Origen de la crisis financiera internacional

El economista jefe del grupo bancario BBVA, José Luis Escrivá Belmonte, inició la ponencia desentrañando las complejidades de un entorno financiero internacional tan turbulento como incierto.

En primer lugar señaló tres factores determinantes en la génesis de la situación actual: los bajos tipos de interés entre 2001 y 2005; la enorme liquidez a nivel internacional, germen de excesos posteriores; y la posterior bajada de los tipos de interés en los mercados de largo plazo.

Incidiendo en que el detonante de la situación parece haber sido el mercado de las hipotecas subprima en Estados Unidos, cree que para analizar la verdadera causa de la situación actual hay que acudir a la holgura financiera de los años anteriores y, en especial, a los excesos cometidos en un periodo de notable dinamismo económico y de creciente innovación financiera. En este contexto, nuevos agentes financieros y nuevos productos han facilitado una multiplicación del crédito sin precedentes, proliferando así vehículos de inversión que permitían realizar operaciones fuera de los balances bancarios y también se multiplicaron los intermediarios financieros no bancarios.

Analizando la estructura de inversión de muchos de estos agentes, observó que en gran medida invertían en activos con garantía hipotecaria y que cuando se empezó a poner en duda la calidad de algunas de estas hipotecas, especialmente de las concedidas en Estados Unidos con estándares de riesgo relajados, las pérdidas en los vehículos de inversión se multiplicaron y han terminado trasladándose al sector bancario.

Contagio a la real a nivel mundial

Aunque durante algún tiempo muchos economistas pensaron que el problema financiero no iba a afectar a la parte real de las economías, desde el Servicio de Estudios del BBVA se previó que una ausencia de crédito en el sistema finaciero podía acabar contaminando a la economía real.

De hecho, la depresión producida sobre el sistema financiero estadounidense ya ha contraído el crédito bancario y ha empezado a afectar al empleo y a la actividad económica.

En este contexto, la discusión de los economistas es si se va a producir una recuperación en “V”, es decir, si Estados Unidos se va recuperar a finales de este año; si vamos a tener una recuperación en “U”, con lo que 2009 también sería un año complicado; o hay que contemplar un escenario todavía peor, con una recuperación en “L”.

En este sentido José Luis Escrivá apuntó que la Reserva Federal americana ha reaccionado con una enorme determinación en la relajación de la política monetaria, con una bajada de los tipos de interés sin precedentes, existiendo además expectativas de mayores bajadas hasta diciembre de 2008.

Analizando los ciclos económicos de Estados Unidos y Europa desde 1970, se puede detectar una sincronía cíclica entre ambas economías que a Escrivá no le permite ser muy optimista respecto a la situación de la economía europea. No obstante señaló soportes que van a hacer que el impacto sea más limitado que otras veces.

Exceptuando España, en el conjunto de la Unión Europea no ha habido ningún boom inmobiliario y en los precios no ha habido la exhuberancia que se ha producido en Estados Unidos.

Por otra parte, mientras que en Estados Unidos las familias están en una situación patrimonial complicada y su tasa de ahorro es prácticamente cero, en Europa la tasa de ahorro de las familias está en torno al 10% y su carga financiera está a niveles más moderados que en Estados Unidos, es decir, en Europa la economía es mucho menos dependiente que la americana del crédito para consumir, lo que la hace menos vulnerable.

Además, la economía europea en los últimos años ha evolucionado mucho: se han hecho reformas laborales; la emigración ha generado un empuje importante; y se han diversificado mucho las exportaciones, que se han dosificado hacia Asia y otros países emergentes.

En definitiva, “Europa se ha fortalecido desde el año 2004 y eso le va a permitir limitar el impacto de la desaceleración económica”, aseveró, matizando que la apreciación del euro será un factor que afectará negativamente a las exportaciones europeas.

En cuanto a la situación de los países emergentes, José Luis Escrivá incidió en que su crecimiento desde el año 2000 les ha llevado en esta ocasión a enfrentar esta crisis desde un gran reforzamiento patrimonial: “La principal vulnerabilidad ante una crisis de crédito como en la que nos encontramos es estar muy endeudado y la gran fortaleza de los países emergentes es que esta vez están patrimonialmente muy reforzados”, aseguró.

