Con tres días ya de ‘distancia’ sobre el XV , Santiago Cabañero recuerda la del pasado domingo como “una jornada intensa de trabajo, una jornada larga en la que se debatió mucho, y eso es bueno: confrontar ideas siempre es positivo y queríamos sacar la mejor de las ponencias políticas, y eso se llevó buena parte del día”; afirma que tras esa cita se siente, sobre todo, “responsabilizado; conforme van pasando los días ése es el sentimiento que voy sintiendo más, el de decir que ahora tenemos que poner al Partido, entre todos, en la mejor posición para afrontar los próximos procesos electorales para ganar, nuevamente, la confianza de la mayoría de los albaceteños, que va a ser nuestra principal obligación”.

“Muchas veces se ha confundido ‘integración’ con ‘ocupar un sillón’, y eso es lo primero que yo quise desterrar (y no lo dije después de haber ganado las primarías, lo dije durante la campaña…)”

Lo había dicho por activa y por pasiva antes de aquellas primarias del pasado diciembre: si él ganaba, se rodearía de un equipo de personas que de verdad creyera en el proyecto en el que él confiaba para el socialismo albaceteño. Ganó, y lo ha cumplido con una Ejecutiva cien por cien renovada poblada de personas que han dado fondo y forma a su proyecto. No obstante, el mismo domingo en el entorno del Palacio de Congresos de Albacete que albergó la cita socialista aún se escuchaban no pocos comentarios extrañados de que finalmente no se hubiera contado para la nueva Ejecutiva con alguna persona que representase a la que había sido la candidatura ‘rival’ en las primarias.

“Muchas veces se ha confundido ‘integración’ con ‘ocupar un sillón’, y eso es lo primero que yo quise desterrar y no lo dije después de haber ganado las primarías, lo dije antes: lo dije durante la campaña en todas las entrevistas que me hicieron, que no había que confundir integración con ocupar un sillón -explica al respecto-; mi Ejecutiva la conforman 61 personas, hasta 3.200 militantes que hay en la provincia… fíjense si podría haber gente que no se sentiría integrada porque no va a ocupar un sillón en la Ejecutiva Provincial… por tanto, era muy importante que no confundiésemos esos dos términos”.

Prosigue con su mismo ejemplo alegando que ésta es la segunda vez que él está en una Ejecutiva (la primera, fue precisamente en la anterior, con como secretario general), hecho que le lleva a asegurar que esas veces en las que no formó parte de ninguna jamás se sintió menos integrado en el partido: “Yo creo que los socialistas de la provincia de Albacete se sentirán más o menos identificados con el Partido Socialista por las políticas que seamos capaces de poner en marcha y no por estar ocupando un sillón u otro”, añade.

Recuerda que “en estas primarias se confrontaron dos modelos y los compañeros decidieron libremente cuál era el que tenía que dirigir el partido en los próximos años, y yo dije que iba a apostar por gente que creyese en ese proyecto para dirigirlo porque, lo demás… sería viciar el proceso” reitera, defendiendo que para conformar la que ya es su Ejecutiva el único criterio que ha seguido ha sido el de “elegir a los que he considerado mejores para cada uno de los puestos y que ven el proyecto de forma parecida a como yo le veo; no tendría sentido que gane un proyecto y que luego, por determinadas componendas, se pretenda poner al frente de él a quienes no creen en ese modelo ”.

Al hilo de esto, pone en valor que “en el Partido tenemos otros Órganos muy importantes (más si cabe que la Ejecutiva Provincial), como es el (el máximo Órgano entre Congresos) o los representantes al donde, evidentemente, están representadas todas las sensibilidades del Partido” y defiende que “la Ejecutiva es una prerrogativa del Secretario General porque se entiende que es su -enfatiza esta parte de la frase- equipo de trabajo, y esto no tiene nada que ver con la integración: yo soy el secretario general del cien por cien de la militancia de la provincia, al cien por cien me debo (a los que me hayan votado y a los que no, y esto solamente lo sabe cada uno), me voy a dedicar a todos y mi Ejecutiva tiene la obligación de trabajar para que a todo el Partido le vaya bien y para que les vaya bien a todos los candidatos en las próximas municipales (independientemente de que me hayan podido apoyar a mí o no me hayan podido apoyar)”.

