El pasado primero de marzo, la región albergaba el I Foro para el Estudio de la Reforma de la Política Agraria Común a partir de 2020 en Castilla-La Mancha como punto de encuentro del que han de salir las ‘líneas maestras’ del camino a seguir (o del que sería deseable seguir) de cara a la reforma de la PAC que espera en el horizonte de ese año.

Sobre ello comenzamos conversando con , que explica que aunque parezca ‘pronto’, estos debates se abren con cuatro o cinco años de antelación, por lo que “es importante posicionarse desde el principio y que España tenga una posición clara en una estrategia que sea del conjunto de , que tenga presupuesto suficiente y que atienda a las demandas de agricultores y ganaderos (también pensando, cómo no, en los consumidores y en el medio ambiente)”.

Considera que esta vez “España se la juega más que nunca puesto que, con el Reino Unido fuera del UE y con los países del norte de Europa que no tienen muy clara la apuesta sobre las políticas agrarias, va a ser determinante la posición que tenga nuestro país y la que tenga Francia”.

Vaticina que habrá “muchas tensiones en la negociación” a nivel europeo llegado el momento, que la salida de Reino Unido dejará “algo menos de presupuesto neto para la PAC”, y que varias cuestiones harán que “quizá haya que defender más que nunca una política que es necesaria, que hoy representa algo más del 30% de los ingresos de nuestros agricultores y ganaderos, y sin la que Europa hoy no podría tener los sistemas de garantía alimentaria y sanitaria de lo que estamos produciendo”. Realidades por las que considera que “es importantísimo la posición que cojamos ya y que podamos influir en el primer documento serio de propuestas que haya encima de la mesa”, algo que augura “para finales de este año”.

Un horizonte para el que es claro al afirmar que “Castilla-La Mancha y España tienen que tener posición”.

“Lo importante es convencer a Europa de lo vital que es esta Política Agraria Comunitaria”

Para el secretario general de la UPA en nuestra región, “lo importante es convencer a Europa de lo vital que es esta Política Agraria Comunitaria porque, sin ella, no se pueden garantizar los alimentos a la población europea (y con unas garantías sanitarias que no hay en ningún otro lugar del mundo)”, reitera.

Apunta que habría que trabajar en “orientar mejor esa PAC” siguiendo unas ciertas claves fundamentales para la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de C-LM: “Mantenimiento del presupuesto; avances en redirigir las ayudas a los verdaderos agricultores y profesionales del campo; compromisos medio ambientales; creación de unos instrumentos de mercado reales que en situaciones de crisis de precios garantice la renta a agricultores y ganaderos; y una apuesta por un rejuvenecimiento del campo a través de la llegada de jóvenes al sector”, señala.

Sobre el tema del protagonismo que ha de tomar la figura del agricultor profesional en relación a las ayudas directas, a pesar de que eso ya se había introducido como ‘gran novedad’ de la anterior reforma, la experiencia ha dejado entrever que aquello que se decía “era prácticamente falso”, de ahí la necesidad de postular nuevamente el objetivo de cara a la próxima reforma y de convertirlo en uno de sus “temas fuertes”.

Morcillo explica que “la figura del agricultor en activo prácticamente se ha quedado en nada” y que “una cosa ha sido el discurso (que estaba bien) y otra la realidad, que no tiene nada que ver con el discurso”.

Sobre el asunto de la integración comercial, el secretario general regional de UPA ve fundamental “que nuestras producciones puedan estar bien agrupadas y que, cuando salgamos al mercado, a la hora de negociar precios podamos hacerlo ‘de igual a igual’ con la distribución (y eso hoy no es así)”.

Explica que “esto iría por dos líneas: primero, una exención de las normas de competencia (como ocurre en el tema de la leche); la otra herramienta, sería la que vendría marcada por las ayudas que hay (que ya están en marcha a nivel nacional y también regional) a través del PDR para crear estructuras mayores que agrupen cooperativas (y no cooperativas) a nivel comercial en ‘Entidades de Interés Prioritario’ que tendrán medios y que serán prioritarias a la hora de recibir ayudas”; ejemplo que incide en que ya se ve en la convocatoria del Focal que está en marcha. No obstante, admite que “no es fácil esa agrupación en muchos productos, cada uno con sus características incluso locales… no es sencillo ir a una integración de este calado”.

En cualquier caso, el debate en torno a esa próxima PAC ya ha empezado; los días 27 y 28 habrá un foro a nivel nacional convocado desde el Ministerio para este fin; UPA también abrirá su propio debate “con una jornada potente en el mes de abril aquí en Albacete donde se puedan aportar diferentes puntos de vista, con gente de la Comisión, del Parlamento, con agricultores, etc. con el objetivo de trazar unas ‘líneas maestras’ porque, a estas alturas, el debate está muy abierto aún”.

“Se dan las condiciones para que Castilla-La Mancha siga estando ahí en agricultura ecológica”

En cuanto a la situación regional de la agricultura ecológica (el tema originó cierta polémica en torno al último pleno en las Cortes autonómicas con algunos agricultores concentrados en los exteriores de las mismas molestos con la situación), Morcillo asegura que entiende “la situación de frustración de los agricultores a los que en su día se les planteó una ayuda con unos niveles y unas posibilidades presupuestarias que para nada tenían algo que ver; se sacó una resolución con 100 millones de euros para atender a los agricultores cuando se necesitaban más de 300”, recuerda el secretario general de la UPA en torno al germen de este problema, rememorando épocas del anterior Gobierno autonómico al hablar de aquella contradicción.

