La ministra de Agricultura, , Isabel , ha entregado hoy al Museo del Prado su certificación oficial como primer museo de España que se inscribe en el Registro nacional de Huella de Carbono, puesto en marcha por el Ministerio hace un año.

La ministra ha realizado esta entrega al presidente del Real Patronato del Museo del Prado, y al director del Museo del Prado, , en un acto celebrado en el Museo del Prado y en el que también ha intervenido el presidente de , .

El objetivo del Registro es que las empresas calculen y reduzcan su huella de carbono y que la registren voluntariamente. Posteriormente, podrán compensarla a través de proyectos de absorción o sumideros forestales que estén localizados en España, con lo que también se impulsará la creación de masas forestales que absorben el CO2.

La ministra ha hecho entrega de esta acreditación, en el marco de la presentación del proyecto “ Lighting the Prado/Iluminando el Prado ”, promovido por la , y que permitirá reducir emisiones de gases de efecto invernadero, ahorrar energía y mejorar la conservación de las obras en este museo mediante un nuevo sistema de iluminación.

Este proyecto, pionero en España, consiste en la sustitución del actual sistema de iluminación halógena por un moderno sistema de luminarias Led que permite no solo mejorar la conservación de las obras, sino su mejor apreciación por la mejor calidad de la luz. Asimismo, reducirá los gastos de mantenimiento, ya que estos dispositivos tienen una vida útil de 50.000 horas frente a las 1.000 horas de las lámparas halógenas.

COMPROMISO MEDIOAMBIENTAL

La ministra ha valorado que el Prado muestra un “nuevo modo de iluminar sus pinturas”, que logrará mejorar la conservación de las obras y mostrarlas con más calidad, además de aportar un “claro beneficio para el medio ambiente, puesto que el nuevo sistema permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”.

“Con esta iniciativa, pionera en España, el Museo del Prado se convierte en un gran ejemplo de lo que necesita nuestro mundo, cada vez más y en todos los órdenes: hacer más, con menos”, ha subrayado la ministra.

Ha destacado la importancia de hacer compatible “la conservación de las joyas de nuestro entorno -ya sean producto del arte del hombre o de la Naturaleza-, con su disfrute y con la propia actividad humana” y ha citado como ejemplo de ello al Museo del Prado, ya que mejora la conservación y la calidad en la contemplación de sus obras, al tiempo que reduce su huella de carbono.

El compromiso de este museo en la lucha contra el cambio climático, según la ministra, “no se limita a la iluminación, sino que alcanza también al funcionamiento de sus sistemas de climatización, al apoyo al uso del transporte público entre su personal o al empleo de energías renovables”.

SUMAR ESFUERZOS

Tras animar a otras entidades a que sigan este ejemplo, García Tejerina ha anunciado que 140 empresas se han inscrito en este Registro desde su puesta en marcha, hace ahora un año.

En materia de medio ambiente, y en particular, en la lucha contra el cambio climático, ha destacado la ministra, “todos los esfuerzos son pocos, todos son necesarios y todos suman”.

Ha resaltado que el Gobierno ha impulsado muchas actuaciones desde el inicio de la Legislatura para lograr una reducción efectiva de las emisiones de gases de efecto invernadero, y para promover un modelo productivo más respetuoso con nuestro entorno, si bien ha recordado que “necesitamos la colaboración de todos para hacerlo realidad”.

El Museo del Prado ha establecido entre sus objetivos la puesta en marcha de una política medioambiental que logre minimizar el impacto de su actividad logrando con ello reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

PLANES DE ACTUACIÓN

En su compromiso de lucha contra cambio climático de carácter horizontal, el Museo ha elaborado planes de actuación con medidas concretas dirigidas a mejorar la eficiencia energética y la reducción de las emisiones, convirtiéndose así en el primer museo español inscrito en el Sistema de de Carbono.

La puesta en marcha de estas medidas ha permitido que en 2014 el Museo del Prado haya dejado de emitir 62,9366 tCO2eq (toneladas de CO2 equivalente), lo que supone un 4,55% menos, y haya consumido 117.006 kWh menos de gas natural, 15.206 kWh menos de gasóleo y 2.569,20 m3 de agua menos que en 2013, lo que supone un descenso del 23,57%, el 3,31% y el 5,46%, respectivamente.