Han pasado ya más de dos meses desde las Elecciones Generales del 20 de diciembre y los españoles seguimos pendientes de si será o no posible configurar un Gobierno. Pero, especialmente los empresarios, están más que atentos a todo este proceso… ¿Hasta qué punto la incertidumbre está siendo creciente en torno a todo lo que está sucediendo en este sentido?¿Qué ocurre con cada día que se marcha del calendario sin que se pueda configurar un Gobierno?

“No es bueno -comienza- porque, efectivamente, la incertidumbre afecta a la dinámica de la economía ya que, cuando no ves claro lo que viene, se tiene más cautela de lo normal y, en consecuencia, esto afecta a la inversión, al consumo…: las empresas esperan para ver qué pasa, las personas pierden confianza (porque no sienten seguridad), y esto puede afectar a la dinámica de la economía (particularmente en España, donde hemos iniciado un proceso de recuperación que estaba muy claro a finales del año pasado y que ahora conviene que no se estropee…)”.

Aún no se manejan datos concretos sobre estas situaciones de incertidumbre incipiente a nivel empresarial que describe Bonet, pero él es totalmente conocedor de que esas sensaciones están ahí, presentes, porque así se lo transmiten de primera mano aquellos con los que tiene ocasión de conversar, por eso apunta que “no quiere decir que haya ‘un parón’ definitivo (porque hay mucha inercia) pero sí que no es bueno que este proceso se dilate mucho”.

“Hay que esforzarse en hablar, en llegar a consensos; es lo que me parece que tendría que pasar en la política”

Le preguntamos qué considera que está faltando (o, quizá, sobrando) en este proceso de negociaciones que hay abierto en el plano político nacional, y don José Luis Bonet señala (como empresario “acostumbrado a la cultura del diálogo, del pacto, propia del Comercio”) que, en el intento por mejorar todas las posiciones, “hay que esforzarse en hablar, en llegar a consensos y, en consecuencia, es lo que me parece que tendría que pasar en la política”.

Cree conveniente “que haya diálogo, pacto, consenso… con la intención de mejorar las posiciones de todo el mundo” y considera que, en ese sentido, las Elecciones del pasado 20 de diciembre dejaron claro que “esto va a ser más necesario que nunca, porque aquí hay ahora una pluralidad de Partidos que deben hablar y llegar a acuerdos”.

La pertenencia a y la unidad de España, sus ‘líneas rojas’

Este mismo miércoles, 24 de febrero, éramos testigos del primer pacto que ha salido de ese proceso negociador (en este caso, entre el PSOE y Ciudadanos) que, aunque insuficiente (en número de diputados) para convertirse aún en una garantía de Gobierno, sí ha sentado algunas bases sobre las que comenzar a trabajar (siempre y cuando se sumen más apoyos).

Contrastamos qué le parece al señor Bonet lo que haya podido sondear del contenido de ese documento común que han acordado ambas Formaciones, sobre todo, en lo económico y laboral. El presidente de la Cámara de Comercio de España manifiesta que “la propuesta que sale de ese acuerdo inicial me parece que puede ser un principio para, realmente, avanzar; pero se tiene que ver, en lo político, que esto sea viable y se pueda practicar”.

Considera que “cualquier pacto o consenso que respete ‘las esencias’ o ‘los fundamentos’ del sistema, se puede hablar y negociar; y, ‘los fundamentos’ son la Constitución del ’78 en la que, efectivamente, se pueden cambiar cosas (si se habla y todo el mundo está de acuerdo) pero en la que también hay otras que no se deben variar: como los que es la Democracia, el Estado de Derecho, la economía social de mercado, el Estado de Bienestar… eso no se toca”.

A raíz de estas cuestiones que enumera, le planteamos si quizá la mayor traba a que las negociaciones ‘por la izquierda’ hayan carecido de la misma fluidez que las producidas con Ciudadanos, ha podido ser ese planteamiento reiterado de referéndum en Cataluña que Podemos ha venido haciendo desde el principio. ¿Qué cree el señor Bonet que podría suponer, a nivel empresarial por ejemplo, que una iniciativa como ésa saliera adelante?

“Mi posición personal es que, además de lo que acabo de decir relativo a la Constitución del ’78, hay dos ‘líneas rojas’ más que no se pueden atravesar” señala; “una es la pertenencia a la Unión Europea (es algo que tengo muy claro porque dudo que hubiéramos superado la crisis sin estar en la Unión Europea); y, en segundo lugar, la unidad territorial de España, que debe defenderse”.

En este sentido, señala no estar en contra, “si se habla y se llega a cuerdos”, de cualquier tipo de medida pero, incide, “siempre con consenso y de acuerdo con la ley”. En torno a la ‘cuestión catalana’, aboga por “poner encima de la mesa las cuestiones que pueda haber (con las ‘líneas rojas’ que más o menos he apuntado) y, entonces, ponerse con buena fe a entenderse (porque estamos necesitados de entendernos, que es lo que hay que hacer)… hay muchas cosas que se pueden mejorar y otras que habrá que dejarlas como están”, opina.

