Una respuesta al momento económico actual

El 1 de octubre, la vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, acompañada por los directores generales de la Consejería, entregaba al presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Francisco Pardo, el proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha 2009.

Este documento económico para el próximo año asciende a 9.400 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,6%. La Vicepresidenta explicó que este crecimiento del Presupuesto regional para el próximo año es muy superior al esperado de la economía española en 2009 que, en términos reales, crecerá el 1%, y superior al de los presupuestos de la mayoría de las Comunidades Autónomas españolas. Son presupuestos, especificó la Vicepresidenta, para financiar la lucha contra la crisis, la política redistributiva, la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Los mayores incrementos en términos absolutos corresponden a Sanidad y Bienestar Social, con 272 millones de euros de incremento, y Educación con 130. Es decir, ambas áreas absorben el 80% del total del crecimiento presupuestario.

Pasando de los incrementos a los valores absolutos, las secciones presupuestarias con un mayor peso serían las consejerías de Educación y Ciencia, con 2.055 millones de euros, el 22% del total; Agricultura y Desarrollo Rural, con casi 1.500 millones de euros, el 16% del total; Salud y Bienestar Social, con 970 millones de euros, el 10% del total, al que habría que sumar los 2.680 millones del SESCAM, de modo que la Junta de Comunidades dedica a Salud y Bienestar Social cerca del 40% de su presupuesto.

Austeridad en la gestión de los recursos públicos

Los principales objetivos que se persiguen con los presupuestos del 2009 son minimizar los efectos de la crisis sobre la economía castellano-manchega potenciando la creación de empleo; suavizar el descenso de la actividad en el sector de la construcción y favorecer la transición a una nueva fase expansiva; seguir potenciando los factores de desarrollo a largo plazo recogidos en el Pacto por la Competitividad y el Desarrollo; proteger a los segmentos de población más vulnerables garantizando el poder adquisitivo de sus rentas; y continuar ofreciendo unos servicios públicos de calidad para seguir avanzando en el Estado de Bienestar.

Para conseguir una gestión eficaz de los recursos públicos, los gastos de funcionamiento de la Administración Regional se asignarán a los programas con criterios restrictivos. Esta característica, que ha sido la tónica de los presupuestos gestionados por la Junta de Comunidades en los últimos años, será más importante en el año 2009 debido al actual momento económico.

Con estos criterios restrictivos, se liberan recursos para la financiación de los servicios esenciales que se prestan a los ciudadanos o para financiar las inversiones que dinamizan la economía regional.

El ahorro bruto, la diferencia entre ingresos y gastos corrientes, es de 837 millones de euros. La financiación de las inversiones contará con esta cifra de ahorro y con unos ingresos de capital de 1.244 millones de euros. A ello se agrega este ejercicio un déficit de 408 millones de euros, que representa un 1% del PIB regional, cuya estimación para 2009 es de de algo más de 40.000 millones de euros.

Junto a esto hay que considerar las inversiones de las empresas públicas de la Región, es decir, las inversiones directas de la administración regional más las gestionadas desde las empresas del sector público regional, que arrojan una cifra global de 1.845 millones de euros, una cifra equivalente al 4,8 del PIB regional.

Dentro de las inversiones también hay que computar las transferencias de capital que se efectúan para financiar la inversión de otros agentes, como son las administraciones locales, empresarios, etc. La eficacia en la gestión de los recursos públicos que permite este esfuerzo inversor, un total de 3.457 millones de euros, viene definida por una adecuada distribución entre gastos de actuación y de funcionamiento.

“Cada vez dependemos más de nosotros mismos”

De los 9.400 millones de euros del presupuesto, el 44% se dedica al funcionamiento de la Junta de Comunidades, sus organismos autónomos y entes públicos, el 55% a las diferentes actuaciones, mientras que la carga financiera de la deuda es, aproximadamente, el 1%, una cifra muy inferior a la de otras Comunidades debido a que el nivel de endeudamiento de Castilla-La Mancha es inferior a la media.

Los principales ingresos del presupuesto son los constituidos por las transferencias del Estado que, con 4.170 millones de euros, alcanzan el 44%, con casi 3.500 millones de euros, algo más del 37% del total; a continuación se encuentran los ingresos de carácter tributario; seguidamente, las transferencias de la Unión Europea, 1.224 millones de euros, el 13% del total; y finalmente otros ingresos de importancia cuantitativamente menor.