Asegura que “éste era un proceso interno entre compañeros, hemos rivalizado durante un tiempo confrontando ideas pero somos compañeros y, como tal, ahora tenemos que trabajar remando en la misma dirección”.

“Los estatutos del Partido Socialista dicen que el secretario general hace su Ejecutiva, y eso es lo que ha hecho , es lo que ha hecho y es lo que ha hecho Santiago Cabañero”

A pesar de las críticas que, sobre todo desde personas más afines a la otra candidatura, se han venido vertiendo en las últimas semanas sobre esa decisión de Cabañero de conformar su ‘equipo’ de trabajo con personas que comparten su proyecto y sin incluir representación del contrario, el criterio seguido ha sido el mismo al que el Partido se ha ceñido tanto en otras provincias de la región como en el ámbito del PSOE castellano-manchego durante las primarias también vividas recientemente en esas otras esferas. Un criterio que, no obstante, en esos otros casos no ha sido criticado en la misma medida en la que sí lo ha sido en el territorio provincial albaceteño.

Sobre esto, Santiago Cabañero afirma que “sí, se ha criticado” pero asegura que él ha intentado “hacer una campaña limpia y huir de las críticas lo máximo posible”. “Siempre dije que lo principal al día siguiente para que nos llevásemos bien y nos sintiésemos todos como un equipo, era causar las menos heridas y dejar las menores cicatrices posibles durante la campaña, y creo que he cumplido porque he intentado que la campaña fuese limpia y me he limitado a presentar mi modelo sin entrar a valorar otros; evidentemente, yo he visto críticas en la provincia de Albacete que no he visto en otros ámbitos”, explica.

Y reitera que “los estatutos del Partido Socialista dicen que el secretario general hace su Ejecutiva, y eso es lo que ha hecho Pedro Sánchez, es lo que ha hecho Emiliano García-Page, es lo que ha hecho Santiago Cabañero, y es lo que entiendo que van a hacer todos y cada uno de nuestros secretarios generales cuando sean elegidos en cada uno de los municipios; pero es que esto es lo que ha ocurrido siempre en el Partido Socialista, es parte de nuestra historia y de nuestra forma de funcionar”.

“Yo lo que quiero es trabajar para que todo aquel que pueda no estar conforme en un primer momento, esté cada vez más contento con la actuación de su Ejecutiva y con el devenir del día a día del Partido Socialista; ésa será mi principal responsabilidad y ahí se medirá mi éxito o mi fracaso al frente del PSOE”

Una de las grandes tareas de la que unos y otros hablan de cara a esta nueva etapa es la de intentar cohesionar y unir al PSOE albaceteño, pero si los hechos hablan, la primera realidad con la que se topó el ya nuevo secretario general de los socialistas albaceteños fue la de que en la noche del pasado domingo, 28 de enero, se podían contar con los dedos de las manos las personas afines a la otra candidatura que tuvieron el gesto ‘deportivo’ de quedarse en el Palacio de Congresos de Albacete tras las votaciones que se efectuaron con el fin de escuchar el primer discurso de Cabañero como su nuevo líder en la provincia.

Un detalle al que Santiago Cabañero resta importancia explicando que “era muy tarde” y señalando que “incluso gente que estaba en la Ejecutiva no se pudo esperar por obligaciones familiares…”. No obstante, admite que puede que también hubiera personas que se fueran enfadadas: “Aquí en el Partido Socialista (y en cualquier otro partido) pasa como cuando juega la Selección Española de Fútbol y hay que hacer una lista: todos somos ‘seleccionadores’, cada cual haría un equipo distinto y, a veces, quien se queda fuera de ese equipo… pues también puede enfadarse…”, sonríe.

