La Semana Santa es la fiesta de Cuenca por excelencia. Declarada de Interés Turístico Internacional, impresiona por su gran belleza. La celebración de la Semana Santa conquense adquiere especial relieve por el trazado urbanístico medieval del Casco Antiguo, que se convierte en un espectacular escenario que nos transporta a tiempos pasados. Los desfiles procesionales adquieren una gran belleza al anochecer.

Procesiones que se suceden desde el Domingo de Ramos con La Borriquilla, acompañada de palmas y ramas de olivo y del paso de Nuestra Señora de la Esperanza; la Procesión de la Vera Cruz el lunes, la del Perdón del Martes Santo y la del Silencio el miércoles. Los días culminantes son el Jueves Santo, con la procesión de La Paz y la Caridad; y el Viernes Santo, con tres procesiones: al amanecer la del Camino del Calvario, al mediodía, en el Calvario, y al atardecer, el . La última procesión de la Semana Santa conquense es la de El Resucitado, el Domingo de Resurrección.

Por su profundo arraigo entre los conquenses, destaca la procesión Camino del Calvario, conocida popularmente como las Turbas, en la madrugada del Viernes Santo. Esta procesión no deja indiferente a nadie: las turbas aparecen como “actores” encargados de representar la burla que sufrió Jesús camino de la cruz. Durante el recorrido se producen momentos de estruendo al toque de tambores y clarines, que contrastan con otros de absoluto silencio, como cuando se canta el Miserere en la escalinata de la .

  • Semana de la Música Religiosa: La Semana de Música Religiosa, celebrada en la ciudad de Cuenca, está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional. Es el cuarto Festival de música más antiguo de España, cuyo origen se remonta a 1962, y en él intervienen orquestas, coros e intérpretes de talla internacional y reconocido prestigio, que interpretan distintas composiciones de música sacra.
  • Pasión Viviente de Tarancón: Cuando cae la noche, y con las calles de Tarancón cambiadas en las de mediante ramas de olivo, luces, sonidos, y arena, comienza la dramatización de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Gentes de la localidad, vestidas como en el Israel del siglo I, son los discípulos, mujeres, soldados romanos, y actúan en medio del expectante silencio. Se representa la entrada triunfal de Jesucristo, la Última Cena, la Oración en el huerto y prendimiento, el Juicio de Caifás, Negación de Pedro, Juicio de Pilatos, Crucifixión y Resurrección. Fiesta de interés turístico regional.
  • Semana Santa de Tarancón: La Semana Santa de Tarancón se celebra desde el Domingo de Ramos al de Resurrección, con procesiones y Vía crucis cada uno de los días de la semana, con una espectacular representación de la Pasión de Cristo el Sábado Santo. Los capirotes y túnicas que visten los cofrades, el intenso silencio, sólo roto por las marchas de música sacra, y las calles históricas de Tarancón, dotan a sus procesiones de esa atmósfera única que se respira en Castilla-La Mancha durante estas fechas. Fiesta de interés turístico regional.
  • Representación teatral de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo de Motilla del Palancar: Declarada de Interés Turístico Regional y en la que más de doscientas cincuenta personas, vestidas como israelitas y romanos del s. I, representan, en quince escenarios diferentes de Motilla del Palancar, la Pasión y Muerte de Cristo. A la caída de la noche, y durante más de tres horas, asistiremos a la entrada en Jerusalén, la Última Cena, el prendimiento en el Huerto de los Olivos, la negación de San Pedro, el Juicio de Pilatos, el camino del Calvario, la Crucifixión, y Resurreción.