El Grupo Multimedia de Comunicación ‘La Cerca’ inicia una serie de programas en colaboración con la Unidad de Familia y Mujeres de la Policía (UFAM) con el objetivo de poner en valor y visibilizar el trabajo que realizan estas Unidades en la lucha contra la violencia hacia las mujeres y a favor de la igualdad. Unos programas que también pretenden concienciar e informar a la sociedad en general sobre cómo podemos ayudar ante el conocimiento de un caso de violencia hacia las mujeres. Porque una mayor concienciación nos llevará a reducir el número de estos delitos.

A través de estos programas, de la mano de la inspectora jefa de la , Genoveva Armero, y contando además con la colaboración de distintos expertos, organizaciones y colectivos implicados, conoceremos cómo se trabaja en la lucha contra la violencia hacia las mujeres desde el ámbito de la sensibilización entre los más jóvenes, prevención, investigación y protección de las víctimas, así como también desde el ámbito judicial y penal.

Unidades de Familia y Mujeres de la Policía Nacional (UFAM)

El primer programa, que ha contado con la participación de la inspectora jefa de la Unidad de Familia y Mujeres de la Policía Nacional de Albacete, , se ha centrado en dar a conocer qué son las UFAM y cuál es el trabajo que desarrollan.

Las Unidades de a la Familia y Mujer (UFAM), son las Unidades de la Policía Nacional especializadas en la prevención y la investigación de las infracciones penales sobre violencia de género, doméstica y sexual.

Así, Genoveva Armero explica que “las UFAM son de reciente creación pero tienen sus antecedentes en otras unidades. En un primer momento, en la lucha contra la violencia doméstica –cuando no aparecía todavía el concepto de violencia de género- estaba el a la Mujer, que ya investigaba este tipo de delitos. Posteriormente, con el programa Policía 2000, se crearon otras unidades como el Servicio de Atención a la Familia y el Grupo de Menores donde se trataban con menores infractores que cometían el hecho delictivo, y con aquellos que necesitaban protección. Y en los últimos tres años, adaptándose a la nueva legislación nacional e internacional, se crean las Unidades de Familia y Mujeres (UFAM) que vienen a englobar el trabajo que hacía el Servicio de Atención a la Mujer y posteriormente el Servicio de Atención a la Familia”, ha explicado.

Además desde la Policía Nacional “se pretende posicionar a estas Unidades como un referente policial en la lucha contra la violencia de género, contra la violencia doméstica y contra la violencia sexual, mejorando la respuesta policial mediante un tratamiento integral y especializado, perfeccionando los mecanismos de coordinación institucional a nivel nacional internacional, así como promover las medidas e iniciativas para un mejor conocimiento de lo que es la violencia de género, violencia doméstica y violencia sexual, un fenómeno que por desgracia se está dando en nuestros días y que lejos de ir disminuyendo, va en aumento”, ha destacado durante el programa Genoveva Armero.

Así, la violencia de género tiene lugar exclusivamente cuando la violencia la ejerce el hombre sobre la mujer. Tiene que existir o haber existido una relación sentimental entre ellos y no tiene por qué ser siempre física, también puede ser psicológica o sexual.

Por otro lado, la violencia doméstica es la que ocurre dentro de la familia, como la violencia contra los menores por parte de sus padres, violencia de hijos a padres, violencia de la mujer contra el hombre, entre personas del mismo sexo (intragénero), contra las personas mayores y otras personas que convivan en el mismo domicilio.

Y la violencia sexual se da cuando una persona obliga a otra a llevar a cabo una determinada conducta sexual que no quiere. La violencia sexual puede tener diversas manifestaciones: desde la violación hasta el acoso o los tocamientos no deseados, el exhibicionismo ante menores, etc.

Las Unidades de Atención a la Familia y Mujer cuentan con personal altamente especializado y próximo a las víctimas para prestar un servicio de calidad reconocido. Entre sus actuaciones destaca la actuación policial integral aunando prevención, investigación, protección y atención a la víctima; empatía con las víctimas y sensibilidad social; perspectiva de género; tolerancia y respeto por la diversidad; compromiso y apoyo a la discapacidad; conciencia social; especialidad en la proximidad; coordinación y colaboración interinstitucional y profesionalidad y flexibilidad.

