El turista amante de estos días de Pasión, Muerte y Resurrección, puede encontrar cuanto busca en Castilla-La Mancha. A lo largo y ancho de sus cinco provincias, le aguardan verdaderas joyas semanasanteras, acompañadas de devoción y sentimiento y, cada cual, con su encanto propio, como aquí les relatamos.

Albacete

Partiendo de la capital, donde la Semana Santa fue declarada de Interés Turístico Nacional en abril de 2017. Catorce cofradías dan forma y fondo a las veintiuna procesiones que la componen, de la mañana a la noche, si bien los actos programados desde la Junta de Cofradías de la ciudad abarcan casi 90 citas (antes y durante la propia semana de Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo).

Se afianza, además, en la Semana Santa de Albacete (desde hace quince años) una procesión que tiene lugar el Lunes Santo y que, poco a poco, ha hecho las delicias de todo el que la disfruta, dedicada y protagonizada por los más pequeños, haciendo Semana Santa casi ‘desde la cuna’, bajo el título ‘Dejad que los Niños se Acerquen a Mí’ y en la que las cofradías participan con réplicas a pequeña escala de algunas de sus imágenes que, en este caso, son portadas por los niños y niñas que desfilan en la procesión.

Mención especial, por ejemplo, para el Encuentro matinal que el Jueves Santo tiene lugar en Albacete entre ‘Nuestro Padre Jesús Nazareno’ y ‘La Verónica’ ante la presencia de ‘San Juan Evangelista’. O la procesión del Calvario, ya por la tarde; o la del Silencio, a partir de las 00:00 horas del jueves al viernes, donde la madrugada albaceteña calla y se apaga al paso de silenciosos cofrades cargados con cruces. O la del , ya en Viernes Santo, de luto riguroso; o, cómo no, la del Domingo de Resurrección, con El Encuentro protagonizado en la mañana por .

