Reseña histórica de la Maestranza Aérea de Albacete

En 1922 se produce en Albacete la instalación de un aeródromo en el paraje de La Torrecica, donde se ubica una de las primeras Escuelas de Pilotos de España. Ya en 1929, la inaugura el Aeródromo Los Llanos, contando a partir de 1936 con talleres de construcción de aviones y dos fábricas de montaje, así como con talleres de reparación de aparatos metálicos en Almansa y Casas de .

En 1936 se crea la Maestranza Aérea de Albacete. En un primer momento está ubicada en el paraje denominado “”, pero tres años después, en 1942, se traslada al emplazamiento que ocupa en la actualidad, en la carretera de las Peñas, en el kilómetro 3.8, junto a la Base Aérea de Los Llanos y, desde hace unos años, cercana al nuevo Parque Aeronáutico y Logístico de la ciudad.

Sus instalaciones se encuentran en una superficie de 470.000 metros cuadrados, sin incluir los terrenos dedicados al estacionamiento de aviones, vehículos, viales y zonas verdes. Un amplio espacio que limita con el Ala 14 de la Base Aérea de Los Llanos, con quien además de mantener una estrecha relación profesional, comparte pista de aterrizaje.

En 1950 comienza a realizar actividades de mantenimiento de flotas de aeronaves, revisando y reparando más de 30 modelos de aviones y 17 tipos de motores procedentes de la Guerra Civil.

A partir de los años 60, la Unidad opta por la especialización en aviación ligera, principalmente sobre aviones de escuela y enlace. En los 70, es designada como cabecera técnica de los aviones de transpote medio y del Sistema de UD13 (aviones Canadair apagafuegos).

A principios de los 80, inicia la potenciación y reconversión de la Maestranza para conseguir la capacidad necesaria para llevar a cabo la revisión y recuperación de componentes de los modernos aviones de combate. Una revisión que fue posible gracias al esfuerzo económico llevado a cabo en aquella época, con un incremento del 20% en el personal y del 60% en la infraestructura de hangares y talleres. Mejoras a las que se unieron grandes avances en la formación técnica de su personal.

De este modo, las competencias asignadas a Albacete, dentro del programa de asignación de tecnologías, hacen referencia a la revisión y reparación de diferentes medios aéreos del , designándose como Cabecera Técnica responsable de Ingeniería, depósito responsable de material y Centro de Mantenimiento del máximo nivel para aviones Mirage F-1 y CASA C101, participando además en el mantenimiento de sistemas de los Mc Donnel Douglas F-18.

Con el paso del tiempo, la Maestranza albaceteña ha ido evolucionando y adaptándose a las nuevas técnicas y modos de operar con el objetivo de servir al en materia de revisión, preparación y puesta a punto de los Sistemas de Armas más avanzados en cuanto a tecnología punta se refiere, contando además con una capacidad suficiente para acometer gran parte de las actividades logísticas que precisa el Ejército.

En 2009 celebraba su 70 aniversario, poniendo de manifiesto el papel tan relevante que ha desempeñado en el desarrollo de la ciudad, convertida en la actualidad en un “nicho tecnológico en cuanto a conocimientos aeronáuticos” se refiere. Se trata de una de las tres Maestranzas que existen en España, junto con la de Madrid y Sevilla, siendo la de Albacete la más importante en cuanto a trabajos de mantenimiento, ingeniería y abastecimiento de aeronaves del Ejército del Aire por su equipamiento tecnológico.

En la actualidad cuenta con cerca de 600 trabajadores, entre personal militar, laboral del y funcionarios, siendo civiles el 90% de sus integrantes.

Infraestructura Logística y Técnica

La Maestranza Aérea de Albacete cuenta con una infraestructura logística y técnica de la más alta calidad. El mantenimiento de los Sistemas de Armas, denominación dada a los aviones en el mundo militar, está garantizado por un conjunto de hangares, talleres, laboratorios y almacenes que ocupan 66.000 metros cuadrados del total de la superficie de la Maestranza.

El Grupo de Aeronavegabilidad y Aseguramiento de la Calidad (GAECA) es el encargado de desarrollar políticas de calidad con el fin de garantizar la seguridad de vuelo y la disponibilidad del operativo.