“España puede dar un gran salto en los próximos diez años porque no solamente tiene una plataforma de internacionalización que ya es un hecho sino porque, además, goza de unas PYMES que, a partir de la crisis, han cambiado su actitud y su mentalidad”

Como presidente de la Cámara de Comercio de España que es (y también como máximo representante de un gran Grupo empresarial como Freixenet), le pedimos que nos indique cuáles son los grandes retos a afrontar para asumir una creciente capacidad competitiva de las empresas españolas, dónde debemos buscar nuestro ‘valor añadido’, nuestros ‘elementos distintivos’…

Don José Luis Bonet nos comenta, sobre esto, que tiene la idea (y que las iniciativas de la van a ir por ahí) de que “España puede dar un gran salto en los próximos diez años porque no solamente tiene una plataforma de internacionalización que ya es un hecho y una realidad (como corroboran las 500 multinacionales españolas que tienen posición de liderazgo en el mundo y que haya entre 5.000 y 10.000 empresas con posición global que ya están en el camino) sino porque, además, tiene ahora mismo unas PYMES que, a partir de la crisis, han cambiado su actitud y su mentalidad”.

Prosigue explicando, en este sentido, que “antes no querían salir porque aquí se encontraban cómodas, pero ahora han visto que la crisis les ha enseñado que, o salen, o no irán bien y, por tanto, están decididas a salir”. Partiendo de esta base, y si las instituciones “como la propia Cámara o las Administraciones” las ayudan al máximo, el señor Bonet apunta que, “España dará un salto en los próximos diez años porque, al final, el marco real en el que nos movemos es la globalización y hay que adaptarse a él (las PYMES también)”.

Añade que, como la mayor parte del tejido productivo español son PYMES, “si éstas consiguen esa salida al exterior, nuestro país dará un salto (y esto beneficiará a toda la sociedad española); creo que a esto es a lo que nos debemos dedicar en el futuro y que cualquier política tiene que tener este objetivo”.

Al preguntarle qué herramientas necesitan las PYMES para ser capaces de dar ese ‘salto’ al que se refiere, el presidente de la Cámara de Comercio de España explica que “lo fundamental es ganar tamaño, y parte de esta ganancia de tamaño la tendrán cuando salgan (porque amplían su mercado) pero, evidentemente, es imprescindible mejorar su competitividad, lo cual pasa por la mejora de tres tipos de ‘capital’: el capital humano (a través de la formación, una formación adecuada para ese ‘salto’ hacia el exterior); el capital tecnológico (la llamada ‘I+D+i’, la digitalización de la economía y también de las PYMES para ganar competitividad); y, por último, capital comercial (marcas y redes comerciales porque, para ir por el mundo, tienes que salir con una identidad y el modo de llegar a los mercados)”, enumera.

“El Tratado de Libre Comercio (TTIP) entre la Unión Europea y EEUU es muy interesante para la economía española y, particularmente, para las PYMES”

Sin salir de este ámbito, nos detenemos en otra cuestión que nos afecta muchísimo: el Tratado de Libre Comercio (TTIP) entre la Unión Europea y EEUU. ¿Hasta qué punto urge y es fundamental para el desarrollo económico de España en un contexto cada vez más globalizado y con más competidores de otros países?

“Es muy interesante para la economía española -analiza el señor Bonet- y, particularmente, para las PYMES porque, efectivamente, todo lo que sea eliminar barreras en un mercado tan importante como puede ser el estadounidense, es bueno (y las PYMES tienen especiales dificultades en lo de superar barreras, tanto arancelarias como de tipo tecnológico, etc.)”.

De ahí que lo considere “un buen Tratado” y que inste a “acelerarlo”, sobre todo, a raíz de que los países asiáticos ya dispongan de su Tratado: “Esto ha hecho que los europeos estemos ahora en peor posición y, en consecuencia, hay que procurar acelerar ese Tratado desde Europa para, por lo menos, nivelar y tener posibilidades”, subraya.

“Aunque el Gobierno está en funciones, todavía es el Gobierno”

Ante todo lo que nos ha descrito, le planteamos una última cuestión: ¿Cómo le podría afectar a todas estas cuestiones que esta situación de ‘parálisis’ política en España se extendiera en el tiempo si, por ejemplo, se celebran nuevas Elecciones y comienza de nuevo un proceso como el que estamos viviendo ahora (sin solución, al parecer, por las posturas que estamos viendo…)?

“Para ser pragmáticos, tengo que decir que, aunque el Gobierno está en funciones, todavía es el Gobierno” dice, claramente; asegura que, en ese sentido, “la Secretaría de Estado de Comercio, por ejemplo, (que es la Administración que tutela de la Cámara de España) es muy activa en el proceso de trabajo a favor de ese Tratado del que hemos hablado; no creo que vayan a abandonar, sino que seguirán trabajando para que se haga”.

No, obstante, añade que “cuanto antes dejen de estar en funciones (o haya otro Gobierno en la misma línea), mejor”, concluye.

Pueden escuchar con detalle y al completo, si lo desean, esta conversación con don José Luis Bonet (presidente de la Cámara de Comercio de España y del Grupo Freixenet) a través del archivo de audio que acompaña a esta versión por escrito de la entrevista).