  • Semana Santa y Tamborada de Hellín: Declaradas de Interés Turístico Internacional en la que está reconocida como ‘Ciudad del Tambor’ y de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Más de veinte mil tamborileros, con túnica negra y pañuelo rojo o capuz negro, irrumpen en las calles de Hellín a mediodía del miércoles santo. Es la primera tamborada, a la que seguirá la del Viernes de Dolores, acompañando la ascensión y descenso al calvario del Vía Crucis de las Antorchas. La del Sábado de Gloria comienza a las doce de la noche, y la del Domingo de Resurrección antes de las doce. Convenientemente coordinados con los actos religiosos, guardan silencio durante la celebración de procesiones y misas. inició esta ruidosa costumbre en el s. XV. También su pedanía, Agramón, cuenta con una hermosa Semana Santa que ostenta la Declaración de Interés Turístico Regional y unas tamboradas reconocidas con el distintivo de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.
  • Semana Santa de Tobarra: Declarada en 1988 con la merecida Declaración de Interés Turístico Nacional. El aprobó en la presente legislatura la Declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para la Tamborada que en 2018 ha recibido el reconocimiento de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Suenan ininterrumpidamente los tambores en la Semana Santa de Tobarra, enmudeciendo tan sólo en los actos solemnes. Especialmente en la bendición impartida por la imagen articulada de , a la que acuden cada año más de treinta mil personas, procedentes de todo el mundo. El momento es sobrecogedor: cual si la talla hubiese cobrado vida, su brazo bendice a los presentes, en los cuatro puntos cardinales, tras el sermón, y seguido de las notas de la marcha fúnebre Mektub. Después los tambores vuelven a sonar, durante más de cien horas, sin cesar. Lo harán en la procesión de la Santísima Virgen de los Dolores, talla de . Y también en la Bajada del Cristo de la Caída, durante el Jueves Santo, acto de fuerza, sacrificio y devoción para los costaleros: las andas pesan más de dos mil kilos. Fiesta de interés turístico nacional.
  • Semana Santa de Agramón: Las tamboradas de Agramón, junto con las de Hellín y Tobarra, son las de mayor tradición y arraigo de toda la provincia de Albacete. Agramón es, además, la primera pedanía de la región en obtener la distinción de Fiesta de Interés Turístico Regional (febrero 2016) y de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2018. Los apenas 800 habitantes del pueblo se entregan con devoción en todos los actos, también en las semanas previas. Al término de la procesión del Silencio, sobre las doce de la noche del Jueves Santo, los tambores se erigen en protagonistas. Las calles mudas minutos antes se ven inundadas por cientos de tamborileros que, ataviados con túnicas moradas, tocan a un mismo son el famoso “racataplán”. La última tamborada da comienzo sobre la medianoche del sábado al domingo y dura hasta el día siguiente al término de la Procesión del Encuentro. Sus seis hermandades, la Hermandad de La Burrica, la de La Verónica, , Virgen de Los Dolores, De la Cruz, y Nuestro Padre Jesús Nazareno, son el pilar fundamental de esta Semana Santa de Agramón, sin las cuales no sería posible haber conseguido la distinción de Fiesta de Interés Turístico Regional.
  • Semana Santa de Villarrobledo: Fiesta de Interés Turístico Regional. Penitentes descalzos, arrastrando cadenas de hierro durante más de dos kilómetros, en un completo silencio, sólo roto por el chirriar del hierro contra el suelo. Así es la procesión del Santo Entierro en Villarrobledo, cuyo espíritu de respeto y devoción está presente en todas las demás, siendo las más significativas la del Encuentro y el Resucitado, además de la citada.
  • Semana Santa de Chinchilla de Montearagón: Fiesta de Interés Turístico Regional. El sonido grave y triste de las Bozainas, instrumentos de viento de más de tres metros de longitud, con ruedas para moverlos, inunda las calles de Chinchilla cada sábado de Cuaresma, anunciando la Semana Santa. En ella, once procesiones recrearán los episodios de la vida de Cristo, adquiriendo especial significación la de la mañana del Viernes Santo, en que se interpreta el Canto de la Pasión de Chinchilla. Un romance anónimo del siglo XV, que narra lo ocurrido a Jesucristo desde que es prendido en el Huerto de los Olivos hasta su llegada al Calvario.
  • Semana Santa de El Bonillo: Fiesta de Interés Turístico Regional. El espíritu sobrio y respetuoso con los actos religiosos define desde el s. XV la Semana Santa de El Bonillo. Numerosas cofradías participan con sus hábitos y capuces de nazareno, de vistosos colores, acompañados de bandas de tambores y cornetas. Muchas mujeres se visten de manolas, con mantilla y peineta, para acompañar las cinco procesiones que recorren la población.
  • Semana Santa de Pozo Cañada: Fiesta declarada de Interés Turístico Regional en 2018 con fecha 23 de marzo de publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha. La Semana Santa de este municipio se celebra desde hace más de 150 años, ya que la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, y Nazareno se fundó en 1866. Las hermandades cuentan con imaginería de (discípulo del maestro Salzillo).

    Otra de las particularidades de la Semana Santa de Pozo Cañada son los llamados “Socios Romanos”, de los que ya hay soportes gráficos que datan de 1946, y que son conocidos como “los armaos” en el resto de la provincia de Albacete. Destaca entre sus procesiones la solemnidad de la Procesión del Silencio, caracterizada por una importante participación de todo el municipio durante esta cita que logra apagar todo el alumbrado público de la localidad.

Ciudad Real

La celebración de la Semana Santa alcanza en Ciudad Real su máxima expresión artística y devocional, prolongándose desde el Domingo de Ramos hasta el de Resurrección, donde veinticuatro hermandades procesionan treinta y cuatro pasos, de gran valor artístico. Todos los cofrades visten túnicas con los colores de su hermandad, y los pasos, sucediéndose a lo largo de nueve días, representan no sólo la Pasión de Cristo, sino la arraigada pasión de la ciudad por su Semana Santa. La música acompañando los pasos, o el silencio roto sólo por la cadencia de los tambores, crea la emocionante atmósfera tan propia de esta fecha. Fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

Domingo de Ramos: La mañana se inicia con la procesión de la Hermandad de Las portando la imagen del Santísimo Niño de la , talla anónima del XVII, y el paso del Misterio, o “La Borriquilla”, representando la entrada triunfal de Jesús en . Acompañado de música sacra en su recorrido. Singular por su cuadrilla de hermanas costaleras, y por haberse fundado en 1992, la hermandad del y procesiona “La Coronación de Espinas” durante la tarde. El Prendimiento de Cristo en el huerto de Getsemaní es el motivo del paso procesional de la más joven hermandad de Ciudad Real. Fundada en 1999, procesiona un paso de estilo barroco con seis imágenes, todas de este siglo, hasta casi la medianoche. Acompañada de música sacra en su recorrido.