Según apuntaba Juan Antonio Navarro, en la Maestranza se pueden diferenciar dos partes. Por un lado, la zona antigua donde está la Plaza de Armas y el edificio de la Jefatura, y por otro, la parte más moderna donde están las instalaciones que se crearon con motivo del mantenimiento del Mirage F-1.

En este sentido cabe destacar que entre los principales centros de actividad de la Maestranza albaceteña se encuentran departamentos de motopropulsión, electricidad y de aviónica (con aviones de combate como los F-18 y contraincendios como los UD-13 y UD-14), así como el Banco de Pruebas del Eurofigther.

Además, cuenta con talleres de reparación de motores, de hidraúlica y combustible, de mandos de vuelo, de electrónica, de acondicionamiento, de instrumentos, plásticos, carpintería, paracaídas y de fabricación, donde no sólo se realizan operaciones de reparación o Revisión General de los equipos, sino que además se desarrollan proyectos de gran envergadura, desde el punto de vista de las Nuevas Tecnologías, como por ejemplo la transformación de asientos lanzables o la modernización de radares. Otro dato importante es su implicación en el fomento de las enseñanzas aeronáuticas.

Gracias al convenio sucrito entre el y el , los alumnos del Instituto de Educación Secundaria de Aguas Nuevas realizan su formación práctica en esta la Maestranza Aérea de Albacete. Un hecho que, sino fuera por este convenio, no sería posible debido al elevado coste que supone una enseñanza similar a la que se está impartiendo.

De este modo, los jóvenes pueden aprender en unas instalaciones que cuentan con todos los avances tecnológicos, bajo el asesoramiento de profesionales de reconocido prestigio.

El primer destino como capitán de Juan Antonio Navarro fue el Ala 14 de la Base Aérea albaceteña

El nuevo Coronel Jefe de la Maestranza Aérea de Albacete, Juan Antonio Navarro, es militar del Cuerpo de Ingenieros del Ejército del Aire desde 1978, e Ingeniero por la .

A lo largo de su carrera militar ha ocupado destinos como jefe de talleres y jefe de control técnico en el mantenimiento de Unidades Operativas dotadas de aeronaves Mirage F-1, en el Ala 14 de la Base Aérea de Albacete y en el Ala 16 de la Base Aérea de Gando, así como con F-18 y C-130 en las Alas 15 y 31 de la Base Aérea de Zaragoza.

Entre otros cometidos ha sido director técnico en programas nacionales de adquisición y modernización de aeronaves, y en el programa internacional Eurofighter como responsable de ingeniería y gestor de apoyo logístico integrado, en el mando de apoyo logístico.

En julio del pasado año 2009, Juan Antonio Navarro se convertía en el nuevo coronel jefe de la Maestranza Aérea de Albacete. Un ciudad que conoce muy bien, teniendo en cuenta que su primer destino como capitán fue en el Ala 14 de la Base Aérea de Los Llanos, donde permaneció desde finales de los años 70 hasta 1986. Una etapa que Navarro recuerda con cariño y que no ha podido olvidar, no sólo por lo que supuso dentro de su carrera profesional sino porque precisamente fue en Albacete donde vivió sus primeros años de casado. “Tengo muy buenos recuerdos de Albacete y es una ciudad que quiero”, añadía. Entre las condecoraciones recibidas a lo largo de su carrera profesional cabe mencionar el Premio Ejército del Aire a la Excelencia en el Sostenimiento, la Cruz de la de San Hermenegildo por 30 años de servicios distinguidos, así como las tres cruces al Mérito Aeronaútico recibidas hasta la fecha.

Misión e Infraestructura Logística

La misión de la Maestranza de Albacete consiste en realizar tareas de Ingeniería y Apoyo Logístico en Abastecimiento y Mantenimiento del material aéreo asignado en cada momento por el Mando a nivel del Tercer Escalón, el de mayor nivel que se realiza sobre aviones y componnentes.

La revisión más complicada que se puede llevar a cabo sobre un avión es conocida con el nombre de “Revisión General”. En ella, se realizan trabajos como el decapado completo de la pintura exterior del avión, el cambio de motores, trenes de aterrizaje y mandos de vuelo. Además, también incluye el desmontaje, la inspección y el posterior montaje de los equipos o elementos del avión, pintura completa, así como diversas pruebas en las que se somete al avión a situaciones límites.

