51 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas en España en lo que va de 2019. Cifras escalofriantes de una lacra social que no encuentra su final.

Los juzgados de Castilla-La Mancha registraron casi 5.700 denuncias por violencia de género en 2018, lo que supone un 11,2% más respecto al año anterior. En los seis primeros meses de 2019, se han registrado cerca de 2.900. Las denuncias aumentan, lo que no significa que existan más casos de malos tratos.

La jefa de la a la Familia y Mujer (UFAM) de la de Albacete, , explica que el incremento de denuncias no significa que existan más casos de malos tratos, sino que se debe a una mayor información y concienciación que se da a través de campañas informativas y de sensibilización. “Todo ello está haciendo que la mujer vea la realidad, que el camino correcto es interponer la denuncia”, afirma Armero.

8 de cada 10 denuncias presentadas por violencia de género son interpuestas por las propias víctimas, que dan el primer paso acudiendo a los Centros de la Mujer o a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para recibir ayuda. Aunque también lo pueden hacer las personas del entorno o aquellas que presencien alguna situación de violencia de género.

La , un colectivo especialmente vulnerable

Cerca del 70% de los crímenes por violencia de género han tenido lugar en localidades de menos de 100.000 habitantes. Las mujeres que habitan en el mundo rural son uno de los colectivos más vulnerables que requieren de mayores recursos.

Así, como señala la jefa de la UFAM en Albacete, Genoveva Armero, entre los colectivos más vulnerables de la violencia de género se encuentran las mujeres que habitan en el mundo rural. “Tienen escasos recursos económicos y dependen de los maridos. Aguantan por no dejar de tener esa tranquilidad económica, por lo que es un colectivo especialmente vulnerable y hay que llegar a ellas”.

“Los estereotipos de la sociedad patriarcal están en el mundo rural mucho más marcados y las mujeres son más vulnerables, porque los recursos no son tan accesibles como pueden ser en una ciudad”

Por ello, todos los municipios de Castilla-La Mancha de más de 5.000 habitantes cuentan con un que ofrece recursos asistenciales a las mujeres que habitan en el mundo rural.

“Los estereotipos de la sociedad patriarcal están en el mundo rural mucho más marcados y las mujeres son más vulnerables, porque los recursos no son tan accesibles como pueden ser en una ciudad. Desde el Gobierno regional se está haciendo un esfuerzo muy importante porque los recursos también lleguen a las zonas rurales. Ofrecemos cobertura a toda la población de Castilla-La Mancha, aunque exista esa vulnerabilidad, está cubierta también”, señala la delegada provincial de Igualdad en Albacete, .

Denuncias, procedimiento y mecanismos de protección a las víctimas

Ante una agresión física de violencia de género, es importante acudir a un centro médico para que los profesionales realicen una exploración de los daños de cara al parte de lesiones que hay que presentar para la denuncia ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Aunque en ocasiones, las víctimas acuden en primera instancia a la Policía, o Centros de la Mujer para recibir asistencia.

Medidas de autoprotección y un teléfono de contacto con la unidad de protección dependiente de la UFAM dotan a la víctima “de una burbuja de seguridad para que, en el momento en que sienta miedo, pueda contactar con un agente de policía protector las 24 horas del día”

Una vez que la víctima presenta la denuncia por violencia de género recibe, por derecho, asistencia jurídica especializada en la materia que la asesorará, entre otros asuntos, sobre cómo relatar los hechos sucedidos. Una vez se toma la denuncia, se informa a la víctima sobre los recursos asistenciales que tiene a su alcance.

Durante la entrevista, además, se hace a la víctima una primera valoración de riesgo. En 2007 se puso en marcha el protocolo de seguimiento VioGén, elaborado por el para mejorar la valoración policial del nivel de riesgo de violencia de género y su seguridad con un seguimiento que también incluye el riesgo de los niños.

La policía evalúa el riesgo en “bajo, “medio”, “alto”, o “extremo”, de forma independiente al de la madre, para posteriormente aplicar las medidas de protección correspondientes con la evaluación. Entre ellas medidas de autoprotección y un teléfono de contacto con la unidad de protección dependiente de la UFAM dotando a la víctima “de una burbuja de seguridad para que, en el momento en que sienta miedo, pueda contactar con un agente de policía protector las 24 horas del día”, explica Genoveva Armero.

Existen dispositivos de localización inmediata, y la línea 900 100 114 a nivel regional (que ha atendido 6.661 llamadas), que es donde hay que llamar cuando una mujer se siente en situación de peligro

Las víctimas también tienen derecho de solicitar una orden de protección que conlleva la adopción de medidas civiles, sociales y penales.

En caso de que existan menores de edad, también consideradas víctimas de violencia de género, la autoridad judicial será quien determine la custodia, régimen de visitas o atribución de vivienda. Las medidas penales se dirigen al agresor y las sociales se encaminan a ayudar a la víctima de violencia de género.

Durante el primer semestre de 2019, se solicitaron en Castilla-La Mancha 887 órdenes de protección de las que se adoptaron un total de 658.

Una vez solicitada la orden de protección, la autoridad judicial puede dictar una orden de alejamiento. El policía protector informa al presunto agresor de las consecuencias de la orden de alejamiento que le prohibirá acercarse a la víctima, a su lugar de trabajo, domicilio o lugares frecuentados por la misma. Pero, ¿Son efectivas?, “Por lo menos son disuasorias, suelen ser efectivas”, señala Armero.

Aunque en ocasiones, el sistema falla.

