El secretario general de la Unión General de Trabajadores de Castilla-La Mancha está convencido de que “la representación de los trabajadores tiene un papel importantísimo en unos momentos tan apasionantes como convulsos como los que vive España y (por distintas cuestiones)”.

Cita cuestiones como, por ejemplo, la política de refugiados, el referéndum en el que los ciudadanos de Reino Unidos decidirán si continúan o no formando parte de la Unión Europea, o los informes (como el Fondo Monetario Internacional y la ) que señalan que las políticas de austeridad de los últimos tiempos han acabado por no ser tan eficaces como ‘prometía’ quien las ha ido poniendo en marcha, y “las siempre apasionantes y reiterativas Elecciones al ”, sonríe Carlos Pedrosa.

“El tema del referéndum en Reino Unido se vive con una cierta lejanía por los ciudadanos aquí en España, y no debiera ser así”

Ahondando un poco más sobre alguna de esas cuestiones, señala, por ejemplo, que el tema del referéndum en Reino Unido “se vive con una cierta lejanía por los ciudadanos aquí en España”, si bien considera que “no debiera ser así”. Y es que afirma que, “en materia económica, la salida de Reino Unido de la UE afectaría a la economía española en torno a 3-4 puntos del Producto Interior Bruto (que es el presupuesto de Castilla-La Mancha para 4 o 5 años); en materia social es un punto a tener en cuenta porque es una resta a un proyecto (de Unión Europea) que se empezó hace mucho tiempo y que ha ido generando cosas positivas (también a España) pero que daría un paso atrás (uno más)”.

A pesar de ello, Pedrosa considera que la cercanía entre ese referéndum y las Generales españolas del 26-J es tanta que lo más probable es que no tenga efecto alguno en el sentido del voto de los electores. El secretario general de la UGT en nuestra región cree que este tipo de cuestiones “han minado la confianza de los ciudadanos en la Unión Europea”.

Dudas en torno a la propuesta de referéndum en Cataluña

Asegura que este asunto del referéndum en Reino Unido para consultar si dejan o no de formar parte de la Unión Europea le recuerda a otro asunto (en este caso, más próximo todavía): “Hay algún Partido en España que concurre a las Elecciones (concretamente Unidos Podemos) con la propuesta de referéndum para que los catalanes decidan si quieren seguir o no en España”, introduce. Pedrosa asegura que este tipo de referéndum en sí no le produce “ningún miedo”, pero sí afirma echar de menos algo que afirma que sí se ha producido en Inglaterra y de lo que sus políticos sí están hablando: “A mí me gustaría que aquellos que apoyan el derecho a decidir y la celebración de un referéndum nos digan a los ciudadanos antes de que votemos el día 26 que ‘si mañana se produce el referéndum y los catalanes en el uso del ese derecho deciden salirse del resto de España, eso tiene unos efectos de una caída no de 3-4 puntos del PIB (como en el caso de Reino Unido) sino del 25% del PIB de este país, por lo tanto, por ejemplo en Albacete las Administraciones van a tener menos dinero para los Servicios Públicos y más desempleo’; sin miedo al derecho a decidir, yo quiero saber qué va a hacer quien se presenta a las Elecciones para paliar los efectos de esa medida que propone, pero eso no nos lo explica nadie ni nadie lo pregunta”, señala.

“El tuit ha sustituido al artículo periodístico y el eslogan a la ideología”

Pedrosa analiza, al hilo de esta sensación que “el tuit ha sustituido al artículo periodístico; el eslogan a la ideología; pero yo no puedo olvidar dónde empieza esto, y hace ocho o nueve años (cuando empezó la crisis) aquí desde muchos sectores (mediáticos y políticos) se empezó a alimentar la crispación y a echar leña al fuego, tertulia tras tertulia, titular tras titular… y unidos a los efectos demoledores de la crisis (y a las consecuencias de las políticas con las que se afrontó, y hay que señalar tanto al PP como al PSOE porque son los que las han hecho, con el empujón de la UE), han generado una crispación social muy difícil de gobernar; ya no hace falta que nadie nos explique nada, porque sólo queremos revancha, vivimos en la rabia, en querer que todo cambie de la noche a la mañana, en pedir cuentas a todo el mundo, y ahí hay poco espacio para el diálogo y para que nuestros políticos se entiendan para conformar un Gobierno (porque todo queda reducido a la competencia, y así es muy difícil)…”.

