“Que la OMS dedique ese Día Mundial a la Depresión es importantísimo para nosotras –comienza apuntando Mercedes-, es un avance gigantesco porque es reconocer que la Depresión es una enfermedad más”; un concepto éste que quieren dejar bien claro desde LASSUS.

Dentro de esas actividades especiales con motivo del 7 de abril (además de las charlas y eventos que ya han ofrecido hasta ahora), por la mañana dispondrán varias mesas informativas por las calles de Albacete (en las que podremos colaborar económicamente, a través de las huchas que estarán a disposición de los ciudadanos); ya por la tarde, desde las 18:30 horas la será escenario de un acontecimiento histórico y que será valioso para quienes padecen Depresión: habrá testimonios reales de gente que la sufrido y ha salido de ella (algunos, de personas muy jóvenes y sobre experiencias muy duras y muy difíciles) y que serán un auténtico ejemplo y una guía fundamental.

Después, también en ese enclave, se representará desde las 20:30 horas la obra ‘Locas’, de , a la que Mercedes e Isabel invitan a acudir a todos en Albacete. Al margen de eso, se va a dar una charla en Enfermería porque uno de los objetivos de la Asociación es dar a conocer la enfermedad y colaborar con quienes en muchos casos son los primeros que pueden detectar un problema de esta naturaleza (con el fin de que, por ejemplo, deriven a esas personas a recibir apoyo y ayuda en LASSUS).

El primer paso para salir de la Depresión es ser consciente de que padecemos esa enfermedad

Incide Mercedes en que “hay que normalizar la Depresión, concienciarnos de que es una enfermedad como otra, sobre la que es fundamental hablar y que a cualquier persona le puede ocurrir”.

Isabel incide en que “la peor parte que tiene la enfermedad para quien la padece es la de hacerle ver que no va a salir de ella, por eso animamos mucho a esas personas a que acudan a los talleres y a que progresen a través de cosas pequeñas que venzan esos pensamientos, hablando de lo que les pasa (porque le pasa a mucha más gente aunque, en esos momentos, crean que su situación es única)”.

Prosigue explicando que “desde la Asociación les damos varias pautas y a veces parece que no está calando en los pacientes la información, pero llega un momento en que todo eso da un ‘click’ y la persona va cambiando; estas personas deben saber que el cambio ha de ser desde dentro y poco a poco”.

Mercedes añade que “el primer paso, es que la propia persona se dé cuenta de que está enferma; y segundo, que sea capaz de pedir ayuda ante algo de lo que sola no puede salir; dados esos pasos, los profesionales te ayudan, pero también hay que poner mucha parte de uno mismo en el proceso; pero si el proceso se lleva a cabo… la persona sale, está clarísimo y demostrado”.

Sobre la medicación, Isabel aclara que “hay mucha desinformación (sobre si es para siempre, si es negativa, si tiene efectos secundarios…); es bueno tomar medicación, controlada y regulada por el médico, pero es positivo”.

En cuanto la persona en cuestión llega a LASSUS se encuentra con todo un abanico de talleres (teatro, manualidades, pautas para afrontar problemas y para controlar nuestra vida) y programas a su disposición (incluida atención psicológica personalizada); iniciativas en las que aseguran que se ven claramente el progreso y la mejora de los pacientes.

“Muchas veces la familia está tan perdida como el paciente; la clave de todo es también la paciencia”

Isabel incide que “son fundamentales la familia y los amigos del enfermo; muchas veces son los que les motivan a venir a la Asociación”. En LASSUS consideran fundamental trabajar con las familias, porque se ven muy afectadas en este tipo de situaciones en las que no llegan a comprender lo que le pasa a su familiar (y se originan enfados, discusiones y problemas que se acrecientan). “La familia está tan perdida como el paciente”, apunta Mercedes, que asegura que “por eso es necesaria la ayuda de profesionales para que te den pautas… La clave de todo es la paciencia”.

Cada vez son más los jóvenes quienes caen en este tipo de situaciones, quizá influidos por factores como “el estrés de vida que llevamos, la desmotivación por las pocas oportunidades laborales para quienes han estudiado determinada cosa… Todo eso está influyendo mucho en esto”, asegura Isabel.

El suicidio es la mayor causa de muerte en jóvenes de entre 18 y 35 años

Los casos más extremos acaban viendo en suicidio una solución que no es tal. Mercedes nos apunta la estremecedora cifra de 800.000 suicidios en personas de entre 18 y 35 años (fragmento poblacional en el que es la primera causa de muerte). Durísimo.

“Una persona, cuando está deprimida, cambia de manera de pensar, de manera de actuar, de manera de sentir… no es esa persona, te lo dicen todas en consulta: ‘No sé quién soy, soy totalmente diferente a lo que era’… Y muchas veces eso les lleva a situaciones drásticas como el suicidio”, explica Isabel. Con respecto a las familias de estas víctimas, señala que “la mayoría de las veces el paciente no había dicho a la familia nada de lo que le pasaba y, hasta que no pasa esa desgracia, no son conscientes”. Recuerda que Cecilia (una psicóloga cuyo hijo se suicidó) asegura que las familias quien viven eso sienten como si caminasen por un campo de concentración: “Yo muchas veces les digo eso a los pacientes que sus familias pueden vivir perfectamente sin ellos, que son una carga para sus familias… yo les digo que les van a hacer sentir mal y culpables siempre porque para ellos no son una carga sino que les quieren y los acompañan y no pierden la esperanza; cuando un familiar se suicida, el entorno sufre un proceso muy complicado y difícil, lleno de culpa, que muchas veces hay que gestionar también”.

Por eso la psicóloga de LASSUS dice a la sociedad en general que “lo más importante es escuchar a quien sufre depresión, escuchar a esas personas las veces que sea necesario; después nos pondremos a trabajar en el camino de la solución”.

LASSUS, con mano tendida hacia quienes necesitan su ayuda

Isabel recalca que las terapias son un proceso de aprendizaje que ayuda a quienes han vivido la Depresión a reforzarse para épocas en las que empiecen a notar cualquier recaída, frente a las que ya tienen armas y estrategias que les ayudan a evitarlas rápida y eficazmente; por eso invita a todos los que estén en este tipo de situaciones, a pedir ayuda (porque la van a encontrar).

De momento, siguen ofreciendo su apoyo y sus servicios a todo el que los necesite; incluso se ponen a disposición de la Administración para, por ejemplo, colaborar con el Servicio de Salud Pública del Perpétuo Socorro para ayudarles a agilizar el trabajo y asumiendo aquellos casos en los que puedan sumar, como un complemento. Un reto por el que seguirán luchando, intento todo aquello que esté en su mano a la hora de ayudar a quienes padecen Depresión.

Como no podía ser menos, un mensaje positivo de boca de Mercedes pone el mejor punto final posible a esta agradable charla (que, esperamos, pueda servir a muchas personas): “Se consigue salir de la Depresión, aunque haya recaídas siempre se sigue adelante; ésta es una enfermedad más, algo natural, que le puede ocurrir a cualquiera” concluye. Y los datos la avalan, porque se estima que (contabilizadas o ‘diagnósticadas’) hay 300 millones de personas con Depresión en el mundo.

En Albacete, ya saben que pueden encontrar a estas magníficas profesionales (y a todo su equipo) en la 4ª planta del número 12 de la calle Doctor Fleming.

Si lo desean, les invitamos a visionar al completo esta entrevista a la presidenta y una psicóloga de la contra el Síndrome Depresivo, mediante el vídeo que acompaña a este resumen por escrito de la misma.