Intentado el símil, Cabañero concluye: “En cualquier caso, esto me obliga más todavía; yo lo que quiero es trabajar para que todo aquel que pueda no estar conforme en un primer momento, esté cada día más contento con la actuación de su Ejecutiva y con el devenir del Partido Socialista; ésa será mi principal responsabilidad y ahí se medirá mi éxito o mi fracaso al frente del PSOE; yo ya le digo que voy a trabajar por el cien por cien de los militantes del Partido Socialista porque, en definitiva, lo que hay que hacer es ganar elecciones para hacer la vida más fácil a la gente que nos necesita: ése es el objetivo del Partido Socialista y a lo que nos tenemos que dedicar” señala, añadiendo que en ningún caso va a tener en cuenta quién le ha votado y quién no porque “una de las grandes fortunas que tiene la democracia es que el voto es secreto”.

“Estos últimos años han sido los más convulsos de la historia del PSOE, han pasado muchas cosas; la situación ahora es distinta y hay que afrontarla de manera diferente para volver a ser el referente no sólo de la izquierda (que por supuesto) sino de los ciudadanos de la provincia de Albacete que ven que no les va bien con el y con las políticas de derechas”

La Ejecutiva Provincial del PSOE de Albacete que lidera ya Santiago Cabañero obtuvo en ese XV Congreso Provincial Socialista el 60,36% de los votos, con 134 a favor y 88 en blanco de los 222 delegados asistentes. En su día, la Ejecutiva saliente logró algo más del 80% de los apoyos, una diferencia que algunos sectores inciden en que es importante. No obstante, la realidad ha demostrado que aquel apoyo de algo más del 80% no se ha traducido en el respaldo leal al que, hasta este domingo, ha sido secretario general del PSOE en la provincia de Albacete, de modo que el porcentaje mayor o menor logrado en cada ocasión no es algo a lo que Cabañero dé demasiado peso ni que vaya a cambiar el que es su propósito de liderar “al cien por cien” de la militancia albaceteña mediante el trabajo de todos en torno a un proyecto compartido.

“El PSOE es un Partido muy maduro y yo me sentiría mal conmigo mismo si, para que en lugar de haber sido un 60% haber obtenido un 70%, (entiéndase lo que voy a decir) lo hubiese hecho ‘a cambio de…’; yo creo que lo que hay que hacer es dar cumplimiento al proyecto que hemos presentado y considero que estamos en condiciones de poder volver a convencer a la ciudadanía”, apunta.

Cabañero asegura que lo que quiere es “afrontar los grandes retos del futuro que tiene la provincia de Albacete”, entre los que enumera “la igualdad (por lo que hemos querido crear una Secretaría de Igualdad con rengo de Vicesecretaría General), el despoblamiento de nuestros pueblos, el tema del agua… todos esos grandes retos a los que se va a tener que enfrentar la provincia de Albacete he querido que tengan respuesta en la estructura de la Ejecutiva del Partido Socialista, y a eso es a lo que nos vamos a dedicar porque estoy convencido de que si a la gente le damos soluciones, la gente va a volver a confiar en el Partido Socialista y, si eso es así, evidentemente los militantes también lo harán… ésa es la ‘seducción’ que quiero llevar a cabo, porque lo otro sería comprar afectos, y es a lo que no he estado dispuesto nunca y no estaría dispuesto; yo quiero convencer, quiero que los que han perdido la confianza vuelvan al Partido Socialista porque se sientan convencidos, y no por tener más porcentaje vamos a hacer no sé qué componendas… de eso es de lo que he intentado huir y mi principal criterio ha sido poner a los que mejor creo que lo pueden hacer al frente de cada una de las áreas y, ahora, marcarles una línea de trabajo clara: la principal misión que van a tener es atender a todos y cada uno de los municipios, a todos y cada uno de los (a los que están en el Gobierno y a los que están en la oposición) para poner al Partido en una buena situación de cara a los grandes retos electorales de 2019, porque creo que la gente nos está esperando y tiene ganas de poder volver a estar al lado del Partido Socialista”, recalca.

