Asentados ya los cimientos del PSOE que emanó de las primarias del pasado 21 de mayo que ganó de manera solvente con el apoyo mayoritario de la militancia, el nuevo proyecto socialista ha echado a andar teniendo precisamente a González Ramos como parte de la del partido, habiéndose sabido ganar, con lealtad, coherencia y respeto, un puesto en ese grupo de referencia para el socialismo español, al frente de un área que (por propia formación y experiencia) le apasiona: la Secretaría de Agricultura, Pesca y Ganadería.

Sobre el ofrecimiento de Page a Podemos de entrar en el Gobierno: “Si el acuerdo con Podemos significa poder llevar a cabo las políticas progresistas que el Partido Socialista defiende y en momentos todavía complicados para mucha gente… bienvenido sea”

La actualidad nos ‘obliga’ a comentar con él la que se ha convertido en la noticia más destacada de las últimas horas: el principio de acuerdo entre PSOE y Podemos en Castilla-La Mancha para sacar adelante unos presupuestos 2017 en la región y, junto a ello, la oferta del presidente autonómico, , a la formación morada de integrarse en el Gobierno regional.

Asegura González Ramos que en lo primero que pensó cuando supo la noticia fue “en el beneficio de los ciudadanos, porque creo que tiene que haber presupuestos para seguir llevando las políticas del Partido Socialista a cabo”. Nos explica que él siempre intuyó que Castilla-La Mancha no iba a ir a elecciones y que iba a haber acuerdo, si bien confiesa que “el ‘cómo’… lo desconocía, con toda sinceridad”.

A la espera de conocer más detalles del acuerdo una vez que los explique el presidente, se mantiene (nuevamente) prudente y reitera que se alegra “de que haya presupuestos y de que no vayamos a elecciones”.

De salir adelante la oferta lanzada por Emiliano García-Page, el de Castilla-La Mancha se convertiría en el primer Gobierno en el que estarían presentes tanto el PSOE como Podemos. De esa posibilidad, Manuel destaca que “lo más importante es compartir proyectos políticos a nivel ideológico; lo que no habría sido normal habría sido que el se hubiese abstenido para que tuviéramos presupuestos… eso es ‘contra natura’ ideológicamente hablando y aquí no vale todo; pero si el acuerdo con Podemos significa poder llevar a cabo las políticas progresistas que el Partido Socialista defiende y en momentos todavía complicados para mucha gente… bienvenido sea”.

Sobre el ofrecimiento de Page a Podemos de entrar en el Gobierno: “Si le va bien a C-LM, bienvenido sea porque yo soy de Castilla-La Mancha y quiero que le vaya bien a ella y a mi presidente, a Page, lo he dicho desde el minuto uno y aquí, en Albacete, con un servidor tiene un aliado en ese sentido”

Señala que esta situación “se podía haber extrapolado incluso antes, a nivel nacional, pero algunos cuando se acercó Podemos pusieron el grito en el cielo”. A pesar de que en su día a Pedro Sánchez se le acusó en varias ocasiones de ‘dar bandazos’ cuando planteaba posturas compartidas con Podemos, González Ramos no considera que esto sea recíproco y que, por tanto, García-Page vaya a ser señalado ahora por esa cuestión:

“Lo que unos pueden ver mal no significa que otros lo veamos mal y creo que esto no puede ser ‘un partido de tenis’ en el que tú me lanzas una pelota y yo te la devuelvo…; yo creo que tenemos que ser constructivos, sobre todo, cuando nuestras decisiones trascienden más allá de las personales, y cualquier decisión que vaya en beneficio de la sociedad en estos momentos, bienvenida sea, pero el criticar por criticar no tiene sentido: nos tenemos que dejar los personalismos y pensar que los acuerdos y los consensos benefician a la gente; si le va bien a Castilla-La Mancha, bienvenido sea porque yo soy de Castilla-La Mancha y quiero que le vaya bien a ella y a mi presidente, a Page, lo he dicho desde el minuto uno y aquí, en Albacete, con un servidor tiene un aliado en ese sentido; lealtad sobre todo; que se entienda recíproca o no… no entro a valorar; a las personas se nos valora por lo que hacemos y lo que somos”, reitera.

