La creación de nuevas hermandades y cofradías datan a partir del año 1621 como la de y sería alrededor del año 1712 cuando se introducen por primera vez las tradicionales bozainas características de la Semana Santa de Chinchilla de la mano de la cofradía de Nuestro Padre (que ya existía previamente) aunque por entonces la cofradía de la Preciosísima Sangre de Cristo ya contaba con otra bozaina.

Fue gracias a la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno cuando la Semana Santa de Chinchilla tomó como tradición el “Canto de la pasión” que todavía a día de hoy continúa en el Viernes Santo.

Entorno a los años 1908 y 1915, la Semana Santa de Chinchilla entra en un periodo de crisis en el que las cofradías dejaron de procesionar hasta que en la primera mitad del siglo XX. Una vez reorganizadas las Cofradías de Nuestro Padre Jesús y las Cruces, se vuelve a dar impulso a esta Semana Santa y poco a poco se introducen nuevos elementos como las bandas de cornetas y tambores.

Al igual que en resto de municipios, la Guerra Civil se dejó notar por Chinchilla y su Semana Santa con la desaparición de las hermandades y cofradías, imágenes y demás elementos que la componían. Sería en el año 1940 cuando, con la reorganización de la Hermandad de los Apóstoles (que ya existía previamente a la Guerra Civil), se vuelve a procesionar en Semana Santa y se van adquiriendo poco a poco nuevas imágenes como la del Cristo Yacente, el Resucitado, el Cristo de la Agonía y Nuestra Señora de la Soledad, que procesionan sin nazarenos hasta el año 1953.

Cabe destacar uno de los momentos más relevantes de la historia de la Semana Santa de Chinchilla como es la constitución de la Federación de Junta de Cofradías que nació con el objetivo de dar un nuevo impulso a la fiesta y otorgarle de nuevo el semblante de seriedad y sobriedad que la caracteriza. Gracias a su creación, la Semana Santa de Chinchilla se ha ido conociendo cada vez más, incrementando el número de visitantes que se acercan a disfrutar de esta fiesta e interesándose especialmente por las “Bozainas” o el “Canto de la Pasión”, así como también por los itinerarios por los que discurren las procesiones.

Poco a poco la Semana Santa de Chinchilla ha incorporado nuevos elementos y actos que la hacen destacar como una de las más importantes de la provincia. Entre ellos se encuentra la “lectura de la Sentencia de la Muerte a Jesucristo” a cargo del grupo de “Los romanos” en la procesión del “Encuentro” o la incorporación de nuevas bozainas, aunque sin duda uno de los momentos clave que dio impulso a la Semana Santa de Chinchilla fue su Declaración de Interés Turístico Regional en el año 2002.

A partir de ese momento surgieron nuevas procesiones como la de “Pensando en la Pasión” el Martes Santo y un “Vía Crucis” para la noche del Domingo de Ramos. Además la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Las Cruces y la Santísima Virgen del , tuvo el honor de nombrar a Su Majestad el Rey don , Hermano Mayor Honorario.

En el año 2004 la Junta de Cofradías realiza un monumento a la Semana Santa de Chinchilla que se ubica en el antiguo pilar salobre de la calle Arenal que consta de la figura de un nazareno adulto que porta una cruz y un niño que lleva un cirio.

Además se creó la Escuela cofrade de Chinchilla impulsada por la Junta de Cofradías en colaboración con la Parroquia de Sta. y las Cofradías de Chinchillas, un proyecto creado a propuesta de , dirigida al público en general con la que se pretende acercar y dar a conocer esta Semana Santa a través de la implicación y participación de todos.

Momentos dignos de presenciar en la Semana Santa de Chinchilla

Al igual que en el resto de municipios de la provincia, la Semana Santa de Chinchilla cuenta con varios momentos que la hacen especial y característica.

Uno de los más especiales se produce en el recorrido de la Procesión del Silencio que se celebra el Miércoles Santo a eso de las 23:00 horas en el que el sonido de un único tambor acompaña al paso del Santísimo Cristo de la Agonía con su grupo de ‘sotas’ y tres nazarenos de cada una de las cofradías de la ciudad, que portan su bandera o estandarte hasta llegar a la Plaza de la Mancha por el ‘Arco de la Villa’, donde se le unen La y Evangelista.

Pero sin duda es el Viernes Santo el día en el que se viven más momentos emocionantes en la Semana Santa de Chinchilla. A las 10:00 horas se escenifica la lectura de la sentencia de la muerte de Jesús por parte de la sección de ‘Los Romanos. A la salida del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno (con la cruz a cuestas) se escucha al . Tras finalizar la lectura de la sentencia, las cofradías comienzan su recorrido para escenificar en la el Encuentro Doloroso en la plaza de La Mancha.

Una vez reunidos en la plaza los pasos de Nuestro Padre Jesús Nazareno; el Santísimo Cristo de la Agonía; el Cristo de los Azotes; ; la Verónica; Nuestra Señora de los Dolores; y la Oración del Huerto, al toque de un tambor y con el ‘Canto de la Pasión’ de fondo, La Verónica avanza al encuentro de Nuestro Padre Jesús haciendo tres genuflexiones. El Paño blanco que lleva lo pasa por su rostro y se retira para volver a su sitio haciendo de nuevo tres genuflexiones, y llevando impreso el rostro en él una vez que se quita el trapo blanco que lo oculta.