que le hacen falta”

José Garrido nos cuenta cómo el mundo del toro “reúne muchas particularidades” y cuántos (y cuán variados) serían “los temas que habría que tocar para mejorarlo desde dentro”. Explica que “no es fácil cambiar una burocracia y un sistema que está un poquito anquilosado porque ya son muchos los años que lleva siendo ‘lo mismo y lo mismo…’ ”.

Pero está convencido de que “poquito a poco, con esta ‘hornada de toreros nuevos’ que apuntabas (y entre los que me incluyo) y llevando gente a la Plaza, a chavales jóvenes… se ayudará a que La Fiesta se rejuvenezca por dentro (que considero que es una de las principales cosas que le hacen falta)”.

“Todos tenemos nuestra oportunidad; más tarde o más temprano, la oportunidad pasa”

El torero que hay frente a nosotros tuvo como regalo su primera muleta cuando apenas contaba siete años y, cumplidos los ocho, ya participó de su primer tentadero. El ‘sueño’ de querer ganarse la vida con el toro comenzó así para él, pero el camino que convierte ese ‘sueño’ en una realidad no es fácil…

“Hay muchas cosas, no vale sólo el hecho de que uno ‘quiera ser’, sino que se tienen que reunir tantas y tantas casualidades… al final hablamos de ‘perlitas’ que te va dejando el camino y tú vas intentando recogerlas todas para hacer un collar; es difícil pero, sobre todo, lo que hay que poner es dedicación, vivir día a día por y para el toro, y mucho sacrificio”, explica.

Afirma estar convencido de que “todos tenemos nuestra oportunidad; más tarde o más temprano, la oportunidad pasa, y en nuestras manos está cogerla y subirte en ese carro o quedarte parado en el andén…; hace falta paciencia, el talento de saber esperar a tu momento, y aprovecharlo”.

Se acaban de cumplir exactamente dos años de la publicación de una entrevista al José Garrido que afrontaba su etapa final como novillero. Entre todo lo que en ella explicó, afirmó: ’Hasta ahora no he hecho nada de lo que quiero conseguir’. ¿Qué cambiaría el hoy torero de aquéllas palabras, dos años después?

“Cambiar… Esa frase aún tiene mucho que decir -responde-, porque esto es tan largo y hay tantísimas cosas que a uno se le pasan por la cabeza y que quiere aunar en el toreo y conseguir… Pero, principalmente, esa frase buscaba la posición que tengo ahora en el toreo, cuando el aficionado me conoce y me quiere ver, cuando despierto interés en la gente (que creo que es lo más difícil en el toreo, dejar esa huella)”.

‘Dedicación’, ‘trabajo’, y ‘romanticismo’, el día a día del José Garrido torero

Su día a día como torero se basa en avanzar en ese camino al que se refería antes cuando hablaba del proceso de ‘querer ser’, de conseguir: “Es dedicación, es trabajo, es romanticismo… son muchas cosas pero desde la base de entrenar, de estar mentalizado, de pensar en el toro, de estar capacitado para aprovechar el momento cuando llegue”.

En su faceta más ‘personal’ se considera “un hombre normal, tranquilo… bueno no, tranquilo menos -sonríe-; yo soy de campo y lo que me gusta es el campo y los animales, estar en contacto con la naturaleza; eso es lo que me da felicidad, ganas y fuerza para ponerme delante del toro”.

“Se ha perdido quizá el hacer una faena de ensueño y pinchar un toro y cortarle una oreja y que se hable de esa faena”

Echando la vista atrás, José Garrido nos explica que el toreo actual con respecto al de otras épocas “ha ganado en técnica (ahora mismo se hacen cosas a los toros que hace quince años nadie pensaba), pero ha perdido quizá algo del romanticismo del aficionado (y de los mismos profesionales) en querer ver triunfar siempre a un torero”.