Desde Podemos ya han manifestado (incluso así lo hacía a través de ) que miran con buenos ojos esa oferta de formar parte del si bien someterán la decisión final a la consulta con sus bases.

¿Se debería someter a la consulta de la militancia este ‘ofrecimiento’?

Sobre si tras los Estatutos que salieron del XXXIX también el Partido Socialista (en este caso, de Castilla-La Mancha) estaría obligado a someter a la consulta con su militancia, González Ramos prefiere no pronunciarse por conocer todos los detalles al respecto en el caso de una decisión de ámbito regional, si bien sí reconoce que “en el contexto federal sí está así establecido”.

En cualquier caso, sí considera que podría ser bueno realizar esa consulta: “Todo lo que sea preguntar a la militancia es bueno porque todavía te da más legitimidad (por decirlo así) en un acuerdo que es importante para la región, pero insisto en mi desconocimiento ahora mismo sobre si hay que consultar o no”, subraya.

Dolido “por las mentiras”

Precisamente de esos Estatutos (y ya cambiado de temática en la conversación) han estado muy pendientes muchas personas en las últimas semanas en algo que, se intuía, iba a afectar directamente a la situación (a futuro) de nuestro protagonista.

González Ramos ya había manifestado el pasado mes de diciembre que, llegado el momento, se iba a presentar a la reelección como secretario general provincial del PSOE en Albacete. No obstante, de esos nuevos Estatutos se desprende un cambio por el que un mismo militante no puede ostentar más de un cargo orgánico en el Partido, lo que situaría a González Ramos en una situación de incompatibilidad si optase (cuando corresponda) a esa reelección desde que, recientemente, fuera elegido por Pedro Sánchez para formar parte de su equipo más cercano en la Ejecutiva Federal Socialista.

a Manuel, de nuevo, a la prudencia y, el pasado 6 de julio, a ofrecer en rueda de prensa para anunciar ante todos los medios por igual su decisión de no optar finalmente a esa relección porque desea aprovechar la oportunidad brindada por Sánchez de seguir apoyando y siendo parte de activa de un proyecto que le ilusiones y en el que confía “plenamente”.

Esta decisión ha sido criticada desde el primer minuto por algunos dirigentes que incluso tienen responsabilidades institucionales de Gobierno y que, de algún modo, han señalado que González Ramos ‘ha preferido a Albacete’… Una situación que, nuevamente, vuelve a plantearle a nuestro invitado la rabia que en muchas ocasiones durante los últimos meses ha sentido ante lo que califica de recurrentes mentiras. Le duele que hayan dicho cosas así “personas que ocupan cargos importantes, que han estado en Madrid, que están en Albacete, que están en la región…”.

“Yo algunas veces me quedo sorprendido y me he tenido que callar yo mismo para no meter la pata porque sé que, en mi dialéctica, unas veces habla mi corazón y otras mi cabeza; soy muy pasional y, como a cualquier ciudadano (y se me nota en la cara), me dan muchísima rabia las mentiras, y yo he tenido que vivir mentiras de propios compañeros, y estoy harto, porque yo represento a los socialistas de Albacete y no entiendo cómo alguien puede mentir gratuitamente, cómo alguien puede decir que yo estoy conformando una candidatura contra Emiliano García-Page y quedarse ‘tan ancho’… y ya no señalo al que lo dice, sino a la gente que está detrás y que nunca da la cara y que son los ideólogos de esas mentiras” nos cuenta, dolido.

“¿A quién le hacen daño? ¿A Manolo González Ramos? No. Al PSOE” añade Manuel, que recuerda que “para estar en política tenemos que ser responsables y ninguno somos imprescindibles en nuestros cargos, ninguno, yo el primero que no lo soy: habrá gente que venga y que lo hará muchísimo mejor que yo, seguro, ha anunciado que se presenta y es fenomenal (como persona y como político) y no está mal que lo diga porque es la verdad”.

Insta a “trabajar por responder a las necesidades de la gente, a que no nos entretengamos entre nosotros, que no estemos dando una rueda de prensa con el membrete de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y hablemos de la política interna del PSOE… tenemos que ser consecuentes con eso”.