Carlos Pedrosa espera que esta última semana de campaña electoral pueda permitir que las posiciones cambien y hagan más factible el diálogo, pero enseguida afirma no haber tenido hasta el momento la sensación de que eso vaya a suceder y confiesa que ha visto todos y cada uno de los diferentes debates televisados que se han ofrecido entre representantes de los diferentes Partidos sin que hayan generado en él “ningún tipo de entusiasmo”.

Pone un ejemplo a través de Unidos Podemos: “Se presentó el 20-D con la propuesta de incrementar en 95.000 millones de euros el gasto social en España; ahora han pasado a 60.000: sin llegar al Gobierno es el Partido que más ha recortado en la Democracia; a los Partidos ‘viejos’ no los tengo que criticar porque se critican solos, pero es que los ‘nuevos’ llevan el mismo camino” señala, aludiendo también “la carta de Unidos Podemos en la que ya no está la niña de Rajoy sino la niña de Pablo… No, no tengo mucha esperanza”, reitera.

A vueltas con la socialdemocracia…

Precisamente sobre la confluencia de Podemos con Izquierda Unida haciendo posible de cara al este 20 de junio algo que ellos mismos vieron imposible de cara al pasado 20 de diciembre, Pedrosa señala que no le ha sorprendido dicha coalición: “Creo que es un movimiento inteligente y posibilista (tanto de Garzón como de y sus equipos); por la generación a la que pertenezco (más que otra cosa) sólo me puede producir tristeza que, como ha pasado ya en otros países de la Unión Europea, Partidos potentes con una trayectoria centenaria y de lucha por las libertades (como es el , que está dentro de Izquierda Unida) puedan acabar desapareciendo; y puede que no se quede ahí sólo y se lleve por delante a otros también…”.

Asegura asistir al debate en torno a quién es o no socialdemócrata en la terna política de nuestro país de cara al 26-J “con sentido del humor”; alaba gestos como el reciente de manifestando que es comunista porque lo considera un gesto “honesto”, y aprovecha para asegurar que “lo peor que puede pasarle a una persona es que se avergüence de lo que es; igual que es malo que quien hoy en Podemos se dicen socialdemócratas hace seis meses dijesen que ‘la izquierda y la derecha habían muerto’ y, sin embargo, antes y ahora en sus mítines levantaban el puño derecho que es un símbolo claramente comunista…”.

Confiesa que le hace gracia esa pelea de ahora por la socialdemocracia y recuerda que “en los último doce-quince años (y más), si hay algo que ha sido revisado, criticado, puesto en las andas y en el ataúd, enterrado y declarado inútil por intelectuales de todo cariz ideológico, ha sido la socialdemocracia; y ahora en España (parece ser que siempre llegamos tarde) no peleamos por ella… _‘algo tendrá el agua cuando la bendicen…’; pero yo lo que sí sé es que los logros de este país (la Sanidad, la Educación, etc.) los trajo la socialdemocracia tal y como la conocemos, y eso yo lo tengo que poner en valor”.

“Que los políticos nos digan las verdades del barquero a la cara a los ciudadanos y, sobre todo, que no nos aburran”

Sobre si hoy estamos más cerca del cambio que hace seis meses, Carlos Pedrosa apunta que “España, para cambiar (en términos políticos), lo primero que necesita es un Partido conservador, moderno y europeo que rompa radicalmente con todo lo que ha sido la derecha española tradicional de los últimos 70-80 años, y eso no lo tenemos”. Se refiere concretamente a “una derecha democrática, dialogante, abierta a la sociedad, normalizada… algo que en España es una minoría dentro de la derecha”.

