La sequía que atraviesa España sigue convirtiéndose en una gran amenaza que, de la mano del cambio climático y sus efectos (cada vez más presentes), causa estragos (de mayor o menor calado) en todo el país.

¿Estamos preocupados ante una realidad como la sequía?

“Claro, y bastante porque el agua… es esencial’’, nos dice un vecino de Albacete. “La verdad es que sí porque encima vemos el de Yeste, que está vacío vacío… es un problema” confiesa una paisana de la provincia que llega de la zona de la Sierra. “El pantano está vacío, y el nacimiento del río Segura no lleva agua, está seco, como no llueve…’’, nos cuenta su acompañante.

“Luego cae una lluvia de estas grandes y es lo que dicen: destroza todo, pero si hubiera dónde recogerla pues sería mejor, habría agua… y el agua es muy importante para todo; sin agua no hay nada…’’, reflexionan.

“Cualquier persona que tenga uso de razón y no esté preocupada por la sequía… me parece que es poco razonable; es para preocuparnos y ver los motivos y pedir a la autoridad a ver si puede resolverlo con trasvases o lo que sea necesario; incluso me permito la idea de provocar el agua, provocar la lluvia por medios artificiales, lanzando aviones con químicos y con agua y lanzar agua al menos sobre las ciudades para que se purifique un poco la contaminación… no digo que eso se pueda hacer hoy para regar todos los campos, pero para purificar el aire de las grandes urbes creo que merece la pena’’, propone otro vecino ante la pregunta.

¿Existe una verdadera concienciación social ante el problema de la escasez de agua?

Diferente es, no obstante, cuando planteamos si esa preocupación personal que cada cual podamos tener en torno al agua se convierte en concienciación social frente al problema. ¿Estamos comprometidos, como sociedad, con la situación de gravedad en materia de agua?

“No, qué va, ni con el agua ni con nada del medioambiente…’’; “No porque la gente ‘va a su bola’ y les da igual: hasta que no está la falta de agua no se conciencian…’’; “Depende de la época, creo que actualmente claro porque la sequía es tan grande que es normal que se preocupa la gente (la gente que sea un poco sensible…)”, nos dicen varios de nuestros encuestados.

“No lo sufrimos directamente como lo sufren ahora en , por ejemplo, (y en algunos pueblos de esa zona que están muy mal porque les queda ya muy poca agua, para veinte y veintitantos días…); aquí no hemos llegado a eso; deseamos todos que llueva, eso está claro, pero donde no lo sufres así directamente… aquí, gracias a Dios, aún no, pero llegará el día en que esté así también”, añade otro paisano.

¿Somos responsables con el uso del agua en nuestros hogares?

Sin duda, el hecho de que las restricciones de agua comiencen a ser más o menos habituales en nuestro entorno influye decisivamente en la puesta en marcha de medidas de ahorro de agua; no obstante, muchos son los pequeños gestos que, cada cual como ciudadano, intenta poner en marcha en sus hogares para contribuir a un uso lo más responsable posible de un bien tan fundamental como el agua…

“Cuando abres el grifo al lavarte los dientes, cerrarlo; no darte baños sino una ‘duchica’… “ nos cuentan; “en la cisterna meter una botella: lo hago, para que la cisterna se llene menos de agua; cerrar los grifos, que no se salga ninguna ‘gotica’ ni estén chorreando sino comprobar que se cierren bien’’.

“Yo cuando abría el grifo hasta ahora no me preocupaba, pero ahora ya me preocupo y abro el grifo lo mínimo posible; hace ya tiempo que la bañera se quitó, así que se usa la ducha y lo más ligera posible… hay que preocuparse por el agua, sin agua no hacemos nada, está claro’’, añade otro.

“En casa se procura gastar menos; para beber usamos agua mineral, de modo que es lo que se gaste en la cocina y en la ducha…’’, nos indican.

Sobre el reparto del agua en el país, uno de nuestros encuestados se atreve a profundizar en un tema, sin duda, complejo: “Yo es que me siento un poco nacional, entonces hay regiones donde le sacan mucho provecho al agua y, lógicamente, primero Castilla-La Mancha, pero hay otras regiones que también necesitan mucha agua porque dan mucha riqueza a la Nación, y la Nación somos todos; creo que hay que repartirla lo mejor posible’’, explica.

En cualquier caso, y tal y como reza el título de un reciente informe elaborado por , cabe preguntarse si en esta sequía juegan su papel más factores que la propia falta de lluvias. Alertan de que en España, “un tercio del territorio está amenazado por la desertificación y las previsiones de impactos por el cambio climático son de las más preocupantes y severas del continente, con un 75% del territorio ubicado en zonas susceptibles de sufrir desertificación”. Una realidad que ha de motivar cambios de todo tipo, no sólo de concienciación social, sino también de la gestión del agua que se ha venido haciendo en todo el país.