Y es que, al hilo de esto, Cabañero asegura que han estado demasiado tiempo mirándose el obligo a sí mismos y reconoce que “estos años recientes han sido los tiempos más convulsos de la historia del Partido Socialista, en estos cuatro años han pasado muchas cosas: se le ha hecho dimitir a un secretario general, ha habido muchas elecciones de por medio, el país está cambiando, han nacido partidos nuevos que ahora son parte del tablero político… la situación es distinta y hay que afrontarla de manera diferente para volver a ser el referente no sólo de la izquierda (que por supuesto) sino de los ciudadanos de la provincia de Albacete que ven que no les va bien con el Gobierno de Rajoy y con las políticas de derechas y que quieren darles un giro”.

Una nueva Ejecutiva Provincial basada en la búsqueda de los mejores perfiles para cada tarea y en una única cuota: la de género

Santiago Cabañero se comprometió durante la campaña de estas recientes primarias provinciales a renovar el PSOE albaceteño y así lo ha hecho llegado el momento: 61 personas conforman su Ejecutiva Provincial, 31 mujeres y 30 hombres entre los que el secretario general ha distribuido las responsabilidades de esos ‘retos’ a los que ha explicado que desea que el PSOE responda.

Una distribución que ha respondido casi al ‘arte’ de hacer “un sudoku” y atendiendo, subraya, “únicamente a una cuota: la de género, a ésa sí que dije desde el primer día que me comprometía”. Con ese primer punto claro, desde ahí ha buscado “determinados perfiles”.

Explica que ha dividido la estructura orgánica provincial, “por un lado, en tres grandes Vicesecretarías Generales: la primera (más institucional) con Josefina Navarrete al frente (una mujer con experiencia que es muchos años alcaldesa de un pueblo que siempre había sido gobernado por la derecha); otra Vicesecretaría con Amparo Torres al frente, que hará que el tema del feminismo y la igualdad sea transversal a todas nuestras políticas (Amparo es una mujer muy trabajadora que por donde ha pasado ha dejado amigos y cuyo trabajo ha sido irreprochable; tiene un concepto del feminismo muy parecido al que yo pueda tener y por eso tenía muy claro que tenía que ser ella); y otra Vicesecretaría dedicada a muchos grandes retos que van a marcar el futuro de la provincia (como el del despoblamiento, el desarrollo rural, el agua, las energías renovables…) y en la que quise poner al frente a (un experto en todos estos temas que, además, es director provincial de la Junta)”.

Por otro lado, el secretario general provincial socialista explica también que se ha hecho “otra gran ‘división’ de la provincia por comarcas” ya que quería “que la Ejecutiva estuviese más cerca del territorio porque (y esto le habrá pasado a todos los secretarios generales) desde el ‘buenismo’ prometes que vas a ir a todos los sitios pero luego… el día a día te lo hace más complicado; por eso hemos dividido la provincia en seis comarcas y cada una tiene un responsable dentro de la Ejecutiva, vamos a poner en marcha los Consejos Comarcales en unos días donde cada Agrupación tendrá a dos representantes presentes para que mensualmente estemos atendiendo por comarcas a todos y cada uno de los municipios integrando así el territorio en la Dirección y ésta en el territorio”.

Junto a esos dos grandes bloques, apunta que la nueva Ejecutiva atiende, además, otras muchas cuestiones importantes que van desde el agua al diálogo social, pasando por las relaciones con los sindicatos o la reindustrialización de nuestra provincia, por el tema del empleo (en el que señala que “Albacete se está quedando atrás respecto al resto de la región en la recuperación de puestos de trabajo”)… “Problemas” frente a los que, en definitiva, Cabañero considera que “el PSOE ha de buscar soluciones y no mirar hacia otro lado”, y que han determinado esos mejores perfiles que ha encontrado para ‘resolver’ el sudoku de su Ejecutiva Provincial.