“Una de las características que tiene que concurrir en el personal que forma parte de las UFAM es tener una especialización. Para ello, la General de la Policía imparte unos cursos donde participan distintos sectores, jueces, magistrados, psicólogos…con la finalidad de prepararnos para saber afrontar y empatizar con la víctima de violencia de género, que es especialmente vulnerable. Para la Policía es primordial la víctima, sea del delito que sea, pero en el ámbito de la violencia de género son víctimas especialmente vulnerables por la situación por la que están atravesando, por eso es necesario empatizar con estas personas y darles un tratamiento integral y profesional”, señala la inspectora jefa de la UFAM de la Policía Nacional de Albacete, Genoveva Armero.

Armero: “Nuestra labor primordial es prevenir que el delito se cometa y, si se comete, intentar minorizar las consecuencias que se van a producir en la víctima”

La Unidad de Familia y Mujeres de Albacete cuenta con la UFAM de Investigación, cuyo despacho se encuentra en las dependencias de la Comisaría de la Calle Buen Pastor y en la que trabajan 9 personas, y la UFAM Protección, cuyo despacho se encuentra en la calle , en la que trabajan 5 personas.

“Nuestra labor primordial es la prevenir que el delito se cometa y, en el caso que se cometa, intentar minorizar las consecuencias que se van a producir en la víctima. Una vez que hacemos la tarea de prevención y el hecho delictivo se comete, tenemos que investigar. Y, una vez finalizada esta labor, de cuyo resultado debemos dar cuenta a los órganos judiciales, se inicia la protección a la mujer víctima de violencia de género, dotándola de una burbuja de seguridad donde ella se sienta realmente protegida, bien por su policía o su entorno, también por los Centros de la Mujer y otras instituciones que representan una labor muy importante en esta materia”, explica Genoveva Armero.

La violencia de género es una materia multidisciplinar en la que no solo intervienen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: “Hay muchas mujeres víctimas de violencia de género que por sí solas son incapaces de reconocer que la situación que está viviendo es normal. Van a Comisaría, exponen su situación pero no quieren denunciar. En estos casos las derivamos a los Centros de la Mujer en los que las van a atender personal especializado y van a intentar que la mujer se empodere, gane confianza y acuda a Comisaría a interponer la denuncia”, explica Genoveva Armero.

En muchas ocasiones, la falta de conocimiento ante lo que sucederá si interponen la denuncia, frena a la víctima de violencia de género a hacerlo. “Hay que partir de que en la violencia de género, el autor es la persona con la que la víctima tiene o ha tenido una relación sentimental. En la mayoría de las ocasiones el autor es el padre de sus hijos, con lo que la vinculación emocional es tremenda. Es ahí cuando las informamos de que al agresor le tenemos que tomar declaración, escuchar en condición de detenido y que tiene que ser asistido por un abogado. En ese paso ya se lo piensan porque piensan que con eso le van hacer mucho daño a su agresor, prefieren proteger a quien es su agresor que su propia seguridad. En esos casos, cuando vemos que la mujer no está muy preparada, lo que hacemos es derivarla a otros recursos de atención para que acuda a recibir esa primera asistencia. Normalmente se derivan al donde son atendidas por psicólogos y juristas, donde hacen una primera evaluación de la mujer, de su estado anímico e intentan trabajar con ella a través de talleres junto con otras mujeres con el fin de empoderarlas, de que vayan recobrando la autoestima perdida por esa violencia. Una vez que ya alcanzan cierto grado de madurez, es cuando pueden llegar a decidirse a interponer la denuncia y enfrentarse al procedimiento policial y judicial”, explica Genoveva Armero, que ha resaltado que “toda víctima de violencia de género tiene derecho a una asistencia jurídica gratuita y especializada en la materia, independiente del tipo de recursos económicos que tenga. Cuando una mujer denuncia, le informamos de que tiene derecho a ser atendida por un abogado especializado en materia de violencia de género”.

Pero en algunos casos, las víctimas no llegan al final del procedimiento judicial.

“Cuando las víctimas deciden dar el paso de denunciar y acuden a dependencias policiales iniciamos un atestado policial donde escuchamos a la mujer víctima de violencia de género y al presunto agresor. Si hay testigos de los hechos, se toma declaración también y en ocasiones podemos hacer un informe vecinal para ver cuál es el concepto que tienen de la pareja. Una vez se finaliza el atestado, se remite al Juzgado a través de los juicios rápidos que pueden ser con detenido o sin detenido, dependiendo de las circunstancias y la valoración de riesgo que nos da el sistema Viogén, y la mujer comparece en sede judicial. En este caso se le informa a la mujer de los derechos que la asisten como el derecho 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que le da derecho a no declarar contra quien es su conyugue o quien ha sido su pareja”, explica. Un artículo que, según considera Genoveva Armero, “tiene que estar en vigor pero no para los delitos en los que el presunto autor es la pareja contra la que la víctima puede estar dispensada de declarar. ¿Cómo vas a encubrir o proteger contra quien es tu agresor? Esto hace dudar a las víctimas y hay mujeres que se acogen a esa dispensa de no declarar. Eso conlleva que el no tiene argumentos para continuar con esa acusación porque la mayor parte de casos de violencia de género es la palabra de uno contra la de otro. Si tuviéramos declaraciones de otras personas que han visto episodios de violencia o de la Policía que ha acudido al lugar de los hechos y se encuentra que la mujer presenta algún tipo de lesión, en ese atestado queda reflejado y, aunque la mujer no quiera declarar, los policías o testigos sí declaran”, explica la inspectora jefa de la UFAM de la , Genoveva Armero.

