María Dïaz califica este último periodo como “muy intenso, con muchos cambios, algunos en los que hacemos valoraciones más positivas y otros, más negativas” pero asegura que, más que cambio, ha vivido este momento como “una transición”, puesto que ella ya venía trabajando intensamente en el Grupo Parlamentario de Podemos en Castilla-La Mancha.

Afirma que durante estos meses ha estado “muy centrada en el trabajo y en la actividad parlamentaria” y que “es toda una satisfacción poder ser diputada regional, poder representar a la ciudadanía y tener voz ahí para llevar precisamente la voz de los ciudadanos”.

No es ajena al hecho de que desde el primer momento se ha puesto sobre cada movimiento de Podemos una ‘lupa’ especial que ha venido analizando pormenorizadamente cada movimiento, cada palabra… “Sí tengo esa sensación, primero porque éramos ‘una novedad’ en el Parlamento, donde quizás estaba ya todo demasiado ‘sabido’ (sobre cómo se funcionaba, cómo se actuaba…) y nuestra entrada en el Parlamento era la novedad no sólo por ser ‘nuevos’ sino porque creo que hemos demostrado que hacemos política de otra forma, que entendemos la actividad y las instituciones públicas de una manera diferente, y por eso creo que ‘el foco’ siempre está puesto en nosotros”, explica.

A eso se añade que, por la propia ‘aritmética parlamentaria’, Podemos es un Grupo Parlamentario “muy importante” en el que recaen “muchas decisiones”, lo que contribuye también a que “se mire con lupa absolutamente todo lo que hacemos (incluso diría que hay cosas que incluso se magnifican)”. Considera que “eso, por un lado, es positivo (porque se nos visibiliza y porque damos cuenta de lo que se está realizando) pero, por otro lado, es cierto que en algunos momentos se siente como demasiada ‘presión’ (porque todo el mundo está muy pendiente)…”.

“Nosotros hemos demostrado que sí se puede, que hay que repensar las instituciones para que de verdad sean del siglo XXI y respondan a lo que la ciudadanía está pidiendo actualmente: que sean abiertas, cercanas, participativas…”

María explica que “a pesar de llevar ya un tiempo en las Cortes, todavía hay cuestiones que cuesta cambiar; cuesta movilizar porque hay como un cierto estancamiento, una ‘estabilocracia’ en las instituciones (y particularmente en las Cortes) donde parece que lo establecido ya no se puede mover… y nosotros hemos demostrado que sí se puede, que hay que repensar las instituciones para que de verdad sean del siglo XXI y respondan a lo que la ciudadanía está pidiendo actualmente: que sean abiertas, cercanas, participativas… esto a veces cuesta entenderlo, pero nosotros estamos trabajando para ello (por ejemplo, para hacer las instituciones más transparentes…)”.

Frente a quienes les acusan de tener muchos asesores, por ejemplo, la vicepresidenta de las Cortes de C-LM defiende que Podemos tiene “los mismos” que el resto de Grupo Parlamentarios. No obstante, a pesar de ser el Grupo de menor calado (en cuanto a número de integrantes), la actividad parlamentaria de Podemos ha venido ‘tirando’ en muchas cuestiones determinantes del resto de Grupos.

“Nosotros esa falta de gente la suplimos con mucho trabajo, con mucho esfuerzo, colaborando muchísimo entre nosotros, echándolo imaginación, e innovación… y somos un Grupo Parlamentario que estudia muchísimo (porque la ciudadanía se merece que hagamos iniciativas serias)” apunta, recordando que “la mayoría de las leyes que se han aprobado en el Parlamento en estos años que llevamos allí han sido iniciativas de Podemos Castilla-La Mancha y, cuando no tienes los suficientes recursos humanos, eso se consigue con mucho trabajo e imaginación, generando un verdadero equipo y, especialmente, ‘tirando’ de la sociedad civil porque son ellos los que nos marcan también muchas veces los ritmos, las líneas de trabajo a seguir, y ahí tenemos un potencial humano que muchas veces es desaprovechado por los políticos”.