Tal y como nos adelanta Santiago, este jueves tiene lugar la primera reunión de su Ejecutiva en Albacete capital para ‘calendarizar’ un poco su hoja de ruta a seguir; no obstante, como anunció en su primer discurso como nuevo secretario general de los socialistas albaceteños, desea que la suya sea una Ejecutiva “itinerante” y que tenga Nerpio como primera ‘parada’ de una primera ‘ronda de contactos’ en la que quiere llegar a todas las comarcas en el margen aproximado de un mes en el que, además de querer asistir personalmente a la conformación de cada uno de esos seis Consejos Comarcales a los que antes se ha referido, ansía “poder testar toda la Organización”.

“Ahora toca trabajar todos para poder andar en la misma dirección, y el principal responsable seré yo y, si no ocurre, la principal responsabilidad será mía y será mi fracaso”

Tras estas primarias socialistas provinciales del pasado 17 de diciembre (con su consiguiente XV Congreso Provincial Socialista este pasado día 21 de enero), el proceso de renovación de cargos llega en el PSOE llega a su última fase: la que tendrá lugar en el seno de cada una de las Agrupaciones Locales del partido. Esta misma semana, el todavía secretario general de la Agrupación Local del PSOE de Albacete (la mayor no sólo de la provincia, sino del conjunto de la región) anunciaba que esa renovación se producirá vía Asamblea el próximo 18 de febrero en el caso de la capital albaceteña; un anuncio que aprovechaba para felicitar públicamente a la nueva Ejecutiva Provincial de su partido y al propio Santiago Cabañero a los que decía exactamente:

“Tienen la obligación, la responsabilidad y el deber de unir a un partido que hoy no está unido; tienen el deber y la responsabilidad de cohesionar a un partido que tiene que servir para defender los intereses de los hombres y mujeres de la provincia de Albacete y, en esa tarea, espero que cuenten con el 100% del partido porque todos, los 3.200 hombres y mujeres afiliados, los más de 4.000 de simpatizantes y los miles de votantes del PSOE de esta provincia, estamos esperanzados y convencidos de que el PSOE vuelva a ser una opción de Gobierno eficaz en nuestra provincia”.

“Yo a esto lo que diría es que ‘amén’, que Modesto tiene razón y que yo tengo que dedicarme a eso y lo voy a hacer” afirma Santiago, que recuerda una vez más que siempre dijo en campaña que “para que ‘mañana’ nos quisiéramos había que cultivar los afectos” y asegura que a él nadie le podrá sacar ningún corte ni nada en el que haya criticado a alguien en público o haya intentado dejar alguna cicatriz en el camino… “Es que no quiero evadir responsabilidades: es mi obligación unir al Partido; hemos pasado tiempos muy convulsos de gran división interna en todos los niveles (nacional, regional, provincial…), esto es una realidad y quererla obviar…el ciudadano no lo entendería y pensaría que le estamos tomando el pelo, pero sí que es cierto que esta confrontación que ha habido de modelos ya ha pasado y que esto ya ha ocurrido otras veces en el Partido Socialista; ahora toca trabajar todos para poder andar en la misma dirección, y el principal responsable seré yo y, si no ocurre, la principal responsabilidad será mía y será mi fracaso, asumo que eso es así”.

“He querido dar a la Ejecutiva una impronta nueva de gente fresca, que no venga ‘viciada’ (en el mejor sentido de la palabra) y que pueda decir las cosas como las piensa, sin hipotecas, sin corsés, gente que no venga a decir lo políticamente correcto, para que así seamos más parecidos a la calle…”

Para cualquier persona suele ser especial el momento de delegar en otro aquello que ha sido tu responsabilidad en los últimos años. Es lo que Santiago Cabañero ha hecho en la persona de una de las grandes ‘novedades’ de su Ejecutiva: , que toma el relevo precisamente de Cabañero como secretario de en la provincia de Albacete.

“La Secretaría de Organización no es nada fácil y, posiblemente, es la tarea más importante dentro del Partido Socialista (junto al secretario general) porque es quien tiene que gestionar el día a día de la Organización y eso no es fácil (sobre todo, en tiempos convulsos como han sido estos anteriores)”, introduce.