Martes Santo: La archicofradía del Cristo de Medinaceli, es filial de la de , y su imagen del Cristo de Medinaceli está hecha a imagen del madrileño, con peluca de pelo natural. Además de ésta, procesiona el Santísimo Niño del . Acompañada de música sacra en su recorrido. Fundada en 1952. La imagen de la Virgen de la Esperanza es significativa por haberse fijado su culto en el X Concilio de , año 656, y ser expresión del ansia por la venida y nacimiento del . La Hermandad de su nombre porta la imagen de la Señora, que es del tipo de vestir de cuerpo entero. Acompañada de música sacra en todo su recorrido. Fundada en 1.953. El camino de Jesús hacia es representado por la hermandad de Nuestro Señor Jesús de las Penas con una procesión nocturna y de silencio, muy emocionante. El paso que portan, de estilo renacentista, tiene como imágenes a Jesús portando la cruz camino del Gólgota, ayudado por el Cirineo, y vistiendo una espectacular túnica de terciopelo rojo. Acompañada de trío de música de capilla, con fagot, oboe y clarinete. Fundada en 1.992.

Miércoles Santo: La de la Virgen del Mayor Dolor porta un paso de estilo barroco, con una Dolorosa cuyo corazón está atravesado por un puñal de plata. Esta procesión se realiza de madrugada, con el andar de los portadores del paso marcado en todo el recorrido por un tambor. La Sección de Mujeres del Silencio se fundó en 1.944. El episodio de La Flagelación es representado por el paso de la Cofradía de Nazarenos del mismo nombre, con imagen sobre un paso de estilo barroco, además de la imagen de , en paso de palio. Fundada en 1.983.

Jueves Santo: La procesión del silencio la lleva a cabo la Cofradía del Cristo de la y Virgen del Mayor Dolor, representa el momento de la muerte en la cruz. Procesiona el Cristo de la Buena Muerte. Es celebrada de madrugada, hasta el amanecer. Un tambor en la cruz marca el paso de los caminantes. Fundada en 1.942. La Santa Cena procesiona un paso de misterio con Jesús bendiciendo el pan, acompañado de sus doce apóstoles, talla en madera sin policromar. La acompaña la imagen de la Virgen del , revestida. Acompañadas de la banda de cornetas y tambores de la Hermandad de la Santa Cena y en Pallo, la de música de Pozo Blanco “Amigos de la Música” de Ciudad Real. Fundada en 1963. El momento en que Pilatos muestra a Cristo ante el pueblo, lo representa la hermandad del Ecce Homo, procesionando el paso del Niño, talla anónima del XIX, y el paso de misterio con Jesús ante Pilatos, sobre paso barroco. Acompañada de redoble de tambores. Fundado en el año 1727.

El momento en que Longinos atraviesa con su lanza el costado de Cristo es el motivo del paso de la Hermandad del Stmo. Cristo de la Caridad, singular por tener el pie izquierdo sobre el derecho, al contrario de lo habitual. Acompaña el paso la asociación musical de Ciudad Real. Fundada en 1.612.

La primera angustia soportada por la Virgen María ocurre el día de la presentación de Jesús en el Templo, y por ello la imagen que procesiona la hermandad de la Dolorosa muestra un puñal en su pecho. La Señora va vestida con saya de terciopelo bordada en oro. Acompaña la banda de Música , . Fundada en 1.831.

Estos tres pasos salen sucesivamente, desde las 19:00 horas, con el mismo recorrido, finalizando a las 00:00 horas. Itinerario: , Lirio, Norte, Plaza de , Jacinto, Altagracia, Estrella, Toledo, Rosa, Caballeros, Plaza del Carmen, Azucena, Prado, Mercado Viejo, Plaza Mayor, Cuchillería, Lanza, Cardenal Monescillo, Huertos, .