María Luisa Araújo destaca la importancia creciente de los ingresos de naturaleza tributaria en el presupuesto de Castilla-La Mancha: “Esta evolución, junto a la cada vez mayor capacidad normativa en materia tributaria, supone el desarrollo de nuestra autonomía financiera, de forma que cada vez se aproxima más al nivel de competencias que hemos alcanzado por el lado del gasto”, señaló, para añadir que en 2003 los ingresos de carácter tributario representaban el 29%, mientras que los de 2009 superan el 37% del total; de estas cifras se deduce que se trata de un presupuesto de ingresos en el que, “cada vez con mayor claridad, dependemos de nosotros mismos”, aseguró.

En Albacete, el presupuesto de Sanidad destina 11 millones de euros para el Plan Director del Hospital

Para proveer los servicios que tradicionalmente configuran el Estado de Bienestar -servicios sociales, sanidad y educación-, en cantidad y calidad suficientes, en conjunto, el 60% del presupuesto total de la Junta de Comunidades se destina a financiar estas tres áreas.

El SESCAM alcanza un presupuesto de 2.679 millones de euros. De entre todos los programas de gasto, sobresale el crecimiento del destino a la Atención Especializada, casi un 9%. Del mismo modo es notable el crecimiento de los recursos destinados a la Formación de Personal Sanitario (un 14,5%) y a la Inspección y Calidad Sanitaria (un 58%).

En Albacete el área sanitaria tiene un presupuesto de 37,4 millones de euros y las principales obras se destinan a la construcción de 14 centros de salud, dos en Albacete, y nuevos consultorios locales. Además, las inversiones reflejan la ampliación del Hospital de Hellín, así como el equipamiento de los Hospitales de Almansa y Villarrobledo. También contempla una inversión de 11 millones de euros para el Plan Director del Hospital General Universitario de Albacete.

Con el objetivo de garantizar que al final de la Legislatura la inversión en educación no universitaria alcance el 6% del PIB regional, los recursos de la Consejería de Educación y Ciencia experimentan un incremento del 6,8%, alcanzando su presupuesto los 2.056 millones. En Albacete, se va a invertir en infraestructura educativa y deportiva, con ampliación y sustitución de colegios públicos, la creación del Museo del Niño en el antiguo Colegio “Primo de Rivera” y la ampliación de la Residencia Universitaria.

La protección a las rentas más débiles, una prioridad

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha contado tradicionalmente con un ambicioso programa cuyo objetivo es proteger el poder adquisitivo de las capas más desfavorecidas de la población, una preocupación que se intensifica en épocas de dificultades económicas como la que estamos atravesando en la actualidad.

Así, los recursos dedicados al programa de pensiones y prestaciones asistenciales se incrementan un 31%, pasando de 67 a 88 millones de euros.

También crecen muy por encima del crecimiento medio presupuestario los recursos destinados a los programas sociales básicos, el 11%, alcanzando los 107 millones de euros; la atención a la familia y la infancia, un 15%, alcanzando los 63 millones de euros; y finalmente, la atención a la discapacidad un 15%, llegando a los 122 millones de euros.

En Albacete, la inversión es de 11 millones de euros.

Mayor atención a los problemas coyunturales

La actual crisis económica, que está afectando al mundo entero, ha obligado a prestar una mayor atención a los problemas coyunturales que se derivan de la actual situación económica.

Para ello, los Presupuestos de la Junta de Castilla-La Mancha para 2009 destinan, a través de determinadas actuaciones, una cantidad específica para el fomento del empleo.

De este modo, la Consejería de Trabajo y Empleo y el SEPECAM crecen conjuntamente un 6,7% más que la media del presupuesto, totalizando 312 millones de euros que se destinarán al fomento del empleo.

Dentro de las medidas que se financiarán con el presupuesto de estas dos secciones destacan las destinadas a poner en marcha el Plan por el Crecimiento, la Consolidación y la Calidad del Empleo en Castilla-La Mancha 2008-2013.

Por el lado de las empresas, se destinan más de 82 millones de euros a la promoción empresarial, del comercio y a la ayuda a la internacionalización de las empresas regionales; más de 102 millones de euros al fomento de la comercialización del sector agroalimentario; 29 millones de euros a la promoción de empresas del sector turismo y artesano y 45 millones de euros más al fomento del autoempleo.

