El secretario general y Alimentación, , ha resaltado hoy el papel de la innovación como herramienta esencial para hacer más sostenible la producción de alimentos, y contribuir a alcanzar los objetivos marcados en la nueva agenda de desarrollo sostenible de la ONU.

Además ha subrayado la importancia de la investigación y la innovación, tanto en la economía como en el medio ambiente del medio rural, en el que se aplican los avances técnicos, ya que repercuten positivamente en un escenario global en el que se pretende alcanzar la seguridad alimentaria y la lucha contra el cambio climático.

Cabanas, que ha inaugurado hoy la Jornada “Feeding the world: La innovación alimenta un mundo sostenible”, que se ha celebrado en la sede del Ministerio, ha subrayado la importancia que desde el Departamento se concede a la innovación, como prioridad transversal en el desarrollo rural Horizonte 2020.

Fomentamos, defendemos y apoyamos la innovación a través de distintas iniciativas como la incpoorporación de la Asociación Europea de Innovación sobre Agricultura Productiva y Sostenible, tanto en los Programas de Desarrollo Rural de las Comunidades Autónomas, como en el Programa Nacional de Desarrollo Rural, con el objetivo de acelerar la transferencia de conocimiento al sector agroalimenario, ha apuntado Cabanas.

También ha destacado la importancia del Programa Nacional de Innovación e Investigación agroalimentaria y forestal, que permite acelerar los procesos de innovación en las diferentes fases y estrategias del sistema de producción de alimentos.

SOSTENIBILIDAD INTEGRAL DE LA INDUSTRIA AGROALIMENTARIA

Entre las iniciativas puestas en marcha por el Ministerio, el secretario general ha destacado el Programa para la Sostenibilidad Integral de la Industria Agroalimentaria, y sus cuatro herramientas como la Red para la Sostenibilidad Agroalimentaria (REDSOSTAL), creada para servir de puente y contacto entre empresas y entidades públicas para intercambiar información sobre iniciativas y casos de exito de empresas sostenibles.

Como segunda herramienta, ha explicado, se encuentra la autoevaluación de la sostenibilidad en la industria agroalimentaria (eSIAB), cuyo objetivo es valorar el grado de sostenibilidad integral, de formq que las empresas puedan diseñar su estrategia de sostenibilidad corporativa.

Y junto a ellas el Decálogo de Sostenibilidad Integral de las Industria Agroalimentaria, con diez compromisos que las empresas podrán asumir voluntariamente, y el integrado por la Administración y representantes sectoriales, para la coordinación y puesta en común de conceptos y procedimientos relacionados con la sostenibilidad de la industria.

De esta forma, ha apuntado Cabanas, se han puesto en marcha una batería de acciones políticas que están en sintonía con los objetivos del desarrollo Sostenible de la ONU, cuyo acuerdo se firmó hace un año.

El secretario general ha finalizado su intervención incidiendo en la necesidad de implementar la innovación para logrrar un sector agroalimentario competitivo y sostenible, y con ello conseguir los grandes objetivos de la erradicación del hambre y la pobreza en el mundo. De esta forma, ha concluido Cabanas, la innovación constitruye una actividad clave para, como dice la Asamblea de las Naciones Unidas, transformar el mundo.