La muerte de Cristo está representada por la imagen del Cristo de la Buena Muerte, procesionada por la hermandad del Silencio. El crucificado inclina la cabeza hacia delante, con los ojos vidriosos y los párpados entrecerrados. Le acompaña la Virgen Dolorosa. Un tambor marca el ritmo de los penitentes, desde la madrugada al amanecer. Fundada en 1.725.

El viernes a las 00.00 horas, tiene lugar la salida de la Antigua y Venerable Hermandad Penitencial de Nuestro Padre Jesús Nazareno y en su Gracia y Esperanza, con salida y llegada de la imagen -una iconografía de ‘Jesús carga con la Cruz camino del Calvario’- de la parroquia de .

Viernes Santo, mañana: La oración en el huerto de los olivos es un paso con la escenografía de este misterio, donde se representa a Cristo, un ángel, y los apóstoles Juan, Pedro y Santiago. Tres bandas la acompañan, dos de cornetas y tambores y la agrupación . Fundada en 1.688.

María se encuentra con Jesús camino del Calvario, motivo del paso de misterio que porta la Hermandad del Encuentro, con imagen de un grupo escultórico de Jesús, la Virgen, y un soldado romano. La acompaña la banda de cornetas y tambores de Villanueva de los Infantes. Fundada en 1.945.

La tercera caída de Jesús con la cruz al hombro presenta, en el paso de la Hermandad del , a Cristo, la Verónica, y la Virgen. Acompaña la banda de cornetas y tambores de Daimiel. Fundada en 1.605.

El paso de la Hermandad de las Tres Cruces nos presenta a Jesús entre los dos ladrones, Dimas y Gestas. La imagen de Cristo en agonía está flanqueada por los dos ladrones, y tiene a , la Virgen y San Juan a sus pies. Acompaña un cuarteto de música de capilla. Fundada en 1.599.

La hermandad de la Virgen de la Misericordia advoca el papel de la Virgen como madre de Dios, y su bella imagen va vestida completamente. Les acompaña la agrupación musical de Piedrabuena. Fundada en 1.985.

Viernes Santo, tarde: Conforme a la predicción de los Salmos de que se repartirían sus vestiduras y sería sujeto de manos y pies, la hermandad del procesiona un paso con imagen del Crucificado. Acompaña la banda de cornetas y tambores Virgen del Prado-La Pasión. Fundada en 1.616. El descendimiento de la Cruz escenifica el momento en que y descienden el cadáver de Cristo. El paso procesional es con tres figuras de talla completa, lo porta la hermandad del Descendimiento, acompañada de la banda de cornetas y tambores de Jesús Nazareno Rescatado de Nuestro Padre , de . Fundada en 1.688.

La Hermandad de las Angustias procesiona la imagen que ilustra la desolación de la Virgen ante su Hijo muerto. Acompaña a cofrades y costaleros la agrupación musical Santo Tomás de Villanueva. Fundado en 1.943.

La colocación en el sepulcro del cuerpo de Jesús por es el motivo del paso de la Hermandad del Santo Entierro. Procesiona dos pasos, Nuestra Señora de la Pasión, imagen vestida, y el Santo Sepulcro, con Cristo tumbado, un ángel y un magnífico catafalco ricamente tallado. Procesión de silencio, sólo un tambor marca el paso de los portadores. Fundado en 1.689. La hermandad de Nuestra Señora de los Dolores procesiona a la Virgen Dolorosa, imagen del dolor de la madre de Cristo. Imagen vestida, se acompaña con la banda sinfónica de Miguelturra. Fundada en 1.692.

Sábado Santo: La iconografía de la Virgen de la Soledad incide en la aflicción de la Virgen, y su hermandad destaca por ser de las más antiguas de la ciudad, y por tener que sacar el paso de la Catedral de rodillas, por ir bajo palio. El paso presenta a la Virgen, María Magdalena y San Juan, imágenes vestidas, además de a y la . Sale acompañada de la banda de música Reina de la Amargura, de . Fundada en 1.565.

