“Conseguir este cargo era una utopía que se ha hecho realidad”

El pasado 29 de diciembre, tomaba posesión de su nuevo cargo como Comisario Jefe de la Policía Nacional en la provincia de Albacete, en un acto que tenía lugar en la Subdelegación del Gobierno de la capital, arropado por autoridades políticas, compañeros de profesión, representantes del Poder Judicial y del resto de sectores representativos de la sociedad albaceteña, amigos y familiares.

Durante su discurso, se mostraba orgulloso y satisfecho por haber convertido en realidad una utopía que perseguía desde hacía mucho tiempo. “Hay que luchar para alcanzar las utopías, porque en algunas ocasiones, como ésta, se hacen realidad”, añadía.

Durante la entrevista concedida al Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca, Roldán explicaba que cuando ingresó en el Cuerpo General de Policía en el año 1975, calculó que en 15 años podría opositar a Comisario, sin embargo tuvo que esperar hasta 2007, para conseguir “el objetivo que cualquier Inspector de Policía pretende alcanzar, siempre y cuando no quiera quedarse atrás en una corporación”. A finales de 2010, daba un paso más al convertirse en Comisario Jefe Provincial. “Una utopía lejana, que finalmente se ha cumplido”, según señalaba.

Nuevos delitos: Nuevos retos profesionales

En relación a los últimos datos obtenidos en materia de Seguridad, correspondientes al pasado año 2010, Albacete está de enhorabuena, teniendo en cuenta que las infracciones penales descendieron un 17%. En este sentido, Roldán señalaba que uno de los grandes objetivos que se ha marcado como Comisario Jefe Provincial, es conseguir que se mantengan estos niveles de seguridad, contando para ello con todos los medios materiales y humanos con los que dispone en estos momentos.

A pesar de que “tenemos ganas, personal y la capacitación necesaria”, reconoce que las circunstancias socioeconómicas no son favorables, por lo que podría haber un pequeño repunte en algún tipo de delincuencia.

En este sentido señalaba que de la mano de las Nuevas Tecnologías, principalmente Internet, han ido surgiendo nuevos delitos que hay que combatir, ofreciendo para ello a los funcionarios de Policía la formación necesaria en estos campos. Roldán denunciaba que hoy en día se utiliza la tecnología moderna para molestar, insultar, calumniar y atacar a las personas, por lo que es necesario mejorar la capacidad actual para luchar con mayor efectividad contra este tipo de delincuencia.

Entre los delitos más complicados de investigar, hacía referencia a las “ingenierías financieras”, es decir, a la delincuencia económica. Según explicaba, la crisis económica ha provocado que muchos ciudadanos “escondan” su patrimonio a la Administración. Ante esta situación, considera que la Policía debe adaptarse rápidamente a estas “nuevas formas de engaño” para acabar de una manera más decidida con estos nuevos delitos contra la Tesorería de la Seguridad Social y la , entre otros. Una delincuencia que Roldán ha calificado de “especializada”, a la que hay que prestarle una atención especial, teniendo en cuenta que, aunque pasa más desapercibida que otro tipo de delitos entre los ciudadanos, afecta negativamente a las arcas del Estado.

Para garantizar la seguridad de los ciudadanos, Roldán aseguraba que seguirá colaborando con todas las administraciones, así como con el Poder Judicial, la Policía Local, la Guardia Civil y el resto de sectores representativos de la sociedad albaceteña, tal y como ha hecho hasta ahora, mejorando además la eficacia de las comisarías de Albacete capital y Hellín.

De cantautor y jugador de balonmano a Policía

Natural de Alcantarilla (Murcia), José Francisco Roldán se siente albaceteño de adopción, teniendo en cuenta que llegó a esta ciudad con tan sólo 8 años de edad. Entre los motivos que le llevaron a decantarse por esta profesión y no por cualquier otra, hacía referencia a los antecedentes que hay en su familia, teniendo en cuenta que su padre era y su abuelo materno carabinero.

Una infancia marcada por el ambiente que se respiraba en el cuartel de la Policía Armada de Alcantarilla y de Albacete, de la que guarda excelentes recuerdos. Una “vida de cuartel” que tuvo mucho que ver en la elección de su futuro profesional, encaminado a la investigación de delitos.

Ya en su juventud, Roldán dedicaba su tiempo libre a dos de sus grandes aficiones: jugar al balonmano y cantar, además de prepararse sus oposiciones al Cuerpo General de Policía. Según explicaba, incluso llegó a compaginar la práctica de este deporte, en el que comenzó con 12 años de edad, con sus funciones en el Cuerpo Nacional de Policía, hasta que sufrió una lesión de espalda. “El balonmano fue una escuela de socialización, ya que me enseñó a perder, a ser humilde y a disfrutar de las victorias”, añadía.