Se trata de medidas que “contribuyen directamente a la creación de empleo o, en el caso de las ayudas a la internacionalización, a consolidar y fortalecer el empleo existente”, aseveró la Consejera.

Incremento de la capacidad productiva

Dado el carácter cíclico y, por tanto, coyuntural de la actual crisis económica, el Gobierno regional no abandonará los objetivos de crecimiento y desarrollo a medio y largo plazo plasmados en el Pacto por el Desarrollo y la Competitividad.

Por ello, el capital humano y el capital tecnológico se configuran como elementos clave de nuestro proceso de convergencia con las regiones más avanzadas de Europa, objetivo último de la política económica del Gobierno regional.

De este modo, las partidas destinadas al desarrollo de la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones crecen en 7 millones de euros alcanzando los 182, mientras que las destinadas a I+D+i crecen un 7,5%, alcanzando los 91 millones de euros. Es destacable el programa de fomento de la innovación tecnológica, que crece un 51% o el de la investigación medioambiental, que se triplica, con un crecimiento del 196%.

Apoyo a la construcción

Las políticas de infraestructuras y vivienda alcanzan en los Presupuestos de 2009 una cifra próxima a los 400 millones de euros, 386,5 exactamente.

Estos recursos, según indicó la vicepresidenta, María Luisa Araújo, contribuirán a asegurar el empleo de 19.500 trabajadores del sector de la construcción, lo que supone, aproximadamente, un 14% del total del empleo del sector, 140.000 trabajadores.

La promoción de la vivienda crece un 21% y alcanza los 102 millones de euros, “un crecimiento importante dado el actual contexto de contención del gasto”, apuntó la Consejera.

Hay que tener en cuenta que, además de la Vivienda de Protección Oficial, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha puesto en marcha un ambicioso Plan en el que destaca la creación de una nueva figura que añadir a las ya existentes, la Vivienda de Iniciativa Público-Privada, diseñada en Castilla-La Mancha y que “ha tenido un gran seguimiento a nivel nacional, tanto por otras Comunidades Autónomas como por el Ministerio de la Vivienda”, aclaró María Luisa Araújo.

Por otro lado, el sector de la construcción no sólo se dedica a la construcción de viviendas sino también a la obra civil, infraestructuras de todo tipo como carreteras y obras hidráulicas que incrementan el capital físico de nuestra Región haciéndola más competitiva.

Las inversiones directas de la Administración regional, más las gestionadas desde las empresas del sector público regional arrojan una cifra global de 1.845 millones de euros. Esta cifra equivale al 4,8% de nuestro Producto Interior Bruto (PIB) y supone un incremento del 7,9% respecto a la cifra del ejercicio anterior.

También hay que computar las transferencias de capital que se efectúan para financiar la inversión de otros agentes (administraciones locales, empresarios, etc.) y que alcanzan la cifra de 1.612 millones de euros. Esto implica “un esfuerzo inversor total de 3.457 millones”, detalló la vicepresidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

En Albacete se invertirán 125 millones de euros en carreteras, construcciones hidráulicas y viviendas

La Junta de Comunidades, consciente de la importante capacidad de arrastre sobre el resto de la economía de la ralentización del sector de la construcción, está llevando a cabo una serie de iniciativas encaminadas a sostener la actividad constructora. Por ello, en Albacete la partida más significativa se la lleva el apartado de infraestructuras que, con 125 millones de euros, realizará inversiones en carreteras, construcciones hidráulicas y viviendas.

En concreto, desde la Consejería de Ordenación del Territorio y Vivienda, GICAMAN y la Sociedad de Carreteras y Aguas de CLM, se van a invertir algo más de 76,5 millones de euros en carreteras, más de 35 millones en infraestructura hidráulica y 13 millones de euros para la construcción de viviendas de VPO.

En el apartado de carreteras es importante destacar la dotación de 30 millones de euros, comprometidos por el presidente Barreda para el Plan Extraordinario de Refuerzos. Se van a ejecutar así el nuevo eje de Villamalea, con una dotación presupuestaria para el próximo año de casi 17 millones de euros; la variante de Madrigueras, con tres millones de euros; y dos millones para la variante de El Ballestero. Además, entre las infraestructuras de la provincia de Albacete destacan las actuaciones de Instituciones de Finanzas en polígonos industriales, con una anualidad de 25 millones de euros para los polígonos de Tobarra, Barrax y el Parque Aeronáutico y Logístico de Albacete.