Hace poco más de un mes que ostenta la presidencia de APRECU y Mª Pilar Jiménez nos cuenta cómo su agenda se ha ido llenado este tiempo “de encuentros con todo tipo de organismos, en empresas, etc.” para establecer junto a ellos su primera ‘toma de contacto’ como cabeza visible de la y Afines.

Asegura que ésta es una responsabilidad que ha cogido “con mucha ilusión porque es un honor, como trabajadora y empresaria de cuchillería, poder defender el sector desde esta posición ahora (e ir introduciendo cosas nuevas”.

Esta entrevista se enmarca (casualmente) en la semana del 8 de Marzo, Día Internacional de las Mujeres, y eso tiene su sentido también cuando hablamos (al fin) de una mujer al frente de un ámbito que mentalmente la gran mayoría de la sociedad tiende a ver muy masculinizado. Con ello quiere ser ejemplo de que “lógicamente, las mujeres estamos ahí y, poco a poco, nos vamos introduciendo en el sector de la cuchillería”. Ella lleva siendo parte de él veinte años y es testigo de cómo es creciente el reconocimiento de la mujer en el gremio: “Es un trabajo muy bonito en el que las mujeres cada vez nos estamos viendo más; y es un honor ser mujer, ser empresaria, ser presidenta de una Asociación de cuchillería… estoy muy contenta”, nos dice.

900 personas de la provincia de Albacete trabajan en el sector de la cuchillería (cifra que se multiplicaba por tres antes de la crisis económica)

Muy recientemente, Mª Pilar mantenido varios encuentros de trabajo; por ejemplo, con el alcalde de Albacete, ; con el presidente de la Diputación Provincial de Albacete, ; con el presidente de la Confederación de Comercio de Albacete (FEDA), Artemio Pérez… Nos cuenta que, en todas esas citas, ha podido sentir el apoyo que existe a la hora de sumarse a la defensa del sector de la cuchillería de Albacete.

La idea es trabajar también de su mano para poder ir desarrollando diferentes proyectos con su ayuda que contribuyan a hacer valer los más de seis siglos de antigüedad que Albacete tiene en el sector de la cuchillería.

Actualmente, nos concreta que son unas 900 las personas que ahora mismo están trabajando en este sector (en el conjunto de la provincia). Recuerda que en el pasado más reciente “se ha pasado muy mal”, tanto que esa cifra de quienes ahora se ganan la vida con la cuchillería era el triple que la que ahora tenemos (y no hace tantos años de eso).

Factores como la crisis, la competencia asiática, el fraude… hicieron mella en un arte que nosotros debemos colaborar a poner en valor, porque es nuestro y porque nos define como sociedad. Mª Pilar asegura que desde mitad del año pasado (y en lo que llevamos de 2017) esa ‘sangría’ se ha frenado y el número de empleados ha logrado estabilizarse y comienza a albergar la esperanza de que pueda volver a crecer.

Un paso más cerca de lograr para nuestra cuchillería el ‘amparo’ de Europa en forma de Indicación Geográfica Protegida no agroalimentaria

Pocos días antes de tomar posesión como nueva presidenta de APRECU, Mª Pilar tuvo ocasión de ser una de las integrantes de la delegación que se desplazó a a finales del pasado enero para defender al sector. El entonces presidente de la Asociación de Cuchillería y Afines (Juan Andrés Barbero), el presidente de la ( FRACAMAN), ; el portavoz del , ; la Consejera de Economía Empresas y Empleo, ; y la directora general y Turismo, formaron parte también de ese ‘equipo de trabajo’ que encabezó el propio presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, .

El viaje (organizado por el Gobierno Regional exclusivamente para la el sector cuchillero y artesano) tenía el gran objetivo de instar a a crear, durante este 2017, una reglamentación que establezca las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP’s) no agroalimentarias.

La presidenta de APRECU nos cuenta que fue “una experiencia muy bonita ver cómo se defiende el sector cuchillero” y pone en valor que ya Juan Andrés Barbero comenzó hace años a trabajar por ese reto de lograr las IGP’s no agroalimentarias. Durante esos días en Bruselas, Mª Pilar detalla que les dieron ‘luz verde’ para seguir adelante con este proyecto que no terminaba de definirse. El compromiso con el que esa delegación regresó fue el de que ese objetivo podría estar preparado durante 2018 (algo que ella confía plenamente en que será así).