Ahonda en esto último: “Parece que para estar en lo alto tienes que triunfar todos los días, y eso es muy difícil (porque te enfrentas a un animal, porque se tienen que reunir muchas cosas…) y, al fin y al cabo, es ‘una obra de arte’ que tiene que tener ‘pies y cabeza’… No por cortar dos orejas estás triunfando, el triunfo para mí es algo más: es calar en el aficionado, que la gente hable de ti… y se ha perdido quizá el hacer una faena de ensueño, pinchar un toro y cortarle una oreja y que se hable de esa faena porque ya, si no cortas dos orejas, no se habla de ella… pienso que eso es lo que se ha perdido ahora en el toreo”.

Tal y como se puede comprobar fácilmente si acudimos a la mayoría de las Corridas que pueda haber a lo largo y ancho del país, entre el público predomina el aficionado de más edad que los jóvenes (aunque también los encontramos, si bien no en la cantidad deseada). José Garrido asiente y señala que esto es algo que provoca de alguna manera “el propio sistema, las empresas, porque las entradas son muy caras y un chaval con 20 años quizá no puede permitirse pagar 150 euros por su entrada y la de su novia…”, pone como ejemplo.

Considera que esto “es algo que habría que destilar para ver qué solución se le pueden dar como reclamo hacia los jóvenes y, aunque es ‘un puzle’ difícil de componer, creo que con un poquito de empeño y poniendo todos de nuestra parte se podría conseguir para ver en los tendidos muchas más caras jóvenes de las que hay (que las hay, porque hoy en Albacete he visto muchas de ellas)… eso, al fin y al cabo, es lo que queremos conseguir”.

José Garrido, sobre la posibilidad de volver a Albacete el 17 sustituyendo a Roca Rey: “Ojalá que pueda estar aquí el próximo sábado porque repetiríamos al cartel que el año pasado dio pie a hablar de esa renovación del toreo por parte de toreros jóvenes”

Con la temporada tocando prácticamente a su fin, la de Garrido la marca ahora mismo “el día 1 de octubre la Feria de Otoño de ” donde torea un Mano a Mano en el que afirma tener puestos todos sus objetivos.

Sobre si volvería el 17 de septiembre a Albacete (ante la más que previsible necesidad de que haya sustitución a Roca Rey esa tarde), José Garrido es sincero: “A mí me encantaría, aunque ahora tengo que ser honesto conmigo mismo y ‘no darme coba’… pero a mí me hubiera gustado este año (después de cortar cinco orejas el año pasado aquí) ver dos tardes en la Feria de Albacete 2016 con mi nombre y no teniendo que sustituir por el percance de un compañero… pero bueno, yo encantado, ojalá que pueda estar aquí el próximo sábado porque repetiríamos al cartel que el año pasado dio pie a hablar de esa renovación del toreo por parte de toreros jóvenes, con la misma ganadería y ‘El Juli’ y López Simón… cerrar ese cartel creo que sería bonito”, nos confiesa.

El 23 de septiembre será reconocido, oficialmente, con el X Premio Samueles ‘A la Faena Más Completa’ por una de sus actuaciones en la Feria de 2015

Habrá que esperar un poco más para saber si finalmente ese cartel se da o no pero, lo que es ya una realidad, es que unos días después (el 23 de septiembre) Albacete pedirá nuevamente la presencia del torero en nuestra ciudad, a la llamada de esta casa (La Cerca) para que recoja el X Premio Samueles ‘A la Faena Más Completa’ (precisamente por aquélla que en la Feria de 2015 realizó a ‘Lunerito’ de la ganadería Montalvo).

“En estos reconocimientos uno ve aunados todos sus esfuerzos y la recompensa de lo que se hace en la Plaza; estos gestos de que la gente se vuelque y te dé ese ‘granito de arena’ que para ella es mucho… para mí son la recompensa a esa dedicación y a lo realizado en la Plaza”, concluye.

Será su primer ‘Premio Samueles’ porque, a tenor de lo que demuestra cada tarde que se juega la vida ante el toro (y, sobre todo, de cómo lo demuestra), estamos prácticamente seguros de que no será el único. Suerte, torero.

SI lo desean, pueden visionar la entrevista completa a José Garrido a través del vídeo que acompaña a este texto.