El Estatuto del Trabajador Autónomo cumple 2 años

El pasado día 12 de octubre se cumplieron dos años de la entrada en vigor de la Ley 20/2007, de 11 de julio, por la que se aprueba el Estatuto del Trabajo Autónomo, sin olvidar que el borrador del mismo se presentó hace 15 años.

Gracias a esta Ley se consigue un doble objetivo. Por un lado, se soluciona en parte el vacío legal que afecta a este colectivo laboral, poniendo fin a lo que era ya una deuda histórica en nuestro país con esta nueva regulación y la que se prevé en un futuro mediante el oportuno desarrollo reglamentario. Por otro lado, se concede a los autónomos voz propia a través del Consejo Estatal del Trabajo Autónomo que se pondrá en marcha a principios de 2010.

A grandes rasgos, la nueva ley regula básicamente el régimen jurídico aplicable al trabajador por cuenta propia en todas sus manifestaciones y, como novedad destacable, introduce la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente, a caballo entre el trabajador autónomo y el trabajador por cuenta ajena como lo concibe actualmente el Estatuto de los Trabajadores.

De este modo, el objetivo que se persigue no es otro que poner fin a una práctica ilegal muy extendida en nuestros días, sobre todo en ciertos sectores de la economía, conocida como “falso autónomo”.

Hitos históricos para profesionales y autónomos

El presidente nacional de la OPA señalaba que durante los dos años de vida del Estatuto del Trabajador Autónomo se han conseguido importantes logros para los profesionales y autónomos.

Entre ellos, hitos históricos para este colectivo como por ejemplo el hecho de poder cotizar dentro del Régimen General y acceder por primera vez a la prestación por desempleo a partir del 1 de enero de 2011.

Camilo Abiétar explicaba que el pasado 13 de agosto esta propuesta contó con el visto bueno del Consejo de Ministros, por lo que su entrada en vigor tendrá lugar en 2010 para que los autónomos puedan cotizar al menos un año antes de cobrar la prestación por desempleo. De este modo, los máximos para los autónomos se situarán en los seis meses y los 1.300 euros. Un paso importante pero muy alejado de la meta que persigue la Organización de Profesionales y Autónomos. “Nosostros queremos que se equipare al Régimen General de la Seguridad Social y en esa línea seguiremos trabajando”, añadía Camilo Abiétar.

En su opinión, no se pueden hacer discriminaciones sociales y por ese motivo van a luchar desde la Organización para que se consiga una equiparación temporal a la hora de acceder a la prestación por cese de actividad.

El Estatuto ofrece además a los autónomos la posibilidad de contratar a sus hijos menores de 30 años dentro del Régimen General, aunque sin posibilidad de cotizar por desempleo.

Ante esta situación, Abiétar sostiene que “no debe existir un cupo de edad para contratar a hijos o cónyuges, por lo que seguiremos trabajando para que desaparezca este agravio comparativo”.

Según el presidente nacioal de la OPA, “tenemos que despertar la conciencia del autónomo entre la sociedad para conseguir más y mejores logros”.

Prestación por cese de actividad

Gracias a la propuesta elaborada por el Gobierno para la concesión de prestaciones por cese de actividad para autónomos, basada en la equiparación de esta ayuda con el subsidio por desempleo, los trabajadores autónomos podrán cobrar un máximo de seis meses de prestación por cese de actividad, a excepción de los mayores de 60 años, en cuyo caso el plazo se elevaría hasta los nueve meses.

Según esta propuesta presentada a los autónomos a finales del pasado mes de julio, las ayudas estarían en torno al 70% de la base de cotización, cobrando los autónomos de-sempleados una media de 630 euros mensuales. Un abanico que se movería entre los 580 y los 1.300 euros, como máximo.

De este modo, la concesión de la prestación por cese de actividad sería de dos meses, si la cotización a la Seguridad Social se sitúa entre los 12 y 17 meses, llegando hasta un máximo de seis meses cuando las cotizaciones superen los 3 años.

Esta nueva norma no estará regulada hasta finales de este año, por lo que las prestaciones empezarían a cobrarse a partir de 2011.

Un decreto que, a nivel nacional afectará a 360.000 autónomos, sin olvidar a los económicamente dependientes.

En el ámbito de la acción protectora, como novedad, cabe destacar que se incluye la obligación de los trabajadores autónomos económicamente dependientes de incorporar necesariamente la cobertura de la incapacidad temporal y de los accidentes de trabajo, así como de las enfermedades profesionales de la Seguridad Social. Una circunstancia que no perjudicará la aplicación de las bonificaciones de cuotas que la propia ley establece según cada caso.