Sistema VioGén

El sistema VioGén permite predecir qué probabilidad tiene en un futuro de repetirse el episodio de violencia. “Cuando se elabora el atestado con la declaración de la víctima, del agresor, testigos y funcionarios, se extraen unas conclusiones para contestar a unas preguntas que formula el sistema Viogén como si la violencia se ha producido ante menores de edad, si son repetitivas en el tiempo, si el presunto agresor presenta algún tipo de celopatía o si tiene antecedentes con otras mujeres por haberlas agredido, si tiene armas o si consume drogas o estupefaciente. Una vez se contestan las preguntas, el sistema nos arroja un nivel de riesgo: desde no apreciado, bajo, medio, alto y extremo, que llevan aparejadas una serie de medidas de protección para la víctima”, explica la inspectora jefa de la UFAM de la Policía Nacional de Albacete, Genoveva Armero.

Ante un episodio de violencia, “debemos tener la obligación moral de ponerlo en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”

La violencia de género es un problema que nos afecta a todos porque en un determinado momento podemos ser víctimas. Pero también podemos ser testigos de algún episodio de violencia. En este sentido, Genoveva Armero recuerda que la sociedad en general “tenemos que tener esa obligación moral de ponerlo en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, continuar con la colaboración y no echar la vista atrás. El problema va con todos porque es una forma en la que podemos ayudar a una mujer en un determinado momento ya que quizás por sí sola no dé el paso de denunciar y lo que necesita es que una persona hable por ella”.

Además, explica que solemos vincular violencia de género a una violencia física, pero también se da la violencia psicológica, “la que no se ve y en la que a la mujer se le va mermando poco a poco, pierde la autoestima y la capacidad de creer en ella misma. También hay una violencia económica del agresor que controla los movimientos de las cuentas de la mujer, una violencia sexual que te obliga a mantener relaciones sexuales en contra de tu voluntad, etc”.

Educación, fundamental para prevenir

La inspectora jefa de la Unidad de Familia y Mujeres de la Policía Nacional de Albacete, Genoveva Armero, ha explicado que, entre los jóvenes “se están normalizando mucho ciertas conductas como el hecho de que las parejas te pidan el teléfono móvil para ver a quien has llamado o preguntando con quien hablas. Eso es un control y se encuadra dentro del concepto de violencia. Incluso la mujer, esas conductas las interioriza de tal manera que echa en falta que el hombre le haga ese tipo de control porque da la sensación de que la ignora”.

Por eso es fundamental llegar al colectivo juvenil “para inculcarle los valores de respeto e igualdad. Por parte de la Dirección General de la Policía está la figura del delegado de Participación Ciudadana que están en todas las Comisarias y que, en el caso de la de Albacete es el subinspector, , que está haciendo una labor fantástica realizando estas campañas en Institutos y en colegio, tratando temas de violencia de género, doméstica y sexual, y destinadas a la prevención del tráfico de drogas y a los delitos que se cometen a través de las nuevas redes sociales”, explica la inspectora jefa de la Unidad de Familia y Mujeres de la Policía Nacional de Albacete, Genoveva Armero.

Las Unidades de Familia y Mujer de la Policía Nacional cuentan también con intérpretes en lengua de signos e idiomas extranjeros para las víctimas que lo necesiten, además tienen en cuenta las necesidades que puedan tener las personas con discapacidad.

De estos y otros asuntos trataremos en profundidad en la serie de programas que el Grupo Multimedia de Comunicación ‘La Cerca’ inicia en colaboración con la Unidad de Familia y Mujeres de la Policía Nacional de Albacete que podrán visualizar con una periodicidad quincenal en www.lacerca.com

Teléfonos de atención a víctimas de violencia de género: 016 -no deja rastro en la factura del teléfono aunque se recomienda borrar la llamada efectuada-, 091 de la Policía Nacional, 062 de la Guardia Civil, 092, , 112 de emergencias