Estudio sobre los ríos Júcar y Cabriel

En mayo de 2004, los Grupos de Acción Local de siete comarcas por las que discurren la mayor parte de los cauces de los ríos Júcar y Cabriel -Serranía de Cuenca, Manchuela Conquense, Manchuela de Albacete, Mancha Júcar-Centro, Tierras de Interior, Macizo del Caroig y Valle de Ayora-Cofrentes- aunaron esfuerzos formando el Grupo de Cooperación del Proyecto EFLUS, liderado por la Asociación para el Desarrollo Integral de La Manchuela Conquense, ADIMAN.

La finalidad del Proyecto es poner en valor los recursos naturales asociados a las zonas de lo ríos Júcar y Cabriel que han sido objeto de estudio para promover modelos de gestión sostenible de esos espacios ligados a ambos ríos.

El Proyecto EFLUS recoge un inventario del patrimonio natural y cultural de los ríos Júcar y Cabriel a través de dos exhaustivos estudios de la mayor parte de los territorios por los que discurren.

El estudio del río Júcar abarca desde la cola del Embalse de Alarcón, en el municipio de Hontecillas (Cuenca), hasta el municipio de Gavarda en Valencia. En el caso del río Cabriel, se ha inventariado desde el municipio de Villar del Humo, en Cuenca, hasta su desembocadura en Cofrentes.

Algunas zonas bañadas por ambos ríos no se adhirieron al Grupo de Cooperación, como la zona norte de Cuenca, Cuenca capital o la parte de la desembocadura del Júcar, en Cullera.

Mediante concurso público, en el que compitieron varias universidades españolas, la elaboración de la parte del patrimonio ambiental del Proyecto fue adjudicada al equipo multidisciplinar del Instituto de Desarrollo Regional (IDR) de la Universidad de Castilla-La Mancha, encabezado por los profesores Rafael Molina Cantos y Antonio Quintanilla; mientras que el estudio e inventario del patrimonio cultural fue encomendado al equipo de investigación ‘Capital Social y Desarrollo Sostenible’ (CS-DS) de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades de Cuenca.

Una valiosa herramienta de ejecución política

Según indica Rafael Molina Cantos, investigador principal del Proyecto desarrollado por el Instituto de Desarrollo Regional de la Univesidad de Castilla-La Mancha, “las exigencias de un proyecto de tal envergadura como éste demandaban trabajar con profesionales muy experiementados, por lo que han intervenido zoológos, botánicos, geólogos, etc., que han realizado el inventario de recursos naturales en el que se refleja la flora, la vegetación, la fauna y la geología existente en los 500 kilómetros estudiados, entre el río Júcar y su subsidiario, el río Cabriel”, señala Molina.

Los resultados del estudio, que se ha realizado a lo largo de dos años, la mitad en trabajo de campo y la otra mitad en trabajo de gabinete, han sido entregados a los Grupos de Acción Local que integran el Grupo de Cooperación del Proyecto EFLUS en formato impreso en varios volúmenes con su correspondiente copia en formato digital de archivos de texto, archivos de bases de datos, archivos fotográficos, etc.

Precisamente, una de las principales características de estos inventarios es la representación gráfica de los datos y la elaboración de cartografía temática, a partir de la elaboración de un Sistema de Información Geográfica (SIG) que contiene, en 300 capas de información, todos los recursos naturales inventariados. Con el SIG suministrado, los Grupos de Acción Local receptores de los resultados pueden realizar, editar e imprimir la cartografía personalizada que requieran ante un determinado uso, estudio o aplicación, de tal manera que se trata de “una herramienta valiosísima como uso de ejecución política para tomar medidas de protección, así como para la elaboración de los planes urbanísticos correspondientes a cada municipio”, valora el Investigador.

Los Ayuntamientos vinculados al Proyecto, conscientes de que el turismo rural de la zona se sustenta en la conservación del ecosistema, tienen gran interés por preservar y poner en valor sus recursos medioambientales.

Rafael Molina Cantos destaca la magnífica gestión realizada por la Asociación para el Desarrollo Integral de La Manchuela Conquense, así como la sensibilidad generalizada con los recursos desde el punto de vista natural, tanto de las comarcas conquenses y albaceteñas como de las que pertenecen a la Comunidad Valenciana (Tierras de Interior, Macizo del Caroig y Valle de Ayora-Cofrentes), cuyo compartamiento califica el profesor Molina de “excepcional y muy distinto al de la zona valenciana del turismo de sol y playa”, significa.

