Durante el pasado 2017, el municipio albaceteño de Liétor ganó el concurso ‘El Pueblo Más Bonito de Castilla-La Mancha’ realizado por la televisión pública regional, Castilla-La Mancha Media; una victoria que, además, les valió para convertirse en el escenario de la retransmisión de las pasadas Campanadas de Fin de Año.

“Fueron meses muy intensos -comienza recordándonos Mª esa experiencia-; fue un logro de la gente porque fue ella quien decidió cuál es ‘el pueblo más bonito de Castilla-La Mancha’…”. Como buena alcaldesa, Mª José resalta que “Liétor es un pueblo precioso, tiene muchas cosas que ofrecer y quien ha ido, vuelve” y rememora cómo durante esas semanas en las que se fue desarrollando el programa, la gente de Liétor (desde allí, o desde otros rincones del mundo) se motivó muchísimo para apoyar a su pueblo: “Generó tanta ilusión todo aquello, que no nos lo podíamos creer” señala, admitiendo que no se esperaban ese triunfo, sobre todo, teniendo en cuenta que competían con otros lugares también muy hermosos pero con muchos más habitantes dispuestos para votar (como Consuegra, el otro municipio que resultó finalista).

Mª José afirma que “no se hablaba de otra cosa” en Liétor y que fue “una experiencia maravillosa” que se hizo incluso más especial “el día de las Campanadas, magnífico”.

“Los sábados de conciertos del órgano, Liétor tiene una magia especial”

Indudablemente, Liétor es un pueblo eminentemente turístico. Estratégicamente situado “muy cerca de Albacete, de y de ”, es absolutamente típico que se convierte en destino de viajeros cada fin de semana pero, al margen de esa tendencia más o menos constante, siempre vienen bien ‘incentivos’ como éste de ser nombrado ‘el pueblo más bonito de Castilla-La Mancha’ como un reclamo más para atraer visitantes a los que, quizás, de otro modo no se hubiera llegado.

Son prácticamente innumerables las ‘riquezas’ que Liétor tiene para mostrar a todo el que tenga el buen acierto en un momento dado de acercarse hasta allí. A los maravillosos paisajes propios de la Sierra del Segura se une un excelente patrimonio, una gran gastronomía, el carácter afable y dispuesto de sus gentes y también actividades (lúdicas y culturales) que han sabido ganarse por méritos propios un hueco especial en el calendario de mucha gente.

Mención especial, por ejemplo, ha de tener el ciclo anual de conciertos del órgano histórico de Liétor que, este pasado 2017, vivía su XXXV edición. “El ciclo de conciertos que se inició en 1983 se ha consolidado de tal manera que atrae a muchísima gente; yo siempre digo que es el evento cultural más importante que se celebra y, además, con gran prestigio; esos conciertos se han extendido también a otros municipios de la Sierra que tienen órganos históricos, pero Liétor fue el primero en celebrarlo y mantener sus fechas (los dos fines de semana finales de mayo y los dos primeros de junio); la gente amante de la música de órgano no se pierde ese evento en el que participan concertistas de prestigio internacional, van los mejores; yo creo que ya no podemos ir a más…”, señala la primera edil.

Mª José nos cuenta cómo ‘el cura’ de Liétor, el mítico ‘Don Paco’ () “fue quien llegó a Liétor y puso en valor el órgano que, para nosotros, era ‘un gran desconocido’; él puso mucho empeño en la rehabilitación del órgano y en iniciar los ciclos (junto a la Grupo Museo); desde el nos implicamos realmente desde 1999 en la colaboración y organización conjunta, y apostamos por estos ciclos que también han pasado malas rachas de financiación” señala, recordando “un periodo en el que no hubo entendimiento entre Cultural Albacete y (y Grupo Museo) por el tema de financiación porque nos querían imponer un cambio de fechas y ahí nos mantuvimos firmes para que se consolidara en las fechas en las que siempre se ha venido celebrando”.

Moreno subraya que “cada año se aporta una actividad más, es algo que ofrecemos a todo el mundo dando todo lo que podemos y que tiene una acogida espectacular entre el público; para nosotros es un evento muy importante y estamos deseando siempre que llegue el mes de mayo para empezar un nuevo ciclo de conciertos porque, como digo siempre, los sábados de conciertos Liétor tiene una magia especial”.