Domingo de Resurrección: Todas las cofradías de Ciudad Real procesionan juntas para celebrar la Resurrección, cada una con su túnica. Sale el paso de misterio de Jesús saliendo del sepulcro en triunfo, con cuatro soldados romanos asombrados a su alrededor. Y el paso de Virgen, vestida. Acompaña la banda de Cornetas y Tambores de Virgen del Prado-La Pasión. Fundada en 1.960.

  • Semana Santa de Daimiel: Da idea de la gran importancia de la Semana Santa de Daimiel el hecho de que una población de dieciocho mil habitantes cuente con doce mil cofrades, nueve cofradías y veintinueve pasos procesionales. Característico de su celebración es la sucesión de sus desfiles procesionales, que se suceden siguiendo el estricto de la Pasión de Jesucristo. Y también el colorido de los mantos, capuces y capirotes de los cofrades, que han dado origen a sobrenombres populares: coloraos, capuchinos, moraos, blancos, negros y corbatos. De Interés Turístico Regional.
  • Semana Santa en Villarrubia de los Ojos: En Villarrubia de los Ojos, la Semana Santa destaca por sus siete desfiles procesionales, que se distribuyen desde el Viernes de Dolores, Domingo de Ramos, Jueves Santo y Viernes Santo hasta el Sábado Santo. Más de tres mil cuatrocientos cofrades, con hábitos y capirotes del color de su hermandad, y una asistencia masiva de público, mostrando una gran devoción en los recorridos, hacen que el visitante viva la emoción especial que tienen estas fiestas en Castilla-La Mancha.

    El Jueves Santo al atardecer, tres cofradías realizan de manera conjunta la procesión de “La Flagelación”. Acompañados de la banda de cornetas y tambores, la primera hermandad porta cuatro pasos: “Niño ”, “El Prendimiento”, “Jesús Nazareno” y “La Flagelación”. Tras ellos, la hermandad de la Soledad porta los pasos de “La Virgen Niña”, “Las Santas Mujeres de Jerusalén” y “Nuestra Señora de los Dolores”. Cuando esta procesión da término, comienza la de “La Oración en el Huerto”, con su paso, seguido del “Niño ”.

    El Viernes Santo destaca por su procesión de mañana, “Los Encuentros”. La cofradía de Jesús Nazareno porta el paso del “Flagelado cargando la Cruz”, que se encontrará con el paso de “La Virgen”, escenificando las tres caídas de Cristo y el enjugado del paño de la Verónica. La tarde es sin duda la gran oportunidad de ver la mayoría de los pasos y a sus cofradías por las calles de Villarrubia. Procesionan “La Virgen Niña”, “El Calvario” y “La Piedad”, tras las que marchan “El Niño Jesús de la Bola”, “Santísimo Cristo en la Agonía” y el “Santo Sepulcro”, acompañado de banda de cornetas y tambores. Por último, el desfile se cierra con los pasos de “Niño Jesús Carpintero”, “El descendimiento”, y “Nuestra Señora de la Esperanza”. En la iglesia de la Soledad se recoge, además, la imagen de “Nuestra Señora de la Soledad”.

    El Sábado Santo se realiza la procesión de “La Resurrección”. Las tres hermandades, llamadas “Blancos”, “Morados” y “Verdes” por el color de sus túnicas, van destapadas y mezcladas entre sí. Los pasos de “El Sepulcro Vacío”, “Jesús Resucitado” y “La Virgen María” cierran la Semana Santa. Fiesta de interés turístico regional.

  • Semana Santa de Calatrava: La Orden cisterciense de Calatrava, desde su sede original en el castillo de Calatrava La Vieja, organizó la reconquista de un territorio bajo cuyo mandato surgirían numerosas poblaciones. Apellidadas con el nombre de la Orden comparten hoy unas características culturales únicas, las del , que se manifiestan de manera muy especial en su Semana Santa.

    Muy características son sus escenificaciones históricas de escenas de la Pasión de Cristo con antiguos romances y músicas propias de cada localidad. En gastronomía destaca especialmente la flor de Calatrava, que es un dulce en forma de cruz, y las frutas de sartén. La artesanía también está presente, desde, la de los hojalateros en la confección de las armaduras de las cofradías de “Armaos” a las mantillas calatravas de encaje de bolillos y blonda que lucen las mujeres.