“Yo creo que cualquier compañero socialista se sentiría orgulloso (sea Manolo González o quién sea) de que el secretario general elegido por todos los socialistas elija a alguien de tu tierra para que trabaje por el presente y el futuro de este partido”

Regresando ya a esa cuestión de la incompatibilidad, González Ramos nos cuenta que ya el día posterior a las primarias del 21 de mayo, Pedro Sánchez le llamó para decirle que quería que estuviese con él y que Albacete estuviera: “Yo creo que cualquier compañero socialista se sentiría orgulloso (sea Manolo González o quién sea) de que el secretario general elegido por todos los socialistas elija a alguien de tu tierra para que trabaje por el presente y el futuro de este partido; yo tengo claro mi Castilla-La Mancha, mi Albacete y mi pueblo (Tinajeros); yo me sentiría orgulloso de cualquier compañero que esté, y eso no significa elegir Madrid o Albacete”.

Con un nudo en la garganta, Manuel pregunta si se olvidó de su Albacete cuando se fue de diputado a Madrid, o si se olvidó Ruiz Santos de Villarrobledo cuando se marchó como senador a la capital… y, desde esa misma negación, subraya que “Manolo González no deja a Albacete” y que por mucho que le provoquen, no va a decir lo que no siente. “Si soy útil, allí seré útil también a los socialistas de Albacete y no se me pasa por la cabeza que alguien pueda pensar otra cosa; yo no voy a entrar en el juego de nadie pero insisto en la coherencia, pero hemos de ser conscientes de que tenemos responsabilidades, representatividades y de que tenemos que ser cuidadosos”, advierte.

Recuerda cómo tras anunciar, en diciembre, que optaría a la reelección como secretario general provincial de Albacete, los halagos no tardaron ni un minuto en convertirse en ataques y cómo otros muchos compañeros, desde el cariño y la confianza, le advertían si sabía dónde se estaba metiendo… “Yo dije que iba a defender aquello en lo que creía porque la lealtad también es con uno mismo”, afirma.

“Hay cosas que tenemos que mejorar también en el PSOE de Albacete y yo voy a estar ahí, pendiente, trabajando, cerca; sea quien sea el nuevo secretario provincial, va a saber que estoy ahí para echar una mano, sin interferir en cosas que no me corresponden”

Preguntado sobre si, al mirar la situación con la cabeza fría y sosiego, puede resultar cierto ‘alivio’ o si puede ser más fácil para él (vista la situación) trabajar por Albacete en la dirección en la que cree fuera de la Secretaría Provincial, González Ramos explica que no se va a alejar: “Soy miembro de la Federal y no me voy a alejar, he dicho que Albacete lo llevaré siempre para todo, también en la parte orgánica, en el partido; hay cosas que tenemos que mejorar también en el PSOE de Albacete y yo voy a estar ahí, pendiente, trabajando, cerca; sea quien sea el nuevo secretario provincial, va a saber que estoy ahí para echar una mano, sin interferir en cosas que no me corresponden”, dice.

Siente la fuerza que asegura que le da “la inmensa mayoría” porque no duda ni un segundo en decir que con lo que se queda de todos estos meses es “con el afecto y el cariño de la gente, de los militantes” y, sintiéndose un privilegiado, subraya que seguirá trabajando “por el beneficio de la gente”.

Al trasladarle si siente que ahora Santiago Cabañero puede ver incrementar las críticas sobre su persona por parte de aquellos que puedan ver en él una extensión del propio González Ramos, éste confía en que no sea así. Subraya que “Santiago es una persona muy, muy querida en la provincia y esto no es una cuestión de personalismos sino de proyectos; yo que he sido futbolista me creo una persona ‘de equipo’, siempre he trabajado en equipo y creo que todo el mundo en tremendamente útil trabajando en un proyecto político (sea Santiago Cabañero, sea Manuel González, sea quien sea…) porque es una cosa de sumar y de tener en cuenta a todos (hasta a los que te critican y tú creas que no tienen razón también hay que escucharlos porque es posible que te abran los ojos y que hasta en algunas cosas tengan su razón)”.

“Ilusionado” con su responsabilidad en la Ejecutiva Socialista

Al frente de la Secretaría de Agricultura, Pesca y Ganadería de la Ejecutiva Federal del PSOE, ésta es una responsabilidad que, sin duda, ilusiona y llena profesionalmente a González Ramos por el propio ámbito del que se trata.