Nos concreta que “el proceso es lento y ha de pasar por muchas manos que han de decidir al respecto pero, al final, con mucho trabajo y persistencia sé que lo vamos a sacar hacia adelante”.

“Hay que pensar siempre en el consumidor final y darle lo que realmente pide sin engañarlo”

Y es necesario que así sea porque la competencia desleal y el fraude son realidades que azotan cada día sectores como éste, tal y como nos relata Mª Pilar. “Está pasando que hay muchos importadores que traen cuchillos o navajas desde países asiáticos y les ponen el logotipo de la empresa que lo importa (y que, lógicamente, tiene un nombre en Albacete); esto hace que el consumidor final desconozca la procedencia verdadera del producto y es el problema que nos encontramos día a día en el mercado”.

Estas situaciones se acompañan, además, de la imagen negativa que ocasiona a Albacete y a su cuchillería el que haya consumidores que adquieran productos (creyendo que están elaborados aquí) y que terminan por no responder a los mínimos criterios de calidad que se nos presuponen.

El deseo es que la procedencia del producto esté reflejada en él, y que sea al consumidor quien elija lo que desea comprar (pero desde el absoluto conocimiento). “Hay que pensar siempre en el consumidor final y darle lo que realmente pide sin engañarlo dándole ‘gato por liebre’ y, además, debemos proteger nuestro prestigio por todo lo alto como ciudad de navajas y cuchillos que somos”, defiende.

El objetivo es justo pero laborioso, por ejemplo, también porque no hablamos solamente del sector de la cuchillería, sino que ha de hacerse en conjunto para otras actividades artesanas en las que hay que encontrar esa misma reciprocidad para luchar, todos a una, en defensa del conjunto.

El VIII Knife Show de Albacete va tomando forma

Al margen de ése (importantísimo), Mª Pilar asume otros retos importantes: por ejemplo, la celebración del 40º aniversario de APRECU (que nació en 1977), o la preparación de la VIII Feria ‘Knife Show’ (que tendrá lugar del 16 al 18 de junio).

Sobre esta cita, la presidenta de APRECU nos cuenta que se está trabajando en ella con muchísima ilusión y que esté a la altura de una ciudad cuchillera importante; habrá expositores artesanos y se está intentando introducir empresas de profesionales de cuchillería y de proveedores.

Mª Pilar pone en valor que “Albacete tiene un reconocimiento de más de seis siglos de trayectoria en la navaja y los mejores artesanos de la fabricación de navajas están aquí; somos conocidos porque el producto que fabricamos tiene materiales de primera y porque se elabora 100% en Albacete”.

Eso se sabe fuera de nuestras fronteras y, como ejemplo, valga que cada año durante nuestra merecidamente archiconocida Feria de la ciudad, uno de los puntos más visitados resulta siempre el Salón de Cuchillería en el corazón del Recinto.

Seamos embajadores de nuestra cuchillería (en casa, y en los ‘bares’…)

Preocupante puede ser, en el fondo, el ‘miedo’ en el sector a que (conforme tristemente nos van dejando esos maravillosos artesanos que con sus manos han forjado el prestigio cuchillero de esta tierra) no haya juventud que prosiga con esa misión. Recuerda que para eso existen ciertas acciones formativas (por ejemplo, a través de FUDECU) y que “estamos intentando formar a gente para que el día de mañana la tradición no se pierda”.

Mª Pilar nos invita a sumarnos al apoyo al sector cuchillero, como albaceteños; nos llama a utilizar y renovar nuestros cuchillos de la tierra y ser sus embajadores dando ejemplo en nuestras casas. Y, por qué no, también en nuestros establecimientos hosteleros. Y precisamente concluye contándonos que ése es otro de los objetivos que se marca buscando que, a ser posible, los cuchillos que haya en nuestros bares y restaurantes ‘barran para casa’ y sean de Albacete porque, al fin y al cabo, ése es un signo de calidad más para el prestigio del establecimiento y que el consumidor (como tal lo escribo, de buena fe) agradece mucho.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista a Mª Pilar Jiménez (presidente de APRECU) a través del vídeo que acompaña a este resumen por escrito de la misma.