Que las cooperativas den el paso de fusionarse para, juntas, afrontar los retos que marcan los mercados y hacerlo en mejores condiciones y con mayores garantías de negocio para ellas. Ése es el deseo ‘histórico’ para muchos con el paso de los años, y el deseo que pronto pueden comenzar a ver realizarse dos cooperativas destacadas en la provincia de Albacete que están en pleno proceso de negociación para, unidas, seguir un camino común (y, seguro, de éxito).

Para hablar de todo esto, esta nueva entrega de los ‘Tertulianos en la Red’ del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca cuenta con tres invitados de excepción: de un lado, representantes de las dos cooperativas implicadas en este probable proceso de unión: (presidente de la cooperativa ) y Mansilla ( vicepresidente de la cooperativa y, además, alcalde de ese municipio), y teniendo en cuenta que ambas pertenecen a la D.O Jumilla; por otra parte, en representación de la Administración, nos acompaña , director provincial de Agricultura, y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la provincia de Albacete.

De producirse finalmente esta integración de ambas cooperativas, se estaría hablando casi de un hito sin precedentes en la provincia de Albacete y de las primeras que, al fin, dan el paso que tanto vienen demandando como necesario los diferentes dirigentes políticos y, sobre todo, también los propios expertos (por ejemplo, en cuestiones tan en alza como la comercialización a nivel internacional).

busca hacer a sus dos protagonistas más fuertes en el mercado, ahorrar en costes, incrementar sus capacidades tanto de producción como de almacenamiento y mejorar la calidad de sus vinos.

La idea de unirse surgió en el seno de estas propias cooperativas para crecer en capacidad exportadora y en calidad; además, muchos lazos les acercan: por ejemplo (y además de la cercanía de ambos municipios que les convierte casi en ‘vecinos’), prácticamente todos los socios de la cooperativa San Isidro de Albatana forman parte de la cooperativa San José de Ontur en su parte de almazara (al no disponer de ella la suya); por otra parte (y ya en lo que a vino se refiere, que es el enclave de la unión), ambas partes saben que la otra dispone de variedades de las que ellos carecen (lo que, lógicamente, incrementaría las posibilidades y calidad de los vinos que de ahí derivasen).

Tanto Francisco José como Luis aseguran que en este proceso negociador que se ha abierto entre sus respectivas cooperativas “no hay líneas rojas de ningún tipo, sólo existe un afán y un interés muy grande de que esto salga adelante”.

Manuel Miranda señala que desde la Administración confían en que “éste sea el primer ejemplo de integración de cooperativas, pero no el único” y se felicita por los excelentes resultados que les puede reportar a las dos protagonistas en muchos sentidos (por ejemplo, a nivel comercial, la cooperativa San José de Ontur puede ser una grandísima oportunidad para su posible nueva ‘compañera’ a tenor de su dilatada experiencia en ese ámbito.

El director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural está convencido de que este proceso llegará ‘a buen puerto’ y destaca de los protagonistas de ambas cooperativas que “son buena gente y muy generosos, y eso es fundamental para este reto que será una gran oportunidad para ellas”.

Juntos desean ir desmarcándose, poco a poco, del cada vez más complicado mundo de los graneles, donde el gran problema que encuentran es que “no hay precios preestablecidos, y a veces ni se cubren gastos”; desean vender cada vez menos en esta modalidad y poder ir creciendo en embotellado (valiéndose de la enorme calidad de los vinos que en su zona se producen gracias a las excelentes condiciones climatológicas que les acompañan y que dotan de una extraordinaria valía unas producciones que, por las mismas razones, son pequeñas).

La cooperativa San José de Ontur tiene ya un importante camino andado en materia de comercialización: a ello se dedican desde hace tiempo en exclusividad dos comerciales que han logrado que sus vinos estén presentes en lugares como China, Polonia, , Italia, Estados Unidos, Canadá, y México (entre otros países). Además, trabajan casi ‘a la carta’ para sus clientes, de modo que también está abriendo puertas a vinos de otras cooperativas encargándose de su compra y puesta a disposición de muchos mercados.

Tanto la cooperativa San Isidro de Albatana como la de San José de Ontur han hecho un formidable trabajo en años pasados en materia de industrialización y de reestructuración; unos esfuerzos que Manuel Miranda les alaba, explicando que trabajaron duro para introducir nuevas variedades que han ido incrementando las posibilidades que ofrecen en cuanto a vino.

Como asignatura pendiente a asumir también, nuestros tres tertulianos señalan como fundamental trabajar igualmente por mejorar los bajos datos que Castilla-La Mancha tiene en cuanto a consumo interno de vino (a pesar de ser, paradójicamente, ‘el mayor viñedo del mundo’). Por ahora, aseguran que “lamentablemente, es más difícil actualmente para nosotros vender una botella de nuestro vino a 50 kilómetros de la cooperativa que en China”, toda una reflexión que ha de llevar al sector a luchar por lograr que (con el apoyo de nuestra hostelería y nuestro comercio, por ejemplo), nuestro vinos tengan el eco que alcanzan (en alza) en los mercados internacionales.

Una interesante tertulia que, como siempre y si lo desean, les invitamos a visionar al completo mediante el vídeo que acompaña a este texto.