En la sala de exposiciones que Liberbank tiene en la calle de Calasanz (por las mañanas, de 10:30 a 13:00 h. y, por las tardes, de 17:30 a 20:30 h.) van a tener oportunidad de disfrutar con estas dos muestras.

Montero y Pedrés, dos grandes en imágenes

La primera de ellas ha sido preparada con mucho esmero por el mítico operador de cámara . Se compone, a su vez, de dos partes: la primera, se dedica a dos grandes figuras de nuestro toreo (Montero y Pedrés) y nos ofrece 34 de las fotografías que de ellos dejó otro grande de la cámara, su padre, (que durante años trabajó para Televisión Española).

“La idea me surgió a partir de la celebración del centenario de la Plaza de Toros de Albacete; tenía ganas de hacer algo con el material de mi padre… -nos cuenta Antonio, al borde de la emoción-; pensé que podía hacer una selección de fotos, y se me ocurrió que de Montero y Pedrés (porque había identificado ya algunos carretes); empecé a escanearlos y a ver lo que había dentro y encontré cosas bastante interesantes con las que hice una selección”.

Concretamente nos explica que en estas instantáneas encontramos “una combinación de imágenes de Montero y de Pedrés de algunas corridas que hicieron ellos por aquí: hay material de , de , por supuesto de Albacete, de La Roda, Hellín… y de alguno más, incluso hay una Plaza que no he logrado averiguar de dónde es, igual que me ocurre con algunos personajes que aparecen en las fotos (y es que hay imágenes de 1950, 1951… hace casi 70 años, de modo que hay muchas cosas que están sin identificar); no obstante, es mucho el valor que tiene la imagen de ellos dos (que yo creo que fueron los dos primeros toreros modernos que dio Albacete), por eso se me ocurrió hacer esto, sobre ellos”.

Damas y caballeros, a los toros, ataviados como a ‘una Fiesta’

La segunda parte de su exposición casi podría decirse que ‘se la encontró’ visionando y seleccionando las fotos, y ya sólo su nombre lo dice todo: ‘Teja y mantilla, una época’…

“Empecé a ver muchas fotos con imágenes de damas y señoritas con sus toquillas, sus echarpes, sus encajes de bolillos, su teja y su mantilla… y pensé, ‘esto hay que sacarlo’ (porque hace muchísimos años que no vemos en los toros a las mujeres con su teja y su mantilla); así creé esta colección de doce fotos que también he querido exponer recordando aquello, que fue una época”, nos cuenta.

Y la ‘época’ refleja no sólo lo especial que era para las mujeres asistir a ‘la Fiesta de los Toros’, porque también estas fotos reflejan cómo los hombres lucían para la ocasión… sus mejores galas: “Precisamente, observando las fotos me ocurrió lo mismo: empecé a ampliarlas en el ordenador para buscar alguna curiosidad o algo, y saqué en conclusión que todos los hombres iban con su americana o su chaqueta de pana… todos iban con chaqueta, y aquello me chocó; para mí fue una curiosidad y, de hecho, lo resalto en la leyenda de la imagen que aparece en la exposición”.

Imágenes plagadas de paisanos ‘anónimos’ que han abarrotado ‘la Chata’ a lo largo de los años

Entre toda la magia que se encierra en una foto, la más especial es la que mantiene vivos en nuestras memorias a quienes en ella aparecen. En muchas de estas 46 instantáneas que en total componen esta doble exposición aparece el público, los aficionados a la Fiesta de aquellos años ’50, nuestros paisanos… Quién sabe si paseando frente a Montero y Pedrés (o frente a aquellos que, desde siempre, abarrotaron nuestra ‘Chata’) podemos encontrarnos, quizá, con nuestros padres o nuestros abuelos…

“Pudiera ser -afirma Antonio- porque, por ejemplo, muchas de las fotos a Pedrés y a Montero en el callejón son un plano medio o abierto, general, y realmente sale gente que está en barrera, en contrabarrera… y es posible que alguien se reconozca muy fácilmente; las imágenes tienen una muy buena calidad y no me extrañaría que alguien se viera en alguna foto (o a algún familiar), si es así, no me importaría que se acercaran a mí y que me lo dijeran para saber e identificar también a las personas (porque hay fotos en las que no he podido hacerlo)”, reitera.

Antonio Saiz: “Cada vez que coges un carrete de mi padre y lo escaneas, no sabes lo que va a aparecer; ahí puede surgir la imagen de un lugar, de un persona… que para mí sería un homenaje hacer revivir”

Casi todas las fotografías del fallecido Antonio Saiz Núñez se han expuesto aquí por su hijo en un formato de 50x70 manteniendo su calidad; en once de los casos, las ampliaciones han sido a 100x70.