Considera que eso tiene mucho que ver “con el surgimiento de opciones políticas en el extremo contrario”. Asegura que la normalización que él quiere para España es “que sea un país que apueste por el desarrollo industrial, por la innovación, por la investigación; que sea un país en el que dejemos de una vez de hablar de si nos separamos o de si nos unimos y que supere esas asignaturas pendientes de carácter ya histórico; cuando España supere esas cuestiones, España será un país moderno sin que nos comparen con Suecia ni con Alemania ni cosas de ésas, porque esos países son potencias industriales, y la nuestra es una sociedad de consumo y no una sociedad industrial; lo que sucede es que esos países tienen Democracias consolidadas y opciones políticas consolidadas desde hace muchos años… y nosotros somos una Democracia relativamente joven y no hemos modernizado nuestro tejido político ni hemos sabido casar lo ‘nuevo’ y lo ‘viejo’ (y no me refiero a Partidos nuevos o viejos, sino a casar lo nuevo y lo viejo, y de que los políticos nos digan las verdades del barquero a la cara a los ciudadanos y, sobre todo, que no nos aburran)”.

‘Vías a explorar’ para el futuro nuevo Gobierno…

Carlos Pedrosa vería muy positivo que en nuestro país se produjese “un acuerdo en torno a medidas” y cuenta que la UGT junto a CC.OO. han puesto sobre la mesa un documento con 20 de ellas (o “vías a explorar”) y que creen que debe acometer el nuevo Ejecutivo.

“Cualquier Partido político, con la legitimidad que le da el voto de los ciudadanos, puede sentarse a negociar, a hablar y a consensuar una alternativa de Gobierno; es cierto que de entrada parece que si llegamos a ese punto, ninguna Formación política va a gusto (sino a regañadientes), y eso lo complicará todo; pero de entrada sólo pido que, cuando se constituyan las Cortes, se derogue la reforma laboral del PP, se derogue la reforma laboral del PSOE, se logra la renta para los ciudadanos que hemos pedido Comisiones y UGT, se de vuelta atrás a la reforma del PP de las pensiones… es decir, una serie de cosas que son urgentísimas en materia económica o social en este país si no queremos tener un estallido y una conflictividad social importante”, analiza.

A pesar de la situación, no considera que sea verdad que nuestros hijos vayan a vivir peor que sus padres; recuerda que cuando su generación llegó al mercado de trabajo (allá por 1982) en Albacete había entre un 22%-23% de desempleo; no se era ni ‘milpesetista’; y la gente no podía estudiar en la Universidad porque sus padres no se lo podían pagar.

Regresando a las propuestas, Pedrosa señala que lo que le gustaría es “que sean el PP y el PSOE los que salgan y digan que se han equivocado con sus reformas laborales (por supuesto que la del PP es un salvajada comparada con la del PSOE) y hay que derogarlas; desde un sindicato como UGT sólo les pedimos una cosa: que unos meses antes de derogarlas nos dejen a los empresarios y a los sindicatos hablar y nos permitan decidir qué modelo de relaciones laborales queremos, tan sólo pedimos eso, que a aquellos que sabemos de algo nos dejen trabajar”.

Junto a ello, señala otra necesidad: “Una reforma fiscal que debería salir de sentarse a escuchar a los inspectores de Hacienda que vienen diciendo desde hace años cosas muy sensatas y nadie los escucha; es eso: un país articulado donde la gente habla, donde la gente no se vocea, no se insulta, donde la gente puede pensar cada uno lo que quiera sin que pase nada…”.

El secretario general de la UGT de Castilla-La Mancha está convencido de que “no iremos a terceras Elecciones” pero recuerda algo que hace pocos meses le dijo un compañero de sindicato ya jubilado: ‘Me he pasado cuarenta años sin votar; porque vote ahora tres veces seguidas no pasa nada…’.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista al secretario general de la Unión General de Trabajadores de Castilla-La Mancha, Carlos Pedrosa, a través del vídeo que acompaña a este texto.