En todo caso, defiende que “a pesar de las dificultades, los agricultores de Castilla-La Mancha siguen apostando por la agricultura y la ganadería ecológica; a día de hoy hay unos 8.400 agricultores que quieren seguir y van a seguir en agricultura ecológica; en la región hay 360.000 hectáreas que van a seguir en ecológico; es cierto que las primas no son las que en su día se plantearon, pero el PDR de Castilla-La Mancha ha incrementado la partida para ecológica hasta los 230 millones de euros y 3 millones de euros pendientes para la nueva convocatoria para aquellos a los que no se había llegado”.

Desde UPA reiteran su malestar por el incumplimiento de ese compromiso y de que no se les haya comunicado desde la Consejería (a la que asegura que han trasladado esa disconformidad), pero recupera lo más positivo: “El programa de agricultura ecológica al final se va a incrementar con 5 millones de euros más (adicionales al compromiso que tenían con las organizaciones agrarias); en el PDR habrá hasta 2020 habrá 236 millones de euros; y ha salido ahora una convocatoria (de unos 21 millones de euros) para atender las solicitudes que se quedaron fuera en 2015 por falta de presupuesto para ellas”, detalla.

Asegura que ésa es la línea en la que desde la UPA se quiere seguir trabajando en el futuro de la agricultura ecológica y en otras medidas de apoyo a la producciones ecológicas (a la hora de la comercialización y las campañas de promoción), en pro de esta actividad que “es beneficiosa para el medio ambiente y que está sirviendo al consumidor productos de las mejores condiciones”.

Afirma creer que “se dan las condiciones para que Castilla-La Mancha siga estando ahí en agricultura ecológica” y, aunque entiende el malestar de ciertos agricultores, llama a la necesidad de ser conscientes; pone, como ejemplo, lo que sucede en otras regiones como Andalucía, con tres veces más la extensión dedicada a agricultura ecológica que Castilla-La Mancha, sólo destina un millón de euros más (237 millones) que nuestra Comunidad Autónoma a dicha actividad.

Morcillo afirma que el de las Zonas ZEPA “es un tema que deberíamos haber afrontado antes”

Tras repasar con detalle cada uno de los pasos que se han dado (negociaciones por medio) para abordar el asunto de las Zonas ZEPA en Castilla-La Mancha y sus Planes de Gestión (de momento, tenemos sobre la mesa el cuarto borrador aún sin acuerdo total), Morcillo ofrece sus principales conclusiones al respecto de este Plan de Gestión que “UPA quiere porque es necesario”.

Admite que “es un tema que deberíamos haber afrontado antes” que Europa ya exigía a sus Estados miembro cuando nuestro país ni siquiera formaba parte de la Unión. Hasta ahora “no se había hecho nada aquí para elaborar estos Planes de Gestión” que, en este momento, ha sido necesario y urgente acometer por diferentes situaciones.

Del primer borrador “muy limitante” al cuarto, Morcillo señala avances y cuestiones que su organización ha defendido en todo momento y que han ido incorporándose por parte de la Consejería. El gran problema ha venido en el incremento del porcentaje de leñosos para los próximos años; la Consejería ha ido planteando unos cupos que se han ido modificando.

Desde UPA consideran que “el viñedo no va a tener ningún problema”, que sí puede darse, explica Julián, “en las plantaciones de almendro”. El planteamiento final de la Consejería era de unas 3.815 hectáreas de cupo para las ocho Zonas ZEPA, una cantidad que para la UPA “se quedaba corta para los próximos años”; la Consejería ha apostado por la ampliación hasta 4.449 hectáreas para los próximos años (incluyendo la agricultura de conservación), lo que lleva a Morcillo a concluir que “dentro de las dificultades, hemos conseguido avanzar y sacar cosas que para nosotros eran fundamentales” dice, saliendo al paso de algunas declaraciones “que no tienen sentido” por parte de grupos ecologistas respecto a esas 4.449 hectáreas, frente a lo que pide que “impere un poco el sentido común, porque nos llevamos bien…”.

Medidas de discriminación positiva hacia las mujeres en el campo… “todo lo que se avance en esa línea es de justicia”

A dos jornadas vista del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, pedimos finalmente al secretario regional de la UPA que valore gestos como el que el propio consejero explicaba recientemente en el Foro Castilla-La Mancha de Cerca en el que detalló el proceso de reestructuración del sector del vino en la región: habrá discriminación positiva para los modelos de titularidad compartida.

“La realidad es que si miras por ejemplo la titularidad en la PAC de la mayoría de las parcelas, están a nombre del hombre (padre o marido, etc.), y no es justo cuando, en muchos casos, el trabajo se hace a medias (o incluso es la mujer la que lleva la titularidad de la explotación real); todo lo que se avance en esa línea es de justicia; por ejemplo, también va a haber un criterio de discriminación positiva hacia las mujeres desde el Gobierno regional en ciertas líneas de ayuda, como ocurre en la orden de incorporación de jóvenes al campo (donde las mujeres van a tener diez puntos más para poder acceder y, por tanto, estarán las primeras)”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista al secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha (UPA), Julián Morcillo, a través del vídeo que acompaña a esta versión resumida de la misma.