Estrechamente vinculada al sector primario, el objeto de trabajo de esta Secretaría importa, y mucho, a Castilla-La Mancha y a la propia provincia de Albacete. Señala que está deseando escuchar ya, a través de reuniones de trabajo, a los distintos protagonistas del sector “para intentar llevar a cabo, con nuestras resoluciones y nuestro programa, iniciativas en el Congreso con las que seamos capaces de marcar el itinerario de lo que queremos para este ámbito; todo con perspectivas de que cuando estemos en el Gobierno, se pueda aplicar; tengo ilusión porque profesionalmente es una materia en la que me encuentro más cómodo porque son asuntos que conozco y que he vivido por mi formación profesional y académica y en los que tengo buenos amigos que, seguro, me darán grandes consejos sobre este tema… sumando se consigue más que por libre”, reitera.

“Creo que es hora de centrar nuestro discurso, de explicar que somos el partido que puede cambiar las cosas”

González Ramos afirma con un rotundo “sí” que está convencido de que la ahora ha hecho (o está en vías de hacer) el PSOE es la reforma interna, la transformación y la evolución que ya la militancia y, sobre todo, los votantes socialistas venían demandando desde que se comenzaron a sentir, en muchos casos, defraudados por el alejamiento que las políticas del último tramo del Gobierno de Zapatero supusieron con respecto a los ‘preceptos socialistas’.

“Es el momento para ello, el PSOE tiene 138 años de historia y no ha perdido su ideología nunca porque ha sabido adaptarse al momento que ha vivido (en algunos casos, duro) -señala-; actualmente, con muchas personas que aún continúan pasándolo mal, o el Partido Socialista dice que hay que hacer otras cosas para salir de estas situaciones… o el Partido Socialista corre el riesgo de confundirse con otros partidos; creo que es hora de centrar nuestro discurso, de explicar que somos el partido que puede cambiar esto; muchas personas dejaron de votarnos y confiaron en Podemos, hay que admitirlo, y creo que muchas de ellas de ellas van a ‘regresar’ porque nuestro proyecto es creíble, porque tenemos experiencia de Gobierno, porque hay mucho por hacer (por los jóvenes, por los mayores)… para contraponer las políticas de derechas del Partido Popular”, explica.

Aunque confiesa que una de las decisiones más complicadas que ha tenido que vivir últimamente fue la de abstenerse para que el Partido Popular gobernara en España, González Ramos no elude (ni eludió entonces) que es “hombre de partido, militante y, además, secretario provincial; el Comité del 23 de octubre acordó la abstención, me pudo gustar más o menos, pero fue una decisión adoptada por un , yo tenía que hacerle caso y por eso me abstuve; la gente lo entendió; algunos a lo mejor estaban esperando que votase que no… pero, claro: si yo como secretario general voto que no, ¿qué respeto iban a tener los comités provinciales que haga si me salto las decisiones a la torera…?” dice, recordando que los Estatutos están para cumplirse y que cuando hay una decisión (guste más o guste menos), hay que acatarla; “por eso voté ‘abstención’”, zanja.

“La gente que no da la cara… ésa es la que más me duele, la que está siempre detrás de la puerta”

Experiencias de un año intenso, en general, para todo el socialismo español pero también, en lo particular, para este militante de Albacete que, en estos meses complicados, ha podido añadir cualidades a su bagaje profesional como esa ‘prudencia’ aludida al comienzo de esta entrevista, o el no decir lo primero que en caliente a uno le puede pasar por la cabeza, un tremendo ejercicio de contención cuyos ‘platos rotos’ (en forma de ‘cabreo’) han pagado (como suele ser habitual en estos casos) las personas más cercanas, aquellas que son un desahogo y a las que da las gracias: “mi familia y un grupo de personas colaboradoras, buena gente, que aman este partido y que han tenido paciencia conmigo porque ha habido sinsentidos… situaciones en las que me he visto tentado de llamar a determinados compañeros y preguntarles por qué mentían, pero al final no lo hacía porque pensaba que algún objetivo tendrían… pero, sobre todo, la gente que no da la cara… ésa es la que más me duele, la que está siempre detrás de la puerta”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta conversación con Manuel González Ramos, secretario general provincial del PSOE en Albacete, mediante el vídeo que acompaña a esta versión por escrito.