“Muchas gracias a vosotros por preocuparos por la Universidad”. Parece una frase al uso pero, analizada (y, una vez avanzada la conversación), cobrará un sentido especial. Es lo primero que nos dice (tras saludarnos) , director del , cuando le damos la bienvenida en la presente entrevista.

Quiles comienza defendiendo “la parte investigadora de la Universidad, la parte que la convierte en motor del progreso de un país”. Una parte que él conoce muy bien porque, no en vano, estuvo durante casi doce años (a falta de dos meses para completar la docena), al frente del Vicerrectorado de Investigación de la UCLM.

Añade, no obstante, que “la Universidad, como institución, no es sólo eso: también es la posibilidad que tiene la gente de, gracias a su esfuerzo e inteligencia personal, poder superarse a lo largo de la vida y cambiar su estrato social, su futuro y sus posibilidades; por eso la posibilidad de acceso a una Universidad pública es el elemento más democratizador que tiene un país para asegurar a su gente depender de ella misma”.

“Julio termina siendo uno de los peores meses del año para un profesor universitario”

(Desde el minuto 2’30’’)

Al contrario de lo que muchos podrían pensar, julio no es, en absoluto, un mes de vacaciones en el seno de la Universidad regional que, oficialmente, sí llegarán entre el 4 y el 22 de agosto con el cierre de todas sus instalaciones (cumpliendo así con una medida de ahorro que se pondrá en marcha ya por tercer verano consecutivo). Nos lo explica de primera mano el propio Francisco José Quiles, quien lo ejemplifica detallando que “hoy mismo, hay Defensa de Proyectos Fin de Grado en la Escuela y, la semana que viene, estaré presidiendo Lecturas de Proyectos Fin de Máster… la Universidad termina su actividad a finales (muy finales) de julio, y la comienza en los primeros días de septiembre; eso es totalmente distinto al pasado”.

Añade que “hay que tener en cuenta que la Universidad no es sólo docencia: también se aprovecha este tiempo para hacer en Investigación lo que, en épocas de docencia intensiva, es imposible hacer” matiza, con varios ejemplos. Como conclusión, un contundente “julio termina siendo uno de los peores meses del año para un profesor universitario”.

“La Universidad está en una situación muy muy delicada”

(Desde el minuto 4’)

Sin rodeos, nos metemos de lleno en el análisis del estado de la UCLM y, del mismo modo, asegura que “está en una situación muy preocupante; hay que tener en cuenta que hemos sido la Universidad pública de España que mayor bajada de presupuesto ha tenido y, eso, al final, repercute (pero aún más en la UCLM, que está aún poniendo en marcha Titulaciones pero el no nos permite hacer contrataciones y eso lleva a que, esas Titulaciones, no puedan tener una plantilla estable)”.

Explica que “hay proyectos parados, tesis paradas y eso, cuando tú lo intentas explicar en un proyecto europeo a una empresa francesa (como es mi caso en estos momentos), no se entiende, y esa es la situación de la Universidad” dice, con respecto al cierre de instalaciones en esas tres semanas de agosto (algo que no hace ninguna otra Universidad).

“No es que esté a medio gas -apunta-, tampoco digo que esté parada, pero la Universidad está (intentando cumplir su función, y yo pienso que haciéndolo dentro de unos niveles aceptables) en una situación muy muy delicada, esa es la realidad de la UCLM”.

“A todo se acostumbra uno” comenta, aludiendo que “ahora estamos algo mejor que tras esos primeros recortes presupuestarios, pero muy por debajo de unos niveles mínimos que requiere una Universidad pública, una Universidad que está intentando poner en marcha Farmacia, Medicina, Periodismo y Arquitectura (y hago hincapié porque no estamos hablando de Carreras de perfil menor, sino caras)”. Prosigue afirmando que “si se debieron poner en marcha o no, es una cuestión del pasado; el tema es que, en su día, el anterior Gobierno regional apostó por ello y, por encargo del nuevo Gobierno regional, se mantuvo la apuesta pero el problema es que tú no puedes desarrollar Titulaciones como Medicina o Farmacia sin unas instalaciones (por mucha buena voluntad que pongas)”.