En cuanto a su faceta de cantautor, a principios de la década de los 70, Roldán recuerda con mucho cariño los años en los que actuaba en colegios o en las fiestas de algún pueblo, solo o acompañado de su amigo , aunque en aquel momento, “ni él era periodista ni yo policía”. Una oportunidad más, según el nuevo Comisario Jefe Provincial, “para sociabilizarse y perder la vergüenza”.

Antes de cumplir los 18 años, comenzó a prepararse la oposición al Cuerpo General de Policía, sin embargo, tuvo que esperar hasta el verano de 1975 para ver cumplido su sueño, tras suspender en dos ocasiones. Un mes después de aprobar la oposición, se incorporó con su quinta para cumplir el .

En octubre de ese mismo año, después de jurar bandera y con un permiso especial, se incorporó a la Escuela General de Policía de Madrid.

Tras nueve meses de formación teórica, jura el cargo de Inspector en el en junio de 1976, y un mes después toma posesión en la Comisaría de Mataró. A primeros de 1977 se incorpora al servicio militar para cumplir el año que tenía pendiente, en su destino de Valencia, regresando a su Comisaría a la finalización.

La inauguración de la nueva Comisaría Provincial ha mejorado la eficacia y eficiencia de la Policía

En relación a los medios materiales y al personal con el que cuenta la Comisaría Provincial, Roldán señalaba que “dispone de todos los recursos adecuados para afrontar una delincuencia como la que existe en Albacete”, contando con una plantilla formada por algo más de 300 funcionarios.

Según explicaba, con el paso del tiempo se han producido importantes avances en la cualificación de su plantilla, así como en la modernización de las técnicas y sistemas utilizados. En su opinión, “contar con personal cualificado en cantidad y disponer de recursos técnicos adecuados, facilita el trabajo, e incrementa la eficacia y la eficiencia en el servicio”.

Uno de los ejemplos más representativos de la transformación de la Policía Nacional es la sala del 091 de Albacete, donde actualmente se puede encontrar personal que en su día ingresó en la Policía Armada, destacando su capacidad para ir adaptándose a los diferentes medios técnicos utilizados a lo largo de los años, desde la antigua centralita telefónica hasta llegar a la sofisticación actual que presenta esta sala.

La inauguración del nuevo edificio de la Comisaría Provincial en la capital, en enero de 2007, y el consiguiente traslado de personal y recursos a estas dependencias, ha supuesto un antes y un después, teniendo en cuenta que hasta ese momento, la Policía Nacional realizaba su trabajo desde tres ubicaciones diferentes: la antigua sede del , dedicada actualmente a temas relacionados con Extranjería; el antiguo cuartel de la Policía Armada en la calle ; y el edificio donde se tramitaban los Documentos Nacionales de Identidad y la vivienda, en la calle , convertido en la Oficina de denuncias conjuntas con la Policía Local. Una instalación más amplia y moderna que ha mejorado la calidad del servicio.

Vida familiar y profesional

Aprovechando sus viajes a Albacete, en agosto de 1977 se casa con su actual mujer, con la que tiene tres hijos y un nieto. Consciente de la peculiaridad de su profesión, reconoce que durante su primera época operativa en Albacete, en los 80, así como durante los dos años que participó en la fundación y puesta en marcha de la Comisaría de Hellín (Albacete) (1978-1980), el trabajo fue muy intenso y aunque intentó buscar el equilibrio entre trabajo y hogar, no lo consiguió. Cuando se encontraba en Hellín su hijo tenía dos años y, según apuntaba, “cuando llegaba a casa casi ni me conocía”. Algo muy duro para él, pero inevitable, porque “cuando eliges tu profesión por vocación, debes hacer las cosas lo mejor posible”. En definitiva, Roldán se siente un privilegiado por haber trabajado en una tierra en la que su vida no ha corrido tanto peligro como la de sus compañeros de Madrid, Barcelona o el País Vasco.

Inauguración histórica

En octubre de 1978, Roldán fundó, con otros seis compañeros y un contingente de Policía Nacional, la Comisaría de Hellín. Dos años intensos de trabajo que dejaron huella, hasta que a finales de 1980 fue trasladado a Albacete. “Hellín para mí fue una Escuela porque hacíamos de todo y estoy muy orgulloso del trabajo que realicé”, añadía.

Roldán destacaba el esfuerzo realizado para “poner en marcha una comisaría desde cero”, señalando que gracias al trabajo desempeñado en cada una de las actuaciones, pudo aprender a la perfección el funcionamiento de esta comisaría, la cual supuso toda una novedad para una localidad como Hellín.

