A pesar de los tiempos que corren y del progreso que ha podido darse en muchísimas cuestiones de la vida, la mujer hoy día sigue teniendo muy complicado a acceder a cargos de responsabilidad (tanto a nivel institucional como de grandes empresas) y, en cualquier caso, las diferencias (por ejemplo, de tipo salarial) que sufre con respecto a hombres de igual o menor preparación sigue siendo abismal.

“Aún seguimos con el estereotipo de que la conciliación de la vida familiar y laboral lo tiene que hacer la mujer, pero esto cambiará el día que eduquemos a nuestros hijos en igualdad”

“Efectivamente, seguimos sufriendo esas situaciones; yo siempre he dicho que el día que no pase eso, no necesitaremos una Asociación de Mujeres Empresarias”. Son prácticamente las primeras palabras de nuestra protagonista de hoy, Tiño Pastrana, presidenta de AMEPAP (la Asociación de Mujeres Empresarias de Albacete y Provincia). “En pleno siglo XXI –prosigue-, aún las mujeres tenemos que demostrar mucho más nuestra valía para acceder a puestos directivos o públicos de la mayor responsabilidad (y a las pruebas me remito); a pesar de que somos mujeres muy formadas y preparadas, tenemos que demostrar el doble o el triple que cualquier hombre que valemos”.

A esto se une que, las pocas mujeres que alcanzan esas ‘cotas’, “es a costa de sacrificar lo que en muchos casos los hombres no sacrifican”. Toñi resalta que “en los años ’90 nos decidimos a ser ‘superwomen’… y quizá eso no nos ha beneficiado en ese sentido” y pone su propio ejemplo sobre ‘un día tipo’ para ella, frenético, entre responsabilidades profesionales, familiares, personales, etc. “Aún seguimos con el estereotipo de que la conciliación de la vida familiar y laboral lo tiene que hacer la mujer, pero esto cambiará el día que eduquemos a nuestros hijos en igualdad”.

“Quizá donde hemos sentido más ‘machismo’ ” ha sido en algunas asociaciones de empresarios”

AMEPAP nació en 1993; Toñi Pastrana llegó a la presidencia en julio de 2013 siendo la tercera persona que ostenta ese cargo desde la fundación. Su actual ‘cabeza visible’ nos cuenta que “la Asociación ha crecido muchísimo este último año, de hecho, nos han realizado una auditoría externa que ha determinado que somos la segunda Asociación que más ha crecido de toda España”, lo cual (tal y como nos cuenta con mucho orgullo) ha despertado el interés de medios de comunicación de otros puntos del país que se han interesado por el ‘fenómeno’ en torno a las mujeres empresarias de Albacete.

Detalla que “Albacete fue líder en 2013 en mujeres emprendedoras a nivel nacional, en plena crisis, porque aquí somos mujeres que ‘cogemos el toro por los cuernos’ y que decidimos emprender; pero nos hemos adaptado al cambio de la mujer (también desde la Junta Directiva), a la autónoma, a la responsable de una micro-pyme, a esas compañeras que necesitan que las ayudes en cursos de formación; hemos escuchado a las asociadas, hemos visto sus necesidades y tratamos de darles respuesta… creo que ahí está el éxito: yo no tengo que hacer en mi Asociación lo que yo creo, sino lo que mis asociadas nos piden que hagamos porque lo necesitan”.

Un éxito que se traduce, sin ir más lejos, en datos como que tan sólo en este mes (hoy es 22 de octubre), “se han hecho 35 socias nuevas -explica-, y trabajamos ya (de una u otra forma) con más de 550”.

Pastrana asegura que las relaciones con las instituciones (Ayuntamiento, Diputación, incluso Junta de Comunidades) son muy buenas y cordiales, y asegura que donde ha sufrido “quizá más ‘machismo’ ” ha sido “en las asociaciones de empresarios”.

Al hilo de esto, nos cuenta que sí que ha notado en algunas de estas otras asociaciones que “al principio te miran con media sonrisa como diciendo ‘no vas a lograr nada…’, (aunque no todas -puntualiza- porque, por ejemplo, con los Jóvenes Empresarios de AJE, con Luis Ramírez de OPA… la relación es estupenda); después, te reprochan que no estés con ellas y, al final… cada uno trabajamos en una línea diferente”.