La nueva cobertura implica además que quedarán cubiertos los accidentes in itinere, circunstancia que tradicionalmente había quedado vetada al trabajador autónomo.

Desde el Ministerio de Trabajo se ha propuesto un pago voluntario-obligatorio para los autónomos que tengan que cesar su actividad por motivos económicos, teniendo que avalar pérdidas equivalentes al 40% de los ingresos.

Una propuesta gubernamental con la que los autónomos no están conformes, ya que tendrán que pagar también por contingencias profesionales si quieren cobrar el subsidio por cese de actividad.

Ante esta situación, desde la OPA han anunciado que lucharán para que no se produzcan agravios comparativos entre los autónomos y el resto de trabajadores.

A pesar de que son conscientes de que se trata de una reclamación histórica convetida en realidad con la entrada en vigor del Estatuto del Trabajo Autónomo, Camilo Abiétar denunciaba que “llega tarde”, teniendo en cuenta que, si se cumplen los plazos, estará lista en 2011 cuando en realidad debería haber estado en funcionamiento antes del 12 de octubre de 2008, un año después de la entrada en vigor de este Estatuto.

El recorte de los bancos está provocando un grave problema de liquidez a los autónomos

Camilo Abiétar destacaba lo importante que resulta para la economía española la actividad que desarrollan los profesionales y autónomos. Prueba de ello es que en la actualidad, en Castilla-La Mancha aportan el 22% del Producto Interior Bruto, con cerca de 160.000 trabajadores, de los cuales unos 30.000 pertenecen a la provincia de Albacete.

Según apuntaba el presidente nacional de la OPA, la crisis se está dejando notar con gran dureza en este colectivo laboral, con 300.000 autónomos dados de baja en lo que va de año. Una cifra que supone un 10% menos del total y que, según Camilo Abiétar, se incrementará considerablemente al finalizar 2009. En su opinión, “los autónomos y profesionales nos encontramos en una situación complicada, motivada en gran medida por el recorte que los bancos están haciendo a las empresas y que está provocando un grave problema de liquidez”.

Camilo Abiétar sostiene que los bancos deben recordar los años de bonanza que han tenido gracias a los autónomos y ser solidarios con las pequeñas y medianas empresas para que puedan salir adelante porque de este modo, “también se estarían ayudando a sí mismos”. Además, considera que es necesario que el Gobierno exija que el dinero llegue de un modo eficaz a sus beneficiarios, ya que en la actualidad los créditos ICO no están llegando a su destino.

Abiétar sostiene que los autónomos también forman parte del tejido empresarial de nuestro país y por tanto se merecen la misma protección socio-económica que el resto de empresas. El presidente nacional de la OPA ha mandado un mensaje de tranquilidad a los autónomos señalando que “saldremos reforzados y una vez más sacaremos al país de la crisis”.

Medidas a favor de los autónomos para incentivar el empleo

El presidente nacional de la OPA instó al Gobierno a que adopte medidas a favor de los autónomos para incentivar el empleo, sobre todo en tiempos de crisis, el pasado mes de junio en el Congreso de los Diputados.

Camilo Abiétar hacía referencia a las propuestas que, en su opinión, deberían estar recogidas en el texto de Proyecto de Ley de Medidas Urgentes para el Mantenimiento y el Fomento del Empleo y la Protección de Personas Desempleadas.

Entre ellas, Abiétar destacó la necesidad de incluir medidas que favorezcan el autoempleo como por ejemplo bonificaciones en las cuotas de la seguridad social de los autónomos que demuestren una reducción de ingresos, es decir, aquellos afectados por la crisis, así como bonificaciones en la cuota de la seguridad social de los emprendedores, independientemente de su sexo o edad.

Dentro de su faceta como empresario, en lo que respecta a la bonificación en la cotización empresarial a la seguridad social en los supuestos de regulaciones temporales de empleo, Abiétar destacaba la necesidad de incluir como excepción el despido por causas objetivas derivadas de la inadaptación, ineptitud o asentismo, al considerar que estos tres supuestos son razones no imputables al empresario. Desde la OPA se propone además la inclusión de los empresarios autónomos con un número de trabajadores igual o superior a cinco personas, ya que de lo contrario quedarían excluidos de la aplicación de las bonificaciones.

En la misma línea, Abiétar considera que también deben bonificarse los contratos que tengan que ser suspendidos o cuya jornada tenga que reducirse por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, siempre y cuando la finalidad sea superar la crisis o evitar el cese de la actividad.

En lo que respecta a su faceta como trabajador, y más concretamente a las bonificaciones por la contratación indefinida de trabajadores beneficiarios de las prestaciones por desempleo, la OPA quiere evitar el agravio comparativo que puede producirse entre los distintos colectivos de empleados, entre los que se encuentran los autónomos que hayan cesado en su actividad, ya que el desempleado que cobre esta prestación tiene más posibilidades de ser contratados por las bonificaciones que tendrán sus contrataciones.

Asistencia sanitaria pública y gratuita

Otra de las propuestas realizadas desde la Organización de Profesionales y Autónomos es la asistencia sanitaria, pública y gratuita, para todos los autónomos que cesen su actividad laboral y carezcan de ingresos, independientemente de la comunidad autónoma en la que vivan.

En este sentido cabe destacar la Orden 430/2009 aprobada por el Consejero de Gobierno de Madrid, gracias a la cual se garantiza la asistencia sanitaria pública y gratuita a las personas que causen baja en los regímenes de la Seguridad Social por cese en la actividad laboral.

Una noticia que ha sido bien acogida por la OPA pero que no es suficiente, ya que debería extenderse a otras comunidades para que los autónomos y profesionales que tengan que cerrar sus negocios por culpa de la crisis no se queden además sin asistencia sanitaria gratuita.

La actual Ley General de Sanidad deja desprotegidas a las personas que pierden la prestación por desempleo tras los dos años establecidos y exceden el plazo de 90 días para acreditar el derecho a la tarjeta sanitaria, siempre y cuando no sea extranjera, discapacitada o tenga una renta inferior a los 7.000 euros.

De este modo, la baja en la Seguridad Social dará lugar a la pérdida de la tarjeta sanitaria y por tanto a la posibilidad de ser atendido en un centro de atención primaria.

PGE para 2010

En relación a los Presupuestos Generales del Estado para 2010, Camilo Abiétar hacía referencia a la fiscalidad del autónomo señalando que “es necesaria una reforma para que pague más quien más tiene, porque consideramos que es necesario que los pagos se realicen conforme a los beneficios relaes”. El presidente nacional de la OPA no está conforme con la subida de impuestos anunciada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para 2010. En su opinión, “no es momento de subir los impuestos sin decir dónde van a ir a parar ni a qué se van a destinar”.

Camilo Abietar considera que con la subida de impuestos no se va a facturar más ni se van a crear nuevas empresas, sino que crecerá más aún si cabe la economía sumergida que existe en nuestro país en estos momentos.

Desde la Organización de Profesionales Autónomos (OPA) se demandan algunas mejoras fiscales para ayudar al autónomo. Entre ellas, conseguir que no tengan que hacer la liquidación del IVA de las facturas que no hayan cobrado. Además, en la Ley de Contrataciones, el empresario deberá aportar un aval para que el autónomo pueda cobrar igualmente aunque se incumplan las condiciones.

La OPA se presentará a las próximas elecciones de la Cámara de Comercio de Albacete

Desde la OPA se quiere trabajar por el bien de toda la provincia para que las empresas sean escuchadas, ya que “los monopolios no son buenos”. Por este motivo, Camilo Abiétar ha anunciado que la OPA concurrirá a los próximos comicios de la Cámara de Comercio de Albacete.

El pasado 25 de julio apareció publicado en el Boletín Oficial del Estado una Orden del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio por la que se declara abierto el proceso electoral para la renovación de los Plenos de las Cámaras de Comercio españolas. Dicho proceso se inició el pasado 1 de octubre y finalizará el 15 de julio de 2010. Diez días después de estar abierto el proceso electoral, las Cámaras deberán exponer y hacer públicos sus censos durante un plazo de 20 días naturales. El censo expuesto será el último revisado por la Cámara conforme a la legislación aplicable, pudiendo ser modificado de oficio o a instancia de parte, con las altas y bajas debidamente justificadas por los electores interesados.

Transcurridos los plazos, corresponderá a la Consejería de Economía la convocatoria de las elecciones. En el pasado proceso electoral, la convocatoria tuvo lugar en los primeros días de febrero y las votaciones en urnas, en las dos últimas convocatorias, para el 7 de marzo. En este caso es posible que exista un retraso ya que el censo se expone un mes después. El Censo aprobado por el Pleno de 9 de julio se componía por 34.921 electores para los 20 grupos electorales en que se divide el censo de la Cámara, pudiendo dar lugar a un máximo de 40.800 votos.