En la actualidad, Roldán sigue manteniendo un nexo muy especial con Hellín, y a partir de ahora, desde su nuevo cargo, seguirá trabajando por esta comisaría para mejorar su eficacia.

Entre 1979 y 1986, trabajó cada verano en Comisarías de playa como Benidorm, Gandía, Ibiza o San Antonio.

Además, a lo largo de su trayectoria profesional, ha participado en el dispositivo de seguridad de dos eventos deportivos de gran calado como fueron el Mundial de fútbol en Alicante en 1982 y, diez años después, en 1992, en las Olimpiadas de Barcelona, al frente de un contingente de policías de Albacete. Un evento en el que por primera vez trabajó de uniforme desde el nacimiento del nuevo Cuerpo.

Al frente de iniciativas innovadoras y pioneras

A lo largo de su trayectoria profesional, José Francisco Roldán puede presumir de haber estado al frente de grupos novedosos dentro del Cuerpo Nacional de Policía como es el caso del Grupo de Estupefacientes (1986); el Grupo de Investigación (1987); uno de los nuevos de la Delincuencia de la (1993); así como la nueva (1998) y uno de los Módulos Integrales de Proximidad, estructura novedosa dentro del C.N.P (2000).

Puestos que Roldán no ocupó por casualidad, sino por su enorme capacidad para “incorporarme a cualquier invento nuevo que se ponía en marcha”. Iniciativas novedosas que, en su opinión, ponen de manifiesto que “nos encontramos ante una capaz de iniciar cada cierto tiempo algo nuevo”.

De Inspector Jefe a Comisario Jefe en 11 años

En noviembre de 1999, José Francisco Roldán asciende a Inspector Jefe mientras se encontraba en la Comisaría Provincial de Albacete.

Durante los años 2001, 2003 y 2004, enviado por la Secretaría de Estado, impartió cursos de un mes de duración en Nicaragua, Honduras y Sao Paulo. Experiencias que José Francisco Roldán califica de “enriquecedoras” que contribuyeron de manera decidida a mejorar su bagaje profesional y personal.

En julio de 2005, Roldán se marchó a Madrid para desarrollar diversas actividades en los servicios centrales, con el fin de conseguir su ascenso a Comisario. Un hecho que se produjo en junio de 2007, incorporándose en enero del siguiente año a la Comisaría de Albacete como Jefe de Unidad de Coordinación Operativa. Puesto que ha ocupado hasta su reciente nombramiento como Comisario Jefe de la Policía Nacional en la provincia de Albacete, el pasado 29 de diciembre de 2010, y que en estos momentos ocupa .

A partir de ahora, el trabajo de Roldán se centrará en mayor medida en gestionar y controlar el resto de servicios de la Comisaría de Albacete capital y de Hellín, por lo que “lo que más voy a echar de menos en esta nueva etapa va a ser el trabajo operativo y el contacto directo con los ciudadanos”.

“Para mejorar la protección contra los delitos, las víctimas potenciales deben estar informadas”

Una de las grandes pasiones de Roldán ha sido y sigue siendo la escritura y la oratoria. Según explicaba, en 1986, ganó el Concurso Nacional de Relatos Policiales, organizado por la Dirección General de Policía. Un galardón muy importante, teniendo en cuenta que estaba dotado con 40.000 de las antiguas pesetas.

A partir de ese momento, comenzó a colaborar en periódicos de Albacete, de manera más intensa a partir de 1994 con un artículo semanal, con el objetivo de evitar que los ciudadanos se convirtieran en víctimas de los “amigos de lo ajeno”. Además, ha colaborado en programas de televisión y radio, recibiendo en 2001 un Premio por parte de la a la mejor labor de colaboración realizada con los medios de comunicación locales.

Con sus primeros artículos, la Diputación Provincial de Albacete publica su primer libro bajo el nombre de “Cuentos Policiacos”, el tercero de la colección Serie Negra de la Institución. En 2005, le llegó el turno a su segundo libro, “Retazos de vida oscura”, en el que incluyó artículos nuevos publicados en prensa. Un año después, con varias modificaciones y la incorporación de otras tantas novedades, vio la luz su tercera obra bautizada con el nombre de “Vacunas para el delito”. En 2008 publica “Cómo evitar un timo”, con los consejos que habían aparecido en prensa, ilustrados con las viñetas del albaceteño Valeriano Belmonte.

En 2011 está previsto que publique su nuevo trabajo, “ como víctima de delitos”, elaborado con los artículos publicados en la revista “La Cerca” desde el pasado año 2005 hasta 2010. Su siguiente obra, “Memoria para perdonar”, narra la historia de su abuelo materno durante su época de carabinero. Artículos que desde mediados de 2010 han comenzado a publicarse en la revista “La Cerca” y con los que Roldán elaborará su próximo libro.