Patricia Franco nos visita para detallarnos un Plan en el que, como nos asegura para empezar, se ha trabajado intensamente desde el Gobierno regional “y que ha generado mucha expectativa porque la situación de desempleo que atravesamos en Castilla-la Mancha es, todavía, bastante dura (con, por ejemplo, más de 70.000 familias sin ningún tipo de ingreso o con el liderato en materia de desempleo juvenil en toda España)”.

Como prioridad absoluta que era para el nuevo Gobierno Autonómico, nada más conformarse éste (tras las elecciones del 24 de mayo), la determinación de ‘urgencia’ del Plan marcó que se estableciese el mes de agosto como fundamental para conformar los ejes de esta iniciativa. La consejera nos cuenta que en ningún caso encontraron problemas para poner en marcha ese deseo durante un mes tan complicado como agosto: “Lo encaramos con muchas ganas porque la gente está dispuesta a sumar en algo positivo para la región y a quedarse sin vacaciones en agosto, y fue un mes en el que mantuvimos todos los encuentros con el sector (agentes sociales y empresariales) porque lo que queríamos era que fuese un Plan de todos y no algo que el Gobierno pusiera sobre la mesa y que todo el mundo tuviera que, simplemente, acatar”, explica.

“Me gustaría que acabáramos el año con las primeras contrataciones (o, al menos, con todo encauzado para que la gente afronte 2016 con otra cara)”

Patricia Franco, consejera de Economía, Empresas y Empleo de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha nos detalla que “ya se ha hecho todo el desarrollo legislativo de la parte del ‘contrato joven’ y del programa para las personas que han agotado ya las protecciones por desempleo, y esperamos que se apruebe en el Consejo de Gobierno que celebraremos este próximo martes, 27 de octubre; al haberlo trabajado con todos los colectivos implicados es una ventaja y una garantía de éxito: hubiera sido distinto y más difícil si lo hubiéramos hecho solos”.

Así, nos concreta que si, como todo apunta, el martes se produce la aprobación de esas dos líneas de actuación, “se tiene que hacer público en el Boletín Oficial y, a partir de ahí (en el caso de las personas que han agotado su protección), los Ayuntamientos y todas aquellas entidades sin ánimo de lucro que quieran sumarse al Plan tendrán un plazo de veinte días para presentar sus proyectos; tras ese tiempo, tendremos que atender esas solicitudes (que serán por concurrencia competitiva) y, por tanto, tendremos que valorar los proyectos que presenten los Ayuntamientos que, a partir de entonces (con la resolución), los Ayuntamientos podrán empezar a hacer las contrataciones”; cuestiones que, siguiendo esos plazos, podrían suponer que “en el horizonte de un mes y medio o dos meses todo pueda estar realizado; a mí me gustaría que acabáramos el año con las primeras contrataciones (o, al menos, con todo encauzado para que la gente afronte 2016 ‘con otra cara’, otra ilusión y otras esperanzas y perspectivas)”, afirma Patricia Franco.

“Creo que las personas que estamos en puestos de responsabilidad y que tenemos que ofrecer soluciones a los habitantes de nuestra región no podemos tener una actitud de ‘queja’, al revés: hay que levantarse cada mañana centrados en lo positivo, en lo que podemos hacer”

La consejera nos asegura que “está siendo un trabajo muy bonito y muy gratificante; hay mucho por hacer, así que cada día te levantas con la finalidad de dar pasos siguiendo la hoja de ruta que nos hemos trazado y en la que estamos trabajando de manera intensa todo el Equipo de Gobierno liderado por el presidente García-Page (que la verdad es que ‘nos pone las pilas’ a todos)”. No obstante, no obvia que “hay dificultades (sobre todo en la falta de presupuesto), pero yo creo que las personas que estamos en puestos de responsabilidad y que tenemos que ofrecer soluciones a los habitantes de nuestra región no podemos tener una actitud de ‘queja’, al revés: hay que levantarse cada mañana centrados en lo positivo, en lo que podemos hacer; dificultades tenemos, pero como las tiene cualquier persona en sus actividad cotidiana de todo tipo; hay que seguir el camino que nos estamos marcando sin que las dificultades nos superen, ¿que hay falta de presupuesto? Sí, pero eso no quita que haya cosas que se puedan hacer sin presupuesto; por ejemplo, hablar y consensuar el Plan con todos los agentes no cuesta dinero, es cuestión de tiempo, de diálogo, de voluntad… es un cambio de actitud por la búsqueda de soluciones inmediatas a los problemas de las personas, que son el centro de nuestra atención”.