Francisco José Quiles asegura que “mientras que otras Universidades españolas han apostado por buscar más Investigación en la empresa privada, aquí la estructura de la Oficina que se encarga de ello (la OTRI) ha pasado de tener ocho o nueve personas a tener dos; el efecto es que, en 2010, teníamos algo más de 12 millones de euros en proyectos con empresas (financiación privada) y, ahora, superamos en poco los 2 millones de euros… Eso no puede ser la Universidad que queremos; eso es una Universidad bajo mínimos”.

“Todo el dinero que pone el Estado para proyectos de Investigación es inferior al presupuesto del Real o del Fútbol Club

(Desde el minuto 8’40’’)

La conversación se centra, en este punto, precisamente en el ámbito de la Investigación (concretamente, en su ’parte pública’, en los fondos procedentes de las Administraciones). Quiles nos sitúa en escena muy gráficamente al asegurar que “todo el dinero que se dedica al Plan Nacional (todo el dinero que pone el Estado para proyectos de Investigación), es inferior al presupuesto del Real Madrid o del ; ¿por qué ganamos la Champions en el fútbol y no en Investigación?: porque hay dinero, es así de triste, pero una empresa como dedica a Investigación varias veces lo que el Estado español”.

Señala, no obstante, que “partíamos del mejor momento histórico, eso es cierto (pero también seguía siendo inferior al presupuesto del Madrid o del Barcelona), pero es que los fondos han decrecido más de un tercio”.

Tal y como apunta el responsable del , eso deriva en varias cuestiones como, por ejemplo (y ajeno al color del Gobierno de turno, según el mismo recalca), “en que el Estado español ha incumplido su palabra con todos (o gran parte) de los investigadores y que vinieron con la promesa de una estabilidad en España al asegurarles que mantendrían su posibilidad de investigar aquí; se buscaba a investigadores que estuvieran en el extranjero (españoles o no), y vinieron con el compromiso (escrito en la ley) de que, cuando terminaran su estancia como Ramones y Cajales, la institución donde se acogieran dotaría una plaza adecuada a la que ellos pudieran concursar, y eso se ha incumplido” lo que, asegura, nos ha traído duras críticas desde varios foros “como Estado”.

“Muchos de esos investigadores, cuando ha terminado su periodo de dedicación a España, se han encontrado en la calle y se han tenido que volver a marchar al extranjero; se les ha engañado, se les ha estafado”. Añade que “aquí teníamos un grupo de Investigación en Oncología en la , y la chica se fue a la calle cuando terminó su contrato (y ahora está trabajando para un famoso hospital de Madrid…)”.

Estas situaciones nos llevan, según explica Quiles Flor, “a un problema mayor: cuando vuelva todo a ser mejor de verdad (no como ahora), y queramos captar a investigadores, ¿vamos a convencer a alguien de que venga a España?…”, lanza al aire.

“No hemos sabido hacer que la sociedad cambie un voto para que sus hijos tengan más o menos posibilidades”

(Desde el minuto 12’30’’)

Le planteamos si un trabajo de Investigación que se trunca, es un trabajo perdido, y añade que “no sólo eso, sino que se deshacen los equipos (porque parte de ellos se ha ido al extranjero)”. Al hilo de esto, lanza una de sus reflexiones: “la Investigación no es un campo de hortalizas, sino de frutales; tienes que plantar el frutal, cuidarlo, regarlo… y, a los años, consigues frutos; si llega el momento en el que tienes ese fruto (que era donde estábamos) y dejas de regar cuatro años (que es lo que ha pasado), el frutal se seca (y no se trata de volver a regar, porque no hay frutal, sino que hay que volverlo a plantar y volver a empezar el ciclo)”.

Admite, entre otras cosas y anécdotas que no duda en aportar, que “no hemos sabido llegar a la sociedad, no hemos sabido hacer que la sociedad cambie un voto para que sus hijos tengan más o menos posibilidades en la Universidad, para que puedan investigar, para que este país progrese… no lo hemos sabido hacer, no lo hemos sabido vender, y es verdad: no hemos sido capaces de hacer que vean la importancia que tiene esto”.

En este punto de la conversación, afirma que “uno de los problemas fundamentales de este país es que hemos deshecho el tejido industrial (primero porque nunca tuvimos un tejido industrial fuerte y, después, porque con el boom del ladrillo, una buena cantidad de industriales cambiaron su apuesta derivando su dinero a la construcción y, muchos de ellos, terminaron arruinados por la construcción en su industria)”, explica.

