Asegura José María Fresneda que los efectos que la sequía está teniendo en el ámbito agrario están siendo “muy perversos”. Afirma que “estamos viviendo el peor de los últimos años hidrológicos, con un 14% de lluvias de lo que se puede considerar un año ‘normal’; desde el 2014 venimos arrastrando una sequía muy grande en Castilla-La Mancha y en España, pero este año está siendo especialmente grave; pero no sólo hay que mirar al campo porque esto le está afectando a todo el mundo y es un drama generalizado en el que hay muy poco margen de maniobra porque esto lo hace la naturaleza, y es una situación muy mala”, reitera.

“La sequía no puede ser en la clase política un debate estéril como lo es con otras muchas cosas”

Considera que “la sociedad, en general, no es consciente del alcance del problema; es consciente el agricultor cuando va a sembrar y lo único que ve detrás del tractor es mucho polvo y sabe que no va a nacer o que, si nace, habrá que resembrar… eso es angustioso para un agricultor y para un ganadero: saber que no podrá alimentar con un alimento natural al ganado y que, lógicamente, los piensos se han disparado (porque los de los piensos dicen ‘esta es la mía’ y entran en una dinámica de especulación sin tener en cuenta la situación real del ganadero…); luego te vas a la gente que ha hecho tremendas inversiones modernizando regadíos y a la que le van a decir que tiene que limitar el agua que va a sacar para regar (y, lógicamente, tiene una estructura económica que está en función de los rendimientos)… e imaginen la situación de todo aquel que no tiene la posibilidad de regar; y estamos en una región con el 13% de superficie de regadío (cuando, en las regiones vecinas hay un 40% de regadío), y hay un debate estéril en materia de agua, y nosotros sabemos que no hay futuro si no hay regadío; pero pensemos en esos agricultores que, año tras año tras año de esta sequía tan dura no pueden echar una gota de agua en su siembra, en su viñedo… el drama es grande porque, si en esta región la agricultura se viene abajo, la cantidad de cosas que hay alrededor de la agricultura es muy grande” explica.

Y señala que “estamos en una situación donde hay que tener la serenidad suficiente para intentar sentar en una mesa a todos los que tengamos que ver con todo esto para intentar buscar unas soluciones que no veo ahora mismo; la sequía no puede ser en la clase política un debate estéril como lo es con otras muchas cosas (como el agua o la PAC); es dramático”.

“Nos ha pillado el toro, con todas las consecuencias; aquí nunca se ha previsto que pueda haber un drama como éste”

Para el secretario general de ASAJA de C-LM la realidad pone de manifiesto que en este asunto “nos ha pillado el toro, con todas las consecuencias”. Explica que “aquí nunca se ha previsto que pueda haber un drama como éste; aquí no hay un modelo agrario adaptado para prepararse para algo así o para todo lo contrario; no hay infraestructuras en el campo para haber canalizado que hubiera habido agua en un momento determinado; no hay balsas como en (donde las hacen con el agua que va de aquí); no hay ninguna previsión; no hay un fondo en las Administraciones para atender estas necesidades tan graves que hay; no hay un seguro agrario que atienda la necesidad del propio sector… No hay previsión por parte de quien la tiene que poner, que son las Administraciones”.

Apunta que ayer asistió a la Mesa del Seguro a nivel regional y explica que desde ASAJA sacaron adelante (con apoyo de las cooperativas, otras Organizaciones y la propia Administración regional) “para hacer un marco de actuación y canalizar las cosas que habría que modificar y que se tuviera en cuenta con todas las consecuencias que hay que dotar más a los seguros porque la sequía es enorme y el que más o el que menos va a dar un parte… aunque el año que viene podamos conseguir que haya una reducción de módulos en la toda la Comunidad Autónoma por la sequía no es suficiente… Queda claro que aquí no ha habido ninguna previsión, y no sé a quién tendremos ya que acudir ahora mismo…”.

“Con la Memoria Histórica nos dedicamos a quitar nombres de calles y poner otros pero, ¿en la Memoria Histórica no está el Trasvase Tajo-Segura? Yo creo que también está el Trasvase Tajo- Segura, pero nadie se atreve a plantearlo”

Centrándonos en el Trasvase Tajo-Segura y mirando la situación de pantanos como el de Entrepeñas (en Guadalajara) y Buendía (en Cuenca), casi es inevitable que a cualquiera se le encojan las entrañas… “A nosotros ya se nos han encogido las entrañas; me parece una vergüenza que quien tiene que tomar decisiones se permita la duda de cuestionar si esas fotos de Entrepeñas y Buendía que estamos lanzando a la opinión pública son de ficción; la gente no tiene vergüenza, los que toman decisiones no tienen vergüenza” dice, indignado, recordando las palabras que le dice un agricultor de la zona del Trasvase en la Alcarria: ‘Lo mejor que le puede pasar al Trasvase es que no haya agua que trasvasar, que sólo quede lodo; así se pondrán las pilas los que tanto han malgastado el agua en la región del levante…’, alude.

Indica Fresneda que “si se coge el histórico mediático del Trasvase, y se ve cómo se han comportado en relación con el Trasvase las dos grandes fuerzas políticas de esta región… es lamentable: utilizar el Trasvase para que uno diga que lo recurre, el otro que lo justifica… y no haber tenido la poca seriedad de haberse puesto de acuerdo en algún momento determinado para ver cómo se resolvía el problema en nuestra tierra, algo que nos impuso la dictadura y que la democracia aún no ha sido capaz de resolver, una injusticia tan enorme de este tipo …”.