“Suelen fallar en ocasiones, se podrían buscar otros mecanismos de protección, pero actualmente existen dispositivos de localización inmediata, y la línea 900 100 114 a nivel regional (que ha atendido 6.661 llamadas), que es donde hay que llamar cuando una mujer se siente en situación de peligro”, destaca Lola Serrano.

Los asuntos relacionados con la violencia de género se tramitan a través de los denominados juicios rápidos y las medidas se suelen adoptar 72 horas después de presentar la denuncia

“No hay que olvidar que la seguridad 100% no existe. Tenemos un largo camino por recorrer pero ya se ha recorrido parte de él. Hay que mirar los avances legislativos que se han producido, tenemos nuevas leyes que protegen a la víctima y dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tanto en la Policía Nacional como Guardia Civil, hay grupos especializados para atender a esa mujer víctima, además del agente protector que tiene y que, en cualquier momento que la víctima siente miedo, puede llamarlo a cualquier hora del día”, señala Genoveva Armero.

Los asuntos relacionados con la violencia de género se tramitan a través de los denominados juicios rápidos y las medidas se suelen adoptar 72 horas después de presentar la denuncia.

428 hombres fueron enjuiciados por violencia de género en Castilla-La Mancha de enero a junio de 2019 con el resultado de 371 condenas.

Los 14 recursos de acogida de C-LM atendieron en 2018 a 289 mujeres y 321 menores

Castilla-La Mancha cuenta con 14 recursos de acogida repartidos por toda la región que han atendido durante 2018 a 298 mujeres y 321 menores. Los 84 centros de la Mujer han atendido a más de 22.000 mujeres y 41.730 consultas por violencia de género. Se han llevado a cabo 34 ingresos en el Centro de atención urgente que ofrecen protección y alojamiento por un periodo de entorno a los 15 días ante una situación de emergencia.

“La violencia de género es la manifestación más brutal de la desigualdad que existe en la sociedad actualmente, el presunto agresor considera a la víctima como carente de todo tipo de derecho”

Además en 2018 se creó el (CAVI) que integra la violencia de género con otras problemáticas como la discapacidad y las adicciones y que ha atendido a 36 mujeres.

Con el objetivo de proporcionar mayor autonomía, independencia económica y en general, una mejora de la autoestima y capacidad de toma de decisiones, la administración regional pone a disposición de las víctimas ayudas que favorezcan su inclusión laboral, acceso a la vivienda, sanidad o educación. Entre ellos destaca el recién aprobado Plan de Empleo para la Mujer Rural que prioriza a las víctimas de violencia de género, que también cuentan con ayudas al alquiler de viviendas o pisos tutelados, entre otras asistencias.

La educación, clave para erradicar la violencia de género

Para luchar contra esta lacra social la educación es, una vez más, clave.

Las jornadas de sensibilización y prevención de violencia de género son imprescindibles y necesarias en los institutos y centros educativos. En ellas, los profesionales ayudan a que los jóvenes detecten las actuaciones de violencia de género que pueden sufrir de forma habitual sin ser conscientes de ello.
Controlar a la pareja a través del teléfono móvil o Internet o impedir ver a sus amigos, son las manifestaciones más frecuentes de violencia de género que se dan entre el colectivo juvenil.

“La violencia de género es la manifestación más brutal de la desigualdad que existe en la sociedad actualmente, el presunto agresor considera a la víctima como carente de todo tipo de derecho”, recuerda la jefa de la UFAM.

Además, a través del se impulsan diferentes campañas dirigidas a la prevención de la violencia de género incidiendo especialmente en los menores y adolescentes.

“Los pasos son lentos, estamos avanzando mucho, queda mucho camino por recorrer porque la educación que se ha dado durante siglos está más afianzada que la legislación que se pueda llevar a cabo aunque se esté haciendo durante años”, afirma Lola Serrano.

Castilla-La Mancha, pionera en la lucha contra la violencia de género

Castilla-La Mancha es una comunidad comprometida en la lucha contra la violencia de género. En el año 2018 se aprobó la Ley para una sociedad libre de violencia de género que incorpora al ordenamiento jurídico los avances producidos en los últimos 15 años desde el ámbito internacional, europeo y estatal, tanto en la definición conceptual y terminológica como en las medidas para la prevención de la violencia y la recuperación de las víctimas.

“No hemos erradicado la violencia de género, desgraciadamente seguirán habiendo muertes por violencia de género pero estamos en el camino adecuado y tenemos que seguir luchando todos los agentes implicados en la lucha contra la violencia de género”

Además, el Gobierno regional ha creado en esta legislatura la consejería de Igualdad, base sobre la que se asienta el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, que, entre sus numerosas actuaciones, desarrolla campañas de sensibilización y concienciación como la del próximo 25 de noviembre, fecha en la que se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las mujeres que en esta ocasión, lleva por lema “Elige tu papel”.

“Deberíamos pedir ayuda a la sociedad civil, que debe decir basta Ya. Todas las mujeres tenemos que estar unidas pero también el otro 50% de la sociedad, los hombres, que son una parte importante para luchar contra la violencia de género”, señala la delegada provincial de Igualdad, Lola Serrano.

Una cuestión en la que también coincide la jefa de la UFAM en Albacete, Genoveva Armero:

“No hemos erradicado la violencia de género, desgraciadamente seguirán habiendo muertes por violencia de género pero estamos en el camino adecuado y tenemos que seguir luchando todos los agentes implicados en la lucha contra la violencia de género”.

Castilla-La Mancha conmemorará el próximo 25 de noviembre el Día Internacional contra la Violencia hacia las mujeres con un acto institucional que se celebrará en Cuenca.