Patricia Franco nos explica que percibe que “nadie cuestiona la necesidad de un Plan de Empleo en la región (con independencia de los ‘colores políticos’)”. Sobre la postura del anterior Gobierno regional (entonces, del Partido Popular) de no llevar a cabo durante la legislatura que han estado al frente de Castilla-la Mancha ningún tipo de Plan de Empleo, lo único que ha hecho (según expone la consejera) es “que los Ayuntamientos hayan tenido que ‘tirar’ ellos solos y que no haya habido una buena estructura o un buen apoyo del Gobierno regional para la creación de empleo; la inactividad o la pasividad del Gobierno anterior en la puesta en marcha de políticas activas de empleo, ha hecho que Diputaciones o Ayuntamientos (que estaban sensibilizados porque venían a sus vecinos que necesitan de iniciativas en este sentido) hayan tenido que avanzar solos sin una dirección”.

Al respecto, añade que “ojalá todo se pudiera generar por la propia evolución del mercado; para nosotros sería lo mejor que el Gobierno regional actual no tuviera que destinar ni un céntimo a la generación de empleo porque la propia economía ‘tire’ por su peso gracias a que las empresas crecen y generan muchos puestos de trabajo, eso sería lo mejor, pero como nos hemos encontrado una situación que ha ido a peor en los últimos cuatro años porque venimos de una crisis larga; si estamos saliendo de la crisis ¿por qué no mejoran los datos de empleo? Porque hace falta meter políticas de empleo, y eso es lo que hemos hecho”.

Ahonda en que “las políticas activas de empleo son necesarias, sobre todo para personas que están en una bolsa estructural de desempleo de la que no las vamos a poder sacar por la propia evolución del mercado porque hay gente que está en una situación marginal y es muy difícil que una empresa llame a este tipo de personas (pongamos, de una media de edad de 48 o 50 años) después de estar mucho tiempo en paro, cuando hay jóvenes de 25 años a los que contrata por un precio mucho menor y que no tienen ningún tipo de problema de disponibilidad horaria… es muy complejo, y ahí el Gobierno tiene que intervenir, no me planteo ningún otro modelo, era necesario actuar y, en definitiva, toda la región hemos hecho un esfuerzo para que prioricemos partidas presupuestarias de gasto que vayan destinadas a estas personas”.

El Plan, en cifras: el próximo martes, previsible aprobación de los primeros 102 millones de euros de presupuesto para él (25 de ellos, de parte del conjunto de las Diputaciones Provinciales)

Se espera que el Plan Extraordinario por el Empleo beneficie a 60.000 parados de nuestra región y se articulará, fundamentalmente, a través de dos grandes ejes; una iniciativa de empleo juvenil (que posibilitará a unos 15.000 jóvenes, con y sin cualificación, mejorar la misma y lograr un primer contrato de al menos un año de duración que combine formación y experiencia profesional); y un plan de rescate frente al desempleo de larga duración que ofrecerá un puesto de trabajo a 30.000 personas que han agotado sus prestaciones y subsidios. Además, ofrecerá una vía de retornar a la actividad y un medio de transitar hacia una jubilación digna a 15.000 personas desempleadas mayores de 55 años.

Sobre las cifras económicas de la iniciativa, la consejera nos explica que “está previsto que haya un presupuesto de 224 millones de euros (donde ya contemplamos la contribución de las Diputaciones al Plan); adicionalmente, con la participación de empresas y otras entidades, estaríamos hablando de un Plan de en torno a 345 millones de euros y de carácter bianual”.

Concreta que “de cara a 2016, y sobre la línea que previsiblemente aprobaremos este próximo martes (dirigida, sobre todo, a esas 30.000 personas que han agotado su prestación por desempleo), en este primer año vamos a poner una financiación total de 60 millones de euros; adicionalmente, habrá de 21 a 22 millones de euros para la línea del ‘contrato joven’ y, además, también irá al Consejo de Gobierno del martes para su aprobación otra línea sobre la formación para el empleo de personas desocupadas (y que supone otros 20 millones de euros); en total, la previsión es que el Consejo de Gobierno del próximo martes, apruebe un conjunto de medidas que se traduce en 102 millones de euros (en los que está contemplada la participación de las Diputaciones que, en total, para el año 2016, pondrían 25 millones de euros entre todas)”.

En este sentido, recalca que “el presupuesto está ahí, por lo que quiero trasladar un mensaje de tranquilidad a todos los alcaldes (y a las propias Diputaciones) diciendo que, lógicamente, ha habido un compromiso de sacar adelante un Plan ambicioso, y no tendría sentido que lo hiciéramos si no fuera acompañado de un presupuesto fuerte”.