Puntos de Interés Geológico (PIGs)

La investigación sobre el medio físico de la zona contiene el estudio de la geología, tectónica, geomorfología, hidrogeología e hidrología. En su desarrollo se establece además una sectorización de los dos ríos de acuerdo a sus características y aporta una relación de los más de 20 Puntos de Interés Geológico existentes en la zona estudiada.

En este apartado del trabajo realizado por el IDR son especialmente destacables los aragonitos de Minglanilla, carbonato cálcico que cristaliza en forma de prisma hexagonal, así como el Yacimiento Paleontólogico de Venta del Moro, cuya excepcionalidad reside en las altas concentraciones de fósiles, entre los cuales se encontraron en la década de los años setenta, por primera vez en la historia, cuatro nuevas especies: “Paracamelus Aguirrei”, los camellos gigantes más antiguos del mundo que doblaban la altura de los actuales; “Parabos Soriae”, bóvidos antecesores de los toros; “Agriotherium Roblesi”, oso de gran tamaño; y “Tragoportax Ventiensis”, antílope del que no se han encontrado restos, de momento, en otro lugar del mundo.

Este yacimiento se sitúa en el período del final del Mioceno, época en la que el mar Mediterráneo se desecó y por tanto África y Europa Occidental se pudieron conectar por tierra mediante el estrecho de Gibraltar. Esta posibilidad de paso entre África y Europa produjo la migración de algunas especies animales africanas, lo que justifica este hallazgo de fósiles de hipopótamos, cocodrilos, mastodontes, camellos, antílopes, panteras, etc.”, explica Rafael Molina.

El Proyecto EFLUS recoge todos los Puntos de Interés Geológico, que han sido marcados en el mapa de la zona estudiada, de manera que a través del ordenador, pinchando en un lugar determinado, el usuario tendrá una ficha que le suministra información sobre ese Punto de Interés Geológico, con las fotografías correspondientes: “Es como si se pudiera recorrer el río desde el ordenador”, asegura el Investigador.

El río Cabriel aspira a ser designado la segunda Reserva de la Biosfera de Castilla-La Mancha

A la vista de los resultados tan impactantes en biodiversidad que se reflejan en el Proyecto EFLUS, el río Cabriel, desde que abandona Teruel, entra en Cuenca hasta que llega a la provincia de Valencia, haciendo de frontera natural entre las provincias de Albacete y Valencia, es objeto de una propuesta para que sea Reserva de la Bioesfera, distintivo designado por el Consejo Internacional de Coordinación del Programa del Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO, a petición del Estado interesado.

España cuenta con 34 Reservas de la Bioesfera, lo que la sitúa como tercer país del mundo en número de áreas protegidas dentro de la Red Mundial de Reservas de Biosfera (RMRB), con más de 450 sitios en el mundo entero.

Actualmente, Castilla-La Mancha está presente en la Red mediante La Mancha Húmeda y desde el verano pasado, observadores enviados por la UNESCO están estudiando la zona del río Cabriel que aspira a ser Reserva de la Biosfera, tanto en el campo como a través de entrevistas con los investigadores que han participado en el Proyecto EFLUS.

Convencido de que la propuesta del río Cabriel como Reserva de la Biosfera tiene bastantes posibilidades de prosperar, Rafael Molina advierte que la concesión de este distintivo no significa tener que poner freno al desarrollo económico, simplemente se trata de conseguir un “modelo de desarrollo que mantenga la biodiversidad existente”, indica, recordando que hay zonas que han sido descatalogadas como lugares de interés comunitario, por haber llevado a cabo una promoción turística desorbitada, e instando así a todos los agentes implicados en la zona al desarrollo de un turismo rural sostenible.

Un entorno ribereño con una gran biodiversidad

A través del catálogo florístico, en el que se han recogido 1.582 referencias, y del inventario de las comunidades vegetales, de las que se han detectado en torno a 30 formaciones distintas entre vegetación ribereña y vegetación de la vega del monte, se pone de manifiesto una gran riqueza, muy similar en ambos ríos, con masas forestales muy parecidas y en estado medianamente conservado. En cada referencia registrada se aportan diversos datos: el nombre en latín y el nombre vernáculo, si existe; la climatología en la que vive; su grado de rareza, que en caso de ser alto la información aportada se amplía, especialmente detallando el lugar o lugares donde ha sido localizada.

En cuanto al paisaje, existen algunas áreas de endemismos (existencia desde el punto de vista biológico de especies propias y exclusivas de una determinada zona), como es el endemismo setabense de la comarca de Xátiva, encontrado tan solo en tres puntos de la zona de estudio y que se encuentra en regresión: “Hay una clara disminución de las especies valiosas por su escasez, tanto es así que están en regresión en número y en ocupación de territorio, es decir que cada vez hay menos y en menos lugares, lo que refleja la existencia de una agresión continua”, señala.