Cabañero asegura que para él “Fran no es una sorpresa” y está convencido de que “los demás, conforme lo vayan conociendo, me irán dando la razón”. Destaca de Valera que es “una persona con una cabeza muy bien amueblada; tiene 27 años pero parece que tiene una experiencia política de 50; el domingo le tocó coordinar el modelo de Partido, los estatutos, dentro del Congreso Provincial y creo que lo hizo con una maestría excepcional; es un trabajador nato y un socialista de los pies a la cabeza y con un perfil que entiendo que viene muy bien a la secretaría de Organización: tiene mucho criterio y ese punto de frescura que yo le quiero dar a la Ejecutiva”, defiende.

El nuevo secretario general explica que “no es cuestión de edad” y pone en valor que en la Ejecutiva “hay gente de 80 años y gente con ‘veinti pocos’…”. Habla, por ejemplo, de (que ostentará la subsecretaría de Memoria Histórica) de la que asegura que “probablemente tiene ideas más renovadoras y más frescas que gente con 25 años… porque no es cuestión de edad sino de aire renovador”; destaca también que cuenta con personas “con mucha experiencia también en Gobiernos, en la gestión” y defiende una vez más que su deseo era el de dar a su Ejecutiva una impronta nueva de “gente fresca, que no venga ‘viciada’ (en el mejor sentido de la palabra) y que pueda decir las cosas como las piensa, sin hipotecas, sin corsés, gente que no venga a decir lo políticamente correcto, para que seamos más parecidos a la calle porque probablemente si en los últimos años ha habido una gran desafección hacia la política, ha sido precisamente porque los Partidos políticos hemos parecido algo distinto a lo que estaba en la calle y porque cuando los problemas de la calle iban para un lado desde la clase política estábamos mirando para otro… ésa es otra de las cosas que he querido evitar y por eso he querido meter mucha frescura; y en el caso de Fran, es una persona de garantías que, a pesar de su juventud, tiene muchísima experiencia política y que creo que nos va a dar grandes alegrías al Partido Socialista”, valora.

“Es normal que el ciudadano diga que está harto de que sólo hablemos de nosotros y no de sus problemas: del paro, de las listas de espera, de las becas… ésas son las cosas a las que la gente quiere que demos soluciones, y yo lo que estoy deseando es que empecemos a hablar de ellas”

Finalmente, mirando al futuro más inmediato del PSOE, nos centramos en esos últimos procesos de renovación de cargos que restan en las Agrupaciones Locales del Partido en los diferentes municipios (y que, en el caso de Albacete capital, se producirá el próximo 18 de febrero).

“Me toca garantizar que ahora los procesos municipales se hagan con las máximas garantías y que tengan su tiempo para poder contar sus proyectos, pero lo que sí les voy a exigir es que se hagan con la mayor celeridad posible porque llevamos mucho tiempo hablando de nosotros mismos, mirándonos el ombligo… este periodo ha sido el más largo de la historia; además, en Castilla-La Mancha cuando tenía que haber sido el vino lo de los presupuestos, hubo que pararlo… luego aquí en la provincia de Albacete se dio un mes de campaña (mucho más que en ningún otro sitio…), se han ido alargando los plazos y llevamos ya mucho tiempo con procesos orgánicos que hay que ir concluyendo porque en nada estamos con primarias para elegir a los candidatos a las alcaldías… Por tanto, tenemos que mirar ya hacia fuera de la Organización en lugar de hacia adentro porque, si no, al final el ciudadano cuando ve estas cosas… es normal que diga que está harto de que sólo hablemos de nosotros y no de sus problemas: del paro, de las listas de espera, de las becas… ésas son las cosas a las que la gente quiere que demos soluciones, y yo lo que estoy deseando es que empecemos a hablar de ellas”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista en La Cerca al nuevo secretario general del PSOE en la provincia de Albacete, Santiago Cabañero, mediante el vídeo que acompaña a este versión escrita de la misma.