Señala, al hilo de esto, que “muchos Ayuntamientos nos han trasladado sus dificultades para poner en marcha el Plan, y he de decir al respecto que hay un compromiso de la Junta de pre-financiar el 75% de la contratación que realicen los Ayuntamientos para que puedan participar y que estará disponible para ellos desde el momento de la resolución; hemos sido ambiciosos en todo: también a la hora de ofrecer soluciones a los problemas que pueden tener los Ayuntamientos en la puesta en marcha del Plan para que éste sea un éxito para todos durante los próximos dos años”.

Un Plan que da cabida también a la figura del autónomo a través de varias vías

Prosiguiendo en el análisis general del propio Plan, la consejera apunta que “se ha querido ver desde una doble perspectiva: la de la generación de empleo y la de las oportunidades para autónomos (o emprendedores que quieren iniciar una actividad empresarial), que tampoco tienen muchos apoyos de la Administración en la actualidad”. Así, explica que “la iniciativa contempla a los autónomos en una doble figura: por un lado, para que personas que no quieran ser contratadas por cuenta ajena sino emprender un negocio y establecerse por su cuenta, puedan hacerlo (la financiación que daría la Junta para la contratación de esa persona, en vez de dirigirla al que sería el empleador la dirigiríamos de manera directa a quien quiere iniciar su propia actividad profesional); por otro lado, también contemplamos la figura del autónomo en cuanto a la contratación porque pueden beneficiarse de las ayudas que hemos puesto a disposición de las empresas que contraten personas acogidas al Plan”.

En este sentido, señala que “además, vamos un poco más allá, y el propio autónomo que se encuentre sin actividad podrá ser beneficiario del plan (siempre que haya estado durante dos años dado de alta como autónomo)”.

Objetivos a medio y largo plazo: “Trabajaremos conjuntamente con el sector para implementar líneas que permitan que la recuperación económica de la región pueda ser una realidad en un menor tiempo posible”

De cara a un horizonte más a medio y largo plazo, con el objetivo de lograr que no sólo se origine empleo, sino que éste sea de calidad y en condiciones dignas (ante estudios que muestras cifras en aumento sobre personas que, aun trabajando, son pobres), Patricia Franco explica que “la consejería se llama ‘de Economía, Empresas y Empleo’, y el nombre no es una casualidad, está muy estudiado: queremos mejorar la economía regional y, para ello (en una región donde prácticamente toda la contratación depende de las PYMES) tenemos que ser capaces de estimular y mejorar la actividad de las empresas en nuestra región (que son quienes generan puestos de trabajo) para que eso repercuta en el crecimiento del empleo”.

Añade que “en paralelo a este Plan más ‘de choque’ o ‘de emergencia’ (por la situación que hemos encontrado) estamos trabajando en un sistema de reorganización de todo lo que es la prestación servicios y en la facilidad para la implantación y apertura de nuevas empresas en nuestra región; en la medida que consigamos que las empresas recuperen ‘el músculo’ que han perdido durante la crisis (han desaparecido unas 12.000 en toda Castilla-la Mancha) tenemos que ir hacia un cambio en el modelo productivo que esté sustentado en sectores potentes y fuertes en la región para que crezcan y, así, generen ese empleo y que sea estable y de calidad (porque tampoco nos sirve de mucho generar empleo precario)”.

Al margen de eso (relacionado más con el ámbito privado), la consejera subraya que “desde el Gobierno regional también estamos apostando por la contratación pública (tal y como ha anunciado el presidente) sobre todo en sectores como la Educación y la Sanidad; eso permitirá también que un mayor número de personas pueda acceder a unas mejores condiciones de vida (y, por ejemplo en el ámbito sanitario, la puesta en marcha de nuevos hospitales como los de Cuenca y Toledo que van a necesitar personas que trabajen ahí… creo que también es positiva)”.

Asegura que, para todo esto, es necesario “sumar entre todos muchas fuerzas y contar con todo el mundo”, como se hará (subraya) en el que será “un Pacto para la Recuperación Económica de Castilla-la Mancha, en el que trabajaremos conjuntamente con el sector para implementar líneas que permitan que la recuperación económica de la región pueda ser una realidad en un menor tiempo posible”, concluye.

Pueden visionar al completo, si lo desean, la entrevista con Patricia Franco (consejera de Economía, Empresas y Empleo de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha) a través del vídeo que acompaña a este texto.