Moreno añade que “son buenas fechas, hace buen tiempo, y para algunas personas venir al ciclo es ‘la excusa’ (entre comillas) o el motivo por el que vienen y por el que, además, disfrutan de muchas otras cosas”.

Liétor ‘Amanecista…’

Otro de los guiños importantes que Liétor hace al potencial visitante incluso de índole internacional viene de la mano del cine y, más concretamente, de una de esas películas que el tiempo y los cinéfilos han venido a catalogar como ‘de culto’ y a cuyo rodaje sirvió de sede (junto a Molinicos y Ayna): ‘Amanece que no es poco’, de .

El pasado verano se vivió la ‘VII Quedada Amanecista’ que, año tras año, ha ganado en asistentes y en entusiasmo por parte de estos a la hora de ‘revivir’ todo lo que acontece en la cinta casi al detalle durante un intenso fin de semana en las localizaciones exactas del rodaje.

Este 2018 se celebra el XXX aniversario de la realización de esa película en esos parajes únicos que, tiempo después, se han convertido en lugar de peregrinación y de disfrute para muchos a través de esta Ruta.

“Yo incluso recuerdo un poco la enorme expectación que supuso en aquel momento el rodaje de la película -nos cuenta Mª José-; y luego ha conllevado mucho después porque, gracias a la película, sus ‘amantes’ hacen cada año su quedada en los tres pueblos donde se rodó, y eso hace también que se nos conozca mucho más convirtiéndose en otro aliciente importante para nosotros; de cara a este próximo XXX aniversario todavía no sé si se va a preparar algo especial, no hemos hablado aún entre los municipios de eso”, avanza.

“Se pasa mal cuando se ve que la gente se va de los pueblos, pero a veces tampoco tenemos las herramientas suficientes para evitarlo”

La turística es la gran baza de este pueblo bello frente a los peligros que acechan a los municipios a lo largo y ancho de la geografía nacional y que, sobre todo, se aúnan en uno: el del despoblamiento, una amenaza frente a la que el turismo por sí solo a veces no es suficiente.

“Luchar contra eso es muy complicado para un alcalde -señala Mª José- yo lo veo en el día a día, porque vivo allí y soy consciente de las dificultades por las que nos toca pasar a veces a los alcaldes porque se pasa mal cuando se ve que la gente se va… pero a veces tampoco tenemos las herramientas suficientes para evitarlo”, apunta.

Ante esto, Mª José no evade que “en los pueblos, la gente joven se va a estudiar y no tiene futuro en un pueblo si quiere ejercer su carrera, y eso hay que ser realistas y verlo desde ese punto; lo que hay que conseguir es que esa gente vuelva los fines de semana, que nuestros mayores estén atendidos, que sigamos prestando nuestros servicios básicos (que es muy importante en cuando a mantener e la población)”.

En el ámbito de las oportunidades, Moreno señala que “Liétor no es un pueblo industrial aunque sí es verdad que la agricultura está volviendo otra vez, pero en mi pueblo es básicamente ‘de autoconsumo’: la gente tiene su huerta y se dedica a la agricultura de manera familiar y no como algo para vivir de eso… quizá pueden vivir diez o doce familias cuando llega la época de los tomates… pero no hay grandes explotaciones de agricultura, con lo cual, la gente no puede vivir de eso”.

Cuenta cómo desde el Ayuntamiento se vuelven “locos” cada vez que el “saca los Planes de Empleo, los talleres, los cursos… que puedan mantener a la gente allí; yo en cuanto salen los Planes de Empleo no escatimo, para solicitar cuanta más gente, mejor, con el objetivo de que esas personas se mantengan, sus familias, sus críos en el colegio…; para la gente un poco más joven que no tiene preparación intentamos solicitar cursos que luego les puedan servir para otro empleo… es muy complicado, hacemos lo que podemos con las ‘armas’ que tenemos, pero hay que seguir luchando contra el despoblamiento que se está produciendo” subraya, aunque da las gracias de que esta realidad “no se está notando mucho” en Liétor.

Nuevas oportunidades formativas para abrir puertas al mercado laboral

El año pasado, Liétor pudo beneficiarse el Plan Regional de Integración Social (PRIS) para las zonas rurales de Castilla-La Mancha por el que, durante tres meses, algunas personas pudieron recibir formación en materia socio-sanitaria; una iniciativa que, aunque bien recibida, no facilita un diploma homologado que esas personas puedan emplear después para abrirse puertas en el mercado de trabajo tal y como nos explica Mª José, si bien sí les sirvió de práctica y de aprendizaje.