Una vez concluido el programa de revisiones generales sobre el Mirage F-1, el trabajo de la Maestranza Aérea de Albacete se centra en el Sistema de Armas del , avión de escuela asignado a la Academia General del Aire y a la (Salamanca), así como en la flota de los apagafuegos UD-13.

En relación al Mc Donnel Douglas F-18, se han asumido mayores responsabilidades en el mantenimiento de este avión, permaneciendo en estudio un programa de revisión general de la célula y de los sistemas. En estos momentos, la Maestranza albaceteña ha iniciado un complejo programa de modernización estructural sobre la flota de aviones F-5 que le dotará de una tecnología similar al F-18 y al Eurofighter, extendiendo la vida operativa de este Sistema de Armas hasta el año 2020.

Además, continúa los trabajos de instalación de bancos de pruebas y de motores en el Eurofighter EF-2000, con la especialización del personal para asumir la reparación y el mantenimiento de parte de los más de 20 sistemas con los que cuenta este avión.

Base Aérea de Los Llanos y el Parque Aeronáutico y Logístico de Albacete

Juan Antonio Navarro se ha referido a la relación profesional que mantiene la Maestranza con la Base Aérea de Los LLanos destacando el apoyo que prestan en el mantenimiento de los componentes del avión Mirage F-1, teniendo en cuenta que la cadena de revisión general se cerró hace dos años.

En relación al Parque Aeronáutico y Logístico de Albacete, el Gobierno de Castilla-La Mancha y el Ministerio de Defensa han firmado un Protocolo General para facilitar a estas empresas la utilización de los servicios e instalaciones militares de la Maestranza que sean necesarios, para que la actividad del mantenimiento de los Sistemas de Armas asignados incremente la productividad de algunos de sus departamentos. A pesar de esto, hasta la fecha la Maestranza de Albacete no ha realizado trabajos para ninguna de sus empresas.

La crisis también afecta a la Maestranza albaceteña

La crisis económica también se está dejando notar en la Maestranza, con un descenso importante en los créditos que les conceden para adquirir material, mantenimiento de aviones o de la infraestructura. A pesar de esto, el coronel Jefe sostiene que la coyuntura no está afectando al trabajo, ya que las horas de vuelo se van a mantener este año y por tanto también las revisiones de aviones y componentes.

“Objetivos cumplidos”

Desde que tomó el relevo de manos del coronel hasta la actualidad, el balance para Juan Antonio Navarro está siendo positivo ya que “los objetivos se han cumplido casi en su totalidad”. En este sentido apuntaba que cuenta con un importante equipo de colaboradores y existe un buen diálogo social con el comité sindical de la Maestranza, destacando la realización en 2010 de actividades de prevención de riesgos laborales y de seguridad y salud en las instalaciones.

Entre las principales líneas de trabajo abiertas en estos momentos en la Maestranza Aérea de Albacete, Juan Antonio Navarro hacía referencia a los F-18 y a la entrada, en verano de 2009, de la primera aeronave de estas características dentro del programa de Mantenimiento Mayor que se está llevando a cabo, siendo el primero de la serie de los 6 aviones biplazas que van a entrar en la Maestranza albaceteña. Juan Antonio Navarro explicaba que cuentan con una cadencia de año y medio por avión, por lo que los F-18 permancerán varios años en estas instalaciones hasta concluir el programa.

Otro de los objetivos planteados por Juan Antonio Navarro desde que asumió su puesto de Coronel Jefe de la Maestranza Aérea de Albacete consistía en adecuar las instalaciones existentes para el mantenimiento de los Eurofighter. Una aeronave que llegará a la Base Aérea de Los Llanos en 2012. Según apuntaba el Coronel Jefe de la Maestranza Aérea de Albacete, “no está prevista la entrada en su totalidad porque es muy nueva y todavía no está planificado su programa de Mantenimiento Mayor o Revisión General”.

Sin embargo, lo que sí se está realizando en estos momentos es el mantenimiento de componentes. Concretamente a través de bancos de pruebas de hidráulica, de combustible y también existen módulos de turbina del motor, realizando la Maestranza albaceteña el 80% del trabajo que se está llevando a cabo en España con los Eurofighter.