El Gobierno regional fomenta una suave transición hacia el desarrollo del sector industrial

El director general de Presupuestos y Planificación Económica de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José Antonio Poncela, presidió la III Edición del Fórum Castilla-La Mancha Siglo XXI y calificó el título de la ponencia de indicado y oportuno en el tiempo, estableciendo la diferencia entre una situación económica de riesgo y la incertidumbre de estos momentos, en la que es difícil valorar la situación económica por la que estamos atravesando.

Para José Antonio Poncela, no es momento de lanzar mensajes alarmistas, sino de “poner en marcha las medidas, previstas desde hace unos meses, para conseguir una transición suave del sector de la construcción hacia un desarrollo económico basado en el sector industrial”, propuso.

Recordando que Castilla-La Mancha, al ser Región Convergencia (antes Objetivo 1), puede subvencionar hasta el 30% cualquier inversión procedente del exterior, a lo que se suma que los costes de instalación en Castilla-La Mancha son notablemente más bajos que en otras Comunidades que nos rodean como Madrid y Valencia. El director general de Presupuestos y Planificación Económica destacó que estas dos circunstancias convierten a Castilla-La Mancha en un lugar mucho más atractivo que otros para instalarse.

Todo ello, concluyó José Antonio Poncela, hace que exista a la hora de responder a la crisis desde el presupuesto, aunque sea limitado, un mayor margen de maniobra, al contar con recursos que provienen del exterior.

Situación de la economía española

Después de un periodo de crecimiento de la economía española muy alto, en opinión de Escrivá incluso más alto de lo que indican las estadísticas oficiales, empezó a desacelerarse hace más de un año y se ha intensificado en los últimos meses.

Aunque José Luis Escrivá cree que la economía española va a aguantar razonablemente bien, señaló tres factores que han deteriorado las confianzas en España: la caída de la actividad en el sector de la construcción, el aumento del paro y el encarecimiento de la cesta de la compra.

Asimismo destacó que la principal vulnerabilidad de la economía española es la fuerte inversión que se ha realizado en los últimos diez años a base de financiación exterior: “El problema de la economía española es que tiene un nivel de endeudamiento exterior considerable y esta es una situación que en un entorno de crisis de crédito hay que vigilar”, advirtió, aclarando que se trata más de un problema de liquidez que de solvencia, ya que tanto la inversión de las empresas como la compra de vivienda por las familias españolas ha sido una forma de reforzarse patrimonialmente.

Además, no hay que olvidar que la economía española ha acumulado muchos factores de soporte para hacer frente a la desceleración.

Cabe destacar, en primer lugar, la flexibilización del mercado de trabajo, en gran medida como resultado de la incorporación de los inmigrantes al mercado laboral, lo que ha aumentado la rotación de trabajadores de unos sectores a otros.

No obstante, en opinión de Escrivá, en términos cuantitativos, más importante que la inmigración ha sido el crecimiento de la tasa de empleo femenino, que en un año ha aumentado 20 puntos, del 35% al 55%.
En segundo lugar, destacó la solidez patrimonial de las familias españolas, aunque su deuda, en términos de renta disponible, haya aumentado por su endeudamiento para la adquisición de vivienda fundamentalmente.

Por otra parte, las empresas españolas tienen una situación relativamente saneada y sus beneficios cubren con holgura los gastos financieros.

Otra de las fortalezas que significó fue la solidez del sistema financiero español: “España tiene mucha deuda privada pero ha reducido su deuda pública. Mientras que hace diez años llegó a tener un 70%, ahora tiene la mitad de deuda pública, un 35%”, precisó, para concluir su análisis tansmitiendo que, aunque la economía española va a desacelerarse en 2008, especialmente el sector de la construcción, y pese a nuestra dependencia de financiación exterior en una situación de incertumbre a nivel internacional, “nuestra economía posee soportes interesantes que le permitirán seguir creciendo entre un 1,7% y un 2,2% este año y entre un 0,8% y un 2% durante 2009”, prevé Escrivá, a pesar de que las previsiones del Gobierno para la economía española sitúan el crecimiento en un 2,3%, tanto en 2008 como en 2009.

La economía en Castilla-La Mancha

Estableciendo una comparación entre el crecimiento del Producto Interior Bruto en España y en Castilla-La Mancha desde 1981, José Luis Escrivá observó que nuestra Región ha tenido siempre una economía mucho más volátil, es decir, los ciclos económicos los ha estado amplificando mucho más. Por ejemplo, en la recesión española de 1993, el Producto Interior Bruto llegó a caer en algún momento en torno al 1% en España mientras que en Castilla-La Mancha cayó más del 4%.