Por eso considera que “incluso investigando, si no hay un tejido industrial al que incorporar lo que se investiga, el avance para la sociedad es muy difícil (y ésa es la situación que, por desgracia, tenemos)”.

“La inversión en Investigación desarrollada por la Universidad (o por Centros de Investigación regionales), sencillamente, es cero”

(Desde el minuto 17’35’’)

En cuanto a lo que se destina a Investigación desde la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha, Francisco José Quiles asegura que “las cuentas están muy claras: el actual Gobierno de la región no ha sacado ni una sola convocatoria de Investigación en los años que está (ni de becas ni de nada); la inversión en Investigación desarrollada por la Universidad (o por Centros de Investigación regionales), sencillamente, es cero”.

No obstante, admite que “han pagado (en eso llevan razón) el dinero que le debía a la UCLM la Junta de Comunidades de convocatorias del Gobierno anterior que no pagó el Gobierno anterior; pero proyectos, becas de Investigación, becas post-doctorales… estamos sin una convocatoria desde 2010 (y, claro, somos una región que está a la cola en Investigación de toda España)”.

“Por desgracia, el tejido empresarial español, en general (hay excepciones honrosas), considera un gasto invertir en Investigación”

(Desde el minuto 21’35’’)

Retomamos la situación de la inversión privada (la que realizan las empresas) en Investigación a la Universidad a raíz de la crisis. “La bajada media en España ha sido muy fuerte pero, indudablemente, en la UCLM lo ha sido más (en primer lugar porque ha habido una falta de apuesta por parte de la Universidad: la OTRI ha bajado a mínimos, los Ramones y Cajales que quedaban se han despedido, cierran en agosto los Institutos de Investigación…)”, apunta.

Matiza que “sí que la Universidad sigue estando bien en número de Publicaciones pero porque, lo que uno publica, es lo que investigó hace tres o cuatro años (ya veremos dónde estamos en uno o dos años, que es cuando se va a notar el efecto de ese corte de financiación…)”, advierte.

Reitera las cifras que nos ofrecía hace unos minutos sobre la inversión privada en proyectos investigadores: “De 12 millones de euros a algo más de 2; es una caída muy superior a la media del país”.

Además del económico, otro factor influye decisivamente en esa realidad presente que deriva en una merma de lo destinado a Investigación por parte de las empresas: “Por desgracia, el tejido empresarial español -apunta Quiles-, en general (hay excepciones honrosas), lo considera un gasto, no ve en la Investigación una inversión a medio plazo y sólo invierte en ella si hay ayudas estatales (o regionales) que lo facilitan… Tenemos un grave problema”.

Y lo tenemos porque, tal y como él mismo reflexiona, “no nos hemos hecho a la idea de que competimos a nivel mundial y de que hay que tener un factor novedoso por encima del resto; es una de las cuestiones que habrá que salvar, pero es un problema de mentalidad, fundamentalmente”.

“Indudablemente, las tasas de paro juvenil son altas, pero son más altas en aquellos que no están preparados”

(Desde el minuto 24’45’’)

Que la elevadísima tasa de paro juvenil que padecemos lastra al país, es algo evidente. Pero no lo es menos que también llena de desazón a quienes en estos momentos llenan las aulas universitarias, cursando estudios tras los que, desafortunadamente, les espera un futuro incierto. Le preguntamos a Quiles Flor si ese desasosiego se palpa entre los alumnos, cuestión que responde con un contundente “claro que se nota” (y que nos contesta, además, “también como padre”).

“Yo tengo un hijo haciendo Ingeniería Aeronáutica -nos cuenta- y, cuando intentas apretarle, lo primero que te dice es ’papá, cuando tú estabas estudiando Físicas en , sabías que ibas a tener trabajo’… Y esa es una realidad”. ¿Qué se les puede decir a esos jóvenes? asegura que “lo primero, que tenemos esperanzas en que esto se solucione y cambie y en que, realmente, salgamos de la crisis (pero de verdad, no sólo los Bancos, sino que salga la sociedad en su conjunto) y, cuando eso pase, hay que estar preparado”.

Asegura que “indudablemente, las tasas de paro son altas, pero son más altas en aquellos que no están preparados, mucho más altas; hay que prepararse y, al final, aunque cueste, hay que transmitir que está ahí: si no, habrá que tirar de Europa”.