Defensa concede a la Maestranza de Albacete la ampliación del certificado de calidad PECAL 2120

El General Jefe Mando del Apoyo Logístico del Ejército del Aire, Juan Antonio Castillo Masete, ha presidido el acto oficial de entrega de la certificación de calidad PECAL 2120 a la Maestranza Aérea de Albacete. El certificado fue entregado por el Subdirector de Inspección y Servicios Técnicos del Ministerio de Defensa, Ángel Jara Albarran, al Coronel Jefe de la Maestranza, Juan Antonio Navarro, en un acto protocolario al que asistieron representantes del personal civil y militar implicados en los trabajos de certificados.

, en el ámbito de la Defensa, es equivalente a las otorgadas en el sector civil conforme a la norma de calidad ISO 9001-2000 más los requisitos OTAN. La certificación de Calidad PECAL la otorga el Ministerio de Defensa tras una exigente auditoría de los procesos, llevada a cabo por la Inspección Industrial de este organismo. Su obtención supone un claro reconocimiento de su nivel técnico y de calidad, utilizando el mismo criterio de evaluación que se aplica a la industria aeronáutica nacional.

En el caso de la Maestranza Aérea de Albacete, se llevó a cabo durante el mes de noviembre del pasado año 2009. Con esta concesión, se ha renovado a la Unidad para los procesos de Revisión General del Avión EADS-CASA C-101, del motor que monta esta aeronave (Motor Garret TFE-731), y se han ampliado los procesos de modernización estructural del Avión Northop F-5, así como la Revisión de elementos Eléctricos y Electrónicos del Departamento de Aviónica. El periodo de validez es de 3 años y el objetivo que persigue la Maestranza albaceteña es que la próxima renovación se amplíe a nuevos procesos.

Tecnología puntera aeronáutica

Revisar y reparar el material aeronáutico asignado, es decir, aviones, motores y componentes, y garantizar su óptimo funcionamiento, es una de las grandes misiones de la Maestranza Aérea albaceteña. Con las revisiones generales de los Sistemas de Armas que se realizan, el objetivo que se persigue es comprobar de manera minuciosa todos y cada uno de los elementos que conforman el avión, así como cumplir con las exigencias para poder confirmar el buen funcionamiento de todos sus sistemas. De este modo, cuando un avión despega después de esta revisión, lo hace con cero horas de vuelo, como recién salido de fábrica.

La revisión y reparación de componentes y equipos aeronáuticos es otra de las funciones que realiza la Maestranza albaceteña. En este sentido cabe destacar que el número anual de equipos objeto de intervención que pasan por los diferentes talleres ronda las 3.000 unidades, desde equipos sencillos como una válvula, hasta otros más complejos como un radar, un asiento lanzable, un generador eléctrico o una unidad de tren de aterrizaje.

Talleres que no sólo proporcionan un ahorro económico, sino que además mejoran considerablemente la disponibilidad de equipos y componentes.

La Maestranza de Albacete destaca además por la aplicación de Nuevas Tecnologías. En este sentido cabe destacar que el taller de asientos lanzables y el de radar de Albacete son los únicos de los que dispone el Ejército del Aire para el mantenimiento del Tercer Escalón.

Además, es la primera Unidad de este Ejército que ha sido capaz de proyectar un revestimiento cerámico para proteger cámaras de combustión gracias al trabajo realizado en el taller de Motores.

La Maestranza albaceteña dispone de equipos robotizados de inspección de Ensayos No Destructivos (E.N.D), contando también con una Cámara Anecóica para la medición de la radiación de antenas y radomes, siendo una de las pocas que existen a nivel nacional.

Otro de los ejemplos que demuestran la firme apuesta de la Maestranza por la tecnología puntera aeronáutica es la participación de algunos de sus ingenieros como directores de Obra en Comisiones de Seguimiento en programas de I+D de Guerra Electrónica, así como en grupos de trabajo del programa Eurofighter EF-2000 para el aprovisionamiento inicial y seguimiento de bancos de mantenimiento.

En la actualidad, la Maestranza Aérea de Albacete se ha convertido en un pilar indispensable en la estructura del Ejército del Aire, teniendo en cuenta que el trabajo que desempeña garantiza su funcionamiento de un modo adecuado y continuado.