‘Bucear’ en el legado que dejó su padre, uno de los grandes que nos ha dado este oficio de contar historias (en su caso, a través del objetivo), le ha permitido ahora a Antonio Saiz hijo descubrir que su padre era de esos que disfrutan con la acción; que lo que le gustaba acababa al sacar el carrete de la máquina, liarlo en un papel y echarlo al saco (sin anotar nada de lo que allí había)…

Como ‘parte mala’, eso tiene el arduo trabajo que supone ahora para su hijo Antonio; pero hay una mayor ‘parte buena’ que es para él un aliciente: el de continuar descifrando… y sorprendiéndose.

“Es una cosa con la que me toca lidiar -sonríe- y bueno… la verdad es que cada vez que coges un carrete y lo escaneas, no sabes lo que va a aparecer; ahí puede surgir… no sé… quizá no ‘la vida’, pero sí la imagen de un lugar, de un persona… que para mí sería un homenaje hacer revivir”.

Revivir personas, lugares, momentos de nuestra historia. El trabajo de su padre es un legado que tiene estos días con el Centenario de nuestra Plaza de Toros su primera ‘muestra pública’ pero que está llamado a mostrarnos más cosas, de más personas, lugares y momentos de nuestra historia bajo un ‘continuará…’

“No hay duda que sí porque la idea es ésa: descubrir lo que mi padre hizo y utilizar ese material para poder hacer que los demás también disfruten”, afirma.

Disfrutar todos observando lo que en su día Saiz Núñez disfrutó captando con su objetivo, como hoy disfruta al enfrentarse a todo aquello su hijo, un Antonio noble que, cuando habla de valor, ni mucho menos es a lo económico a lo que más se lo da con esta misión que se ha propuesto: “Tiene mucho más valor que llegue un amigo, que vea tu exposición, que te felicite, que te diga que sigas así y que saques cosas para que los demás las puedan ver… para mí eso vale más”.

25 pinturas componen la exposición ‘Tauromaquia’ de Rodríguez

También cumple un sueño el protagonista de la otra exposición que tenemos oportunidad de disfrutar en este mismo lugar hasta el 30 de junio; en este caso es de pintura, se titula ‘Tauromaquia’ y es obra del pintor y catedrático de Bellas Artes .

“Mi anhelo era celebrar el primer centenario de la Plaza con una exposición en la que yo participase como aficionado, sobre todo, y como pintor”, nos cuenta.

Y ese anhelo se ha cumplido con este trabajo que nos exhibe, formado por 25 obras (algunas con más de dos décadas) sobre uno de los temas sobre el que más le apasiona pintar: los toros.

“Dentro de la tauromaquia he querido tocar el toro (que es el rey de la zoología), la Plaza de Toros, los toreros más importantes para mí del Albacete de la época (Pedrés, Montero y Chicuelo), un retrato del arquitecto Julio Carrilero… y luego muchos apuntes (algunos, con más de veinte años) de lo que es en realidad el boceto de un cuadro…”, explica.

Cuadros y grabados con la morfología del toro como protagonista

Incide en que, sobre todo, lo que ha querido cuidar en esta exposición ha sido “la morfología del toro, su diferencia de unos a otros” y señala que quien visite la muestra “va a ver un recorrido por las cinco castas fundacionales”.

Juan Miguel fue por primera vez a la Plaza de Toros de Albacete junto a su padre. Lo llevó cuando apenas contaba 5 o 6 años de edad y puede decirse que ‘cayó prendado’. Poniendo su arte y su oficio al servicio de su modo de defender la tauromaquia, ha preparado esta exposición en la que no faltan los homenajes:

“Hay 15 cuadros y 10 entre dibujos y grabados; algunos son muy recientes; también hay algunos cuadros de los premios Samueles (porque, hasta los años 50-60 cuando la época de la rivalidad bien entendida entre Montero y Pedrés, la ganadería que más se había lidiado en la actual Plaza de Toros de Albacete era la de Samuel Hermanos y, de esta forma, he querido rendir mi homenaje al gran ganadero de la tierra)”, relata.

Invita a todos a asistir y, sobre todo, a conocer. Conocer al toro y lo que conlleva (también a través de las Jornadas Taurinas que en esta misma sede de Liberbank La Cerca organiza el 21 de junio junto a todo tipo de profesionales vinculados a la Fiesta): “Yo lo que quiero es que la gente se asome, que vea lo que es un toro; aparte, incluso va a haber una oportunidad muy grande de conocer porque… siempre se espera un público afín, pero en las Jornadas que se van a realizar durante la exposición pienso que la gente que asista se va a encontrar con verdaderos profesionales del toro y para mí es importantísimo eso, porque hay un gran desconocimiento”.

Juan Miguel y ‘Antonios’ (padre e hijo)… y viceversa. Dos trabajos unidos por el arte, por el recuerdo y, sobre todo, por el homenaje a los cien años de una Plaza frente a la que el pincel de uno y el objetivo de los otros han sucumbido como los artistas que fueron… y son.