    Los municipios en que se celebra son: Aldea del Rey, Almagro, Ballesteros de Calatrava, Bolaños de Calatrava, Calzada de Calatrava, Carrión de Calatrava, Granátula de Calatrava, Miguelturra, Moral de Calatrava, Pozuelo de Calatrava, Torralba de Calatrava y Valenzuela de Calatrava.

  • Semana Santa de Campo de Criptana: Declarada de Interés Turístico Regional, la Semana Santa de Campo de Criptana abarca cerca de cinco siglos de antigüedad que contemplan una de las celebraciones más multitudinarias de esta Tierra de Gigantes. Seis hermandades ponen en la calle veintinueve pasos en nueve procesiones caracterizadas por el orden cronológico de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Una catequesis plástica con la imaginería, los nazarenos, los anderos, los penitentes o la música como protagonistas de un conjunto en el que la oración, la devoción y el silencio se hacen sentir en las calles de este pueblo molinero. Vivir la Semana Santa en Campo de Criptana es revivir la Pasión de Cristo en un entorno cervantino con vecinos que invitarán a participar de la tradición.

Cuenca

La Semana Santa es la fiesta de Cuenca por excelencia. Declarada de Interés Turístico Internacional, impresiona por su gran belleza. La celebración de la Semana Santa conquense adquiere especial relieve por el trazado urbanístico medieval del Casco Antiguo, que se convierte en un espectacular escenario que nos transporta a tiempos pasados. Los desfiles procesionales adquieren una gran belleza al anochecer.

Procesiones que se suceden desde el Domingo de Ramos con La Borriquilla, acompañada de palmas y ramas de olivo y del paso de Nuestra Señora de la Esperanza; la Procesión de la Vera Cruz el lunes, la del Perdón del Martes Santo y la del Silencio el miércoles. Los días culminantes son el Jueves Santo, con la procesión de La Paz y la Caridad; y el Viernes Santo, con tres procesiones: al amanecer la del Camino del Calvario, al mediodía, en el Calvario, y al atardecer, el Santo Entierro. La última procesión de la Semana Santa conquense es la de El Resucitado, el Domingo de Resurrección.

Por su profundo arraigo entre los conquenses, destaca la procesión Camino del Calvario, conocida popularmente como las Turbas, en la madrugada del Viernes Santo. Esta procesión no deja indiferente a nadie: las turbas aparecen como “actores” encargados de representar la burla que sufrió Jesús camino de la cruz. Durante el recorrido se producen momentos de estruendo al toque de tambores y clarines, que contrastan con otros de absoluto silencio, como cuando se canta el Miserere en la escalinata de la .

  • Semana de la Música Religiosa: La Semana de Música Religiosa, celebrada en la ciudad de Cuenca, está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Es el cuarto Festival de música más antiguo de España, cuyo origen se remonta a 1962, y en él intervienen orquestas, coros e intérpretes de talla internacional y reconocido prestigio, que interpretan distintas composiciones de música sacra.
  • Pasión Viviente de Tarancón: Cuando cae la noche, y con las calles de Tarancón cambiadas en las de Jerusalén mediante ramas de olivo, luces, sonidos, y arena, comienza la dramatización de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Gentes de la localidad, vestidas como en el Israel del siglo I, son los discípulos, mujeres, soldados romanos, y actúan en medio del expectante silencio. Se representa la entrada triunfal de Jesucristo, la Última Cena, la Oración en el huerto y prendimiento, el Juicio de Caifás, Negación de Pedro, Juicio de Pilatos, Crucifixión y Resurrección. Fiesta de interés turístico regional.
  • Semana Santa de Tarancón: La Semana Santa de Tarancón se celebra desde el Domingo de Ramos al de Resurrección, con procesiones y Vía crucis cada uno de los días de la semana, con una espectacular representación de la Pasión de Cristo el Sábado Santo. Los capirotes y túnicas que visten los cofrades, el intenso silencio, sólo roto por las marchas de música sacra, y las calles históricas de Tarancón, dotan a sus procesiones de esa atmósfera única que se respira en Castilla-La Mancha durante estas fechas. Fiesta de interés turístico regional.
  • Representación teatral de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo de Motilla del Palancar: Declarada de Interés Turístico Regional y en la que más de doscientas cincuenta personas, vestidas como israelitas y romanos del s. I, representan, en quince escenarios diferentes de Motilla del Palancar, la Pasión y Muerte de Cristo. A la caída de la noche, y durante más de tres horas, asistiremos a la entrada en Jerusalén, la Última Cena, el prendimiento en el Huerto de los Olivos, la negación de San Pedro, el Juicio de Pilatos, el camino del Calvario, la Crucifixión, y Resurreción.