“Hace unos años, ser ingeniero era una garantía de tener un nivel salarial aceptable pero, hoy en día, eso no es así”

(Desde el minuto 26’25’’)

El director del Departamento de Sistemas Informáticos de la UCLM explica que “indudablemente, hay Titulaciones que tienen más salidas que otras; hay algunas Ingenierías que tienen posibilidades bastante aceptables pero, cuidado, tienen salida con unos sueldos muy bajos”. Detalla que “hay una caída en picado de estudiantes en Ingenierías, en general, en toda España y es porque, hace unos años, ser ingeniero era una garantía de tener un nivel salarial aceptable pero, hoy en día, eso no es así y, entonces, el gran esfuerzo que supone hacer una Ingeniería para terminar siendo ’mileurista’ (con suerte)… pues hace que mucha gente decida que no le merece la pena sacrificar cuatro o cinco años de su vida y buena parte de su juventud para ese rédito, y eso es un problema; sucede en las Ingenierías, en Medicina, Enfermería… pero, de muchas de ellas, sí se encuentra trabajo fuera de España: no hay tanto parado porque se van”, lamenta.

Como anécdota (o, mejor, como mensaje), nos cuenta que la semana pasada estuvo en por motivos laborales y que, en el tranvía que le llevaba y traía al hotel, “se oía español más de lo recomendable; eran jóvenes que se han ido a buscar oportunidades porque allí hay trabajo, y aquí no. Y no se trata del espíritu aventurero al que aludía una ministra: es por la necesidad de comer”.

: “Una buena relación con el mundo empresarial”

(Desde el minuto 29’05’’)

Quiles Flor nos comenta que, “en el Departamento de Sistemas Informáticos en la Escuela Superior de Informática, hay un régimen de prácticas en empresa bastante amplio que asumen todos los estudiantes; hay una buena relación con el mundo empresarial (aparte de que hay muchos proyectos en marcha con empresas, sobre todo porque también hemos tenido que hacer un esfuerzo de buscar esos fondos donde quizá antes no nos hacía falta… todos, al final, reaccionamos cuando no nos queda más remedio); la verdad es que hay una buena bolsa de proyectos y de relación con las empresas, eso es cierto, (e Informática, con muchos problemas, es una de las Ingenierías de mayor atractivo de cara a conseguir empleo, con los limites salariales que he referido)”, apunta.

“Creo que el Parque Científico y Tecnológico de Albacete no va por el camino adecuado”

(Desde el minuto 30’50’’)

Abrimos un pequeño capítulo en este relato para el ‘Parque Científico y Tecnológico de Albacete’ (que José Francisco Quiles conoce muy bien). Él mejor que nadie nos cuenta que “esto empezó hace década y media visitando el Parque Tecnológico de Gales un grupo de cuatro o cinco personas que trabajamos por ponerlo en marcha; en aquel grupo estaba yo (como vicerrector de Investigación) y también un representante del Polígono Industrial Campollano que, curiosamente, era (actual consejero de Educación, y Deportes en Castilla-la Mancha y, entonces, gerente del Polígono), y pusimos muchas ganas en arrancarlo”, recuerda.

Prosigue explicando que, “durante años, ha sido (yo creo) un emblema; ahora, el Parque (pese a que Marcial es consejero) no es uno de los objetivos prioritarios de la Junta y, a mí, la última noticia de que trasladan su sede a , me ha terminado de sorprender y de hundir un poco (moralmente)”.

Considera que el Parque debería haber sido “un arma fuerte para intentar reindustrializar ciertos sectores en Castilla-la Mancha; y pienso que la Gerencia de un Parque debe estar cerca de donde está la sede (sea esta sede en Toledo o sea en Albacete) porque los empresarios, cuando se acercan, se acercan al Parque (y no se acercan a una Consejería en Toledo para que, allí, les pongan ‘un puntero’ -que diríamos en Informática- que les envíe a otro sitio)… Creo que el Parque no va por el camino adecuado; no está haciendo un esfuerzo suficiente de captación de empresas en los medios normales (ferias nacionales a internacionales); no hay grandes incorporaciones de empresas, y deberían pensarlo porque ha sido una inversión (en gran medida de fondos europeos) muy grande y creo que habría que intentar rentabilizar esos fondos”.