Sin embargo, en su opinión, actualmente el ciclo de Castilla-La Mancha y España es más sincrónico, es decir, la economía empieza a funcionar de una forma más estable en la Región, lo que le lleva a pensar que en esta desaceleración económica Castilla-La Mancha puede comportarse como el resto de la economía nacional.

José Luis Escrivá resaltó algunos aspectos interesantes de la economía regional. En primer lugar, la diversificación de su estructura productiva, con un aumento de peso del sector servicios, apuntando que este sector es mucho más estable y menos cíclico que otros como la industria y la agricultura.

Otros aspectos positivos con los que cuenta la economía castellano-manchega en la actualidad son el aumento de su producción energética y su especialización exportadora en alimento, así como la fuerte inversión en infraestructuras viarias, sin olvidar un proyecto de futuro tan notable como va a ser el AVE. Por último, hizo alusión al aumento del flujo neto de inmigrantes nacionales en la Región, especialmente en Guadalajara y Toledo, lo que ha contribuido a aumentar la población residente en mayor medida que la población activa.

En esta situación, bajo el punto de vista de José Luis Escrivá, el principal reto de la economía castellano-manchega es mejorar su ritmo de convergencia real.

Ajustes en la financiación bancaria de las empresas

Ante la situación económica en la que nos encontramos, una de las mayores preocupaciones del sector empresarial asistente a este Fórum fue en qué medida la desaceleración financiera va a afectar a la capacidad crediticia de las entidades financieras, a lo que Escrivá respondió que si bien es cierto que se ha entrado en un periodo de mayor austeridad, con un rigor adicional en la concesión de créditos, no hay que temer a la falta de disponibilidad de crédito para aquellas empresas que presenten proyectos viables y apropiados, aunque indudablemente más tasada que en años anteriores, en los que se llegó a un crecimiento insostenible que ahora está sufriendo una razonable desaceleración.

Ajustes en los impuestos directos e indirectos

Por otra parte, en relación a la política presupuestaria, Escrivá indicó que existe margen para ajustar los impuestos con carácter general en España, tanto el Impuesto sobre la Renta como el Impuesto sobre Sociedades. En este sentido, no dudó en afirmar que España, con una imposición directa más favorable que en otros países europeos, conseguiría que los dos millones de personas no residentes que han comprado casas en la costa optaran por aumentar sus periodos de residencia en nuestro país, de manera que la bajada de impuestos propiciaría un entorno atractivo para que estas personas, en su mayoría pensionistas europeos, vivan, consuman, gasten y paguen impuestos en España.

También apuntó a la posibilidad de aumentar la imposición indirecta, sobre todo de algunos elementos, como alcohol y tabaco, y de hidrocarburos, ya que España tiene todavía una intensidad de uso de energía y de petróleo mucho más alta que Europa, acompañada de una fiscalidad más baja, por lo que, en su opinión, habría que realizar ajustes para mejorar nuestra eficiencia energética.

La Agencia de Captación de Inversión supone un importante factor de desarrollo para la Región

El Instituto de Promoción Exterior (IPEX) es un organismo del Gobierno de Castilla-La Mancha que impulsa la internacionalizacón de las empresas regionales a través de la promoción exterior. En este contexto de incertidumbre económica, el director del IPEX, Javier Vega, incidió en que la internacionalización es una oportunidad para modernizar la economía de las empresas acudiendo a nuevos mercados exteriores fuera de la Unión Europea, señalando las grandes posibilidades que ofrecen los países emergentes.

Javier Vega también hizo referencia a la creación de la Agencia de Captación de Inversión, “un importante factor de desarrollo para nuestra Región ya que Castilla-La Mancha tiene en estos momentos unos grandes factores de atractividad”, aseguró, mencionando la implantación de Eurocopter en Albacete, una empresa internacional de Castilla-La Mancha.

En este sentido, Javier Vega destacó el cambio experimentado en Castilla-La Mancha, una región que estaba en los últimos lugares en inversión extranjera pero que el año pasado pasó a ser la sexta, significando la próxima implantación en Puertollano de una multinacional de energía solar que, habiendo comparado entre varios lugares como India, China o algunos países de Europa, ha comunicado ya su decisión por Castilla-La Mancha.