“La entrada de Podemos en el ha abierto una ventana de oportunidad para demostrar que sabemos gobernar y que somos capaces de gestionar nuestras propias políticas, nuestras propias medidas, las propuestas que nosotros hemos hecho”

Con la entrada de Podemos este pasado verano en el Gobierno regional, Castilla-La Mancha se convertía en la primera Comunidad Autónoma en la que la formación morada ‘comparte’ la responsabilidad de gobernar (en este caso, con el ). María Díaz habla sobre lo que considera que Podemos ha aportado al Gobierno y lo que éste ha aportado a Podemos…

“Efectivamente creo que hay una retroalimentación; por un lado creo que lo que tenemos actualmente es un Gobierno con dos almas, con dos ritmos… un co-gobierno donde dos partidos políticos diferentes (aunque con muchos puntos de encuentro) están gobernando”, señala.

María asegura que Podemos había demostrado que podía “liderar la iniciativa parlamentaria”, que tenía “buenas ideas (que incluso nos han reconocido en otros países y en otras regiones) y que la formación “estaba preparada para gobernar”. Considera que “esto ha abierto una ventana de oportunidad para demostrar que sabemos gobernar y que somos capaces de gestionar nuestras propias políticas, nuestras propias medidas, las propuestas que nosotros hemos hecho, y en eso estamos”.

Señala como positivo que la entrada de Podemos en el Gobierno “ha producido que las cosas vayan más rápido, que se aceleren cuestiones que estaban ‘paralizadas’ y que eran muy importantes para la ciudadanía como el Plan Integran de Garantías Ciudadanas o ‘Plan Podemos’, todo lo que tiene que ver con cuestiones de transparencia y de participación, con avances muy importantes (por ejemplo, en gasto social) en los presupuestos de 2018 (sin que sean ‘nuestros presupuestos’, evidentemente”; eso es lo que hemos aportado y queremos seguir aportando, estabilidad, y el conocimiento de que hay cosas que no pueden estar estancadas por cuestiones técnicas o burocráticas”.

Subraya que “los Gobiernos a veces tienen que ir deprisa, sobre todo cuando veníamos de una región ‘destrozada’ (sobre todo en lo social), y ahí es donde Podemos ha acelerado”. Pone también en la balanza de lo positivo el hecho de haber conseguido “que el Partido Socialista aprenda a dialogar y a llegar a acuerdos, ha llegado un punto en el que han sido conscientes (y creo que eso es muy positivo) de que pasar los rodillos e intentar ir por su camino ellos solos no conducía a ningún sitio; dialogar y llegar a acuerdos en política es muy positivo” reitera, poniendo en valor que para Podemos, lo más positivo de su entrada en el Gobierno es la posibilidad de, en la práctica, poder gestionar sus propias políticas y propuestas sacándolas del papel.

“Nuestra disposición es que estos presupuestos salgan adelante y no tiene por qué haber ningún problema ni el día 21 ni el día 22”

Precisamente el pleno para debatir el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de 2018 arranca este jueves, 21 de diciembre, a partir de las 10.00 horas en las Cortes de Castilla-La Mancha y se prolongará hasta el viernes 22 de diciembre, (jornada en la que, previsiblemente, quedarán aprobadas las cuentas).

Una cita a la que María Díaz asegura que “se llega en otras condiciones porque, desde el primer día que se aprobaron los presupuestos de 2017, nosotros hemos trabajado muy duro en los presupuestos de 2018, hemos echado muchas horas, hemos negociado muchísimo, y eso permite que se llegue en otras condiciones porque, cuando uno está dispuesto al diálogo, a la negociación, a llegar a acuerdos (trabajándolos, por supuesto), las condiciones en las que se llega son otras”.