Añade que “aquí con la Memoria Histórica nos dedicamos a quitar nombres de calles y poner otros pero, ¿en la Memoria Histórica no está el Trasvase Tajo-Segura? Yo creo que también está el Trasvase Tajo- Segura pero no se atreve ninguno a plantearlo; me parece una ofensa, un insulto, a la inteligencia natural de cualquier persona humilde y normal de esta región de C-LM que siga habiendo ese discurso tan fraudulento y tan hipócrita en relación con el Trasvase en esta región”, subraya.

Fresneda asegura que lo que se está haciendo a los regantes de la cabecera del segura (provincia de Albacete) es “una ofensa, un atentado gravísimo contra todo”

Miramos también a la situación que se vive en la cabecera del Segura donde, por ejemplo en la provincia de Albacete, 32 municipios y 3.500 regantes están viéndose profundamente afectados sin ver respondidas sus históricas demandas de agua mientras ven cómo se abren pozos de sequía desde los que se están trasvasando 20 hectómetros cúbicos de agua a Murcia.

“Quien está provocando que eso pase va a provocar alguna cosa de la cual se tendrá que arrepentir todo el mundo, porque ésa es la mayor de la ofensas que se le puede estar haciendo a los regantes de aquella zona de nuestra región; eso es una ofensa, un atentado gravísimo contra todo, por lo tanto, desde ASAJA el apoyo incondicional a esos regantes: que nos pongan muestra, que la vamos a escribir”, afirma sobre la situación.

“No va a haber nunca un Pacto Nacional del Agua; los que lo dicen no se lo creen, y los que recurren a lo que pasó cuando el Trasvase del Ebro es porque no quieren enfrentarse a la realidad de hoy”

Frente a todo esto, el secretario general de ASAJA de C-LM no vacila al asegurar que “lo del Pacto Nacional del Agua es una de las mayores mentiras que se puede plantear; cuando se plantea una cuestión de ésas es porque no se quiere hacer”.

Afirma que “para hacer un Pacto Nacional del Agua y que esta región se plantee ir a un Pacto Nacional del Agua hay que poner encima de la mesa las carencias, las necesidades y la realidad de Castilla-La Mancha y, cuando tengamos eso comprometido por parte de las Administraciones y estemos en el mismo nivel que Murcia, entonces que nos pidan que nos sentemos a hacer un Pacto Nacional del Agua; digámosles a los murcianos que se sienten a hacer un Pacto Nacional del Agua donde estemos en el mismo nivel que están ellos ¿Quién se cree lo del Pacto Nacional del Agua?” manifiesta, de nuevo indignado.

Califica de “sinvergonzonería” plantear un Pacto Nacional del Agua sobre la base de las necesidades de los que riegan y contrapone que “hay que plantearlo sobre la base de los que no tienen posibilidad de utilizar ni una sola gota de agua, para que no arruinen en sus casas con sus familias; y todavía nadie ha dicho públicamente que no tengo razón”.

“No va a haber nunca un Pacto Nacional del Agua; los que lo dicen no se lo creen, y los que recurren a lo que pasó cuando el Trasvase del Ebro es porque no quieren enfrentarse a la realidad de hoy, y ellos se piensa que están justificados con eso, entonces ‘los palmeros’ de unos y los de los otros siguen funcionando, pero ésta no es la sociedad, la sociedad civil es otra cosa… Por lo tanto, yo no creo en un Pacto Nacional del Agua y no va a haber nunca, seguro, un Pacto Nacional del Agua, estoy convencido”, reitera.

“Hay que desenmascarar realmente a todos los que están tomando decisiones en materia de agua desde las Administraciones, demostrar que lo que hacen es otra cosa diferente a la de atender las necesidades de los ciudadanos”

Mientras tanto, hay restricciones en el riego por el estado de sequía: por ejemplo, la ha establecido (inicialmente, hasta el 15 de diciembre) recortes de casi el 39% para regadíos declarados antes de 1933 y de casi el 50% para los declarados después de ese año. Todo ello cuando, como apuntaba Fresneda al comienzo de esta entrevista, muchos regantes han invertido mucho dinero en mejorar sus regadíos con el fin de ser más eficientes y responsables en los usos del agua. ¿Qué se puede hacer más en este sentido?

“Desenmascarar realmente a todos los que están tomando decisiones en materia de agua desde las Administraciones, demostrar que lo que hacen es otra cosa (no atender las necesidades de los ciudadanos administrados) y, una vez ahí, partir de cero” responde, sin dudar.

Asegura que para partir de cero en esta región quiere “un plan que garantice la igualdad de Castilla-La Mancha con el resto de las Comunidades Autónomas de España (en materia de presupuesto, en materia de infraestructura, en materia de regadíos, en materia de hectáreas de regadíos, en materia de concesiones, en materia de balsas…); cuando estemos en el mismo nivel, entonces que me pregunten si quiero un Pacto Nacional del Agua”.

“Que existan en Castilla-La Mancha siete cuencas hidrográfica y que no se pueda utilizar el agua para generar un estado normal de equilibrio con el resto de España…” señala Fresneda, subrayando lo surrealista de la situación y repitiendo el que es el planteamiento esencial de ASAJA: “No estaremos en condiciones de negociar un Pacto Nacional del Agua si no estamos en el mismo nivel que otras regiones de España” concluye, subrayando que “hay que buscar un equilibrio” y evitar que Castilla-La Mancha siga siendo “una mancha marrón en el centro de España”.

Si lo desean, pueden escuchar la entrevista completa que, en materia de agua, hemos realizado al secretario general de ASAJA de Castilla-La Mancha, José María Fresneda, a través del archivo de audio que acompaña a este texto.