“Una Universidad no puede bajar de 156 millones de euros de presupuesto a 98”

(Desde el minuto 34’10’’)

Francisco José Quiles Flor optó a convertirse en rector de la Universidad de Castilla-la Mancha en las últimas elecciones que se produjeron al efecto. No lo logró (por un escaso margen de diferencia de votos con respecto a quien, actualmente, es el rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado).

Le preguntamos cómo cree que habría ’capeado el temporal’ que, durante bastante tiempo, se vivió en nuestra región entre el rector y el consejero de Educación en torno a la negociación de los que iban a ser los presupuestos para la UCLM tras la llegada del nuevo Gobierno. Nos contesta francamente: “Yo, desde luego, lo que nunca hubiera admitido es un presupuesto de 98 millones de euros para la Universidad de Castilla-la Mancha”.

El asunto derivó con ‘enfrentamientos dialécticos’ en la prensa por parte de Miguel Ángel Collado y Marcial y, al respecto, Quiles Flor manifiesta que “yo seguramente habría terminado en los medios de prensa, igual que Miguel Ángel Collado, pero dos años antes”. Para el director del Departamento de Sistemas Informáticos de la UCLM, “el punto de partida terrible para la Universidad es que, una Universidad, no puede bajar de 156 millones de euros a 98; no puede porque es imposible… Sí que, después, nos ingresaron parte de la deuda que tenía la Junta de Comunidades y, esos 98, no terminaron siendo 98, sí; pero ahora, cuando se negocia (con el Gobierno que hay, y con el que venga), existe un punto de partida que dice que, una vez, la Universidad, tuvo un presupuesto de 98 millones de euros”.

Prosigue Quiles afirmando que “ahora con 114, 112, 115 millones, más o menos (porque no tenemos presupuestos a día de hoy: habrá un el día 22 en el que aprobaremos presupuestos y nos enteraremos del presupuesto que tenemos en el 2014) pero, con un presupuesto cercano (pongamos) a los 114 millones de euros (cuando teníamos uno cercano a 156 millones…) se hace imposible mantener una institución académica donde se debe”.

Asegura no saber si lo habría hecho mejor o peor (aunque acaba admitiendo pensar que “mejor”), pero acaba reiterando que “lo que no es admisible es un presupuesto de 98 millones, y Miguel Ángel Collado lo admitió en su día”.

¿Volvería a optar a ser rector de la UCLM?: “Me lo podría plantear, no lo sé”

(Desde el minuto 36’)

En poco más de un año, volverán a celebrarse elecciones a rector en la UCLM. Le preguntamos si, llegado el momento, daría nuevamente el paso de volver a presentarse para optar al cargo. “No lo sé, falta más de un año, me lo tendría que plantear”. Recuerda que, en aquellas elecciones, “tuve el apoyo mayoritario del profesorado (Doctor y no Doctor) de la Universidad de Castilla-la Mancha y perdí en el sector de estudiantes y en el de Personal de Administración y Servicios por unas décimas (no lo digo por nada porque, unas décimas, son igual que diez puntos: el que gana ha ganado y Miguel Ángel Collado debía ser rector, eso lo tengo muy claro)”.

No obstante, añade que “partiendo de la base de ese recuerdo, puedo planteármelo; no lo sé, tendré que hablarlo con mi familia porque, lo que sí que aseguro es que, después de cinco años como director de la entonces poniendo en marcha la Cerrera Superior de Informática, de casi doce años como vicerrector de Investigación intentando poner en marcha la estructura de Investigación de la Universidad, compartiendo ese cargo con la Conferencia de Rectores y responsable de la Investigación de la Universidad española durante cuatro años… la verdad es que he descubierto que existe una vida familiar maravillosa -comenta, entre risas-; mis amigos me dicen que se me ve mucho mejor y más relajado… No sé lo que haré, ahí está la posibilidad: conté con un gran apoyo (no suficiente, pero grande), de un 49% de la Universidad, por lo tanto, me lo podría plantear”, concluye.

Tiempo al tiempo, pues.

Hasta aquí la versión escrita de la entrevista concedida por Francisco José Quiles Flor al Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca dentro de nuestro apartado de “Encuentros Digitales”. Si desean profundizar en el interesante análisis que el director del Departamento de Sistemas Informáticos de la UCLM ha hecho de varias cuestiones relacionas con la Universidad (a nivel nacional y regional), con especial hincapié en la Investigación, les invitamos a visionar al completo, si lo desean, el vídeo que acompaña a este texto.