Reitera que “estos presupuestos no son nuestros presupuestos”, pero ahonda en que “hay muchísimos avances que son las medidas, las políticas y las apuestas de Podemos y que tienen su traducción presupuestaria, y para nosotros eso es importante”.

Admite que “sólo quedan ciertos detalles (que son los que hemos finalizado vía enmienda) y, curiosamente, todas las enmiendas que ha presentado el Grupo Parlamentario de Podemos se han aprobado por unanimidad en las comisiones de los presupuestos y, por lo tanto, están incorporadas al dictamen (las que hemos presentado ‘solos’, como Grupo Parlamentario, y también se han aprobado algunas de las que hemos presentado con el Partido Socialista)… esto supone que cuando uno hace bien el trabajo, cuando lo hace de una manera rigurosa, hasta ‘nuestros antagónicos’ (el ) llegan a aprobar nuestras enmiendas, y es que no les queda otra que reconocer que hacemos el trabajo bien y de manera rigurosa, que no presentamos enmiendas ‘a granel’ o a lo loco como hacen otros ; nuestra disposición es que estos presupuestos salgan adelante y no tiene por qué haber ningún problema ni el día 21 ni el día 22”, subraya.

también tiene que hacer los deberes, y esos deberes pasan por presentar un Plan Estratégico que dé cuenta no sólo de cómo está ahora nuestra Universidad sino también de hacia dónde queremos que vaya”

Mientras tanto, el Consejo de Gobierno de la anunciaba su idea de presentar recurso contencioso-administrativo precisamente a los Presupuestos de Castilla-La Mancha para 2018 si la norma queda aprobada este 22 de diciembre en la misma línea de la enmienda parcial apoyada por Podemos y el Partido Socialista y que condiciona la financiación de la UCLM a la firma de un contrato-programa vinculado, además, a un Plan Estratégico que ha de adjuntar la propia Universidad.

Así, una vez suscritos los contratos-programas, la percepción de las subvenciones y transferencias nominativas se vincularía al cumplimiento de los objetivos establecidos en aquellos, tal y como se señala en una de las enmiendas parciales de ambas formaciones que afectan tanto a la UCLM como a la .

Sobre toda esta ‘problemática’ que viene protagonizando la UCLM en torno a la financiación, María Díaz (que recuerda que ha tenido vinculación a la Universidad de Castilla-La Mancha no sólo como estudiante sino también como profesora durante muchos años) afirma que, en el fondo, le genera tristeza “la imagen que se está dando de la Universidad; no me gusta, creo que siempre hay que pasar por el diálogo y por la voluntad de llegar a acuerdos, pero cuando alguien tiene esto claro, sabe que tiene que ceder”.

Prosigue: “Nuestra posición al respecto siempre ha sido muy clara: la Junta y la UCLM tienen que intentar llegar a un acuerdo en el que ambas partes cedan y ambas partes hagan sus deberes; nosotros siempre vamos a defender que la Universidad tenga una financiación suficiente para las cuestiones básicas como son las nóminas de los profesores, las becas de los alumnos, las becas de los investigadores (que tienen que ser una puesta fundamental en nuestra región), pero nos parece que la tiene que hacer los deberes, y esos deberes pasan por presentar un Plan Estratégico que dé cuenta no sólo de cómo está ahora nuestra Universidad sino también de hacia dónde queremos que vaya porque, cuando uno tiene un marco estratégico claro de hacia dónde ir, eso es más fácil de encajar presupuestariamente”, explica.

Añade que en Podemos creen que “tiene que existir una cierta fiscalización del dinero público en cualquier ente que sea público (no sólo la Universidad); nosotros defendemos muchísimo la transparencia y cuando alguien no tiene nada que esconder y cuando se trata de dinero público, siempre vamos a exigir que exista la máxima fiscalización y el máximo control de la parte de ese dinero con el que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha financia a la Universidad pero siempre, por supuesto, manteniendo la autonomía universitaria”.