Toñi nos cuenta que en AMEPAP cobran de cuota 35 euros al año a sus asociadas y añade que “no pueden pagar una determinada cantidad todos los meses a cualquier Federación por formar parte de ella, porque ese dinero puede suponer a mis socias que ese mes puedan pagar o no la calefacción de sus establecimientos, por ejemplo”.

En este sentido, explica que sí se van a integrar en FEDEPE (la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias) a cuya presidenta nuestra invitada conoció durante una ponencia en la Universidad en la que ambas conectaron muy bien y en la que desde la Federación se mostraron muy satisfechas de poder ofrecer su apoyo y estructura a AMEPAP para desarrollar la labor que lleva a cabo.

“A todas estas mujeres las une que son valientes, emprendedoras, y a las que no les importa hacer de todo”

La crisis ha hecho que el ingenio se agudice, también en el colectivo femenino (que, como vemos reflejado en esas cifras que ha comentado Toñi previamente) ha demostrado su valía (y valentía) a la hora de dar un paso al frente y emprender su propio negocio, de todo tipo. La presidenta de AMEPAP nos habla, por ejemplo, de mujeres que quedaron en paro por la crisis con edades de entre 40 y 50 años y que han puesto en marcha negocio a partir de actividades que siempre se les han dado bien, o que se han interesado por una tendencia en alza (como los productos ecológicos, las nuevas tecnologías y redes sociales, o simplemente por aquellas cosas que siempre habían sido su sueño y por el que, hasta ahora, no habían podido apostar).

Nos habla, especialmente, de la abundancia de mujeres con perfil de “mujeres jóvenes y universitarias que se habían ido fuera y han regresado y que, naturales de zonas rurales, han decidido poner toda su formación a disposición de viejos negocios familiares en el ámbito rural, o aprovechando incluso herencias han puesto en marcha iniciativas como huertos, granjas… y que han querido seguir apostando por su pueblo o por su aldea”. Toñi Pastrana afirma, en este punto, que a todas las mujeres que han dado el paso de crear su propio negocio (sea cual sea la actividad) las une que son valientes, emprendedoras, y a las que no les importa hacer de todo (porque lo mismo barren su negocio a las 8 de la mañana, atienden a los proveedores a las 10 y a las 14 se ponen sus tacones y se van a negociar con los Bancos)”, sonríe.

Pastrana asegura que “las mujeres somos más racionales también en los negocios; tenemos la parte ‘emotiva’ de ‘emprender’ pero el mismo tiempo sabemos que el dinero que nosotras invertimos es de nuestras familias y de lo que tienen que comer nuestros hijos… pensamos mucho lo que hacemos en este sentido; por eso (según lo que yo he visto) creo que hay más garantías de éxito en un negocio que coja una mujer que en el que coja un hombre, por eso intentamos que la mujer esté perfectamente formada (por ejemplo, acudiendo a nuestro servicio de ‘ventanilla única’ que es totalmente gratuito no sólo para nuestras asociadas, sino para cualquier mujer que nos quiera exponer su idea) donde les ayudamos y hablamos del porcentaje de éxito que tiene su negocio y cómo se puede potenciar”, visión que cierra con un dato que, en sí mismo, es aplastante: “Tan sólo un 1% o un 2% de las socias de AMEPAP cierran su negocio; son mujeres que afrontan el reto con cautela desde el principio, una cautela que hemos aprendido desde nuestras abuelas…”.

Como ejemplo de esos ‘gestos’ que, aunque quizá pequeños, son muy significativos y eficaces, Toñi nos cuenta cómo el verano del año pasado su Junta Directiva se reunió y decidió “elaborar unas tarjetas y unos distintivos para los pequeños comercios y tiendas de nuestras asociadas con el fin de ayudarnos unas a otras haciéndonos negocio unas a otras; nosotras compramos todo lo que necesitamos en las tiendas de nuestras ‘compañeras’ (en lugar de recurrir a las típicas grandes superficies comerciales), donde además tenemos un pequeño descuento (que siempre viene bien); eso ayuda a un pequeño comercio que está muy golpeado y que sufre una competencia a la que no pueden hacer frente (a nivel de horarios, de días de apertura, de personal, etc.) con las grandes cadenas comerciales”, explica, “lo estamos haciendo y está teniendo bastante éxito: tenemos que ayudarnos entre nosotras”.