Guadalajara

Ocho procesiones que reflejan toda la intensidad y espíritu sobrio de la Semana Santa en Guadalajara. Muchos nazarenos caminan descalzos arrastrando cadenas o con una cruz al hombro, en cumplimiento de sus promesas, y ataviados con los colores de su hermandad en capirotes y túnicas. Destacables son la Bendición de Palmas el Domingo de Ramos en la explanada de la iglesia de San Ginés, el Lavatorio de Jueves Santo en la Concatedral y el Vía Crucis de Viernes Santo, donde los miembros de la lucen sus clásicas capas castellanas. Fiesta de interés turístico regional.

  • Fiesta de la Pasión Viviente de Hiendelaencina: Pocas representaciones de la Pasión realizadas por actores no profesionales suscitan tanta expectación como en Hiendelaencina. Desde hace más de cuarenta años, este pueblo de sólo ciento cincuenta habitantes prepara la vestimenta, escenarios, y lugares donde tendrá lugar la representación.

Con un texto adaptado de la Biblia, y lleno de expresiones populares, asistimos a la Última Cena, Huerto de los Olivos, Juicio ante Caifás, ante Pilatos, la subida al Calvario y la Crucifixión, especialmente espectacular por representarse en uno de los montes cercanos al pueblo. Fiesta de interés turístico regional.

Toledo

Apagado el alumbrado del casco histórico de Toledo, los cofrades esperan, a la una de la madrugada, alumbrados por la tenue luz de sus farolillos, la salida de la imagen del Cristo de la buena muerte. El silencio, la noche, y la belleza de la ciudad y de las imágenes elevan la Semana Santa toledana a su máxima expresión. Pero éste es sólo un ejemplo de las dieciocho procesiones, que, desde el viernes de , recorrerán las estrechas y sinuosas calles, en un alarde de pericia, esfuerzo, y devoción.

Las veinte hermandades no sólo organizan y desarrollan las procesiones, sino que son un verdadero reflejo la historia y cultura toledanas.

Como la de caballeros y damas mozárabes, las que se fundaron en los siglos XVI, XVII y XVIII, o las que han surgido a principios de nuestro siglo XXI. Fiesta de interés turístico internacional desde el 14 de marzo de 2014.

  • Semana Santa de Ocaña: Manteniendo un orden y un silencio que ha hecho famosa la Semana Santa de Ocaña, las diez cofradías que ayudan a celebrarla acuden, el Domingo de Ramos, a la procesión en que la Comunidad Gitana porta el paso. Las procesiones se suceden día tras día, haciéndose especialmente intensa la de Viernes Santo, donde se representan las tres caídas de Cristo, mediante sus imágenes articuladas, entre un sepulcral silencio.

La Hermandad de los Armados es especialmente notoria entonces, por los petos y yelmos de armadura que visten. También los nazarenos, que en cumplimiento de sus promesas arrastran cadenas, con los pies descalzos. Una devoción que en Ocaña se remota cuatrocientos años hacia el pasado. Fiesta de interés turístico nacional.