Díaz está segura de que “con estas tres cosas se pueden encontrar un acuerdo, un punto en común a través del diálogo, en el que ambas partes puedan sentirse cómodas”. Confía en que “todavía en el pleno de presupuestos se pueden llegar a acuerdos incluso en el último minuto, y hay posibilidades de sacar transaccionales (en este caso, el Partido Popular es quien podría hacerlo y creo que tiene una gran responsabilidad) para llegar a un acuerdo y que todos, en este caso, seamos capaces de por unanimidad (y teniendo en cuenta la posición de la Universidad) llegar a un acuerdo para que nuestra Universidad sea la mejor, tire para adelante, funcione y se acabe con una imagen que no beneficia”.

“Si el lo pide y si (como estoy convencida de que ocurre) nuestra Universidad es una de las más transparentes de España según los rankings, no tiene por qué haber ningún temor a que haya más fiscalización y control, y a que se rindan cuentas del dinero público”

Atribuye buena parte del problema a la “falta de diálogo y de comunicación”, pero añade algo que considera importante: “ de Cuentas ya hace una fiscalización de la Universidad pero ha dado también a veces toques de atención de que tiene que haber un control financiero en este caso por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y creo que se pueden buscar fórmulas para que se haga ese control financiero que, además, nos está solicitando el propio Tribunal de Cuentas que tiene que hacerse (y que en otras Universidades públicas también se hace), no hay que tener temor a eso, pero hay que encontrar una fórmula, u encaje de cómo hacerlo para que la Universidad no sienta que se está vulnerando su autonomía universitaria”.

Dicho esto, María añade que ella entiende más el concepto de ‘autonomía universitaria’ ligado más “a la libertad de cátedra que siempre se ha dicho, a la autonomía que se da cuando uno entra en su clase… pero habría que preguntarle a la Universidad por qué tiene este sentimiento de ataque y de intromisión porque, insisto, si el Tribunal de Cuentas lo pide y si (como estoy convencida de que ocurre) nuestra Universidad es una de las más transparentes de España según los rankings, no tiene por qué haber ningún temor a que haya más fiscalización y control, y a que se rindan cuentas del dinero público; uno no tiene que tener miedo a rendir cuentas a los ciudadanos (que, al final, son quienes están sosteniendo a nuestra Universidad)”, reitera.

“En 2018 queremos avanzar en muchas cuestiones en las que ya hemos dado pasos pero que se tienen que acabar de consolidar”

En apenas dos semanas saludaremos 2018, año previo a elecciones autonómicas (con todo lo que ello significa…) ¿Con qué fuerzas y objetivos lo afronta Podemos en Castilla-La Mancha?

“Nosotros tenemos la intención de seguir trabajando muy duro, de seguir presentando iniciativas que mejoren principalmente la vida de los ciudadanos de C-LM, de trabajar por una región no sólo a la que se pueda volver (porque se ha marchado mucha gente) sino en la que los ciudadanos quieran quedarse porque merezca la pena vivir en Castilla-La Mancha como yo creo que merece la pena”, señala.

que durante estos días de Navidad “tocará definir cuáles van a ser nuestras actividades, propuestas e iniciativas a corto, medio y largo plazo, porque todavía queda mucho por hacer; queremos avanzar en muchas cuestiones en las que ya hemos dado pasos pero que se tienen que acabar de consolidar: por ejemplo, está pendiente la ley de participación, que el ‘Plan Podemos’ se convierta en la Ley Integral de Garantías, que se modifique el reglamento de las Cortes… Yo creo que hay muchas líneas todavía que quedan por tocar y estoy segura de que Podemos Castilla-La Mancha va a sorprender el año que viene con sus iniciativas y sus propuestas”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista a María Díaz, vicepresidenta de las Cortes de Castilla-La Mancha, mediante el vídeo que acompaña a esta versión escrita de la misma.