A modo de introducción, Pedro Gómez Mora explica que estas Jornadas surgieron con la intención de profundizar en la formación permanente del profesorado del ámbito económico; subraya que “el mundo cooperativo está en una fase de cambios y transformaciones sobre los que es adecuado reflexionar y hablar”.

En esta cita, Champinter tendrá un hueco especial, como modelo de cooperativismo que es en nuestra tierra y que celebra ya nada más y nada menos que su XL aniversario. Su gerente, Abdón Catalán, nos cuenta el inicio de esa cooperativa años atrás, cuando un grupo de agricultores de Villamalea y su entorno se dedicaron en su tiempo libre a montar una nave y hacer una o dos siembras al año como apoyo a su actividad de la viña; actualmente, sus sesenta socios producen 25 millones de kilos de champiñón tras cuarenta años siendo referente en su actividad, creando empleo y riqueza en todo su territorio y con presencia en el mercado internacional.

José Luis Monzón Campos (catedrático de la ) será el encargado de ofrecer la conferencia inaugural de estas Jornadas en lo que será todo un lujo para profundizar en los retos y realidades del cooperativismo.

Abdón explica que “el mínimo que exige la ley para hacer una cooperativa son tres personas” y que toda cooperativa ha de ser “de libre adhesión” dentro de su área de influencia. Pedro recuerda cómo, “tras la Guerra Civil, surgieron buen número de cooperativas prácticamente bajo la idea de la subsistencia de sus creadores”; no obstante, incide en que “ahora los cooperativistas están afrontando otro tipo de retos con el fin de asegurarse un exitoso desarrollo de sus intereses”.

Subrayan ambos protagonistas cómo el modelo de cooperativas ha sabido mantener a la población en los territorios, y cómo ha llegado el momento en el que ha sido capaz de atraer a nuevas personas al territorio para hacerse más competitivas.

Pedro Gómez Mora distingue entre las cooperativas de productores de las de trabajadores asociados; las primeras son, fundamentalmente, de naturaleza agroalimentaria; en las segundas, los propios socios desarrollan la actividad (si bien también puede haber trabajadores contratados). “En las cooperativas el trabajo es un trabajo de calidad”, destaca el director de las Jornadas.

Quizá como mayor reto o dificultad, nuestros protagonistas señalan lo complicado de hacer entender a los cooperativistas que las cooperativas son, en definitiva, modelos de empresas que, como tales, deben trabajar por ser cada vez más competitivas e ir ampliando sus mercados y, por ende, la fidelidad hacia ellas por parte de los consumidores.

Para Abdón, una de las grandes explicaciones al cierre de cooperativas que se haya podido producir en los últimos años es, ni más ni menos, que “la mentalidad”; no obstante, señala que “comienza a romperse esa dinámica, afortunadamente”.

A nivel de cooperativismo financiero, destacan que su presencia en el territorio también ha sido importante y que ha tenido una especial sensibilidad (sobre todo durante los peores años de la crisis) hacia las cooperativas del entorno y, además, nuestros protagonistas destacan que “la Banca cooperativa no ha sufrido ningún problema ni desequilibrio durante la crisis como sí hemos visto en otras Cajas y ; están mejor preparadas para afrontar los malos momentos”, destaca Pedro Gómez Mora.

Cuestiones diversas y todas ellas de gran interés por su contenido que se van a someter a análisis y a puesta común en estas Jornadas que, los días 7 y 8 de noviembre, se desarrollarán en la en Albacete y de las que pueden visionar un pequeño adelanto mediante este ‘Tertulianos en la Red’ que les ha avanzado el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca.