Recuerda Paco Hernández que ya participó en la I edición de los Premios Solidarios del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca con cuadros suyos que, en aquella ocasión, fueron a parar “a Asprona y para la ”; subraya los años que han pasado desde aquello y cómo durante este tiempo su pasión por la pintura ha crecido; ahora, vuelve a colaborar con La Cerca de cara a estos ya IX Premios Solidarios que recibirán el CERMI de C-LM, la Fundación Abogados de Atocha y el cantautor flamenco Manuel Gerena, lo que para Paco es “un honor grandísimo” porque le gusta porque, desde siempre, ha buscado dar un fin social a su pintura.

Paco es psicólogo y, a pesar de las más de cincuenta exposiciones individuales y los más de una decena de premios a su pintura que lleva a la espalda, sostiene que no es artista sino un gran aficionado a la pintura. En 1983 tuvo ocasión de acercarse por primera vez a ella participando en un curso organizado en Caudete, su tierra, por su paisano (y referente maestro de la acuarela), Rafael Requena; en 1999 repitió experiencia con Requena y, desde entonces, no ha dejado de pintar.

“En Caudete, sin Rafael Requena, no sabríamos lo que es la acuarela”

Paco Hernández no duda ni un instante: “En Caudete, sin Rafael Requena, no sabríamos lo que es la acuarela” afirma, señalando que “Caudete es la cuna de la acuarela; allí se celebra la Bienal Internacional, se hace el Certamen Nacional de Acuarela; está el Museo la Acuarela de Rafael Requena, y hay muchísima gente aficionada que pinta muy bien, auténticos artistas que pintan mejor que yo (aunque quizá yo soy el que más intensidad le pone, el que más se mueve…)” sonríe, rememorando alguna de las muchas citas de pintura en las que concurre, siempre intentando innovar.

“Ahora estoy tratando de dar un nuevo paso; estas obras que voy a presentar ahora aquí son ya de otra temática más social, pero casi siempre he estado muy metido en el paisaje porque me gusta mucho y me relaja pintarlos; he hecho algunos cursos de figura humana y cosas así, pero son temas que requieren mucho estudio… yo lo que quiero es pasármelo bien y no complicarme con cosas a las que no llego”, nos explica.

Señala que los temas sociales “requieren tener más técnica de dibujo y son cosas también más criticables; el paisaje es más de todos, más agradecido y menos discutible, el paisaje en sí ya se expresa en su máximo nivel; el dibujo con figuras humanas requiere más pensar en la composición, en el colorido… lleva un poco más de dificultad, pero lo voy a intentar porque sí quiero ampliar mi temática; estoy buscando también cosas más abstractas, para no estar siempre en la misma línea porque expongo en lugares a los que ya he llevado esos otros trabajos y a los que quiero hacer llegar también cosas diferentes”.

A nivel técnico, nos relata cómo los cambios más importantes que ha podido experimentar han sido “sacar la acuarela del cristal, hacer acuarela sobre madera, sobre tabla, porque se consiguen efectos muy interesantes; ahora estoy haciendo unas acuarelas bastante grandes sobre tabla (en las que hago una preparación a base de pastas que realizo) y también sobre papel pegado en tabla y en ese caso luego doy barnices para evitar que se pueda ensuciar, de modo que quedan fuertes para el mantenimiento (como un acrílico, un óleo o incluso más…)”.

“Rafael Requena tenía esa generosidad de dejarse ver pintar, y eso no lo hace cualquiera”

Paco se define a sí mismo como un autodidacta en el arte de la acuarela; no obstante, ha asistido a bastantes cursos que le han ayudado a ir puliendo si afición creciente a lo largo de los años. Nos cuenta el gran número de demostraciones de acuarela que se hacen en Caudete, “constantemente, por la afición que hay”, siendo el municipio escenario de numerosas citas a lo largo del calendario para grupos de acuarelistas que llegan de todos los rincones de la geografía y a las que asegura que siempre asiste.