El próximo 5 de noviembre, AMEPAP entrega sus XI Premios ‘Entre Nosotras’

Precisamente ‘Entre Nosotras’ es el nombre de los premios que, año tras año, entrega AMEPAP y que pronto (este 5 de noviembre) llegará a su XI edición. Toñi Pastrana nos habla brevemente de esa cita tan especial para ellas “en el emblemático Teatro Circo (que es maravilloso y nos que de nuevo nos han cedido gratuitamente para poder realizar nuestra gala); habrá ocho premiadas y dos reconocimientos especiales (uno a la primera presidenta y fundadora de AMEPAP, Isabel Peña, y a AMIAB en la figura de su presidenta, Encarni)”.

Sobre Encarni precisamente Toñi nos habla con un cariño especial, asegurando que “es un reconocimiento muy merecido porque ella es lo que yo llamo ‘un ángel’, forma parte de la Junta Directiva y es un gran apoyo siempre, y un ejemplo clarísimo de lucha y superación porque, a la condición de mujer empresaria de la que veníamos hablando, une la discapacidad”. Además, la presidenta de AMEPAP asegura que “este año ha sido tremendamente difícil elegir a las ocho premiadas; ha habido 27 finalistas y todas merecen el premio (por muchísimas cuestiones); las conozco a todas ellas, y sé que habría que darles un galardón a cada una de ellas”; no obstante, al margen de esa gran dificultad, Toñi explica que “en esos ocho premios se reconoce a todas las mujeres (empresarias, directivas, ejecutivas, amas de casa, abuelas, madres, hijas…), a todas, porque todos los días nos levantamos con la ilusión y la tenacidad de seguir adelante”.

“Estamos en conversaciones para hacer la primera Federación de Mujeres Empresarias, Directivas y Ejecutivas de Castilla-la Mancha y que AMEPAP lleve las riendas”

Le preguntamos si todavía hoy la mujer empresaria se encuentra con ‘dificultades añadidas’ a las ya enumeradas por el hecho de ser mujer (concretamente, si perciben que desde ciertos ámbitos se las intenta engañar). “Cada día hay menos, pero sí que quedan hombres que se sienten superiores a las mujeres e intentan engañarla o decirle que no entiende de algo… pero cada día las mujeres están mucho más formadas y preparadas y, por supuesto, no dejan pasar ni una a estos ‘personajes’ que las intentan engañar… pero no sólo pasa en los negocios, pasa también en la ‘vida real o cotidiana’ (como vemos en la violencia de género y en muchas cosas…), siempre hay algunos hombres que se sienten aún superiores a las mujeres”.

En este sentido, Pastrana subraya que “las mujeres no queremos ser superiores a los hombres; a mí me encanta ser mujer, pero quiero las mismas oportunidades que puede tener un hombre, y cualquier mujer lo quiere… pero aún nos queda trabajo, y me da mucha pena porque aún hay niños (de siete u ocho años) que no están siendo educados en igualdad, y vemos jóvenes de 17 y 18 años que se creen más que una mujer”.

De cara a sus ‘retos de futuro’, la presidenta de AMEPAP nos cuenta, para terminar, que están en conversaciones “para hacer la primera Federación de Mujeres Empresarias, Directivas y Ejecutivas de Castilla-la Mancha y que AMEPAP lleve las riendas… sabemos que la unión hace la fuerza; creo que se pueden conseguir objetivos maravillosos para todas nuestras mujeres; estamos iniciando las conversaciones, como digo, pero tiene muy buena pinta…”, concluye.

Pueden visionar al completo la entrevista con Toñi Pastrana, presidenta de AMEPAP (Asociación de Mujeres Empresarias de Albacete y Provincia) a través del vídeo que acompaña a este texto.