En el catálogo que recoge la fauna existente, al igual que en el de la flora y la vegetación, se describen las especies encontradas y su distribución, lo que permite sectorizar el río de acuerdo al valor de las especies zoológicas que habitan en los diversos lugares, proponiéndose así zonas valiosas desde el punto de vista zoológico, como son los hábitats en los que residen nutrias o águilas reales.

Aunque para Rafael Molina la riqueza y diversidad de especies es bastante aceptable, observa su alta vulnerabilidad en algunos lugares, sobre todo en los cercanos a la llanura, donde se ha roturado hasta el borde del río, lo que hace que las especies animales tengan gran presión humana, mucho mayor que en monte donde el bosque los protege.

Afecciones y medidas correctoras

El Proyecto EFLUS incluye una descripción de los principales impactos y afecciones que sufre el conjunto del ecosistema, que para el profesor Molina es un elemento clave para el actor, “una conclusión típicamente científica, muy fría pero al mismo tiempo muy determinante”, estima.

En esta conclusión del proyecto se detallan las principales afecciones que atañen al medio físico; a qué está afectando; el agente causante, por ejemplo emisiones, instalaciones industriales, vertidos, etc.; si es reversible o no y si la reversibilidad es por propios mecanismos del río en el caso de que cese el efecto que lo causa, así como el tiempo que sería necesario para que se revierta a la situación inicial si se emplean medidas correctoras.

En cuanto a la calidad del agua que discurre por ambos ríos, se ha vuelto a poner de manifiesto que la calidad del agua del río Cabriel es muy superior a la del río Júcar.

En opinión de Molina, la solución para mejorar la conservación de la zona estudiada es tan sencilla como dejar de sobreexplotar el acuífero que, a pesar de no estar declarado como tal, “tiene un caudal ecológico insuficiente para el mantenimiento de la vegetación ribereña, que se encuentra en regresión”, subraya.

En este sentido, el Investigador señala especialmente la disminución del caudal ecológico desde Villa de Ves hasta Cofrentes, un trayecto en el que “las aguas del río Júcar, reducidas a un caudal un poco más ancho que un brazo humano, fluyen introducidas en un tubo hasta el salto de Cofrentes, donde tras refrigerar el reactor de la Central Nuclear, vuelven al río con una contaminación calórica que elimina todos los peces y establece una flora muy distinta, termófila”, describe, para aseverar que el principal enemigo de la naturaleza es el dinero, al que nunca ha visto perder una guerra, lamenta, manifestando su esperanza en esta ocasión: “Las aguas más fáciles de regenerar de toda la tierra son las fluviales, siempre y cuando se deje de ejercer presión sobre ellas. En el momento que la calidad del agua mejora y hay caudal ecológico suficiente, tanto la vegetación como la fauna asociada se regeneran”, asegura, añadiendo que el río Júcar se recarga cuando aflora el acuífero, por lo que “tiene un caudal continuo y precisamente por ello exiten tantos intereses económicos en su recorrido”, evidencia Rafael Molina, quien a pesar de ello se muestra optimista en cuanto al futuro de ambos ríos y el desarrollo sostenible del área afectada.

Por ser cuenca piloto de la Directiva Marco, la conservación del río Júcar es de especial interés

La cuenca del río Júcar fue designada en el año 2002 como cuenca piloto en España para la implementación de la Directiva Marco del Agua, que tiene como objetivo principal alcanzar el buen estado de las masas de agua en el año 2015, protegiéndolas y evitando su deterioro. Por ser ejemplo de restauración de un río a nivel europeo, la Confederación Hidrográfica del Júcar ha formado cinco mesas, en las que alcaldes, presidentes de mancomunidades y expertos mediambientales debaten en estos foros sobre los cinco temas elegidos, uno para cada mesa.

En la mesa sobre el medio ambiente natural de la cuenca y del valle de los ríos Júcar y Cabriel, se están teniendo en cuenta todas las conclusiones contenidas en el Proyecto EFLUS, a través de la presencia de técnicos que pertenecen al Grupo de Cooperación, cuya opinión va a ser determinante como herramienta y norma de gestión del riego, puesto que el objetivo a seguir es que el valle y el río tengan una conservación modélica.

Dado que en España se cobija un porcentaje muy elevado de la biodiversidad europea, Rafael Molina apunta que en Europa existe un gran interés por las medidas que se están llevando a cabo en España para reestablecer el medio ambiente, con una especial vigilancia en el río Júcar, puesto que es la única cuenca piloto en España y es de especial relevancia las políticas de conservación que se lleven a cabo en ella.