  • Semana Santa de Talavera de la Reina: El marco en que se celebra la Semana Santa de Talavera es bellísimo, y la posibilidad de contemplar las procesiones desde sus murallas, lo engrandece aún más. Sus más de tres mil cofrades, vestidos con túnicas y capirotes o cabeza cubierta, portan andas e imágenes de gran valor artístico, acompañados en su recorrido por música y coros. La ciudad acompaña además su Semana Santa con un intenso programa de actos culturales, entre los que destacan los certámenes de bandas, los conciertos de música sacra y gregoriana, así como el encuentro de corales polifónicas. Fiesta de interés turístico regional.
  • Semana Santa de Quintanar de la Orden: La Semana Santa en Quintanar es monumental, no sólo por sus veinte pasos de gran belleza, sino por las catorce cofradías y sus tres mil quinientos nazarenos que atienden sus procesiones. Alternando silencios y música, y escoltadas por los cofrades con sus túnicas y capirotes, las imágenes recorren la localidad. Son momentos de especial interés la Procesión de las Carracas, que portan y hacen sonar los nazarenos; la Procesión de los Pasos, y en todo momento, las saetas con que algunos vecinos rinden homenaje a los pasos. Asimismo, las bandas de música, y de cornetas y tambores, crean ese ambiente único de Semana Santa en Castilla-La Mancha. Y Quintanar invita a chocolate a todos los asistentes en el cierre de la Procesión del Encuentro. Fiesta de interés turístico regional.
  • Semana Santa de Corral de Almaguer: Declarada de Interés Turístico Regional, en la Semana Santa de Corral de Almaguer el color de las túnicas de los cofrades han dado origen a su popular nombre de los blancos, los morados y los negros. Tres cofradías responsables de las procesiones de Corral de Almaguer, y de sus características únicas. Los morados, en su procesión de Viernes Santo, cantan unas saetas que se han fechado en los siglos XIII-XIV. También destaca el coro de voces de la Cofradía de Jesús Nazareno, los blancos, que narran los acontecimientos de la Pascua, cuya letra y melodías son también de los siglos XIII- XIV.
  • Semana Santa de Carmena: De Interés Turístico Regional desde el 2015, la Semana Santa es la más importante de las celebraciones de este municipio toledano y, como tal, la implicación de los vecinos, de cualquier edad, es total. Lo es en los preparativos, semanas antes, y durante los diferentes actos religiosos. Una de sus señas de identidad es la escenificación de los últimos días de Jesús en unas calles engalanadas para la ocasión. Todo comienza el Domingo de Ramos, con la llamada “Procesión de La Borriquita” en la que los protagonistas son los niños de Carmena, encargados de llevar en andas una imagen de Jesús a lomos de una borriquita mientras todo el pueblo porta palmas y ramos de olivo. Posteriormente, en las procesiones del Jueves y Viernes Santo, no faltan los centuriones que escoltan a Cristo; la escenificación del beso de Judas; la sentencia de Pilato; la limpieza del rostro del Cristo ensangrentado; el episodio de cuando le obligan a ayudar a Jesús a cargar la cruz, y finalmente la “Procesión del Santo Entierro”, en la que las diversas Hermandades y Cofradías y el pueblo de Carmena acompañan hasta el Sepulcro (situado a 1,5 km. de la iglesia)a la imagen del Cristo Yacente, para su entierro allí. El momento álgido es el Domingo de Resurrección, cuando en la explanada de la Iglesia se desarrolla la “Procesión del Encuentro” entre Jesús y su Madre, enmarcada con un toque de campanas, la música y el estallar de los cohetes. Y como colofón, la “Quema de Judas” en la plaza del Ayuntamiento, con traca final. Una fiesta que derrocha fervor y autenticidad.

  • Semana Santa de Villacañas: Declarada de Interés Turístico Regional en 2018, destaca por la pasión y el fervor con el que se viven sus procesiones que, tras unos años sin celebrase, se recuperaron en 1990, adquiriendo una vistosidad y relevancia que la sitúan como una fiesta relevante en cuanto al patrimonio religioso, artístico y cultural de la localidad.

  • La representación de la Pasión de Cristo en Villanueva de Bogas, (Toledo): también cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional. En el año 1996 un grupo de vecinos de este municipio toledano se reunían para representar un auto sacramental sobre el Nacimiento de Cristo. Se trata de una gran representación teatral de dos horas y media de duración en la que participan alrededor de cien personas en escena, que ha conseguido reunir a miles de personas en cada edición.