‘El rubio’ de Caudete rememora aquel aprendizaje suyo de la mano de Rafael Requena y recuerda del maestro que, ante todo, “era una persona muy generosa, algo que no es normal en los artistas de su talla; tenía esa generosidad de dejarse ver pintar, y eso no lo hace cualquiera”, nos cuenta. Paco también lo hace, se deja ver pintando por quienes deseen verlo, y no cesa de ofrecerse para demostraciones y para cursos de acuarela que incluso ha llegado a impartir en lugares como .

“Rafael se dejaba ver, lo hemos visto pintar muchísimas veces y eso para quienes aprenden les adelanta décadas; él estudió mucho a los grandes, pero no pudo ver pintar a ninguno ni pintar junto a ellos como muchos sí hemos podido hacer con él después; nosotros hemos tenido en Caudete la suerte de verlo pintar, y es que era tan amable haciéndolo… no se cansaba nunca de dejarnos que le viéramos pintar y eso nos adelantaba el camino”, afirma.

“Para mí ha sido un placer que cuenten conmigo para estos IX Premios Solidarios de La Cerca”

Ahora Paco tiene la suerte de tener en su pueblo varios lugares en los que sus pinturas embellecen el entorno: en el , en Asprona… “Yo, a todas las asociaciones y entidades sin ánimo de lucro que han querido tener obra mía, yo les he facilitado que puedan tener sus centros adecuadamente, decorados de una manera estética; eso me encanta” nos cuenta, explicando que incluso su obra se deja ver en alguno de los mejores restaurantes de Caudete.

Además, también se presta a donar obras para sorteos y rifas con los que contribuir a las causas benéficas para las que le puedan requerir: “Y no pararé de hacerlo -advierte-; en abril, cuando cumpla 61 años, me prejubilo y entonces tendré más tiempo para seguir”.

Contribuir con su arte en esta IX edición de los Premios Solidarios del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca es, para Paco, “un compromiso” en el que no ha dudado estar. “Ha sido una gran alegría que cuenten conmigo para esto”, señala. Afirma que esto le ha supuesto buscar algo que se corresponda con la temática de los premios y de los propios homenajeados en ellos: “Para mí ha sido un placer; he estudiado un poco a Manuel Gerena -uno de los premiados-, he leído cosas de él; la Fundación Abogados de Atocha la conocía desde hace muchos años; y al CERMI también porque yo trabajo en el de Atención Social y Sanitaria y estoy muy ligado a los temas sobre la discapacidad, de hecho, organizo un certamen bienal nacional para personas con diversidad funcional intelectual (y ya vamos por el octavo, tiene una participación tremenda)”.

Paco Hernández, ‘El Rubio’ de Caudete, un hombre sencillo con el afán de estar activo

Además de pintar, las numerosas ‘inquietudes’ de Paco le llevan, por ejemplo, a “coleccionar relojes de bolsillo, a hacer cursos de relojería, a restaurar motos clásicas, a tener algunos coches clásicos… siempre intento no perder el tiempo, estar activo; el día da para mucho si eres activo porque también tengo mi familia y la atiendo (incluso tengo un niño pequeño); me organizo y tengo tiempo para todo lo que me gusta”, apunta; “busco disfrutar y no complicarme con lo que no sé hacer; doy lo que tengo dentro, lo que puedo”.

“Sobre las obras que he aportado aquí… no sé, las verán y a lo mejor habrá gente a las que no le gusten mucho, no sé; pero a mí me gustan, porque las he hecho con el corazón; he intentado hacer un reflejo de lo que ha sido la vida de Manuel Gerena con unos retratos suyos, representando lo que ha aportado; en la de los abogados he intentado reflejar a esas personas que sufrieron ese mal final con aquel atentado tan criminal y he buscado plasmarlo en un golpe de vista; y en el caso del CERMI, he intentado reflejar lo que es la persona con discapacidad, los apoyos, el fin que tiene…” concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista a Paco Hernández a través del vídeo que acompaña a este texto.