Al hilo de esto, Moreno avanza que “muy próximamente vamos a empezar un curso de competencias clave para entre 11 y 15 alumnos que no han concluido la E.S.O. que sí les va a permitir a esas personas obtener un certificado de profesionalidad con el que sí podrán acceder a otros cursos superiores para poder formarse para que sí que puedan ya trabajar en un montón de sectores a los que no pueden acceder ahora mismo sin ese certificado”.

Recientemente se ha terminado el de su municipio, y Mª José aprovecha para poner en valor las iniciativas que se vienen poniendo en marcha desde el Ayuntamiento (cofinanciadas al 50% con la JCCM) dirigidas al envejecimiento activo de los mayores a través de actividades de gimnasia o de ejercitación de la memoria que a los usuarios no les cuesta nada y que están teniendo mucho éxito, pero se pregunta si la respuesta sería la deseada en el caso del Centro de Día que siempre se trata de algo delicado (sobre todo, para los pequeños Consistorios) porque subraya que, para un Ayuntamiento, es muy importante ofrecer todo lo que puede a sus vecinos y vecinas pero también gestionando bien “porque estamos jugando con el dinero de los ciudadanos, y siempre hay que pensar mucho y con cabeza todo lo que se hace”, reitera.

“A veces sienta mal y da rabia porque nunca hay la misma igualdad de oportunidades en un pueblo como en una ciudad”

También un alcalde se enfrenta a desolación en muchos momentos en los que, después de ver esperanzas de futuro y de oportunidades al amparo de cualquier realidad para su pueblo, éstas se vienen abajo por razones que a veces resultan casi imposibles de comprender.

Es lo que ha pasado en muchos pueblos, por ejemplo, al amparo de las denominadas ‘energías renovables’ de las que poco se ve de todo aquello de lo que se deseó. Junto a otros 199 alcalde y alcaldesas del país, Mª José Moreno firmó un manifiesto iniciativa de ña Eólica en enero de 2014, en el que pedían al ‘que respetara el gran valor que supone la energía eólica, uno de los pocos sectores industriales españoles exportador de tecnología y que tanto bienestar ha aportado a miles de ciudadanos de los pueblos de España’.

De aquella apuesta creciente por las renovables nada se ha sabido (salvo el evidente frenazo que sufrió), como ha ocurrido con la enorme esperanza con la que la propia Mª José recibió a una empresa que estaba decidida a instalar en su pueblo un parque fotovoltaico: “Ya lo teníamos casi todo, y yo estaba entusiasmada pensando en la cantidad de gente y que iba a poder trabajar en ello, pero eso al final… quedó en nada” recuerda, aún con pesar, y reiterando una vez más que “en los pueblos se necesita tanto para que la gente no se vaya… a veces hablamos de igualdad de oportunidades, pero es muy difícil; a veces sienta mal y da rabia porque nunca hay la misma igualdad de oportunidades en un pueblo como en una ciudad”.

Dispuesta a luchar por esas otras cosas que en otros sitios no hay, pero dejando claro que con la tranquilidad, la paz y el paisaje de los pueblos, “no se vive”, aplaude nuevas iniciativas que puedan apuntar oportunidades económicas para más familias de la zona, en este caso, a través de la agricultura.

Y es que muy recientemente, el pasado enero, el Gobierno Regional presidido por aprobaba la declaración de impacto ambiental positiva del proyecto de transformación de 1.100 hectáreas de regadíos sociales en los términos municipales de de la Sierra y Liétor, en la provincia de Albacete, que beneficiará a unas 200 familias del entorno.

“A raíz de ese anuncio del Gobierno, estamos intentando poner en marcha (porque ya lo hicimos hace unos años pero no nos lo aprobaron desde la Confederación) la modernización de regadíos; animo a los agricultores a preparar la documentación y, junto con el Ayuntamiento a ver si lo conseguimos” dice, subrayando que entre todos deben lograr que haya más dinamismo en estas actividades en particular y en el pueblo en general.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista a Mª José Moreno Docón, alcaldesa de Liétor, mediante el vídeo que acompaña a este texto.